Dolor de artritis: lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer

¿La actividad física reducirá o aumentará el dolor de la artritis? Obtén consejos sobre la actividad física y otras inquietudes comunes relacionadas con el manejo de los síntomas y el dolor de la artritis.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La artritis es la causa principal de dolor y discapacidad en todo el mundo. Puedes encontrar muchos consejos sobre cómo aliviar el dolor de la artritis y otras afecciones con ejercicios, meditación y técnicas de reducción del estrés. ¿Cómo saber qué te hará bien?

A continuación, te ofrecemos algunas ideas sobre lo que debes y lo que no debes hacer que te ayudarán a descubrirlo.

Conceptos básicos

Independientemente de tu afección, será más fácil anticiparte al dolor si haces lo siguiente:

  • Aprender todo lo que puedas sobre tu afección, incluido el tipo de artritis que tienes y si alguna de tus articulaciones ya está dañada
  • Conseguir la ayuda de tu médico, tus amigos o tus familiares para controlar el dolor
  • Informarle al médico si el dolor cambia

Rutinas cotidianas

Préstale atención a las articulaciones cuando estés sentado, parado o en actividad.

  • Mantén las articulaciones en movimiento. Todos los días, haz estiramientos suaves que lleven las articulaciones a su total amplitud de movimiento.
  • Mantén una buena postura. Un fisioterapeuta te puede mostrar cómo sentarte, pararte y moverte de manera correcta.
  • Conoce tus límites. Busca un equilibrio entre la actividad y el descanso, y no te excedas.

Además, los cambios en el estilo de vida son importantes para aliviar el dolor.

  • Controla tu peso. La obesidad puede empeorar las complicaciones de la artritis y contribuir al dolor que se produce a causa de esta afección. Por lo general, hacer cambios graduales permanentes en el estilo de vida que generen un adelgazamiento progresivo suele ser el método más eficaz para controlar el peso.
  • Deja de fumar. Fumar causa estrés en el tejido conectivo y eso puede aumentar el dolor de la artritis.

Ejercicio

Cuando tienes artritis, moverte puede ayudar a disminuir el dolor y la rigidez, mejorar la amplitud de movimiento, fortalecer los músculos, y aumentar la resistencia.

Qué hacer

Elige el tipo de actividad adecuada, las que fortalecen los músculos que rodean las articulaciones, pero que no las dañan. Un médico o un terapeuta ocupacional puede ayudarte a elaborar un programa de ejercicios adecuado para ti.

Concéntrate en hacer ejercicios de estiramiento, de amplitud de movimiento y de fortalecimiento muscular gradual y progresivo. Incluye ejercicios aeróbicos de bajo impacto, como caminar, andar en bicicleta o hacer ejercicios en el agua, para mejorar el estado de ánimo y controlar el peso.

Qué evitar

Evita las actividades de alto impacto y con movimientos repetitivos, como las siguientes:

  • Correr
  • Saltar
  • Tenis
  • Ejercicios aeróbicos de alto impacto
  • Repetir el mismo movimiento, como un saque de tenis, una y otra vez

Medicamentos

Hay muchos tipos de medicamentos disponibles para el alivio del dolor a causa de la artritis. La mayoría son relativamente seguros, pero ningún medicamento garantiza no tener ningún efecto secundario. Habla con tu médico para elaborar un plan de medicamentos para tus síntomas específicos de dolor.

Qué hacer

Los analgésicos de venta libre, como paracetamol/acetaminofeno (Tylenol u otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve), pueden ayudar a aliviar el dolor ocasional provocado por actividades a las que tus músculos y articulaciones no están acostumbrados (como hacer tareas de jardinería después de pasar el invierno en el interior de tu casa).

Para aliviar el dolor, puedes aplicar una crema con capsaicina a la piel sobre la articulación adolorida. Puedes usarla sola o con medicamentos orales.

Consulta con el médico si los medicamentos de venta libre no alivian el dolor.

Qué evitar

  • Sobretratamiento. Habla con el médico si notas que consumes analgésicos de venta libre en forma regular.
  • Falta de tratamiento. No intentes ignorar el dolor intenso y prolongado a causa de la artritis. Podrías tener un daño o una inflamación de las articulaciones que requiera medicamentos diarios.
  • Concentrarte únicamente en el dolor. La depresión es más frecuente en personas con artritis. Los médicos han descubierto que tratar la depresión con antidepresivos y otras terapias no solo reduce los síntomas de la depresión, sino que también reduce el dolor a causa de la artritis.

Integración física y emocional

No sorprende que el dolor de la artritis tenga un efecto negativo en el estado de ánimo. Si las actividades cotidianas te provocan dolor, seguramente te sentirás desanimado. Sin embargo, cuando estas sensaciones normales se intensifican y crean una repetición constante de pensamientos de temor o desesperanza, el dolor puede empeorar y volverse más difícil de controlar.

Qué hacer

Las terapias que interrumpen las interacciones destructivas entre el cuerpo y la mente incluyen las siguientes:

  • Terapia cognitivo-conductual. Esta combinación eficaz y bien estudiada de terapia de conversación y modificación de la conducta te ayuda a identificar y a romper los ciclos de acciones y pensamientos autodestructivos.
  • Terapia de relajación. Medita, haz yoga, practica respiración profunda, escucha música, ponte en contacto con la naturaleza, escribe en un diario —haz cualquier cosa que te ayude a relajarte—. La relajación no tiene ninguna desventaja y puede ayudar a aliviar el dolor.
  • Acupuntura. Algunas personas logran aliviar el dolor mediante tratamientos de acupuntura, en los que un acupunturista capacitado inserta agujas delgadas como un cabello en puntos específicos del cuerpo. Pueden pasar varias semanas antes de que notes los efectos.
  • Calor y frío. Puedes aliviar el dolor de forma temporal con calor, usando almohadillas térmicas en las articulaciones adoloridas, o también puedes tomar baños o duchas calientes, o sumergir las articulaciones que duelen en parafina tibia. Ten cuidado de no quemarte. Usa las almohadillas térmicas durante un máximo de 20 minutos por vez.

    Puedes aliviar el dolor y la inflamación con frío después de hacer ejercicio extenuante, por ejemplo, usando compresas de hielo en los músculos adoloridos.

  • Masajes. Los masajes pueden mejorar el dolor y la rigidez momentáneamente. Asegúrate de que el masoterapeuta sepa qué partes del cuerpo te afecta la artritis.

Qué evitar

  • Fumar. Si eres adicto al tabaco, puedes usarlo como una herramienta de afrontamiento emocional. No obstante, es contraproducente: las toxinas del humo causan tensión en el tejido conectivo, lo que provoca más problemas en las articulaciones.
  • Una actitud negativa. Los pensamientos negativos se perpetúan. En la medida en que pienses en ellos, se intensificarán, lo que puede aumentar el dolor y el riesgo de tener una discapacidad. En cambio, distráete con actividades que disfrutas, pasa tiempo con las personas que te apoyan y considera la posibilidad de consultar con un terapeuta.
Nov. 20, 2018 See more In-depth