Enfermedades del corazón en las mujeres: Comprende los síntomas y factores de riesgo

Todas las mujeres se enfrentan a la amenaza de una enfermedad del corazón. Sin embargo, tomar conciencia de los síntomas y riesgos únicos para las mujeres, así como comer una dieta saludable para el corazón y hacer ejercicio, pueden ayudar a protegerte.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Aunque la enfermedad cardíaca suele considerarse un problema para los hombres, es la causa más frecuente de muerte tanto en hombres como en mujeres en los Estados Unidos. El problema es que algunos de los síntomas de la enfermedad cardíaca en las mujeres son diferentes a los síntomas que presentan los hombres. Afortunadamente, las mujeres pueden tomar medidas para conocer cuáles son los síntomas particulares de la enfermedad cardíaca, y así comenzar a disminuir el riesgo de padecerla.

Síntomas de ataque cardíaco en las mujeres

El síntoma más frecuente de un ataque cardíaco en las mujeres es algún tipo de dolor, presión o molestia en el pecho. Pero no siempre es grave ni es el síntoma más evidente, especialmente en las mujeres. A veces, las mujeres pueden tener un ataque cardíaco sin sentir dolor en el pecho. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de presentar síntomas de un ataque cardíaco no relacionados con el dolor en el pecho, por ejemplo:

  • Molestias en el cuello, en la mandíbula, en los hombros, en la parte superior de la espalda o en la zona abdominal
  • Falta de aire
  • Dolor en uno o ambos brazos
  • Náuseas o vómitos
  • Sudoración
  • Aturdimiento o mareos
  • Fatiga inusual

Estos síntomas pueden ser más sutiles en comparación con el dolor en el pecho evidente y opresivo que a menudo se asocia con los ataques cardíacos. Las mujeres pueden describir el dolor en el pecho como una sensación de tensión u opresión. Esto quizás se deba a que las mujeres suelen tener obstrucciones no solo en las arterias principales, sino también en las más pequeñas que suministran sangre al corazón; esta afección se conoce como «cardiopatía de los vasos sanguíneos pequeños» o «microangiopatía coronaria».

Los síntomas en las mujeres suelen presentarse con mayor frecuencia cuando están en reposo o, incluso, cuando están durmiendo. El estrés mental también puede desencadenar síntomas de ataque cardíaco en las mujeres.

Las mujeres suelen ir a la sala de emergencias después de que el daño cardíaco ya se produjo, porque sus síntomas no suelen ser aquellos que comúnmente se asocian al ataque cardíaco, y porque pueden minimizar sus síntomas. Si presentas estos síntomas o si crees que tienes un ataque cardíaco, busca atención médica de emergencia inmediatamente. No conduzcas hasta la sala de emergencias a menos que no tengas otra alternativa.

Factores de riesgo de enfermedades cardíacas en las mujeres

Si bien los factores de riesgo graves tradicionales de enfermedad de las arterias coronarias —como colesterol elevado, presión arterial alta y obesidad— afectan a las mujeres y a los hombres, existen otros factores que pueden cumplir un rol más importante en la presentación de enfermedad cardíaca en las mujeres. Por ejemplo, los factores de riesgo pueden comprender:

  • Diabetes. Las mujeres con diabetes tienen mayor riesgo de enfermedad cardíaca que los hombres con diabetes.
  • Estrés mental y depresión. El estrés y la depresión afectan más el corazón de las mujeres que el de los hombres. La depresión dificulta llevar un estilo de vida saludable y seguir las recomendaciones del tratamiento; por lo tanto, habla con el médico si tienes síntomas de depresión.
  • Fumar. Fumar es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca más importante en las mujeres que en los hombres.
  • Inactividad. La falta de actividad física es un factor de riesgo importante de enfermedad cardíaca, y algunas investigaciones hallaron que las mujeres son más inactivas que los hombres.
  • Menopausia. Los niveles bajos de estrógeno después de la menopausia representan un factor de riesgo importante de enfermedad cardiovascular en los vasos sanguíneos más pequeños (enfermedad microvascular coronaria).
  • Síndrome del corazón roto. Esta afección —que habitualmente surge a partir de situaciones estresantes que causan insuficiencia grave del músculo cardíaco, aunque, por lo general, es transitoria— se presenta con mayor frecuencia en mujeres después de la menopausia. Es posible que se refieran a este trastorno como «miocardiopatía de tako-tsubo», «síndrome de discinesia apical transitoria» o «miocardiopatía por estrés».
  • Algunos medicamentos de quimioterapia y radioterapia contra el cáncer. Algunos medicamentos de quimioterapia y de radioterapia, como los que se usan para tratar el cáncer de mama, pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Complicaciones en el embarazo. La presión arterial alta o la diabetes durante el embarazo pueden aumentar los riesgos de presión arterial alta o de diabetes a largo plazo en la mujer, además de aumentar el riesgo de padecer enfermedad cardíaca en las madres.

    Algunas investigaciones hallaron que si anteriormente padeciste complicaciones durante el embarazo, como presión arterial alta o diabetes, tu hijo también puede tener un mayor riesgo de enfermedad cardíaca en el futuro.

Las mujeres con enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide o el lupus, también pueden tener un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Existen investigaciones en curso sobre otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca las en mujeres.

¿La enfermedad cardíaca es algo de lo que solo deberían preocuparse las mujeres mayores?

No. Las mujeres de todas las edades deben tomar la enfermedad cardíaca en serio. Las mujeres menores de 65 años y, en especial, aquellas con antecedentes familiares de enfermedad cardíaca deben prestar mucha atención a los factores de riesgo para la enfermedad cardíaca.

¿Qué pueden hacer las mujeres para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas?

Las mujeres pueden hacer varios cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas; estos incluyen los siguientes:

  • Dejar de fumar o no comenzar a hacerlo.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Mantener un peso saludable.
  • Mantener una alimentación saludable que incluya cereales integrales, una variedad de frutas y vegetales, productos lácteos con bajo contenido de grasa o sin grasa, y carnes magras. Evitar las grasas saturadas o trans, los azúcares agregados y las cantidades elevadas de sal.

Las mujeres también deben tomar los medicamentos recetados de manera adecuada, como medicamentos para la presión arterial, anticoagulantes y aspirina. Además, deberán controlar mejor otras afecciones que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes.

Hacer ejercicio para reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca en las mujeres

En general, todas las personas deberían hacer ejercicio moderado, como caminar a paso rápido, la mayoría de los días de la semana. El Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda hacer 150 minutos de actividad aeróbica moderada, 75 minutos de actividad aeróbica intensa por semana o una combinación de actividad moderada e intensa. Esto equivale a aproximadamente 30 minutos al día, cinco veces a la semana.

Para obtener aún más beneficios para la salud, intenta hacer 300 minutos de actividad aeróbica moderada o 150 minutos de actividad aeróbica intensa por semana. Esto equivale a aproximadamente 60 minutos al día, cinco veces a la semana. Además, ten como objetivo hacer ejercicios de fortalecimiento muscular dos o más veces por semana.

Si no puedes completar esta cantidad de ejercicio en una sesión, intenta dividir la actividad física en varias sesiones de 10 minutos durante el día. De esta forma, aún obtendrás los mismos beneficios para el corazón.

El entrenamiento con descanso, el cual consiste en alternar breves períodos de actividad intensa con intervalos de actividad más ligera, es otra forma de ejercicio que podrías intentar. Por ejemplo, podrías incorporar breves períodos de trote o caminata rápida en tus caminatas regulares. El entrenamiento con descanso puede ayudarte a quemar más calorías que el ejercicio continuo, así como a mantener un peso y un corazón saludables.

Puedes hacer otros cambios pequeños para aumentar la actividad física a lo largo del día. Por ejemplo, intenta usar las escaleras en lugar del ascensor, caminar o usar la bicicleta para ir al trabajo o hacer los mandados, o hacer sentadillas y flexiones de brazos mientras miras televisión.

¿Qué es un peso saludable?

Existen diferencias en lo que se considera un peso saludable para una persona u otra, pero mantener un índice de masa corporal (IMC) normal puede ayudar. EL IMC es una medida calculada a partir de la estatura y el peso. Sirve para saber si tienes un porcentaje de grasa corporal saludable o no saludable. Un IMC de 25 o más puede asociarse con un aumento del riesgo de enfermedad cardíaca.

La circunferencia de la cintura también es una herramienta útil para medir si una persona tiene obesidad. En general se considera que las mujeres tienen obesidad si la medición de la cintura es mayor que 35 pulgadas (89 cm).

Bajar, aunque sea un poco, de peso puede ayudar a reducir la presión arterial y disminuir el riesgo de diabetes, ya que ambos aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca.

¿El tratamiento para las enfermedades cardíacas es diferente en las mujeres y en los hombres?

Por lo general, el tratamiento para las enfermedades cardíacas en las mujeres y en los hombres es similar. El tratamiento puede incluir medicamentos, una angioplastia y la colocación de estents o cirugía de baipás de la arteria coronaria. La angioplastia y la colocación de estents, que se utilizan con mayor frecuencia para tratar los ataques cardíacos, son eficaces tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, las mujeres que no presentan el típico dolor en el pecho tienen menos probabilidades de que se les ofrezcan estas opciones que pueden salvar vidas.

Además, en las mujeres, si los síntomas cardíacos se producen principalmente a causa de una microangiopatía coronaria, el tratamiento suele incluir cambios saludables en el estilo de vida y medicamentos.

Los médicos pueden recomendar rehabilitación cardíaca para mejorar la salud y recuperarse de una enfermedad del corazón.

Tomar aspirina para prevenir enfermedades cardíacas en las mujeres

Las pautas de la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón, AHA) alientan a las mujeres a ser más asertivas a la hora de reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular. Para algunas mujeres esto incluye tomar una aspirina diaria. Sin embargo, no se recomienda el uso habitual de la terapia con aspirina diaria para prevenir enfermedades cardíacas en mujeres menores de 65 años con riesgo bajo.

Es posible que los médicos recomienden que las mujeres mayores de 65 años tomen una aspirina de 81 miligramos a diario para ayudar a prevenir enfermedades cardíacas si su presión arterial está controlada y el riesgo de padecer sangrado digestivo es bajo. También podría considerarse que las mujeres menores de 65 años que están en riesgo tomen aspirina para prevenir accidentes cerebrovasculares.

No obstante, no comiences a tomar aspirina para prevenir enfermedades cardíacas por tu cuenta. Habla con el médico sobre los riesgos y los beneficios de tomar aspirina según tu factor de riesgo en particular.

Nov. 20, 2018 See more In-depth