Descripción general

La cirugía de feminización, también llamada cirugía de afirmación de género o cirugía de confirmación de género, consta de procedimientos que ayudan a que la identidad de género y el cuerpo de una persona coincidan. Esta cirugía incluye varias opciones, como la cirugía de pecho para aumentar el tamaño de las mamas, que también se denomina aumento de senos. La reconstrucción genital puede consistir en la extirpación de los testículos, o la extirpación de los testículos y el pene, y en la creación de una vagina, labios vulvares y un clítoris. También se pueden hacer procedimientos faciales o de modelado del cuerpo.

No todas las personas eligen someterse a la cirugía de feminización. Estas cirugías pueden ser costosas, suponen riesgos y complicaciones, e implican cuidados y procedimientos médicos de seguimiento. Hay determinadas cirugías que alteran la fertilidad y las sensaciones sexuales. También pueden cambiar cómo te sientes en relación con tu cuerpo.

El equipo de atención médica puede hablar contigo sobre tus opciones y ayudarte a sopesar los riesgos y los beneficios.

Por qué se realiza

Muchas personas recurren a la cirugía de feminización como un paso en el proceso de tratamiento del malestar o el sufrimiento emocional porque su identidad de género difiere del sexo que se le asignó al nacer. El término médico para esto es disforia de género.

Para algunas personas, someterse a una cirugía de feminización se siente como un paso lógico. Es importante para su sentido de identidad. Otras personas eligen no someterse a la cirugía. Todas las personas se relacionan con sus cuerpos de maneras diferentes y deben tomar las decisiones personales que mejor se adapten a sus necesidades.

Las opciones de cirugía de feminización incluyen las siguientes:

  • Extirpación solamente de los testículos. Esto se denomina orquiectomía.
  • Vaginoplastia. Este es un procedimiento que puede incluir lo siguiente:
    • Extirpación del pene (penectomía)
    • Extirpación de los testículos
    • Creación de una vagina (vaginoplastia)
    • Creación de un clítoris (clitoroplastia)
    • Creación de labios vulvares (labioplastia)
  • Cirugía mamaria. La cirugía para aumentar el tamaño de las mamas se denomina cirugía de pecho o aumento de senos. Puede hacerse mediante implantes, la colocación de expansores de tejido debajo del tejido mamario o el trasplante de grasa de otras partes del cuerpo a la mama.
  • Cirugía plástica en la cara. Esta se denomina cirugía de feminización facial. Incluye técnicas de cirugía plástica en las que se hacen cambios en la mandíbula, el mentón, las mejillas, la frente, la nariz y las áreas que rodean los ojos, las orejas o los labios para crear una apariencia más femenina.
  • Modelado del cuerpo. Estos procedimientos pueden incluir lo siguiente:
    • Reducción de abdomen (abdominoplastia)
    • Levantamiento de glúteos
    • Liposucción, un procedimiento quirúrgico en el que usa una técnica de succión para eliminar la grasa de zonas específicas del cuerpo
  • Terapia y cirugía de feminización de la voz. Estas son técnicas que se usan para agudizar el tono de voz.
  • Afeitado traqueal. En esta cirugía se reduce el tamaño del cartílago de la tiroides, también denominado nuez.
  • Trasplante de cabello del cuero cabelludo. En este procedimiento se retiran folículos pilosos de la parte posterior y lateral de la cabeza y se los trasplanta a áreas calvas.
  • Depilación. Se puede usar un láser para eliminar el vello no deseado. Otra opción es la electrólisis, un procedimiento que consiste en insertar una pequeña aguja en cada folículo piloso. La aguja emite un pulso de corriente eléctrica que daña el folículo y termina por destruirlo.

El proveedor de atención médica podría desaconsejar estas cirugías si presentas lo siguiente:

  • Enfermedades significativas sin tratar
  • Enfermedades de la salud conductual sin tratar
  • Cualquier afección que limite tu capacidad para dar el consentimiento informado

Riesgos

Como cualquier otro tipo de cirugía mayor, muchos tipos de cirugía feminizante presentan un riesgo de sangrado, infección y reacción a la anestesia. Otras posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Retraso en la cicatrización de la herida.
  • Acumulación de líquido debajo de la piel, que se conoce como seroma.
  • Moretones, también llamados hematomas.
  • Cambios en la sensación de la piel, como dolor persistente, hormigueo, disminución de la sensibilidad o entumecimiento.
  • Tejido del cuerpo dañado o muerto, una afección que se conoce como necrosis tisular, por ejemplo, en la vagina o los labios vulvares.
  • Coágulo sanguíneo en una vena profunda, llamado trombosis venosa profunda, o en un pulmón, llamado embolia pulmonar.
  • Desarrollo de una conexión irregular entre dos partes del cuerpo, lo que se conoce como fístula, por ejemplo, entre la vejiga y la vagina o el intestino y la vagina.
  • Problemas urinarios, como incontinencia.
  • Problemas en el suelo pélvico.
  • Cicatrices permanentes.
  • Pérdida del placer o el funcionamiento sexual.
  • Agravamiento de un problema de salud conductual.

Fertilidad

Hay algunos tipos de cirugía de feminización que pueden limitar o poner fin a la fertilidad. Si deseas tener hijos biológicos y te someterás a una cirugía que afecta tus órganos reproductores, habla con el proveedor de atención médica antes de hacerlo. Es posible que puedas congelar esperma con una técnica llamada criopreservación de esperma.

Cómo prepararse

Antes de la cirugía, te reunirás con un cirujano certificado y con experiencia en los procedimientos que te interesan. El cirujano hablará contigo sobre las opciones que tienes y los posibles resultados. También puede brindarte información sobre varios detalles, como el tipo de anestesia que se usará durante la cirugía y el tipo de atención de seguimiento que podrás necesitar.

Sigue las indicaciones del equipo de atención médica sobre la preparación para los procedimientos, que puede incluir pautas sobre la comida y la bebida. Es posible que tengas que hacer cambios en los medicamentos que tomas y dejar de consumir nicotina, lo que incluye vapear, fumar y consumir tabaco de mascar.

Consentimiento

Dado que la cirugía de feminización podría causar cambios físicos que no se pueden revertir, debes dar tu consentimiento informado después de analizar a fondo lo siguiente:

  • Riesgos y beneficios
  • Costo
  • Alternativas a la cirugía
  • Objetivos y expectativas
  • Consecuencias sociales y jurídicas
  • Posibles complicaciones
  • Repercusión en la función sexual y la fertilidad

Evaluación para la cirugía

Antes de la cirugía, un proveedor de atención médica evalúa tu salud para tratar cualquier enfermedad que podría impedir la cirugía o afectar el procedimiento. A esta evaluación la puede hacer un proveedor de atención médica con experiencia en medicina para personas transgénero. La evaluación podría incluir lo siguiente:

  • Una revisión de tus antecedentes médicos personales y familiares
  • Un examen físico
  • Análisis de laboratorio
  • Una revisión de tus vacunas
  • Exámenes de detección de algunas afecciones y enfermedades
  • Identificación y manejo, si es necesario, del consumo de tabaco y de sustancias adictivas, trastorno por consumo de alcohol, VIH y otras infecciones de trasmisión sexual
  • Conversación sobre métodos anticonceptivos, fertilidad y función sexual

También es posible que un proveedor de atención médica con experiencia en salud transgénero te haga una evaluación de salud conductual. Con ella se podría evaluar lo siguiente:

  • Identidad de género
  • Disforia de género
  • Problemas de salud mental
  • Problemas de salud sexual
  • La repercusión de la identidad de género en el trabajo, la escuela, la casa y los ámbitos sociales
  • La función de la transición social y la terapia hormonal antes de la cirugía
  • Conductas riesgosas, tales como el consumo de sustancias adictivas o el uso de una terapia hormonal o suplementos no aprobados
  • Apoyo de familiares, amigos y cuidadores
  • Tus objetivos y expectativas de tratamiento
  • Planificación de la atención y seguimiento después de la cirugía

Otras consideraciones

La cobertura del seguro médico para la cirugía de feminización varía mucho. Antes de someterte a la cirugía, consulta con el proveedor de seguro médico si tendrás cobertura.

Además, podrías considerar hablar con otras personas que se hayan sometido a una cirugía de feminización. Si no conoces a nadie que lo haya hecho, pregúntale al proveedor de atención médica sobre grupos de apoyo en tu zona o recursos en línea confiables. Las personas que han pasado por el proceso pueden ayudarte a establecer tus expectativas y darte un punto de comparación para fijar tus propios objetivos con respecto a la cirugía.

Qué esperar

Cirugía de feminización facial

La cirugía de feminización facial puede incluir una serie de procedimientos para cambiar los rasgos faciales, incluidos los siguientes:

  • Mover la línea de nacimiento del cabello para crear una frente más pequeña
  • Agrandar los labios y los pómulos con implantes
  • Remodelar la mandíbula y el mentón
  • Someterse a una cirugía de estiramiento de la piel después de la reducción ósea

Estas cirugías suelen hacerse en pacientes ambulatorios y no requieren hospitalización. El tiempo de recuperación para la mayoría de ellas es de varias semanas. Recuperarse de los procedimientos en la mandíbula lleva más tiempo.

Condrolaringoplastia

El afeitado traqueal reduce al mínimo el cartílago de la tiroides, también llamado nuez de Adán. Durante este procedimiento, se hace un pequeño corte debajo del mentón, a la sombra del cuello o en un pliegue de la piel para ocultar la cicatriz. El cirujano luego reduce y remodela el cartílago. Por lo general, es un procedimiento ambulatorio que no requiere hospitalización.

Cirugía de pecho

La terapia hormonal con estrógeno estimula el crecimiento de las mamas, pero muchas personas no están satisfechas solo con ese crecimiento. La cirugía de pecho es un procedimiento quirúrgico para aumentar el tamaño de las mamas que puede incluir implantes, injertos de grasa o ambos.

Durante esta cirugía, el cirujano hace incisiones alrededor de la areola, cerca de la axila o en el pliegue bajo la mama. Luego, coloca implantes de silicona o de solución salina debajo del tejido mamario. Otra opción es trasplantar grasa, músculos o tejido de otras partes del cuerpo en las mamas.

Si las hormonas feminizantes no han hecho que las mamas sean lo suficientemente grandes para hacer la cirugía de pecho, es posible que sea necesaria una cirugía inicial para que te coloquen unos dispositivos, llamados expansores de tejido, delante de los músculos del pecho. Después de esa cirugía, tendrás que visitar al proveedor de atención médica cada algunas semanas para que te inyecte una pequeña cantidad de solución salina en los expansores de tejido. Esto estirará lentamente la piel del pecho y otros tejidos para hacer espacio para los implantes. Cuando la piel se haya estirado lo suficiente, tendrás que someterte a otra cirugía para extraer los expansores y colocar los implantes.

Cirugía genital

Orquiectomía

La orquiectomía es una cirugía para extirpar los testículos. Debido a que los testículos producen esperma y la hormona testosterona, una orquiectomía podría eliminar la necesidad de usar bloqueadores de testosterona. También puede reducir la cantidad de estrógeno necesaria para lograr y mantener la apariencia que deseas.

Por lo general, este tipo de cirugía es ambulatoria. Se puede usar un anestésico local, por lo que solo se adormece el área testicular. O bien, la cirugía se puede hacer con anestesia general. Esto significa que, durante el procedimiento, estarás en un estado similar al sueño.

Para extirpar los testículos, el cirujano hace una incisión en el escroto y extirpa los testículos a través de la abertura. La orquiectomía generalmente se realiza como parte de la cirugía de vaginoplastia. Pero algunas personas prefieren hacerse solo ese procedimiento, sin otra cirugía genital.

Vaginoplastia

La vaginoplastia es la creación quirúrgica de una vagina. Durante la vaginoplastia, la piel del cuerpo del pene y del escroto se puede utilizar para crear un conducto vaginal. Este enfoque quirúrgico se llama inversión peniana. Algunas técnicas también usan la piel para crear los labios vulvares. Ese procedimiento se denomina labioplastia. Para crear el clítoris de manera quirúrgica, se utilizan la punta del pene y los nervios que lo irrigan. Este procedimiento se llama clitoroplastia. En algunos casos, se puede tomar piel de otra zona del cuerpo o se puede usar tejido del colon para crear la vagina. Este enfoque se llama procedimiento de colgajo intestinal. Durante la vaginoplastia, se extirpan los testículos si no se ha hecho anteriormente.

Algunos cirujanos usan una técnica que requiere la depilación láser en el área del pene y del escroto para proporcionar tejido libre de vello para el procedimiento. Ese proceso puede llevar varios meses. Otras técnicas no requieren la depilación previa a la cirugía porque los folículos pilosos se destruyen durante el procedimiento.

Después de la vaginoplastia, se coloca un tubo llamado catéter en la uretra para recolectar la orina durante varios días. Es necesario que te supervisen de cerca durante aproximadamente una semana después de la cirugía. La recuperación puede llevar hasta dos meses. Una vez que tengas tu vagina nueva, el proveedor de atención médica te dará indicaciones sobre cuándo podrás comenzar a tener actividad sexual.

Después de la cirugía, se te entregará un kit de dilatadores vaginales de tamaño creciente. Debes introducir los dilatadores en la vagina para mantenerla, ampliarla y estirarla. Sigue las indicaciones del proveedor de atención médica sobre la frecuencia con la que debes usar los dilatadores. Para mantener la vagina abierta, la dilatación debe continuar a largo plazo.

Debido a que la próstata no se extirpa durante la cirugía, debes seguir las recomendaciones apropiadas para la edad para los exámenes de detección del cáncer de próstata. Después de la cirugía, es posible que desarrolles síntomas urinarios debido al agrandamiento de la próstata.

Dilatación después de la cirugía de afirmación de género

Este material es para tu instrucción e información solamente. Este contenido no reemplaza las recomendaciones médicas, ni el diagnóstico ni el tratamiento. Si tienes preguntas sobre alguna afección médica, consulta siempre con el proveedor de atención médica.

Narrador: la dilatación vaginal es importante para tu recuperación y tu atención médica continua. Tienes que dilatar para mantener el tamaño y la forma del conducto vaginal y para mantenerlo abierto.

Jessi: creo que para muchas mujeres trans, incluida yo, pero sobre todo para mí, deseé durante mucho tiempo el momento de operarme. Lo que significó buscar en internet cómo serían las rutinas, lo que supondría la operación. Así que, sabía que pasar por esa dilatación iba a ser una parte muy importante de mi rutina de posoperatorio, pero de ahí en adelante, sería de manera permanente.

Narrador: la dilatación vaginal forma parte de tu cuidado personal. Necesitarás hacerte la dilatación vaginal durante el resto de tu vida.

Alissa (enfermera): si no la dilatas, tu vagina puede encogerse o cerrarse. Si esto sucede, es posible que estos cambios no puedan revertirse.

Narrador: durante el primer año después de la operación, dilatarás muchas veces al día. Después del primer año, puede que solo necesites dilatar una vez a la semana. La mayoría de las personas dilatan durante el resto de su vida.

Jessi: la dilatación se volvió más fácil, principalmente porque curé las cicatrices, los puntos se mantuvieron un poco mejor y yo sabía cómo hacerlo mejor. La vagina de cada mujer transgénero va a ser un poco diferente en función de la anatomía, y yo aprendí a conocer la mía. Entiendo, ya sabes, en qué posición tengo que introducir el dilatador, cuánta fuerza necesito usar. Incluso, una vez que aprendí hasta dónde tenía que introducirlo y no lo forcé, ni me preocupé tanto de si lo había introducido demasiado, o no lo suficiente, algo que causa que tenga estas preocupaciones, me estrese y entonces mi cuerpo se tense. Una vez dejé de tener esos pensamientos, me relajé más y fue mucho más fácil.

Narrador: tendrás dilatadores de diferentes tamaños. El proveedor de atención médica determinará qué tamaños son mejores para ti. Es probable que la dilatación sea dolorosa al principio. Es importante dilatar incluso si sientes dolor.

Alissa (enfermera): aprender a cómo relajar los músculos y respirar mientras dilatas te ayudará. Si lo deseas, puedes tomar el medicamento analgésico recomendado por el equipo de atención médica antes de que dilates.

Narrador: la dilatación requiere tiempo y privacidad. Planifica con anticipación para que tengas una zona privada en casa o en el trabajo. Asegúrate de tener al alcance los dilatadores, un espejo, lubricante a base de agua y toallas. Lávate las manos y lava los dilatadores con agua caliente y jabón, enjuágalos bien y sécalos con una toalla limpia. Usa un lubricante a base de agua para humedecer las puntas redondeadas de los dilatadores. Los lubricantes a base de agua son un medicamento de venta libre. No uses lubricantes a base de aceite, como vaselina o aceite para bebé, ya que estos pueden irritar la vagina. Ponte en una posición cómoda en la cama o en otro lugar. Usa almohadas para apoyar la espalda y los muslos mientras te recuestas en un ángulo de 45 grados. Comienza tu sesión de dilatación con el dilatador más pequeño. Sostén un espejo con una mano. Usa la otra mano encontrar la abertura de la vagina. Separa la piel. Relaja las caderas, el abdomen y el suelo pélvico. Respira lenta y profundamente. Coloca las puntas redondeadas del dilatador con el lubricante a base de agua en la abertura del conducto vaginal. La punta redondeada debería apuntar hacia la espalda. Introduce el dilatador. Procede lenta y suavemente. Piensa que su trayectoria será como un descenso curvo y suave. El dilatador no entra directamente, sino que sigue la curva natural del conducto vaginal. Mantén una presión suave hacia abajo y hacia adentro en el dilatador mientras lo introduces. Detente cuando la punta redonda del dilatador alcance el final del conducto vaginal. Los dilatadores tienen puntos o marcadores que miden la profundidad. Mantén el dilatador colocado en el conducto vaginal. Usa una presión suave pero constante hacia adentro durante el tiempo y a la profundidad adecuados para ti. Si sientes dolor, respira y relaja los músculos. Cuando se acabe el tiempo, retira el dilatador suavemente y después, repite con los otros dilatadores que necesites usar. Lava los dilatadores y lávate las manos. Si aumentó la secreción después de la dilatación, puedes usar una toalla sanitaria para proteger tu ropa.

Jessi: me refiero, es una sensación muy extraña y desconocida el dilatar y el tener un dilatador, ya sabes, introducir un dilatador en tu vagina. Porque no es una experiencia placentera y es bastante dolorosa al principio cuando empiezas a dilatar. Se siente como un objeto extraño en tu interior, que no es familiar, y tu cuerpo como que quiere sacarlo de ahí. Es muy duro al principio, pero si puedes superar el primer mes, luego un par de meses va a ser mucho más fácil y no va a ser una experiencia con tantas emociones ni va a ser incómoda.

Narrador: es necesario que respetes el horario incluso cuando viajes. Lleva los dilatadores contigo. Si tu horario de trabajo supone problemas, pregunta al equipo de atención médica si algunas de tus sesiones de dilatación se pueden hacer durante la noche.

Alissa (enfermera): no puedes saltarte días ahora y hacer más sesiones de dilatación más adelante. Debes hacer la dilatación respetando el horario para mantener la profundidad y el ancho de la vagina. Es importante dilatar incluso si sientes dolor. La dilatación debería provocar menos dolor con el paso del tiempo.

Jessi: escucho decir a muchas otras mujeres que es una experiencia abrumadora. Sientes muchas emociones, todas de una vez. Pero al final, para mí fue una experiencia muy feliz. Me alegré de tener la oportunidad porque eso significaba que, aunque ahora tengo una vagina, al fin y al cabo, siempre sentí que tenía una vagina. Sí, duele, y no es agradable dilatar, pero tengo la vagina y merece la pena. Es un proceso largo y no va a ser fácil, pero puedes hacerlo.

Narrador: si crees que la dilatación puede no estar funcionando o si tienes preguntas acerca de la dilatación, habla con un miembro del equipo de atención médica.

Resultados

Las investigaciones han determinado que la cirugía de afirmación de género puede tener una repercusión positiva en el bienestar y la función sexual. Es importante que sigas los consejos de tu proveedor de atención médica para el cuidado a largo plazo y el seguimiento después de la cirugía. La atención médica continua después de la cirugía se asocia con buenos resultados para la salud a largo plazo.

Antes de someterte a una cirugía, habla con los miembros del equipo de atención médica sobre qué esperar después de la cirugía y sobre la atención continua que puedas necesitar.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

Cirugía de feminización - atención en Mayo Clinic

Jan. 17, 2024
  1. Tangpricha V, et al. Transgender women: Evaluation and management. https://www.uptodate.com/ contents/search. Accessed Aug. 16, 2022.
  2. Erickson-Schroth L, ed. Surgical transition. In: Trans Bodies, Trans Selves: A Resource by and for Transgender Communities. 2nd ed. Kindle edition. Oxford University Press; 2022. Accessed Aug. 17, 2022.
  3. Coleman E, et al. Standards of care for the health of transgender and gender diverse people, version 8. International Journal of Transgender Health. 2022; doi:10.1080/26895269.2022.2100644.
  4. AskMayoExpert. Gender-affirming procedures (adult). Mayo Clinic; 2022.
  5. Nahabedian, M. Implant-based breast reconstruction and augmentation. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 17, 2022.
  6. Erickson-Schroth L, ed. Medical transition. In: Trans Bodies, Trans Selves: A Resource by and for Transgender Communities. 2nd ed. Kindle edition. Oxford University Press; 2022. Accessed Aug. 17, 2022.
  7. Ferrando C, et al. Gender-affirming surgery: Male to female. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 17, 2022.