¿Las vacunas contra la COVID-19 protegen frente a las distintas variantes?

Póster del video

¿Qué necesito saber acerca de la variante delta?
Infórmate sobre la variante delta y cómo se propaga, y cómo una vacuna contra la COVID-19 te puede proteger.

Nipunie Rajapakse, MD, Enfermedades Infecciosas Pediátricas, Mayo Clinic: La variante delta es preocupante porque se propaga con mucha más facilidad que las versiones anteriores que hemos visto de la COVID-19. Esto significa que hay más personas que se enferman. Eso significa que cada vez se hospitaliza y mueren más personas por la infección.

La variante delta es preocupante porque es más trasmisible, pero la buena noticia es que la vacuna contra la COVID-19 brinda una alta protección contra el contagio, la hospitalización o la muerte por la infección.

La infección por recaída es un evento poco frecuente en el que alguien que está completamente vacunado termina contrayendo la COVID-19. La buena noticia es que estas infecciones por recaída generalmente son asintomáticas o solo causan una enfermedad leve, y la vacuna brinda una alta protección contra la hospitalización o la muerte por la infección.

Las mutaciones que causaron la variante delta parecen ser un poco más propensas a atravesar la inmunidad que proporciona la vacuna en comparación con los tipos originales de COVID-19. Si sufriste alguna de esas infecciones por recaída de las que hemos oído hablar y sigues enfermándote a pesar de estar vacunado, quiero destacar que esos casos están apareciendo en muchos titulares, pero son eventos muy poco frecuentes, y no es lo que impulsa el aumento actual de casos que estamos viendo. El aumento actual se produce realmente entre las personas no vacunadas, principalmente de tu edad y de mediana edad.

Si una persona vacunada se infecta con la COVID-19, es posible que la trasmita a otros. Afortunadamente, la vacuna reduce significativamente el riesgo de infectarse, lo que a su vez reduce el riesgo de trasmisión; pero sí, es posible y todavía se hacen estudios para entender exactamente cómo se compara ese riesgo con el de las personas que no están vacunadas.

El hecho de saber que, en raras ocasiones, una persona vacunada puede trasmitir la COVID-19 a otra persona es una de las principales razones en las que se basa la recomendación de que las personas vacunadas sigan usando una mascarilla si se encuentran en áreas cerradas donde se observa una gran circulación del virus. Las directivas sobre el uso de la mascarilla han cambiado con la variante delta por varias razones. Una de ellas es que la variante es altamente trasmisible. Esta variante se propaga de manera mucho más fácil que los tipos anteriores de COVID-19 que hemos visto, por lo que una estrategia de prevención doble es aún más importante, de modo que el uso de la mascarilla junto con la vacunación brindará más protección que el uso de cualquiera de las dos por separado.

Así que, con la variante delta, estamos viendo un mayor número de casos entre los niños. La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) dio a conocer un aumento significativo de los casos de COVID-19 entre los menores de 18 años. Por lo tanto, los niños que reúnen los requisitos para ser vacunados, es decir, cualquier persona mayor de 12 años, debe vacunarse antes de volver a la escuela en otoño. Esa es la medida más eficaz que tendremos.

Así, la mejor manera de proteger a los niños que no pueden recibir la vacuna es asegurándonos de que sí la reciban todas las personas que están en su entorno. Esto significa que todas las personas mayores de 12 años deberían vacunarse, especialmente antes del regreso a la escuela en otoño. Otras estrategias, como el uso de la mascarilla cuando se está en lugares públicos o lavarse las manos a la perfección, siguen siendo increíblemente importantes tanto para la prevención de la COVID-19 como para la propagación de otras infecciones que también vemos en aumento actualmente en las comunidades.

Hasta este momento, hay tres vacunas aprobadas para usar en los Estados Unidos. Hay una vacuna que está aprobada para los niños mayores de 12 años, que es la Pfizer. Entonces, así como vemos que las personas mayores de la población reciben la vacuna y están protegidas contra la COVID-19, también vemos que los niños y los adultos jóvenes constituyen una proporción mayor de la población que presenta nuevos casos de COVID-19. Esto ocurre por diversas razones. Aún no tenemos una vacuna que esté aprobada para niños menores de 12 años, de modo que siguen siendo muy vulnerables a infectarse. También sabemos que los adultos jóvenes que han recibido la vacuna no han sido tantos como se esperaba, así que sigue habiendo una gran proporción de la población que es propensa a infectarse.

Si no te has vacunado aún, te recomendamos que lo hagas. Es lo mejor que te podemos ofrecer para protegerte en este momento.

Conclusiones clave


En los EE. UU., la variante delta (B.1.617.2) es ahora la variante más común de la COVID-19. Es casi dos veces más contagiosa que las variantes anteriores, y podría causar una enfermedad más grave.

Aunque la investigación da a entender que las vacunas contra la COVID-19 tienen una eficacia levemente inferior contra las variantes, al parecer continúan ofreciendo protección contra las formas graves de COVID-19. Por ejemplo:

  • Las investigaciones anteriores del Reino Unido sugieren que, después de la vacunación completa, la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 tiene una eficacia del 88 por ciento en la prevención de la forma sintomática de la enfermedad por el virus de la COVID-19 causada por la variante delta. La vacuna tiene una eficacia del 96 por ciento para prevenir las formas graves de la enfermedad por el virus de la COVID-19 causadas por la variante delta. La investigación también mostró que la vacuna tiene una eficacia del 93 por ciento para prevenir las formas sintomáticas de la enfermedad por el virus de la COVID-19 causadas por la variante delta.
  • Las investigaciones anteriores de Canadá sugieren que, después de una dosis, la vacuna de Moderna contra la COVID-19 tiene una eficacia del 72 por ciento en la prevención de la forma sintomática de la enfermedad por el virus de la COVID-19 causada por la variante delta. Una dosis de la vacuna también demostró una eficacia del 96 por ciento para prevenir las formas graves de la enfermedad por el virus de la COVID-19 causadas por la variante delta.
  • Según los datos publicados por Johnson & Johnson, la vacuna contra la COVID-19 de Janssen de Johnson & Johnson tiene una eficacia del 85 por ciento para prevenir las formas graves de la enfermedad por el virus de la COVID-19 causadas por la variante delta.

Infórmate más sobre las variantes y las vacunas contra la COVID-19