Enfermedad cardíaca en las mujeres: conoce los síntomas y los factores de riesgo

Todas las mujeres se enfrentan a la amenaza de enfermedades cardíacas. Pero tomar conciencia de los síntomas y riesgos exclusivos de las mujeres, así como llevar una dieta saludable para el corazón y hacer ejercicio, puede ayudar a protegerte.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Aunque la enfermedad cardíaca suele considerarse un problema para los hombres, es la causa más frecuente de muerte tanto en hombres como en mujeres en los Estados Unidos. El problema es que algunos de los síntomas de la enfermedad cardíaca en las mujeres son diferentes a los síntomas que presentan los hombres. Afortunadamente, las mujeres pueden tomar medidas para conocer cuáles son los síntomas particulares de la enfermedad cardíaca, y así comenzar a disminuir el riesgo de padecerla.

Síntomas de ataque cardíaco en las mujeres

El síntoma más frecuente de un ataque cardíaco en las mujeres es algún tipo de dolor, presión o molestia en el pecho. Pero no siempre es grave ni es el síntoma más evidente, especialmente en las mujeres. A veces, las mujeres pueden tener un ataque cardíaco sin sentir dolor en el pecho. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de presentar síntomas de un ataque cardíaco no relacionados con el dolor en el pecho, por ejemplo:

  • Molestias en el cuello, en la mandíbula, en los hombros, en la parte superior de la espalda o en la zona abdominal
  • Falta de aire
  • Dolor en uno o ambos brazos
  • Náuseas o vómitos
  • Sudoración
  • Aturdimiento o mareos
  • Fatiga inusual

Estos síntomas pueden ser más sutiles en comparación con el dolor en el pecho evidente y opresivo que a menudo se asocia con los ataques cardíacos. Las mujeres pueden describir el dolor en el pecho como una sensación de tensión u opresión. Esto quizás se deba a que las mujeres suelen tener obstrucciones no solo en las arterias principales, sino también en las más pequeñas que suministran sangre al corazón; esta afección se conoce como «cardiopatía de los vasos sanguíneos pequeños» o «microangiopatía coronaria».

Los síntomas en las mujeres suelen presentarse con mayor frecuencia cuando están en reposo o, incluso, cuando están durmiendo. El estrés mental también puede desencadenar síntomas de ataque cardíaco en las mujeres.

Las mujeres suelen ir a la sala de emergencias después de que el daño cardíaco ya se produjo, porque sus síntomas no suelen ser aquellos que comúnmente se asocian al ataque cardíaco, y porque pueden minimizar sus síntomas. Si presentas estos síntomas o si crees que tienes un ataque cardíaco, busca atención médica de emergencia inmediatamente. No conduzcas hasta la sala de emergencias a menos que no tengas otra alternativa.

Factores de riesgo de enfermedades cardíacas en las mujeres

Si bien los factores de riesgo graves tradicionales de enfermedad de las arterias coronarias —como colesterol elevado, presión arterial alta y obesidad— afectan a las mujeres y a los hombres, existen otros factores que pueden cumplir un rol más importante en la presentación de enfermedad cardíaca en las mujeres. Por ejemplo, los factores de riesgo pueden comprender:

  • Diabetes. Las mujeres con diabetes tienen mayor riesgo de enfermedad cardíaca que los hombres con diabetes.
  • Estrés mental y depresión. El estrés y la depresión afectan más el corazón de las mujeres que el de los hombres. La depresión dificulta llevar un estilo de vida saludable y seguir las recomendaciones del tratamiento; por lo tanto, habla con el médico si tienes síntomas de depresión.
  • Fumar. Fumar es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca más importante en las mujeres que en los hombres.
  • Inactividad. La falta de actividad física es un factor de riesgo importante de enfermedad cardíaca, y algunas investigaciones hallaron que las mujeres son más inactivas que los hombres.
  • Menopausia. Los niveles bajos de estrógeno después de la menopausia representan un factor de riesgo importante de enfermedad cardiovascular en los vasos sanguíneos más pequeños (enfermedad microvascular coronaria).
  • Síndrome del corazón roto. Esta afección —que habitualmente surge a partir de situaciones estresantes que causan insuficiencia grave del músculo cardíaco, aunque, por lo general, es transitoria— se presenta con mayor frecuencia en mujeres después de la menopausia. Es posible que se refieran a este trastorno como «miocardiopatía de tako-tsubo», «síndrome de discinesia apical transitoria» o «miocardiopatía por estrés».
  • Algunos medicamentos de quimioterapia y radioterapia contra el cáncer. Algunos medicamentos de quimioterapia y de radioterapia, como los que se usan para tratar el cáncer de mama, pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Complicaciones en el embarazo. La presión arterial alta o la diabetes durante el embarazo pueden aumentar los riesgos de presión arterial alta o de diabetes a largo plazo en la mujer, además de aumentar el riesgo de padecer enfermedad cardíaca en las madres.

    Algunas investigaciones hallaron que si anteriormente padeciste complicaciones durante el embarazo, como presión arterial alta o diabetes, tu hijo también puede tener un mayor riesgo de enfermedad cardíaca en el futuro.

Las mujeres con enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide o el lupus, también pueden tener un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Existen investigaciones en curso sobre otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca las en mujeres.

¿La enfermedad cardíaca es algo de lo que solo deberían preocuparse las mujeres mayores?

No. Las mujeres de todas las edades deben tomar la enfermedad cardíaca en serio. Las mujeres menores de 65 años y, en especial, aquellas con antecedentes familiares de enfermedad cardíaca deben prestar mucha atención a los factores de riesgo para la enfermedad cardíaca.

¿Qué pueden hacer las mujeres para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas?

Las mujeres pueden hacer varios cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas; estos incluyen los siguientes:

  • Dejar de fumar o no comenzar a hacerlo.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Mantener un peso saludable.
  • Mantener una alimentación saludable que incluya cereales integrales, una variedad de frutas y vegetales, productos lácteos con bajo contenido de grasa o sin grasa, y carnes magras. Evitar las grasas saturadas o trans, los azúcares agregados y las cantidades elevadas de sal.

Las mujeres también deben tomar los medicamentos recetados de manera adecuada, como medicamentos para la presión arterial, anticoagulantes y aspirina. Además, deberán controlar mejor otras afecciones que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes.

Hacer ejercicio para reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca en las mujeres

En general, todas las personas deberían hacer ejercicio moderado, como caminar a paso rápido, la mayoría de los días de la semana. El Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda hacer 150 minutos de actividad aeróbica moderada, 75 minutos de actividad aeróbica intensa por semana o una combinación de actividad moderada e intensa. Esto equivale a aproximadamente 30 minutos al día, cinco veces a la semana.

Para obtener aún más beneficios para la salud, intenta hacer 300 minutos de actividad aeróbica moderada o 150 minutos de actividad aeróbica intensa por semana. Esto equivale a aproximadamente 60 minutos al día, cinco veces a la semana. Además, ten como objetivo hacer ejercicios de fortalecimiento muscular dos o más veces por semana.

Si no puedes completar esta cantidad de ejercicio en una sesión, intenta dividir la actividad física en varias sesiones de 10 minutos durante el día. De esta forma, aún obtendrás los mismos beneficios para el corazón.

El entrenamiento con descanso, el cual consiste en alternar breves períodos de actividad intensa con intervalos de actividad más ligera, es otra forma de ejercicio que podrías intentar. Por ejemplo, podrías incorporar breves períodos de trote o caminata rápida en tus caminatas regulares. El entrenamiento con descanso puede ayudarte a quemar más calorías que el ejercicio continuo, así como a mantener un peso y un corazón saludables.

Puedes hacer otros cambios pequeños para aumentar la actividad física a lo largo del día. Por ejemplo, intenta usar las escaleras en lugar del ascensor, caminar o usar la bicicleta para ir al trabajo o hacer los mandados, o hacer sentadillas y flexiones de brazos mientras miras televisión.

¿Qué es un peso saludable?

Existen diferencias en lo que se considera un peso saludable para una persona u otra, pero mantener un índice de masa corporal (IMC) normal puede ayudar. EL IMC es una medida calculada a partir de la estatura y el peso. Sirve para saber si tienes un porcentaje de grasa corporal saludable o no saludable. Un IMC de 25 o más puede asociarse con un aumento del riesgo de enfermedad cardíaca.

La circunferencia de la cintura también es una herramienta útil para medir si una persona tiene obesidad. En general se considera que las mujeres tienen obesidad si la medición de la cintura es mayor que 35 pulgadas (89 cm).

Bajar, aunque sea un poco, de peso puede ayudar a reducir la presión arterial y disminuir el riesgo de diabetes, ya que ambos aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca.

¿El tratamiento para las enfermedades cardíacas es diferente en las mujeres y en los hombres?

Por lo general, el tratamiento para las enfermedades cardíacas en las mujeres y en los hombres es similar. El tratamiento puede incluir medicamentos, una angioplastia y la colocación de estents o cirugía de baipás de la arteria coronaria. La angioplastia y la colocación de estents, que se utilizan con mayor frecuencia para tratar los ataques cardíacos, son eficaces tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, las mujeres que no presentan el típico dolor en el pecho tienen menos probabilidades de que se les ofrezcan estas opciones que pueden salvar vidas.

Además, en las mujeres, si los síntomas cardíacos se producen principalmente a causa de una microangiopatía coronaria, el tratamiento suele incluir cambios saludables en el estilo de vida y medicamentos.

Los médicos pueden recomendar rehabilitación cardíaca para mejorar la salud y recuperarse de una enfermedad del corazón.

Tomar aspirina para prevenir enfermedades cardíacas en las mujeres

Las pautas de la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón, AHA) alientan a las mujeres a ser más asertivas a la hora de reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular. Para algunas mujeres esto incluye tomar una aspirina diaria. Sin embargo, no se recomienda el uso habitual de la terapia con aspirina diaria para prevenir enfermedades cardíacas en mujeres menores de 65 años con riesgo bajo.

Es posible que los médicos recomienden que las mujeres mayores de 65 años tomen una aspirina de 81 miligramos a diario para ayudar a prevenir enfermedades cardíacas si su presión arterial está controlada y el riesgo de padecer sangrado digestivo es bajo. También podría considerarse que las mujeres menores de 65 años que están en riesgo tomen aspirina para prevenir accidentes cerebrovasculares.

No obstante, no comiences a tomar aspirina para prevenir enfermedades cardíacas por tu cuenta. Habla con el médico sobre los riesgos y los beneficios de tomar aspirina según tu factor de riesgo en particular.

March 16, 2019 See more In-depth

Ver también

  1. Contaminación del aire y ejercicio
  2. Angina de pecho
  3. Dieta Atkins
  4. Desfibriladores externos automáticos: ¿Necesitas un desfibrilador externo automático?
  5. Blood Basics
  6. Análisis de sangre para enfermedades cardíacas
  7. Bradicardia
  8. 4 formas de evitar un ataque cardíaco
  9. ¿Realidad o ficción? Desmentir los mitos de los ejercicios y la alimentación para prevenir enfermedades cardíacas y factores de riesgo
  10. Congelamiento del músculo cardíaco
  11. La salud del corazón en números
  12. Enfermedad cardíaca en las mujeres
  13. Mayo Clinic: los riesgos de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular durante las vacaciones
  14. Una nueva vía al corazón
  15. Exámenes para la detección de enfermedades cardíacas genéticas en recién nacidos y atletas
  16. Programa de Cardiología del Deporte
  17. Taquicardia supraventricular
  18. Avances en trasplantes
  19. Mantequilla frente a margarina
  20. Suplementos de calcio: ¿Un factor de riesgo de ataque cardíaco?
  21. ¿Las vitaminas pueden ayudar a prevenir los ataques cardíacos?
  22. Ablación cardíaca
  23. Infographic: Cardiac Ablation
  24. Amiloidosis cardíaca: opciones de tratamiento
  25. Amiloidosis cardíaca: qué es el amiloide y cómo afecta el corazón
  26. Cateterismo cardíaco
  27. Cardioversión
  28. Terapia de quelación para las enfermedades del corazón: ¿funciona?
  29. Radiografías de tórax
  30. Hemograma completo
  31. Controla tus porciones y controlarás tu peso
  32. Angiografía coronaria
  33. Angioplastia coronaria y stents
  34. Espasmo de la arteria coronaria: ¿Un motivo para preocuparse?
  35. Cirugía de bypass de la arteria coronaria
  36. Tos
  37. Exploración por tomografía computarizada
  38. Exploraciones por TC: ¿Son seguras?
  39. Terapia diaria con aspirina
  40. Mareos
  41. No te dejes engañar por estos 3 mitos sobre la salud del corazón.
  42. Disnea
  43. Electrocardiograma en Mayo Clinic
  44. Ecocardiograma
  45. Electrocardiograma (ECG)
  46. El ejercicio y las enfermedades crónicas
  47. Ayuno: ¿Puede mejorar la salud del corazón?
  48. Cansancio
  49. Flu Shot Prevents Heart Attack
  50. Vacunas contra la influenza y enfermedad cardíaca
  51. Hinchazón de los pies durante viajes en avión: ¿debería preocuparme?
  52. Carne de res alimentada con pastura
  53. Hinchazón de las manos durante el ejercicio: ¿Debería preocuparme?
  54. ¿Es saludable el chocolate?
  55. Alimentación saludable: De a uno por vez
  56. Healthy Heart for Life!
  57. Un corazón saludable de por vida: Evitar enfermedades del corazón
  58. Arritmias cardíacas
  59. Ataque cardíaco
  60. Prevención de los ataques cardíacos: ¿debo evitar el humo de cigarrillo que inhalo de otros fumadores?
  61. Síntomas de ataque cardíaco
  62. Heart Attack Timing
  63. Enfermedad cardíaca
  64. Enfermedad cardíaca y salud bucal
  65. Dieta saludable para el corazón: 8 pasos para prevenir enfermedades del corazón
  66. Soplos cardíacos
  67. Trasplante de corazón
  68. Suplementos y medicamentos para el corazón
  69. Monitor Holter
  70. Desfibrilador cardioversor implantable
  71. Hinchazón de pierna
  72. Limita las grasas malas de a poco
  73. Dieta mediterránea
  74. Recetas de la dieta mediterránea
  75. Menús para una alimentación saludable para el corazón
  76. Los AGMI
  77. ¿Necesitas un bocadillo? Dales una oportunidad a los frutos secos.
  78. AINE: ¿aumentan mi riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular?
  79. Prueba de esfuerzo nuclear
  80. Entumecimiento
  81. Los frutos secos y tu corazón: comer nueces para la salud cardíaca
  82. Aceite de oliva
  83. Omega-3 en el pescado
  84. Ácidos grasos omega 6
  85. Infographic: Organ Donation Donate Life
  86. Trasplante de órganos en pacientes altamente sensibilizados
  87. Marcapasos
  88. Derrame pericárdico
  89. Polipíldora: ¿sirve para tratar la enfermedad cardíaca?
  90. Proteínas: fuentes saludables para el corazón
  91. Seudoaneurisma: ¿qué lo causa?
  92. Edema pulmonar
  93. Agrega pescado a tu menú
  94. El vino tinto, los antioxidantes, y el resveratrol
  95. Dificultad para respirar
  96. Ataque cardíaco asintomático
  97. Riesgos de estar sentado: ¿es perjudicial estar sentado mucho tiempo?
  98. Dieta mediterránea
  99. Recetas con vegetales
  100. Guía a la sal para gourmets
  101. Nitrato de sodio en la carne: ¿un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas?
  102. Sodio: espabílate
  103. Prevención de la enfermedad cardíaca
  104. Síntomas de estrés
  105. Prueba de esfuerzo
  106. Taquicardia
  107. Efectos secundarios de la terapia con testosterona: ¿cuáles son los riesgos para el corazón?
  108. Infographic: The blueprints to your heart
  109. El corazón del último de los hermanos
  110. El poder de una dieta basada en alimentos de origen vegetal para la salud del corazón
  111. Enfoques integrales para el tratamiento del dolor
  112. Estrategias de cambios en el estilo de vida para el control del dolor
  113. Nutrición y dolor
  114. Rehabilitación del dolor
  115. Enfoques de tratamiento del dolor mediante el autocuidado
  116. Tratamiento del dolor: atención médica convencional
  117. Tratamiento del dolor: descripción general
  118. Comprender el dolor
  119. Grasas trans
  120. Triathlete Transplant
  121. Problemas para respirar
  122. Angioplastia coronaria
  123. Video: El corazón y el sistema circulatorio
  124. ¿La deficiencia de vitamina D puede causar presión arterial alta?
  125. ¿Qué significa el término ‘edad del corazón’?
  126. Cereales integrales para un corazón saludable
  127. Infographic: Women and Heart Disease