Descripción general

Cualquier tipo de depresión puede hacer que te sientas triste e impedir que disfrutes de la vida. Sin embargo, en una depresión atípica (también llamada «depresión con características atípicas»), el ánimo depresivo puede mejorar en respuesta a sucesos positivos. Otros síntomas clave comprenden mayor apetito, dormir demasiado, sentir pesadez en brazos o piernas y sentirse rechazado.

A pesar de su nombre, la depresión atípica no es poco frecuente ni inusual. Puede afectar el modo en que te sientes, piensas y comportas, y puede provocar problemas emocionales y físicos. Es posible que tengas dificultades para realizar las actividades cotidianas y que, a veces, sientas que no vale la pena vivir.

El tratamiento para la depresión atípica comprende medicamentos, terapia del habla (psicoterapia) y cambios en el estilo de vida.

Síntomas

Los síntomas de depresión pueden variar según la persona. Los signos y los síntomas más importantes pueden comprender los siguientes:

  • Depresión que desaparece temporalmente como respuesta a buenas noticias o a eventos positivos
  • Mayor apetito que provoca un aumento de peso
  • Mayor deseo de dormir, generalmente más de 10 horas por día
  • Sensación de pesadez y lasitud en los brazos o las piernas que dura una hora o más por día (una sensación diferente a la fatiga)
  • Sensibilidad al rechazo o a la crítica, que afecta tus relaciones, tu vida social o tu empleo

Otros síntomas también pueden ser parte de una depresión atípica, como los siguientes:

  • Insomnio
  • Trastornos alimentarios, como bulimia, atracones o restricciones alimenticias extremas
  • Imagen corporal negativa y miedo a engordar
  • Dolores de cabeza y otras molestias y dolores

Algunos investigadores están comenzando a considerar a la depresión atípica como parte de un subgrupo más grande de trastornos depresivos reactivos (depresión provocada como una reacción a situaciones o circunstancias externas).

La depresión atípica se puede producir como una característica de la depresión mayor o de la depresión leve duradera (distimia). Los síntomas de la depresión atípica pueden coincidir con otros subtipos de depresión, como la depresión melancólica o ansiosa.

Para algunas personas, los signos y los síntomas de la depresión atípica pueden ser graves, como tener pensamientos suicidas o no poder realizar las actividades diarias básicas.

Cuándo consultar con el médico

Si te sientes deprimido, pide una consulta con el médico tan pronto como sea posible. La depresión atípica puede empeorar si no se trata. Si tienes reticencia a buscar tratamiento, habla con un amigo o un ser querido, un profesional de salud, un líder religioso u otra persona en quien confíes.

Cuándo pedir ayuda de urgencia

Si crees que eres capaz de lastimarte o intentar suicidarte, llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato.

Además, considera estas opciones si tienes pensamientos suicidas:

  • Llama al especialista en salud mental
  • Llama a una línea directa de atención al suicida; en los EE. UU., llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255)
  • Pide ayuda a tu médico de atención primaria o a otro profesional de salud
  • Acércate a un amigo cercano o a un ser querido
  • Ponte en contacto con un pastor, un líder espiritual o alguien más de tu comunidad religiosa

Si un ser querido o amigo corre peligro de intentar suicidarse o ha hecho un intento:

  • Asegúrate de que alguien permanezca con esa persona
  • Llama al 911 o al número local de emergencias inmediatamente
  • O bien, si puedes hacerlo en forma segura, lleva a la persona a la sala de urgencias del hospital más cercano

Causas

No se conoce exactamente qué causa la depresión atípica ni por qué algunas personas presentan distintas características de depresión. La depresión atípica por lo general comienza en los años de la adolescencia, es decir, antes que otros tipos de depresión, y puede tener una duración más larga (crónica).

Al igual que otros tipos de depresión, es posible que intervenga una combinación de factores. Algunos son:

  • Diferencias en el cerebro. Los neurotransmisores son sustancias químicas que se encuentran naturalmente en el cerebro y que transmiten señales a otras partes del cerebro y del cuerpo. Cuando estas sustancias químicas son anormales o se ven alteradas, la función de los receptores nerviosos y los sistemas nerviosos cambia, lo que genera depresión.
  • Atributos hereditarios. La depresión es más frecuente en las personas cuyos parientes consanguíneos también tienen el trastorno.

Factores de riesgo

Muchos factores, al parecer, aumentan el riesgo de que se produzca o se desencadene la depresión, ya sea que esta sea atípica o no. Algunos de los factores de riesgo son los siguientes:

  • Antecedentes de trastorno bipolar
  • Abuso de alcohol o de drogas recreativas
  • Abuso sexual o maltrato físico
  • Experiencias traumáticas durante la niñez
  • Ciertos rasgos de la personalidad, como tener autoestima baja o depender demasiado de los demás
  • Una enfermedad grave, como cáncer o enfermedad cardíaca
  • Ciertos medicamentos, como los que se indican para la presión arterial alta o las pastillas para dormir (habla con el médico antes de suspender cualquier medicación)
  • Factores de estrés ambientales

El riesgo de padecer depresión aumenta si tienes:

  • Parientes consanguíneos que tienen antecedentes de depresión, padecen trastorno bipolar o alcoholismo
  • Sucesos estresantes en la vida, como la muerte de un ser querido
  • Depresión después del parto (depresión posparto)
  • Familiares que se suicidaron
  • Pocos amigos o pocas relaciones personales de otro tipo

Complicaciones

Como en otros tipos de depresión, la depresión atípica es una enfermedad grave que puede causar problemas de importancia. La depresión atípica puede derivar en problemas emocionales, de conducta y de salud que afecten todas las áreas de tu vida.

Por ejemplo, la depresión atípica se puede asociar con lo siguiente:

  • Aumento de peso a causa de un mayor apetito
  • Problemas en las relaciones personales o laborales debido a la sensibilidad al rechazo
  • Consumo de drogas y alcohol debido a problemas de afrontamiento
  • Otros trastornos de salud mental, como ansiedad
  • Suicidio por sentimientos depresivos

Prevención

No existe una manera segura para evitar la depresión. Sin embargo, las siguientes estrategias pueden ser útiles.

  • Toma medidas para controlar el estrés, aumentar tu resistencia y levantar tu autoestima.
  • Acércate a la familia y a los amigos, especialmente en momentos de crisis, para que te ayuden a superar los malos tiempos.
  • Consigue tratamiento ante el primer signo de un problema para que te ayude a impedir que la depresión empeore.
  • Considera tener tratamiento de apoyo de larga duración para que te ayude a prevenir la reaparición de los síntomas.
Sept. 17, 2015
References
  1. Trastornos depresivos. En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 30 de julio de 2015.
  2. Depresión. National Institute of Mental Health (Instituto Nacional de la Salud Mental o NIMH, por sus siglas en inglés). http://www.nimh.nih.gov/health/topics/depression/index.shtml. Último acceso: 31 de julio de 2015.
  3. Depresión. National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional de Enfermedades Mentales). https://www.nami.org/Learn-More/Mental-Health-Conditions/Depression/Overview. Último acceso: 31 de julio de 2015.
  4. Lojko D, et al. Atypical features in depression: Association with obesity and bipolar disorder (Características atípicas en la depresión: asociación con la obesidad y el trastorno bipolar). Journal of Affective Disorders (Revista de trastornos afectivos). 2015;185:76.
  5. Stress and relaxation techniques: What the science says (Estrés y técnicas de relajación: qué dice la ciencia). National Center for Complementary and Integrative Health (Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral). https://nccih.nih.gov/health/providers/digest/relaxation-science. Último acceso: 10 de agosto de 2015.
  6. Cristancho MA, et al. Atypical depression in the 21st Century: Diagnostic and treatment issues (Depresión atípica en el siglo XXI: problemas de diagnóstico y tratamiento). Psychiatric Times. 2011;28:42.
  7. Ohayon MM, et al. Challenging the validity of the association between oversleeping and overeating in atypical depression (Desafiando la validez de la asociación entre dormir y comer en exceso en la depresión atípica). Journal of Psychosomatic Research (Revista de Investigación Psicosomática). 2015;78:52.
  8. Koyuncu A, et al. Relationship between atypical depression and social anxiety disorder (Relación entre la depresión atípica y el trastorno de ansiedad social). Psychiatry Research (Investigación psiquiátrica). 2015;225:79.
  9. Silverstein B, et al. Evidence for broadening criteria for atypical depression which may define a reactive depressive disorder (Evidencia de criterios más amplios de la depresión atípica que pueden definir un trastorno depresivo reactivo). Psychiatry Journal (Revista de Psiquiatría). En prensa. 2015;2015:575931. Último acceso: 27 de agosto de 2015.
  10. Rohren CH (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 19 de agosto de 2015.
  11. Hall-Flavin DK (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 27 de agosto de 2015.