El kratom: poco seguro e ineficaz

Los usuarios creen ciegamente que el kratom mejora el estado de ánimo y reduce la fatiga; sin embargo, abundan los temas y las cuestiones de seguridad con respecto a su efectividad.

Si lees noticias sobre la salud o visitas tiendas de vitaminas, es posible que hayas oído hablar del kratom, un suplemento que se vende como un estimulante energético, potenciador del humor, analgésico y antídoto para la abstinencia de opioides. Sin embargo, la verdad sobre el kratom es más complicada, y los problemas de seguridad relacionados con su uso son preocupantes.

El kratom es un extracto de hierbas que proviene de las hojas de un árbol de hoja perenne (Mitragyna speciosa) que se cultiva en el sudeste asiático. Las hojas de kratom se pueden masticar, y el kratom seco se puede ingerir o elaborar. El extracto de kratom se puede utilizar para hacer un producto líquido. La forma líquida a menudo se comercializa como un tratamiento para tratar el dolor muscular, o para suprimir el apetito y detener los calambres y la diarrea. El kratom también se vende como un tratamiento para los ataques de pánico.

Se cree que el kratom actúa sobre los receptores de opioides. En dosis bajas, el kratom actúa como un estimulante, lo que hace que los usuarios se sientan más enérgicos. En dosis más altas, reduce el dolor y puede provocar euforia. En dosis muy elevadas, actúa como un sedante, lo que hace que los usuarios estén tranquilos y quizás adormecidos. Algunas personas que practican la medicina tradicional asiática consideran que el kratom es un sustituto del opio.

Algunas personas toman kratom para evitar los síntomas de la abstinencia de opioides y porque el kratom puede comprarse más fácilmente que los medicamentos recetados.

El kratom también se utiliza en festivales de música y en otros entornos recreativos. Las personas que usan kratom para la relajación manifiestan que, debido a que está basado en plantas, es natural y seguro. Sin embargo, la cantidad de ingrediente activo en las plantas de kratom puede variar mucho, lo que dificulta la medición del efecto de una dosis determinada. Dependiendo de lo que haya en la planta y de la salud del usuario, tomar kratom puede ser muy peligroso.

Inquietudes sobre los efectos secundarios y la seguridad

Aunque las personas que toman kratom creen en su valor, los investigadores que han estudiado el kratom piensan que sus efectos secundarios y problemas de seguridad compensan con creces cualquier beneficio potencial.

El kratom tiene una serie de efectos secundarios conocidos, que incluyen:

  • Pérdida de peso
  • Boca seca
  • Escalofríos, náuseas y vómitos
  • Cambios en la orina y estreñimiento
  • Daño hepático
  • Dolor muscular

El kratom también afecta a la mente y al sistema nervioso:

  • Mareos
  • Somnolencia
  • Alucinaciones y delirios
  • Depresión y delirios
  • Supresión respiratoria
  • Convulsiones, coma y muerte

El kratom actúa después de cinco a 10 minutos, y sus efectos duran de dos a cinco horas. Los efectos del kratom se intensifican a medida que aumenta la cantidad tomada. En los animales, el kratom parece ser más potente que la morfina.

Muchos de los problemas que ocurren con los analgésicos suceden cuando se usan en altas dosis o durante un período prolongado. Se desconoce exactamente qué nivel de kratom es tóxico en las personas, pero al igual que con los analgésicos y las drogas recreativas, es posible sufrir una sobredosis con kratom.

Las investigaciones no se muestran muy prometedoras

En una época, algunos investigadores creían que el kratom podía ser una alternativa segura a los opioides y a otros analgésicos de venta con receta. Sin embargo, los estudios realizados sobre los efectos del kratom han identificado numerosos problemas de seguridad y no han mostrado beneficios claros.

Se ha informado que el kratom provoca una función cerebral anormal cuando se toma con otros medicamentos de venta con receta. Cuando esto ocurre, es posible que tengas un dolor de cabeza intenso, pierdas la capacidad de comunicarte o sientas confusión.

En un estudio en el que se sometió a prueba el kratom como tratamiento para los síntomas de abstinencia de opioides, las personas que tomaron kratom durante más de seis meses informaron síntomas de abstinencia similares a aquellos que se producen después del uso de opioides. Además, es posible que las personas que usan kratom comiencen a tener un deseo vehemente de consumirlo y podrían necesitar un tratamiento para la adicción a los opioides, como la naloxona (Narcan) y la buprenorfina (Buprenex).

El kratom también afecta de manera adversa el desarrollo del lactante. Cuando el kratom se usa durante el embarazo, es posible que el bebé nazca con síntomas de abstinencia que requieran tratamiento.

Asimismo, es posible que las sustancias elaboradas a partir del kratom estén contaminadas con la bacteria Salmonella. Hasta abril de 2018, más de 130 personas en 38 estados contrajeron Salmonella después de tomar kratom. La intoxicación por Salmonella puede ser fatal y Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos ha vinculado más de 35 muertes al kratom contaminado por Salmonella. La contaminación por Salmonella no presenta signos evidentes, por lo que la mejor manera de no enfermarse es evitar los productos que pueden contenerla.

Actualmente el kratom no está regulado en los Estados Unidos y las agencias federales están tomando medidas para combatir las declaraciones falsas acerca del kratom. Mientras tanto, la opción más segura es trabajar con tu médico para encontrar otras opciones de tratamiento.

Nov. 20, 2018 See more In-depth