¿Qué es el enterovirus D68 y cómo puedo proteger a mi hijo?

El enterovirus D68 (EV-D68) es un virus que puede causar una infección similar al resfriado. En algunos casos, puede provocar problemas graves de respiración.

Si bien los adultos pueden infectarse con enterovirus, el D68 afecta más frecuentemente a los niños. Los signos y síntomas leves pueden incluir lo siguiente:

  • Fiebre
  • Moqueo
  • Estornudos
  • Tos
  • Dolores corporales y musculares

Los signos y síntomas graves pueden incluir lo siguiente:

  • Silbido al respirar
  • Dificultad para respirar

Es más probable que los niños asmáticos que se contagian tengan problemas graves de respiración.

En casos poco frecuentes, los niños infectados pueden tener problemas musculares. Los músculos pueden debilitarse o dejar de funcionar temporalmente (parálisis aguda). Los expertos no saben con certeza si el enterovirus D68 está relacionado con la debilidad muscular, pero recomiendan consultar al médico si el niño no camina bien o manifiesta una debilidad repentina en los brazos o en las piernas.

Si crees que tu hijo podría estar infectado con enterovirus D68, consulta al médico. Si bien no existe un tratamiento específico, el médico puede aconsejarte cómo aliviar los síntomas. Llama al médico de inmediato si tu hijo tiene problemas para respirar, o si los síntomas no mejoran o empeoran.

No existe una vacuna contra el enterovirus D68. Sin embargo, estas medidas pueden ayudarte a proteger a tu hijo y evitar la propagación de la infección:

  • Lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia.
  • Evitar tocarse los ojos, la boca y la nariz.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Cubrirse la boca con un pañuelo de papel o con la manga de la camisa al toser y estornudar.
  • Limpiar y desinfectar frecuentemente las superficies de contacto, como manijas, barandas y juguetes.
  • No ir a la escuela, al trabajo ni a la guardería si están enfermos.

Si tu hijo tiene asma, el plan de acción para el asma debe estar actualizado y debes asegurarte de que tu hijo tome los medicamentos recetados según las indicaciones del médico. Busca atención médica si tu hijo tiene silbido o dificultades para respirar que no mejoran con los medicamentos recetados. Vacúnense contra la gripe cuando la vacuna esté disponible.

Oct. 17, 2014 See more Expert Answers