Antigripales para niños: ¿cuál es el riesgo?

Los medicamentos para la tos y los antigripales pueden representar riesgos graves para los niños pequeños. Conoce los datos clave y aprende cuáles son las alternativas de tratamiento.

Escrito por el personal de Mayo Clinic
Foto del Dr. Jay L. Hoecker

Dr. Jay L. Hoecker

Los antigripales y los medicamentos de venta libre para la tos son la mejor forma para que un niño con un resfriado se sienta mejor, ¿correcto? Piénsalo de nuevo. A continuación, compartimos consejos prácticos de Jay L. Hoecker, M.D., un especialista en pediatría emérito de Mayo Clinic, Rochester, Minnesota.

¿Cuál es la preocupación respecto de los antigripales y los medicamentos para la tos para niños?

Los antigripales y los medicamentos de venta libre para la tos están diseñados para tratar los síntomas de la tos y los resfriados, pero no la enfermedad subyacente. La investigación sugiere que no se ha demostrado que estos medicamentos funcionen mejor que los medicamentos inactivos (placebo). Es importante destacar que estos medicamentos tienen efectos secundarios potencialmente graves, como sobredosis mortales en niños menores de 2 años.

No uses medicamentos de venta libre, a excepción de antifebriles o analgésicos, para tratar la tos y el resfriado en niños menores de 6 años. Además, trata de evitar el uso de estos medicamentos en niños menores de 12 años.

¿Qué sucede con los antibióticos?

Los antibióticos se pueden utilizar para combatir las infecciones bacterianas, pero no afectan a los virus, que son los que provocan los resfriados. Si tu hijo tuene un resfriado, los antibióticos no serán de ayuda. Recuerda que cuantos más antibióticos tome tu hijo, mayores son las posibilidades de que contraiga infecciones resistentes a los antibióticos en el futuro.

¿Hay algún medicamento que ayude a tratar el resfriado común?

Los analgésicos de venta libre, como el paracetamol/acetaminofeno (Tylenol u otros) o el ibuprofeno (Advil, Children's Motrin u otros), pueden bajar la fiebre y aliviar el dolor de garganta. Sin embargo, los episodios de fiebre suelen ser inofensivos. El objetivo principal de tratarlos es ayudar a que tu hijo se sienta mejor.

Si le das analgésicos a tu hijo, sigue las pautas de dosificación con atención. No les des paracetamol (acetaminofeno) a niños menores de 3 meses sin antes consultar con un médico. No les des ibuprofeno a niños menores de 6 meses o que presenten vómitos constantes o deshidratación. Además, ten cuidado cuando les des aspirinas a los niños.

¿Es segura la codeína?

No. La Administración de Alimentos y Medicamentos ha emitido la máxima advertencia con respecto al uso de codeína para tratar la tos o el dolor, y del narcótico tramadol (Ultram) para tratar el dolor en niños menores de 12 años. Esto se debe a que puede provocar efectos secundarios graves, como respiración lenta o dificultosa.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a sentirse mejor?

Cómo ayudar a tu hijo a sobrellevar una tos o un resfriado:

  • Dale líquidos. Los líquidos, como el agua, el jugo y el caldo, pueden ayudar a diluir las secreciones. Los líquidos calientes, como el té o la sopa de pollo, podrían tener un efecto calmante, aumentar el flujo de moco nasal y aflojar las secreciones respiratorias.
  • Usa un humidificador de vapor frío. Esto puede ayudar a desinflamar las fosas nasales y aflojar las secreciones nasales.
  • Usa un bulbo de succión. Usa este dispositivo en un bebé o un niño pequeño para extraer el moco de la nariz.
  • Usa una solución salina nasal. La solución salina de venta libre puede mantener húmedas las fosas nasales. Para los niños más pequeños, usa gotas nasales de solución salina. Para los niños más grandes, usa un aerosol nasal de solución salina o una irrigación nasal de solución salina.
  • Dale bebidas o comidas frías o congeladas. El helado, las paletas de fruta congelada, y las bebidas frías o con hielo podrían aliviar el dolor de garganta.
  • Aliéntalo a que haga gárgaras con agua salada. Para los niños de 6 años o más, hacer gárgaras con agua salada puede aliviar el dolor de garganta.
  • Dale caramelos duros. Para los niños de 5 años o más, chupar caramelos duros puede aliviar el dolor de garganta. Los caramelos duros probablemente sean tan eficaces como las pastillas para chupar recetadas y tengan menos probabilidades de causar efectos perjudiciales. Sin embargo, los caramelos duros pueden provocar atragantamiento y no son aptos para los niños más pequeños.

¿Cuál es la mejor forma de prevenir el resfriado común?

Las siguientes son algunas medidas para ayudar a tu hijo a mantenerse sano:

  • Mantener la limpieza. Enséñale a tu hijo a que se lave bien las manos y con frecuencia. Si no hay agua ni jabón, utiliza un desinfectante de manos a base de alcohol o toallitas para manos. También mantén limpios los juguetes y las superficies comunes del hogar.
  • Cúbrete. Enséñale a tu hijo a que tosa o estornude en un pañuelo desechable y a que luego lo tire. Si no puede conseguir un pañuelo a tiempo, muéstrale cómo toser o estornudar sobre el pliegue del brazo.
  • Mantenerse alejado de los resfriados. Cuando sea posible, ayuda o alienta a tu hijo a evitar el contacto cercano con personas resfriadas.
June 13, 2018 See more In-depth