Puede ser difícil dormir bien toda la noche. El trabajo, las responsabilidades en el hogar, y los compromisos familiares a veces tienen prioridad respecto al sueño. Si sumas una pareja que ronca o desafíos inesperados, como preocupaciones sobre finanzas o una enfermedad, el buen sueño puede ser todavía más difícil de lograr. Aún así no estás condenado a dar vueltas en la cama noche tras noche.

Para mejorar el sueño, considera simples consejos de autocuidados — como tener un horario para dormir y relajarte antes de acostarte. Si estás pensando en tomar algo para ayudarte a dormir, infórmate sobre lo que vas a hacer. Los medicamentos sin receta que te ayudan a dormir pueden ser efectivos para una noche ocasionalmente cuando no puedes dormir, pero no son para tomarlos a largo plazo.

No supongas que una buena noche de sueño es imposible. Si el sueño te evade, pídele al doctor opciones de tratamiento.

Sept. 18, 2019