¿Las vacunas contra la COVID-19 protegen frente a las variantes?

Por el personal de Mayo Clinic

7 de octubre de 2021

Póster del video

¿Qué debo saber acerca de la variante delta?
Infórmate sobre la variante delta y cómo se propaga, y cómo una vacuna contra la COVID-19 te puede proteger.

Nipunie Rajapakse, M.D., Enfermedades Infecciosas Pediátricas, Mayo Clinic: La variante delta es preocupante porque se propaga con mucha más facilidad que otras versiones anteriores de la COVID-19 que hemos visto. Eso quiere decir que se están enfermando más personas. Y eso también significa que más personas son hospitalizadas y mueren por la infección.

La variante delta es inquietante porque es mucho más contagiosa, pero lo bueno es que la vacuna contra la COVID-19 sigue protegiendo considerablemente de contagiarse o de tener que ir al hospital o morir debido a la infección.

La infección posvacunación es un evento poco común en el que alguien que está completamente vacunado igual se infecta con COVID-19. La buena noticia es que estas infecciones posvacunación, por lo general, han sido asintomáticas o solo produjeron una enfermedad leve, y la vacuna sigue brindando un alto nivel de protección contra la hospitalización o la muerte por la infección.

Las mutaciones que causaron la variante delta parecen tener más probabilidades de vulnerar la inmunidad que nos ha dado la vacuna en comparación con los tipos originales de la COVID-19. Si eres uno de esos casos tan poco comunes que se han difundido, en los que una persona vacunada igual se contagia, quiero recalcar que esos casos están saliendo mucho en las noticias, pero son muy aislados y no son los casos que impulsan el brote actual que estamos observando. El brote actual se da más que nada en las personas que no están vacunadas, principalmente en personas jóvenes y de mediana edad.

Si una persona vacunada se contagia con COVID-19, puede trasmitirla a otras personas. Por suerte, la vacuna reduce significativamente el riesgo de contagiarse, que a su vez reduce el riesgo de contagiar a otros, pero sí, puede pasar y aún se están haciendo estudios para entender exactamente cómo se compara ese riesgo con las personas que no están vacunadas.

El hecho de saber que en casos aislados una persona vacunada puede trasmitir la COVID-19 a otros es uno de los motivos principales por los que se recomienda que las personas vacunadas sigan usando mascarilla si están en espacios cerrados en zonas en las que hay mucha circulación del virus. Las pautas sobre el uso de la mascarilla han cambiado con la variante delta por varios motivos. Uno es que la variante es altamente contagiosa. Se propaga con mucha más facilidad que los tipos anteriores de la COVID-19 que hemos visto, por lo que es incluso más importante contar con una estrategia de prevención escalonada. Entonces, la combinación del uso de la mascarilla con la vacunación proporcionará más protección que una de esas opciones por sí sola.

Con la variante delta, vemos un aumento en la cantidad de casos en los niños. La Academia Estadounidense de Pediatría ha informado de un aumento significativo de los casos de COVID-19 entre los menores de 18 años. Entonces, los niños que son elegibles para vacunarse, que incluye a todos los mayores de 12 años, deben vacunarse antes de que empiecen las clases este otoño. Es la medida más eficaz que vamos a tener.

De este modo, la mejor forma de proteger a los niños que no se pueden vacunar es asegurarse de que todos a su alrededor estén vacunados. Eso significa que todos los mayores de 12 años deben ir a vacunarse, sobre todo antes de que empiecen las clases este otoño. Otras estrategias, como usar la mascarilla en público y lavarse bien las manos, siguen siendo sumamente importantes tanto para la prevención de la COVID-19 como para la propagación de otras infecciones que estamos viendo que están aumentando en las comunidades estos días.

Hasta el momento, hay tres vacunas que están aprobadas para su uso en los Estados Unidos. Para los niños mayores de 12 años, está aprobado el uso de una de las vacunas, que es la de Pfizer. Entonces, así como hemos visto que el sector de más edad de la población se vacunó y aumentó la protección contra la COVID-19, estamos observando que los niños y adultos jóvenes conforman una proporción mayor de los nuevos casos de la COVID-19. Esto es así por diversas razones. Todavía no tenemos una vacuna que esté aprobada para niños menores de 12 años, así que todavía siguen siendo muy vulnerables al contagio. Asimismo, sabemos que la aceptación de la vacuna entre los adultos jóvenes no fue tan alta como se esperaba, por lo que todavía hay una gran proporción de esa población que aún es susceptible a infectarse.

Si todavía no te has vacunado, te recomendamos que te vacunes. Es la mejor protección que tenemos para ofrecer en este momento.

Puntos más importantes


En los EE. UU., la variante delta (B.1.617.2) es ahora la variante más común de la COVID-19. Es prácticamente dos veces más contagiosa que las variantes anteriores y puede causar una enfermedad más grave. El mayor riesgo de trasmisión se da entre las personas no vacunadas. Pero las personas que contraen infecciones posvacunación también pueden trasmitir la COVID-19 a otras personas. Sin embargo, parece que las personas vacunadas la trasmiten durante un período más breve que las personas no vacunadas.

Esta variante también puede disminuir la eficacia de algunos tratamientos con anticuerpos monoclonales y de los anticuerpos generados por alguna de las vacunas contra la COVID-19.

Las variantes alfa, gamma y beta siguen bajo supervisión, pero se están trasmitiendo a niveles mucho más bajos en los Estados Unidos. También se controla la variante mu.

Además, la Organización Mundial de la Salud ha clasificado a la nueva variante ómicron como una variante preocupante. Ómicron se descubrió en varios países. Sin embargo, aún no está claro si la variante ómicron se trasmite con más facilidad o si causa enfermedades más graves que otras variantes, como la delta. Se están realizando investigaciones.

Aunque las investigaciones sugieren que las vacunas contra la COVID-19 son levemente menos eficaces contra las variantes, aun así, parece que las vacunas protegen frente a las formas graves de la enfermedad. Por ejemplo:

  • Las primeras investigaciones del Reino Unido sugieren que, después de la vacunación completa, la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 tiene una eficacia del 88 % en la prevención del virus sintomático de la COVID-19 que causa la variante delta. La vacuna tiene una eficacia del 96 % en la prevención de la enfermedad grave producida por la variante delta del virus de la COVID-19. Estas investigaciones también demostraron que la vacuna tiene un 93 % de eficacia en la prevención del virus sintomático de la COVID-19 que causa la variante alfa.
  • Las primeras investigaciones de Canadá sugieren que, después de una dosis, la vacuna de Moderna contra la COVID-19 tiene una eficacia del 72 % en la prevención del virus sintomático de la COVID-19 que causa la variante delta. Una dosis de la vacuna también tiene una eficacia del 96 % en la prevención de la enfermedad grave producida por el virus de la COVID-19 que causa la variante delta.
  • Según datos publicados por Johnson & Johnson, la vacuna contra la COVID-19 de Janssen de Johnson & Johnson tiene una eficacia del 85 % en la prevención de la enfermedad grave por el virus de la COVID-19 que causa la variante delta.

Infórmate más sobre las variantes y las vacunas contra la COVID-19