¿La contaminación con mercurio es más importante que los beneficios de comer pescado?

Son más altos los beneficios que se obtienen de los ácidos grasos omega-3 que el riesgo de consumir demasiado mercurio u otros contaminantes con el pescado. Los principales tipos de toxinas en el pescado son el mercurio, las dioxinas y los bifenilos policlorados (PCB). La cantidad de toxinas depende del tipo de pescado y de su procedencia.

El mercurio se encuentra de manera natural en pequeñas cantidades en el ambiente. Pero la contaminación industrial puede producir mercurio que se acumula en lagos, ríos y océanos, lo que acaba en el alimento de los peces. Cuando los peces comen este alimento, el mercurio pasa a formar parte del cuerpo del pez.

Los pescados grandes que están en una posición alta de la cadena alimenticia — como los tiburones, los blanquillos, los peces espada yla caballa gigante — suelen contener índices de mercurio más altos que los pescados de menor tamaño. Los peces grandes se comen a los pequeños, ganando así altas concentraciones de toxina. Mientras más larga sea la vida de un pez, mayor se hace su tamaño y mayor es la cantidad de mercurio que puede contener.

Presta atención al tipo de pescado que comes, la cantidad y otras informaciones como la recomendación de estado. Cada estado emite avisos sobre la cantidad segura de pescado local que se puede consumir.

¿Quién debe evitar el pescado por la preocupación sobre el mercurio u otros contaminantes?

Al comer suficiente pescado que contenga mercurio, la toxina puede acumularse en el cuerpo. Para la mayoría de los adultos, es improbable que el mercurio cause problemas de salud, pero es particularmente dañino para el desarrollo cerebral y el sistema nervioso de los niños y los bebés no nacidos.

Aun así, Food and Drug Administration (FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos) y Environmental Protection Agency (EPA, la Agencia de Protección del Medio Ambiente) recomiendan que estos grupos limiten la cantidad de pescado que consumen:

  • Mujeres embarazadas o con intención de estarlo
  • Madres en período de lactancia
  • Niños pequeños

Las mujeres embarazas, las madres en periodo de lactancia y los niños pueden recibir los beneficios para el corazón del pescado si consumen pescado que normalmente contiene bajo nivel de mercurio, como el salmón, y limitando las cantidades consumidas a:

  • No más de 12 onzas (340 gramos) de pescado en total a la semana
  • No más de 6 onzas (170 gramos) de atún enlatado a la semana
  • Ningún pescado que normalmente presente alto contenido de mercurio (tiburón, pez espada, caballa gigante y blanquillo).

¿Existen otros factores a tener en cuenta al comer pescado?

Varios estudios recientes han vinculado los altos niveles de omega-3 en la sangre a un aumento del riesgo de padecer cáncer de próstata. Pero otros estudios han sugerido que los ácidos grasos omega-3 pueden prevenir el cáncer de próstata.

Niguno de estos estudios ha sido concluyente, y se necesitan más investigaciones para confirmar. Habla con tu doctor sobre lo que este riesgo potencial puede significar en tu caso.

¿Puedes conseguir los mismos beneficios para el corazón con otros alimentos que también contengan ácidos grasos omega-3 o con suplementos?

Comer pescado rico en ácidos grasos omega-3 y otros nutrientes parece proporcionar más beneficios para la salud del corazón que los suplementos. Otras opciones aparte del pescado, que contienen algo de ácidos grasos omega-3, son las semillas de lino, el aceite de lino, las nueces, el aceite de canola, los frijoles de soya y el aceite de soya. Sin embargo, al igual que ocurre con los suplementos, la evidencia de sus beneficios no es tan obvia como la del pescado.

July 20, 2016 See more In-depth