Enfermedad mental en niños: identifica las señales

Los niños pueden desarrollar los mismos trastornos mentales que los adultos, pero sus síntomas pueden ser diferentes. Entérate de qué tienes que vigilar y cómo puedes ayudar.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La enfermedad mental en los niños puede ser difícil de identificar para los padres. Como resultado, muchos niños que podrían beneficiarse del tratamiento no reciben la ayuda que necesitan. Entiende cuáles son las señales de alerta de enfermedad mental en los niños y cómo puedes ayudar a tu hijo para afrontarla.

¿Por qué es difícil para los padres identificar la enfermedad mental en los niños?

Comúnmente les corresponde a los adultos en la vida del niño identificar si éste tiene algún problema de salud mental. Lamentablemente, muchos padres no conocen las señales y síntomas de la enfermedad mental en los niños.

Incluso si conocen las señales de alerta, puede ser difícil distinguirlas de un problema de comportamiento normal en la infancia. Tú podrías pensar que cada niño presenta algunas de estas señales en cierto momento. Y con frecuencia los niños carecen del vocabulario o capacidad de desarrollo para explicar sus inquietudes.

Las inquietudes acerca del estigma asociado con la enfermedad mental, el uso de ciertos medicamentos y el costo o las dificultades logísticas del tratamiento podrían también impedir a los padres buscar ayuda para un niño que se sospecha tiene una enfermedad mental.

¿Qué trastornos de salud mental afectan a los niños?

Los niños pueden desarrollar los mismos trastornos mentales que los adultos, pero algunas veces los expresan de manera distinta. Por ejemplo, los niños deprimidos con frecuencia mostrarán más irritabilidad que los adultos deprimidos, quienes demuestran tristeza más comúnmente.

Los niños pueden experimentar una gran variedad de trastornos de salud mental, incluyendo:

  • Trastornos de ansiedad. Los niños que tienen trastornos de ansiedad — como un trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de estrés postraumático, fobia social y trastorno de ansiedad generalizada — experimentan ansiedad como un problema persistente que interfiere con sus actividades cotidianas.

    Algo de preocupación es parte normal de la experiencia de cada niño, cambiando con frecuencia de una etapa de desarrollo a la siguiente. Sin embargo, cuando la preocupación o el estrés dificulta que un niño funcione normalmente, deberá considerarse un trastorno de ansiedad.

  • Trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Típicamente este trastorno incluye síntomas dentro de tres categorías: dificultad para prestar atención, hiperactividad y comportamiento impulsivo. Algunos niños con TDAH tienen síntomas en todas estas categorías, mientras que otros pueden tener síntomas en sólo una.
  • Trastorno del espectro autista. El trastorno del espectro autista es un trastorno grave que aparece en la primera infancia — por lo general antes de los 3 años de edad. Aunque los síntomas y la gravedad pueden variar, todos los trastornos del espectro autista siempre afectan la capacidad del niño para comunicarse e interactuar con otros.
  • Trastornos de la alimentación. Los trastornos de la alimentación — como la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, y el trastorno de atracones compulsivos — son trastornos graves y hasta peligrosos. Los niños se pueden preocupar tanto por la comida y el peso, que no se concentran en otras cosas.
  • Trastornos del estado de ánimo. Los trastornos del estado de ánimo — como la depresión y el trastorno bipolar — pueden provocar que un niño tenga persistentes sentimientos de tristeza o cambios extremos de estado de ánimo, mucho más severos que los cambios normales comunes en muchas personas.
  • Esquizofrenia. Esta enfermedad mental crónica causa que un niño pierda contacto con la realidad (psicosis). Con mayor frecuencia la esquizofrenia aparece después de cumplir los veinte años.

¿Cuáles son las señales de alarma de la enfermedad mental en niños?

Las señales de alarma de que tu hijo puede tener un trastorno de salud mental incluyen:

  • Cambios de estado de ánimo. Está alerta a sentimientos de tristeza o retraimiento que duren por lo menos dos semanas, o cambios serios de estado de ánimo que causen problemas en las relaciones en casa o en la escuela.
  • Sentimientos intensos. Está consciente de los sentimientos de miedo abrumador sin razón alguna — algunas veces con palpitaciones o respiración acelerada — o preocupaciones o miedos intensos, suficientes para interferir con las actividades cotidianas.
  • Cambios en el comportamiento.Éstos incluyen cambios drásticos en la conducta o la personalidad, así como comportamiento peligroso o fuera de control. Peleas frecuentes, utilizar armas o expresar el deseo de lastimar seriamente a otros son también señales de alarma.
  • Dificultad para concentrarse.Está atento a señales de que tiene problemas para enfocarse o sentarse y quedarse quieto, podrían conducir a un desempeño deficiente en la escuela.
  • Pérdida inexplicable de peso. La pérdida repentina del apetito, el vómito frecuente o el uso de laxantes podría indicar un trastorno de alimentación.
  • Síntomas físicos.Comparados con los adultos, los niños con una enfermedad mental pueden manifestar dolores de cabeza y de estómago en lugar de tristeza o ansiedad. .
  • Daño físico. Algunas veces un trastorno de salud mental conduce a autolesionarse, lo que también se conoce como auto-agresión. Este es el acto de dañar deliberadamente su propio cuerpo, como cortarse o quemarse uno mismo. Los niños con un trastorno de salud mental también puede desarrollar pensamientos suicidas o intentar suicidarse.
  • Abuso de sustancias. Algunos niños usan drogas o alcohol para tratar de afrontar sus sentimientos.
Feb. 11, 2015 See more In-depth