Cuándo necesitas la aprobación de tu médico

A veces es mejor consultar al médico antes de comenzar con un programa de ejercicios, en especial si ocurre lo siguiente:

  • Eres un hombre mayor de 45 años o una mujer mayor de 55.
  • Fumas o dejaste de fumar en los últimos seis meses.
  • Eres una persona con sobrepeso u obesidad.
  • Tienes una afección de salud crónica, como diabetes, enfermedad cardiovascular o enfermedad pulmonar.
  • Tienes el colesterol alto o la presión arterial alta.
  • Has tenido un ataque cardíaco.
  • Tienes antecedentes familiares de problemas relacionados con el corazón antes de los 55 años en hombres y antes de los 65 en mujeres.
  • Sientes dolor o malestar en el pecho, la mandíbula, el cuello o los brazos cuando realizas actividad.
  • Te mareas al realizar esfuerzos.
  • No estás seguro de que gozas de buena salud o hace tiempo que no realizas ejercicio de manera regular.

Si tomas algún medicamento con regularidad, pregúntale a tu médico si el ejercicio físico hará que el medicamento funcione diferente o que cambien sus efectos secundarios, o si el medicamento afectará la manera en que tu cuerpo reacciona al ejercicio.

Ten cuidado

Para reducir el riesgo de lesiones mientras realizas ejercicio, comienza de a poco. Recuerda hacer un calentamiento antes de ejercitar y un enfriamiento una vez que finalices. Aumenta gradualmente la intensidad de los ejercicios.

Deja de ejercitar y busca atención médica de inmediato si experimentas algún signo de advertencia durante la actividad física, por ejemplo:

  • Dolor o rigidez en el pecho, el cuello, la mandíbula o los brazos
  • Mareos o desmayos
  • Falta de aire grave
  • Ritmo cardíaco irregular

Controla tu progreso

La única manera de detectar la presión arterial alta es llevar un registro de las lecturas de presión arterial. Hazte controlar la presión arterial cada vez que visites al médico o usa un medidor de presión arterial para el hogar.

Si ya tienes presión arterial alta, controlarte en tu hogar te permitirá saber si la rutina de ejercicio físico que haces te está ayudando a bajar la presión arterial; además, puede serte útil para no tener que visitar tan seguido al médico para un control de la presión arterial. El control de la presión arterial en el hogar no sustituye las visitas al médico, y los medidores de presión arterial para el hogar pueden tener limitaciones.

Si decides controlarte la presión arterial en el hogar, obtendrás las lecturas más precisas si lo haces antes de realizar ejercicio.

Aug. 06, 2015