Análisis de sangre para enfermedades cardíacas

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Introducción

Tu sangre ofrece varias pistas sobre la salud de tu corazón. Por ejemplo, los niveles altos de colesterol "malo" en tu sangre pueden ser una señal de que te encuentras a mayor riesgo de tener un ataque al corazón. Además, otras sustancias en tu sangre pueden ayudarle al doctor a determinar si tienes una insuficiencia cardíaca o si estás a riesgo de desarrollar placas en las arterias (aterosclerosis).

Es importante recordar que un solo análisis de sangre no determina tu riesgo de una enfermedad cardíaca. Los factores de riesgo más importantes para este tipo de enfermedad son fumar, tener presión arterial alta, niveles altos de colesterol y diabetes.

A continuación damos un vistazo a algunos análisis de sangre que puedes hacerte para diagnosticar y controlar las enfermedades cardíacas.

Prueba de colesterol

Un análisis de colesterol completo, también llamado «panel de lípidos» o «perfil lipídico», mide la cantidad de grasas (lípidos) en la sangre. Estos valores pueden indicar si estás en riesgo de padecer un ataque cardíaco u otra enfermedad cardíaca. La prueba generalmente incluye mediciones de lo siguiente:

  • Colesterol total. Corresponde a la suma del contenido de colesterol en la sangre. Un nivel alto puede indicar un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Idealmente, el colesterol total debe estar por debajo de los 200 miligramos por decilitro (mg/dL) o 5,2 milimoles por litro (mmol/L).
  • Colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL). A veces se lo denomina «colesterol malo». Una cantidad excesiva de este colesterol en la sangre produce la acumulación de depósitos de grasa (placas) en las arterias (aterosclerosis), que reduce el flujo sanguíneo. En ocasiones, estos depósitos de placas se rompen y causan problemas cardíacos y vasculares graves.

    El nivel de colesterol LDL debe ser inferior a 130 mg/dL (3,4 mmol/L). Los niveles deseables se encuentran por debajo de 100 mg/dL (2,6 mmol/L), especialmente si tienes diabetes o antecedentes de ataques cardíacos, colocación de estent, cirugía de baipás u otra afección cardíaca o vascular.

  • Colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL). A veces se lo denomina «colesterol bueno», porque ayuda a eliminar el colesterol LDL, y mantiene las arterias abiertas y la sangre fluyendo con más libertad. Idealmente, el nivel de colesterol HDL debe ser superior a 40 mg/dL (1,0 mmol/L) en hombres, y superior a 50 mg/dL (1,3 mg/dL) en mujeres.
  • Triglicéridos. Los triglicéridos son otro tipo de grasas que se transportan en la sangre. Por lo general, los niveles altos de triglicéridos indican que, a menudo, comes más calorías de las que quemas. Los niveles altos pueden aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Idealmente, el nivel de triglicéridos debe ser inferior a 150 mg/dL (1,7 mmol/L). La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón, AHA) establece que un nivel de triglicéridos de 100 mg/dL (1,1 mmol/L) o menos se considera óptimo.
  • Colesterol no HDL. El colesterol no HDL es la diferencia entre el colesterol total y el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL). El colesterol no HDL incluye el colesterol en las partículas de lipoproteínas que participan en el endurecimiento de las arterias (aterosclerosis). Esto incluye lipoproteínas de baja densidad (LDL), lipoproteínas (a), lipoproteínas de densidad intermedia y lipoproteínas de muy baja densidad.

    La fracción de colesterol no HDL puede ser un mejor marcador de riesgo que el colesterol LDL.

Proteína C reactiva de alta sensibilidad

La proteína C reactiva es una proteína producida por el hígado como parte de la respuesta del cuerpo para combatir lesiones o infecciones (respuesta inflamatoria).

La proteína C reactiva es signo de que hay una inflamación en alguna parte del cuerpo. Sin embargo, las pruebas de proteína C reactiva de alta sensibilidad no pueden precisar en qué parte del cuerpo se puede estar produciendo esto o por qué se está produciendo. La inflamación desempeña un papel fundamental en el proceso de la aterosclerosis, en la que los depósitos de grasa bloquean las arterias.

Con solo medir la proteína C reactiva, el médico no podrá identificar si tienes riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Pero tomar en cuenta los resultados de la prueba de proteína C reactiva de alta sensibilidad junto con los resultados de otros análisis de sangre y los factores de riesgo de enfermedades cardíacas permite crear una visión global de la salud del corazón.

Debido a la variabilidad en los niveles de proteína C reactiva, la prueba se debe hacer dos veces, con dos semanas de diferencia. Un nivel de proteína C reactiva de alta sensibilidad por encima de 2,0 miligramos por litro indica que hay un riesgo mayor de padecer una enfermedad cardíaca.

Actualmente, no se recomienda esta prueba de detección en las personas que no tienen síntomas o un riesgo conocido de enfermedades cardíacas.

Los medicamentos con estatina para reducir el colesterol pueden disminuir los niveles de proteína C reactiva y reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Lipoproteína (a)

La lipoproteína (a), o Lp(a), es un tipo de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL). El nivel de Lp(a) está determinado por los genes y, por lo general, no se ve afectado por el estilo de vida.

Un nivel elevado de Lp(a) puede ser un signo de un mayor riesgo de sufrir enfermedad cardíaca, aunque no está claro el grado del riesgo. El médico puede solicitar una prueba de Lp(a) si ya tienes aterosclerosis o enfermedad cardíaca, pero pareces tener niveles de colesterol normales.

Por lo general, te harán una prueba de Lp(a) si tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas de aparición temprana o muerte súbita.

Actualmente se desarrollan medicamentos para disminuir el nivel de Lp(a), pero aún no está claro el efecto que tendrá la disminución de la Lp(a) en el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Por lo general, a las personas que presentan un nivel elevado de Lp(a) se les recomienda mantener un nivel bajo de colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL).

Ceramidas plasmáticas

Este nuevo análisis mide los niveles de ceramidas presentes en la sangre. Todas las células producen ceramidas que desempeñan un rol importante en el crecimiento, el funcionamiento y, por último, la muerte de muchos tipos de tejidos. Las lipoproteínas son las encargadas de transportar las ceramidas por la sangre y estas están asociadas a la aterosclerosis.

Se han asociado tres ceramidas específicas a la acumulación de placa en las arterias y a la resistencia a la insulina. Los niveles elevados de estas ceramidas en la sangre indican un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en uno a cinco años.

Péptidos natriuréticos

El péptido natriurético cerebral, también denominado «péptido natriurético tipo B», es una proteína que producen el corazón y los vasos sanguíneos. El péptido natriurético tipo B ayuda al cuerpo a eliminar líquidos, relaja los vasos sanguíneos y dirige el sodio hacia la orina.

Cuando tienes algún tipo de daño cardíaco, el cuerpo segrega altos niveles de péptido natriurético tipo B en el torrente sanguíneo para intentar aliviar la tensión en el corazón. Los niveles de péptido natriurético tipo B también pueden elevarse si tienes un dolor nuevo o intensificado en el pecho (angina de pecho inestable) o después de un ataque cardíaco.

El nivel de péptido natriurético tipo B puede ayudar a diagnosticar y evaluar la insuficiencia cardíaca y otras afecciones del corazón. Los niveles normales varían de acuerdo con la edad y el sexo, y si tienes o no gordura. Uno de los usos más importantes del péptido natriurético tipo B es intentar determinar si la falta de aire se debe a una insuficiencia cardíaca.

Para las personas que tienen insuficiencia cardíaca, puede ser útil establecer un péptido natriurético tipo B como valor de referencia, y se pueden usar pruebas futuras para evaluar la eficacia del tratamiento. Una variación del péptido natriurético tipo B, denominada «fracción N-terminal del péptido natriurético tipo B», también es útil para diagnosticar insuficiencias cardíacas y, en algunos laboratorios, se usa en lugar del péptido natriurético tipo B. La fracción N-terminal del péptido natriurético tipo B también puede ser útil para evaluar el riesgo de ataque cardíaco y otros problemas si ya tienes una enfermedad del corazón.

Un alto nivel de péptido natriurético tipo B solo no es suficiente para diagnosticar un problema cardíaco. El médico también considerará tus factores de riesgo y otros resultados de los análisis de sangre.

March 16, 2019 See more In-depth

Ver también

  1. Contaminación del aire y ejercicio
  2. Angina de pecho
  3. Dieta Atkins
  4. Desfibriladores externos automáticos: ¿Necesitas un desfibrilador externo automático?
  5. Blood Basics
  6. Bradicardia
  7. 4 formas de evitar un ataque cardíaco
  8. ¿Realidad o ficción? Desmentir los mitos de los ejercicios y la alimentación para prevenir enfermedades cardíacas y factores de riesgo
  9. Congelamiento del músculo cardíaco
  10. La salud del corazón en números
  11. Enfermedad cardíaca en las mujeres
  12. Mayo Clinic: los riesgos de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular durante las vacaciones
  13. Una nueva vía al corazón
  14. Exámenes para la detección de enfermedades cardíacas genéticas en recién nacidos y atletas
  15. Programa de Cardiología del Deporte
  16. Taquicardia supraventricular
  17. Avances en trasplantes
  18. Mantequilla frente a margarina
  19. Suplementos de calcio: ¿Un factor de riesgo de ataque cardíaco?
  20. ¿Las vitaminas pueden ayudar a prevenir los ataques cardíacos?
  21. Ablación cardíaca
  22. Infographic: Cardiac Ablation
  23. Amiloidosis cardíaca: opciones de tratamiento
  24. Amiloidosis cardíaca: qué es el amiloide y cómo afecta el corazón
  25. Cateterismo cardíaco
  26. Cardioversión
  27. Terapia de quelación para las enfermedades del corazón: ¿funciona?
  28. Radiografías de tórax
  29. Hemograma completo
  30. Controla tus porciones y controlarás tu peso
  31. Angiografía coronaria
  32. Angioplastia coronaria y stents
  33. Espasmo de la arteria coronaria: ¿Un motivo para preocuparse?
  34. Cirugía de bypass de la arteria coronaria
  35. Tos
  36. Exploración por tomografía computarizada
  37. Exploraciones por TC: ¿Son seguras?
  38. Terapia diaria con aspirina
  39. Mareos
  40. No te dejes engañar por estos 3 mitos sobre la salud del corazón.
  41. Disnea
  42. Electrocardiograma en Mayo Clinic
  43. Ecocardiograma
  44. Electrocardiograma (ECG)
  45. El ejercicio y las enfermedades crónicas
  46. Ayuno: ¿Puede mejorar la salud del corazón?
  47. Cansancio
  48. Flu Shot Prevents Heart Attack
  49. Vacunas contra la influenza y enfermedad cardíaca
  50. Hinchazón de los pies durante viajes en avión: ¿debería preocuparme?
  51. Carne de res alimentada con pastura
  52. Hinchazón de las manos durante el ejercicio: ¿Debería preocuparme?
  53. ¿Es saludable el chocolate?
  54. Alimentación saludable: De a uno por vez
  55. Healthy Heart for Life!
  56. Un corazón saludable de por vida: Evitar enfermedades del corazón
  57. Arritmias cardíacas
  58. Ataque cardíaco
  59. Prevención de los ataques cardíacos: ¿debo evitar el humo de cigarrillo que inhalo de otros fumadores?
  60. Síntomas de ataque cardíaco
  61. Heart Attack Timing
  62. Enfermedad cardíaca
  63. Enfermedad cardíaca en las mujeres
  64. Enfermedad cardíaca y salud bucal
  65. Dieta saludable para el corazón: 8 pasos para prevenir enfermedades del corazón
  66. Soplos cardíacos
  67. Trasplante de corazón
  68. Suplementos y medicamentos para el corazón
  69. Monitor Holter
  70. Desfibrilador cardioversor implantable
  71. Hinchazón de pierna
  72. Limita el consumo de grasas malas, un mordisco a la vez
  73. Dieta mediterránea
  74. Recetas de la dieta mediterránea
  75. Menús para una alimentación saludable para el corazón
  76. Los AGMI
  77. ¿Necesitas un bocadillo? Dales una oportunidad a los frutos secos.
  78. AINE: ¿aumentan mi riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular?
  79. Prueba de esfuerzo nuclear
  80. Entumecimiento
  81. Los frutos secos y tu corazón: comer nueces para la salud cardíaca
  82. Aceite de oliva
  83. Omega-3 en el pescado
  84. Ácidos grasos omega 6
  85. Infographic: Organ Donation Donate Life
  86. Trasplante de órganos en pacientes altamente sensibilizados
  87. Marcapasos
  88. Derrame pericárdico
  89. Polipíldora: ¿sirve para tratar la enfermedad cardíaca?
  90. Proteínas: fuentes saludables para el corazón
  91. Seudoaneurisma: ¿qué lo causa?
  92. Edema pulmonar
  93. Agrega pescado a tu menú
  94. El vino tinto, los antioxidantes, y el resveratrol
  95. Dificultad para respirar
  96. Ataque cardíaco asintomático
  97. Riesgos de estar sentado: ¿es perjudicial estar sentado mucho tiempo?
  98. Dieta mediterránea
  99. Recetas con vegetales
  100. Guía a la sal para gourmets
  101. Nitrato de sodio en la carne: ¿un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas?
  102. Sodio: espabílate
  103. Prevención de la enfermedad cardíaca
  104. Síntomas de estrés
  105. Prueba de esfuerzo
  106. Taquicardia
  107. Efectos secundarios de la terapia con testosterona: ¿cuáles son los riesgos para el corazón?
  108. Infographic: The blueprints to your heart
  109. El corazón del último de los hermanos
  110. El poder de una dieta basada en alimentos de origen vegetal para la salud del corazón
  111. Enfoques integradores para el tratamiento del dolor
  112. Estrategias de cambios en el estilo de vida para el control del dolor
  113. Nutrición y dolor
  114. Rehabilitación del dolor
  115. Enfoques de tratamiento del dolor mediante el autocuidado
  116. Tratamiento del dolor: atención médica convencional
  117. Tratamiento del dolor: descripción general
  118. Comprender el dolor
  119. Grasas trans
  120. Triathlete Transplant
  121. Problemas para respirar
  122. Angioplastia coronaria
  123. Video: El corazón y el sistema circulatorio
  124. ¿La deficiencia de vitamina D puede causar presión arterial alta?
  125. ¿Qué significa el término ‘edad del corazón’?
  126. Cereales integrales para un corazón saludable
  127. Infographic: Women and Heart Disease