¿Quieres la información verdadera sobre las nuevas vacunas contra la COVID-19? Aquí encontrarás lo que debes saber acerca de las diferentes vacunas y los beneficios de vacunarte.

Las vacunas para prevenir la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) tal vez representen la mejor esperanza para terminar con la pandemia. Pero mientras la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) continúa autorizando el uso de emergencia de las vacunas contra la COVID-19, probablemente tengas preguntas. Infórmate sobre los beneficios de las vacunas contra la COVID-19, cómo funcionan, sus posibles efectos secundarios, y la importancia de continuar tomando medidas de prevención contra la infección.

La vacuna contra la COVID-19 quizás pueda:

  • prevenir que te contagies con la COVID-19 o que te enfermes de gravedad, o que mueras debido a la COVID-19
  • prevenir que trasmitas el virus que causa la COVID-19 a otros
  • aumentar el número de personas en la comunidad que están protegidas de contagiarse con la COVID-19 — lo que hace que sea más difícil que la enfermedad se propague, y a la vez contribuye a la inmunidad colectiva
  • prevenir que el virus que causa la COVID-19 se propague y se replique, lo que le permite mutar y posiblemente volverse más resistente a las vacunas

Actualmente se están estudiando varias vacunas contra la COVID-19 en ensayos clínicos. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) revisa los resultados de dichos ensayos antes de aprobar el uso de las vacunas contra la COVID-19. Pero como hay urgencia por las vacunas contra la COVID-19 y el proceso habitual de aprobación de vacunas que tiene la FDA puede tomar meses o años, la FDA primero otorgará autorización de emergencia para el uso de las vacunas contra la COVID-19 basándose en menos información de la que se requiere normalmente. La información debe demostrar que las vacunas son seguras y eficaces para que la FDA pueda otorgar la autorización de emergencia para su uso. Entre las vacunas que tienen autorización de emergencia por parte de la FDA se encuentran:

  • Vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19. La vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 tiene un 95 por ciento de eficacia para combatir al virus de la COVID-19 y sus síntomas. Esta vacuna es para mayores de 16 años. Está compuesta por dos inyecciones que se aplican con 21 días de diferencia. Si es necesario, la segunda dosis puede administrarse hasta seis semanas después de la primera dosis.
  • Vacuna de Moderna contra la COVID-19. La vacuna de Moderna contra la COVID-19 tiene un 94 por ciento de eficacia para combatir el virus de la COVID-19 y sus síntomas. Esta vacuna es para mayores de 18 años. Está compuesta por dos inyecciones que se aplican con 28 días de diferencia. Si es necesario, la segunda dosis puede administrarse hasta seis semanas después de la primera dosis.
  • Vacuna de Janssen/Johnson & Johnson contra la COVID-19. En los ensayos clínicos, esta vacuna demostró una eficacia del 66 por ciento para prevenir la infección con el virus que produce la COVID-19 y sus síntomas, a partir del día 14 después de la vacunación. Además, la vacuna demostró una eficacia del 85 por ciento para prevenir las formas graves de la COVID-19, al menos 28 días después de la vacunación. Esta vacuna es para mayores de 18 años. Es solamente una inyección.

Tanto la vacuna de Pfizer-BioNTech como la de Moderna contra la COVID-19 usan ARN mensajero (ARNm). Los coronavirus tienen una estructura con forma de espiga en la superficie, llamada proteína S. Las vacunas contra la COVID-19 con ARNm dan instrucciones a las células sobre cómo fabricar una proteína S inofensiva. Tras la vacunación, las células comienzan a fabricar las proteínas y las ubican en la superficie de las células. El sistema inmunitario reconocerá que la proteína no pertenece a ese lugar y comenzará a armar una respuesta inmunitaria y a fabricar anticuerpos.

La vacuna de Janssen/Johnson & Johnson contra la COVID-19 es una vacuna de vector. En esta clase de vacunas, se inserta el material genético del virus de la COVID-19 en una clase distinta de virus vivo debilitado, como un adenovirus. Cuando el virus debilitado (vector viral) ingresa a las células, entrega el material genético del virus que produce la COVID-19 que da instrucciones a las células para que hagan copias de la proteína S. Una vez que las células presentan las proteínas S en la superficie, el sistema inmunitario responde y crea anticuerpos y glóbulos blancos de defensa. Si te infectas con el virus de la COVID-19, los anticuerpos combatirán al virus.

Las vacunas de vector viral no hacen que te infectes con el virus que produce la COVID-19 ni con el virus del vector viral. Además, el material genético que aporta no pasa a formar parte de tu ADN.

Las vacunas contra la COVID-19 se desarrollaron sobre la base de la proteína S, antes de que tuviera las mutaciones identificadas en estas variantes. Aunque la investigación da a entender que las vacunas contra la COVID-19 tienen una menor eficacia contra las variantes, al parecer continúan ofreciendo protección contra las formas graves de COVID-19. Es necesario realizar más investigaciones.

Además, los fabricantes de la vacuna también están creando vacunas de refuerzo para mejorar la protección frente a las distintas variantes.

No. Las vacunas contra la COVID-19 que se están elaborando en los Estados Unidos no usan el virus activo que causa la COVID-19.

Ten en cuenta que va a llevar unas semanas para que tu cuerpo desarrolle inmunidad después de vacunarte contra la COVID-19. Como resultado, es posible que puedas infectarte con el virus que causa la COVID-19 justo antes o después de haberte vacunado.

Una vacuna contra la COVID-19 puede tener efectos secundarios leves tras la primera o la segunda dosis. Entre ellos:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón en el lugar donde se administró la inyección
  • Fiebre
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Escalofríos
  • Dolor articular
  • Náuseas y vómitos
  • Malestar general
  • Ganglios linfáticos inflamados

Probablemente te controlen durante 15 minutos después de recibir la vacuna contra la COVID-19, para ver si presentas una reacción inmediata. En la mayoría de los casos, los efectos secundarios se presentan en los tres días siguientes a la vacunación y, por lo general, duran entre uno y dos días.

Una vacuna contra la COVID-19 puede producir efectos secundarios similares a los signos y síntomas de la COVID-19. Si has estado expuesto a la COVID-19 y presentas síntomas después de tres días de haber recibido la vacuna o los síntomas duran más de dos días, aíslate y hazte la prueba.

Quizás tengas una reacción alérgica a la vacuna contra la COVID-19 si presentas estos signos hasta cuatro horas después de haber recibido la primera dosis de la vacuna:

  • Sibilancia o falta de aire constante
  • Hinchazón de los labios, los ojos o la lengua
  • Enrojecimiento, hinchazón o picazón en áreas del cuerpo que no sean el brazo en el que se aplicó la vacuna

Si tienes signos de una reacción alérgica, busca atención de inmediato. Infórmale al médico sobre la reacción, aunque ya haya desaparecido o no hayas necesitado atención de emergencia. La reacción quizás indique que tienes una alergia a la vacuna. Es posible que no puedas recibir una segunda dosis de la misma vacuna. Sin embargo, quizás sí puedas recibir otra vacuna como segunda dosis.

No se recomienda tomar un analgésico de venta libre antes o de darte la vacuna contra la COVID-19 para prevenir una posible molestia. No está claro cómo pueden impactar estos medicamentos la eficacia de la vacuna. Pero está bien tomarlo después de darte la vacuna contra la COVID-19, siempre que no tengas ninguna razón de salud que te impida tomarlo.

Como los ensayos clínicos para la vacuna de Pfizer- BioNTech y la de Moderna contra la COVID-19 comenzaron solo en el verano de 2020, todavía no está claro si estas vacunas tendrán efectos secundarios a largo plazo. Pero las vacunas rara vez causan efectos secundarios a largo plazo.

Si estás preocupado, los datos sobre seguridad de las vacunas contra la COVID-19 se reportarán a un programa nacional llamado Vaccine Adverse Event Reporting System (Sistema para Reportar Incidentes Adversos por la Vacuna). Estos datos están disponibles al público. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también ha creado v-safe, una herramienta para teléfonos inteligentes que les permite a los usuarios que reporten efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19.

En los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han recomendado que las vacunas contra la COVID-19 se ofrezcan primero a:

  • Personal de atención médica
  • Adultos que viven en centros de cuidado a largo plazo
  • Trabajadores esenciales de primera línea, como personal de primeros auxilios y docentes
  • Personas mayores de 75 años
  • Personas de entre 65 y 74 años
  • Personas de entre 16 y 64 años que tengan afecciones de salud previas
  • Otros trabajadores esenciales, como quienes trabajan en servicios alimentarios o la construcción

En los Estados Unidos, las pautas sobre quiénes se vacunarán primero también varían según el estado. Consulta al departamento de salud local para recibir la información más actualizada sobre cómo y cuándo puedes recibir la vacuna.

Si tienes antecedentes de reacciones alérgicas intensas que no estén relacionadas con vacunas ni con medicamentos inyectables, podrás recibir la vacuna contra la COVID-19. Te deberán controlar durante 30 minutos después de administrada la vacuna.

Si has tenido reacciones alérgicas inmediatas a otras vacunas o medicamentos inyectables, consulta con tu médico si deberías recibir una vacuna contra la COVID-19. Si alguna vez has tenido una reacción alérgica inmediata o intensa a cualquiera de los componentes de la vacuna contra la COVID-19, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) aconsejan que no te apliques esa vacuna específica.

Si presentas una reacción alérgica inmediata o intensa después de recibir la primera dosis de una vacuna contra la COVID-19, no te apliques la segunda dosis. Sin embargo, quizás sí puedas recibir otra vacuna como segunda dosis.

Sí, si tienes una afección médica previa puedes recibir la vacuna contra la COVID-19, siempre y cuando no hayas tenido una reacción alérgica a la vacuna contra la COVID-19 ni a cualquiera de sus componentes. Sin embargo, existe poca información sobre la seguridad de las vacunas contra la COVID-19 en personas que tienen un sistema inmunitario debilitado o padecen de afecciones autoinmunitarias.

No hay ninguna investigación sobre la seguridad de las vacunas contra la COVID-19 para las mujeres embarazadas o que están amamantando. Pero si estás embarazada o amamantando, y formas parte de un grupo a quien se recomienda que se dé una vacuna contra la COVID-19, quizás elijas dártela. Habla con tu proveedor de atención médica acerca de los riesgos y beneficios.

Todavía no hay ninguna vacuna contra la COVID-19 para los niños menores de 16 años. Varias compañías han comenzado a inscribir en ensayos clínicos para vacunas contra la COVID-19 a niños de 12 años. Los estudios que incluyen a niños más jóvenes comenzarán pronto.

Haber tenido la COVID-19 quizás ofrezca alguna protección o inmunidad natural contra la reinfección con el virus que causa la COVID-19. Pero no está claro cuánto dura esta protección. Como la reinfección es posible y la COVID-19 puede causar complicaciones graves de salud, se recomienda que las personas que ya hayan tenido la COVID-19 se den la vacuna contra la COVID-19. Si has tenido la COVID-19 , quizás puedas aplazar la vacunación hasta 90 días después del diagnóstico. La reinfección con el virus que causa la COVID-19 es poco común en los primeros 90 días después de la infección.

Después de vacunarse contra la COVID-19, los CDC sugieren que es apropiado que una persona completamente vacunada haga lo siguiente:

  • Se reúna con otras personas completamente vacunadas en ambientes cerrados, sin utilizar mascarillas y sin evitar el contacto cercano
  • Se reúna con personas sin vacunar de un mismo hogar que tengan un bajo riesgo de padecer una enfermedad grave por COVID-19, en ambientes cerrados y sin utilizar mascarillas o sin evitar el contacto cercano

Se considera que las personas están completamente vacunadas 2 semanas después de recibir la segunda dosis de una vacuna contra la COVID-19 con ARNm o 2 semanas después de la única dosis de la vacuna de Janssen/Johnson & Johnson contra la COVID-19.

Sin embargo, las personas vacunadas deberían continuar tomando precauciones de seguridad, como utilizar mascarilla y evitar el contacto cercano con otros (dentro de 6 pies o 2 metros, aproximadamente), cuando se encuentren:

  • En público
  • Reunidas con personas que no están vacunadas y corren un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por COVID-19
  • Reunidas con personas que viven con alguien que no está vacunado en el mismo hogar que corre un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave por COVID-19
  • Reunidas con personas sin vacunar que viven en distintos hogares

Recuerda que si estás completamente vacunado contra la COVID-19, tu riesgo de contraer COVID-19 podría ser bajo. Pero si te infectas, podrías propagar el virus a otras personas, incluso si no tienes signos o síntomas de COVID-19.

March 27, 2021