Las relaciones saludables con los familiares, amigos, y otros seres queridos puede ser una gran fuente de apoyo, consuelo, y amor. Pero las relaciones saludables no se dan por sí solas necesariamente. Con frecuencia, las relaciones saludables requieren de compromiso y de perdón. Cuando alguien a quien tú quieres te lastima, puedes aferrarte a tu enojo, resentimiento y pensamientos de venganza — o puedes perdonar y seguir adelante.

A veces, una comunicación sincera es todo lo que se necesita para superar la crisis y mantener relaciones saludables. En otros casos, terapia familiar u otros tipos de asesoramiento psicológico pueden ser útiles.

Si una relación se vuelve abusiva, toma medidas. Busca ayuda o consejo tan pronto como lo puedas hacer de una manera segura — y considera un futuro con las relaciones saludables que mereces tener.

Feb. 14, 2019