La transpiración excesiva ocurre cuando se transpira más de lo previsto en función de la temperatura del entorno, del nivel de actividad o del estrés. La transpiración excesiva puede alterar las actividades cotidianas y provocar ansiedad social o vergüenza.

La transpiración excesiva, también conocida como hiperhidrosis, puede afectar todo el cuerpo o determinadas zonas, como las palmas, las plantas, las axilas o el rostro. El tipo de transpiración que normalmente afecta manos y pies se presenta al menos una vez por semana, durante el día.

Oct. 14, 2015