Cuidado del yeso: lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer

¿Tienes preguntas acerca del cuidado del yeso? Consigue las respuestas a las preguntas frecuentes acerca del cuidado del yeso, desde cómo mantener el yeso limpio y reducir la hinchazón hasta saber cuándo llamar al médico.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tu hijo se fractura un hueso, un yeso puede servir de apoyo y proteger la herida mientras esta se cicatriza. No obstante, sin el cuidado adecuado, el yeso no puede cumplir su función. Comprende los conceptos básicos del cuidado del yeso.

¿Cuáles son los diferentes tipos de yesos?

Los yesos se hacen a medida para calzar y sostener las extremidades lesionadas. Existen dos tipos principales de yesos:

  • Yesos de fibra de vidrio. La fibra de vidrio es un tipo de plástico moldeable. Los yesos de fibra de vidrio suelen ser más livianos y más resistentes que los moldes de yeso tradicionales. El aire circula más libremente dentro del yeso de fibra de vidrio.

    Además, los rayos X penetran mejor la fibra de vidrio que los moldes de yeso. Esto es útil si el médico de tu hijo quiere examinar los huesos del niño a través de una radiografía mientras está usando el yeso. Los yesos de fibra de vidrio vienen en distintos colores.

  • Moldes de yeso. Para algunos usos, los moldes de yeso son más fáciles de moldear que los yesos de fibra de vidrio. Además, los moldes de yeso suelen ser más baratos que los yesos de fibra de vidrio.

¿Qué se puede hacer para reducir la hinchazón?

La hinchazón puede hacer que el yeso de tu hijo se sienta apretado e incómodo. Para reducir la hinchazón, pídele que haga lo siguiente:

  • Levanta la zona afectada. Durante las primeras 24 a 72 horas después de la colocación del yeso, usa almohadas para levantarle el yeso a tu hijo por encima de la cabeza. De ser posible, mantén el yeso levantado incluso mientras duerma.
  • Mantente en movimiento. Alienta a tu hijo a mover los dedos de la extremidad afectada.
  • Aplica hielo. Durante las primeras 48 a 72 horas después de la colocación del yeso, enrolla holgadamente el yeso con una compresa de hielo envuelta en una toalla fina. Aplica hielo sobre el yeso, no sobre la piel, en la zona de la lesión durante 15 a 30 minutos cada algunas horas, aproximadamente. No es necesario aplicar el hielo mientras tu hijo esté durmiendo.

¿Qué puedo hacer si mi hijo quiere rascarse por debajo del yeso?

Un yeso puede hacer que tu hijo sienta picazón en la piel que se encuentra por debajo. Para aliviar la picazón en la piel:

  • Enciende un secador de pelo en la posición de aire frío y apúntalo bajo el yeso
  • Pregúntale al médico de tu hijo si puedes darle un antihistamínico de venta libre

No permitas que tu hijo coloque objetos, como una percha, dentro del yeso para rascarse la piel. Esto podría causar una lesión o una infección.

¿Se puede mojar un yeso?

Depende del tipo de yeso. Por ejemplo:

  • Los moldes de yeso no deben mojarse. Si tu hijo tiene un molde de yeso sobre un vendaje de tela, haz todo lo posible para que no se moje. En el baño diario, puedes cubrirle el yeso con dos capas de plástico, selladas con cinta adhesiva, o con otro tipo de protección impermeable. Además, el yeso debe quedar fuera de la ducha o bañera.
  • Los yesos de fibra de vidrio, por lo general, se pueden mojar. Si tu hijo tiene un yeso de fibra de vidrio recubierto con un material repelente al agua, es probable que pueda mojarlo, siempre que el médico esté de acuerdo.

    Sin embargo, ten presente que incluso un yeso de fibra de vidrio puede resultar incómodo e irritar la piel del niño si se moja. Al igual que con el molde de yeso, puede ser conveniente cubrir el yeso de fibra de vidrio de tu hijo con plástico o con una protección impermeable durante el baño diario.

Para secar cualquier tipo de yeso, usa un secador de cabello en la posición de aire frío. No utilices el aire caliente o tibio del secador, ya que podría provocarle una quemadura. También puedes probar con la manguera de una aspiradora, que extrae el aire a través del yeso y acelera el proceso de secado.

¿De qué forma mi hijo puede mantener su yeso en buen estado?

Para mantener el yeso de tu hijo en buen estado, haz lo siguiente:

  • Mantenlo limpio. Mantén el interior del yeso de tu hijo lejos del polvo y la arena. Cubre el yeso de tu hijo mientras esté comiendo.
  • Evita el uso de lociones. Evita colocar talco, loción o desodorante en el yeso o cerca de este.
  • Deja que el médico de tu hijo se ocupe de los ajustes. No quites la almohadilla del yeso de tu hijo. No recortes el yeso ni rompas los bordes ásperos sin antes consultar con el médico de tu hijo.

¿Qué más tengo que saber sobre el yeso de mi hijo?

Llama al médico de tu hijo inmediatamente si el niño:

  • Siente mayor dolor y tensión en la extremidad lesionada
  • Siente entumecimiento u hormigueo en la mano o en el pie lesionados
  • Siente ardor o escozor debajo del yeso
  • Presenta una hinchazón excesiva debajo del yeso
  • No puede mover los dedos de la extremidad lesionada o si los dedos se vuelven azules o fríos
  • Tiene una grieta, fontanelas u olor desagradable en el yeso, o si el yeso se moja demasiado y no se seca correctamente
  • Dice que el yeso está demasiado ajustado o demasiado suelto
  • Tiene la piel roja o en carne viva alrededor del yeso
  • Presenta fiebre de 101 °F (38,3 °C) o superior

Cuidar el yeso de un niño no siempre es fácil. Recuérdale a tu hijo que cuidar el yeso ayudará a minimizar las molestias durante el proceso de recuperación.

June 13, 2018 See more In-depth