Deficiencia de hierro en los niños: consejos de prevención para los padres

La deficiencia de hierro en los niños puede afectar el desarrollo y provocar anemia. Obtén información sobre cuánto hierro necesita tu hijo, las mejores fuentes de hierro y mucho más.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Consume tu hijo la cantidad necesaria de hierro en su alimentación? Descubre qué provoca la deficiencia de hierro en los niños, cómo reconocerla y cómo prevenirla.

¿Por qué es importante el hierro en los niños?

El hierro es un nutriente esencial para el crecimiento y el desarrollo de los niños. El hierro contribuye a la circulación del oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo y ayuda a los músculos a almacenar y a usar el oxígeno. Si en la dieta de tu hijo falta hierro, puede desarrollar una afección conocida como deficiencia de hierro.

La deficiencia de hierro en los niños puede adoptar muchos niveles, desde el agotamiento de las reservas de hierro hasta anemia, una afección en la que el cuerpo carece de suficientes glóbulos rojos. La deficiencia de hierro no tratada puede afectar el crecimiento y desarrollo de un niño.

¿Qué cantidad de hierro necesitan los niños?

Los bebés nacen con hierro acumulado en su cuerpo, pero se necesita una cantidad constante de hierro adicional para promover el rápido crecimiento y desarrollo de un niño. A continuación, te presentamos una guía con las necesidades de hierro según las diferentes edades:

Grupo etario Cantidad de hierro recomendada por día
7 a 12 meses 11 mg
1 a 3 años 7 mg
4 a 8 años 10 mg
9 a 13 años 8 mg
14 a 18 años, niñas 15 mg
14 a 18 años, niños 11 mg

¿Cuáles son los factores de riesgo de la deficiencia de hierro en niños?

Los bebés y niños que tienen mayor riesgo de presentar deficiencia de hierro son:

  • Los bebés que nacen prematuramente (más de tres semanas antes de la fecha prevista de parto) o que tienen un bajo peso al nacer
  • Los bebés que toman leche de vaca o de cabra antes de cumplir un año de edad
  • Los bebés alimentados con leche materna que no reciben alimentos complementarios que contengan hierro después de los 6 meses
  • Los bebés que consumen fórmula que no está fortificada con hierro
  • Los niños de 1 a 5 años que consumen más de 24 onzas (710 mililitros) de leche de vaca, leche de cabra o leche de soja por día
  • Los niños que tienen determinadas enfermedad, como infecciones crónicas o dietas restringidas
  • Los niños de 1 a 5 años que han estado expuestos al plomo

Las niñas adolescentes también tienen mayor riesgo de presentar deficiencia de hierro porque sus cuerpos pierden hierro durante la menstruación.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la deficiencia de hierro en los niños?

Cuando los niveles de hierro están muy bajos, el rendimiento de tu hijo puede disminuir. Sin embargo, la deficiencia de hierro en los niños no suele presentar signos y síntomas hasta que ocurre la anemia por deficiencia de hierro. Si tu hijo presenta los factores de riesgo de deficiencia de hierro, habla con su médico.

Entre los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro se incluyen los siguientes:

  • Piel pálida
  • Fatiga
  • Retraso en el crecimiento y el desarrollo
  • Falta de apetito
  • Respiración anormalmente rápida
  • Problemas de conducta
  • Infecciones frecuentes
  • Antojos inusuales por sustancias no nutritivas, como hielo, tierra, pintura o almidón

¿Cómo se puede prevenir la deficiencia de hierro en los niños?

Si estás alimentando a tu bebé con fórmula fortificada con hierro, es probable que este reciba la cantidad de hierro recomendada. Si estás amamantando a tu bebé, sigue estas recomendaciones de suplementos:

  • Bebés a término. Empieza a darle a tu bebé un suplemento de hierro a los 4 meses de edad. Continúa dándole a tu bebé el suplemento hasta que coma dos o más raciones diarias de alimentos ricos en hierro, como cereales fortificados o papilla de carne. Si amamantas y además le das a tu bebé leche maternizada fortificada y la mayor parte de la alimentación de tu bebé proviene la leche maternizada, deja de darle el suplemento a tu bebé.
  • Bebés prematuros. Empieza a darle a tu bebé un suplemento de hierro a las 2 semanas de edad. Continúa dándole a tu bebé el suplemento hasta que cumpla un año. Si amamantas y además le das a tu bebé leche maternizada fortificada y la mayor parte de la alimentación de tu bebé proviene la leche maternizada, deja de darle el suplemento a tu bebé.

Otras medidas que puedes tomar para prevenir la deficiencia de hierro incluyen:

  • Servir alimentos con alto contenido de hierro. Cuando comiences a servirle alimentos sólidos a tu bebé (generalmente entre los 4 y los 6 meses) ofrécele alimentos con hierro agregado, como cereales fortificados con hierro para bebés, papilla de carne y papilla de frijoles. Para los niños más grandes, algunas buenas opciones de fuentes de hierro son la carne de vaca, pescado y pollo, los frijoles y las verduras de hoja verde oscura.
  • No excederse con la leche. Cuando tu hijo tiene entre 1 y 5 años de edad, no le permitas beber más de 710 mililitros (24 onzas) de leche por día.
  • Mejorar la absorción. La vitamina C ayuda a mejorar la absorción del hierro en la dieta. Para mejorar la absorción de hierro de tu hijo, ofrécele alimentos ricos en vitamina C como cítricos, melón cantalupo, fresas, pimiento, tomates y vegetales de color verde oscuro.

¿Deben hacerle exámenes a mi hijo para detectar la deficiencia de hierro?

La deficiencia de hierro y la anemia por deficiencia de hierro normalmente se diagnostican a través de un análisis de sangre. American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda realizar exámenes para la detección de anemia por deficiencia de hierro a todos los niños a partir de los 9 a 12 meses, y en el caso de los niños que tienen factores de riesgo de deficiencia de hierro, nuevamente más adelante. Según los resultados del examen, el médico de tu hijo podría recomendar un suplemento de hierro oral o un multivitamínico diario, o la realización de más análisis.

La deficiencia de hierro en los niños se puede prevenir. Para que tu hijo crezca y se desarrolle correctamente, ofrécele alimentos ricos en hierro en las comidas y bocadillos, además, habla con el médico de tu hijo acerca de la necesidad de exámenes y suplementos de hierro.

June 20, 2019 See more In-depth