¿Puede la dieta mediterránea disminuir el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer?

Respuesta de Jonathan Graff-Radford, M.D.

Posiblemente sepas que la dieta mediterránea, rica en frutas, vegetales, aceite de oliva, legumbres, cereales integrales y pescado, ofrece muchos beneficios para mantener un corazón sano. Además, esta dieta puede ser beneficiosa para el cerebro.

Según los estudios, las personas que siguen la dieta mediterránea de manera estricta tienen menos probabilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer que aquellas que no la siguen.

Las investigaciones indican lo siguiente sobre la dieta mediterránea:

  • Puede disminuir el deterioro cognitivo en los adultos mayores
  • Puede reducir el riesgo de sufrir deterioro cognitivo leve —una etapa de transición entre el deterioro cognitivo propio del envejecimiento y los problemas de memoria más graves que se producen a causa de la demencia o la enfermedad de Alzheimer—
  • Puede reducir el riesgo de que el deterioro cognitivo leve evolucione y se transforme en enfermedad de Alzheimer

No está claro qué partes de la dieta mediterránea podrían proteger la función cerebral.

Según las especulaciones de los investigadores, optar por alimentos saludables puede mejorar los niveles de colesterol y azúcar en sangre, además de la salud general de los vasos sanguíneos, lo cual, a su vez, reduce el riesgo de sufrir deterioro cognitivo leve o enfermedad de Alzheimer.

Otra teoría indica que seguir una dieta mediterránea puede ayudar a prevenir la pérdida del tejido cerebral relacionada con el alzhéimer.

Sin embargo, por el momento, es difícil afirmar qué es exactamente lo que explica la relación entre seguir la dieta mediterránea y la reducción del riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Algunas investigaciones demostraron que las personas que consumían cantidades moderadas de mariscos tenían menos cambios relacionados con el alzhéimer en el cerebro entre el grupo de portadores del gen de la apolipoproteína E (APOE e4), que, al parecer, aumenta el riesgo de tener alzhéimer.

No obstante, en general, las pruebas no son lo suficientemente contundentes para indicar que la dieta mediterránea reduce el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Un problema de la mayoría de los estudios sobre los efectos de la alimentación en la demencia es que se basan en cuestionarios sobre alimentación que responden participantes que pueden tener problemas para recordar qué comieron o que presentan problemas de memoria.

Por lo tanto, en un estudio, se utilizó un cuestionario modificado sobre alimentación, creado específicamente para adultos mayores con el fin de abordar este problema. El objetivo del estudio fue determinar si el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer podría reducirse si se sigue una dieta mediterránea, la dieta de enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH), diseñada para tratar la presión arterial alta; o una dieta híbrida que combinaba aspectos de ambas dietas, conocida como «dieta de intervención de la dieta mediterránea-DASH para el retraso neurodegenerativo» (MIND).

Los resultados indicaron que las personas que seguían estrictamente cualquiera de las tres dietas tenían un riesgo menor de padecer la enfermedad de Alzheimer. Asimismo, incluso adoptar el enfoque de la dieta MIND de manera moderada, por ejemplo, comiendo dos porciones de vegetales por día, dos porciones de bayas por semana y una comida con pescado por semana, pareció disminuir el riesgo de sufrir la enfermedad de Alzheimer.

Se necesitan más investigaciones y ensayos clínicos para saber en qué medida la dieta mediterránea previene el alzhéimer o retrasa el avance del deterioro cognitivo. Sin embargo, tener una alimentación saludable es importante para mantenerse en buen estado físico y mental.

With

Jonathan Graff-Radford, M.D.

June 13, 2018 See more Expert Answers