Descripción general

Una punción lumbar se realiza en la parte baja de la espalda, en la región lumbar. Durante una punción lumbar, se introduce una aguja entre dos huesos lumbares (vértebras) para extraer una muestra de líquido cefalorraquídeo. Este es el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal para protegerlos de lesiones.

Se realiza una punción lumbar para permitir diagnosticar con más facilidad infecciones graves, como la meningitis, otros trastornos del sistema nervioso central, como el síndrome de Guillain-Barré y esclerosis múltiple, o tipos de cáncer en el cerebro o en la médula espinal. En ocasiones, se utiliza una punción lumbar para inyectar medicamentos anestésicos o de quimioterapia en el líquido cefalorraquídeo.

Por qué se realiza

La punción lumbar se puede realizar para lo siguiente:

  • Obtener líquido cefalorraquídeo para su análisis en el laboratorio
  • Medir la presión del líquido cefalorraquídeo
  • Inyectar anestesia raquídea, medicamentos de quimioterapia u otros medicamentos
  • Inyectar un medio de contraste (mielografía) o sustancias radioactivas (cisternografía) en el líquido cefalorraquídeo para generar imágenes de diagnóstico del flujo del líquido

La información obtenida de una punción lumbar puede ayudar a diagnosticar lo siguiente:

  • Infecciones de bacterias, hongos y virus graves, como meningitis, encefalitis y sífilis
  • Sangrado alrededor del cerebro (hemorragia subaracnoidea)
  • Determinados tipos de cáncer que afectan al cerebro o a la médula espinal
  • Determinadas enfermedades inflamatorias del sistema nervioso, como esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré

Riesgos

Aunque se considera que las punciones lumbares son seguras, tienen algunos riesgos. Entre otros, incluyen:

  • Dolor de cabeza posterior a la punción lumbar. Hasta un 25 por ciento de las personas que se sometieron a una punción lumbar desarrollan un dolor de cabeza de manera posterior a causa del escape de líquido hacia los tejidos cercanos.

    El dolor de cabeza suele comenzar desde unas horas después del procedimiento hasta los dos días, y puede estar acompañado por náuseas, vómitos y mareos. Por lo general, los dolores de cabeza se presentan cuando el paciente está sentado o de pie, y finalizan cuando se acuesta. Los dolores de cabeza posteriores a una punción lumbar pueden durar desde unas horas hasta una semana o más.

  • Molestias o dolor en la espalda. Es posible sentir dolor o sensibilidad en la espalda lumbar luego del procedimiento. En ocasiones el dolor se extiende hacia la parte de atrás de las piernas.
  • Sangrado. Se puede producir un sangrado cerca del sitio de la punción o, en pocas ocasiones, en el espacio epidural.
  • Hernia cerebral. El aumento de la presión dentro del cráneo (intracraneal) ocasionada por un tumor cerebral u otra lesión que ocupa espacio puede generar la compresión del tronco encefálico luego de la extracción de una muestra de líquido cefalorraquídeo.

    Se puede obtener una exploración de tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética antes de hacer la punción lumbar para determinar si hay evidencia de una lesión que ocupe espacio y pueda ocasionar un aumento de la presión intracraneal. Esta es una complicación poco frecuente.

Cómo prepararse

Antes de la punción lumbar, tu médico, enfermera u otro proveedor de atención médica te hará preguntas sobre tus antecedentes médicos, te hará un examen físico y te pedirá un análisis de sangre para comprobar si hay trastornos de sangrado o de coagulación. Es posible que el médico recomiende una exploración por tomografía computada, TAC o imágenes por resonancia magnética para determinar si tienes alguna hinchazón anormal en el cerebro o alrededor de este.

Alimentos y medicamentos

El proveedor de atención médica te dará instrucciones específicas sobre las comidas, las bebidas y los medicamentos.

Dile al médico o al personal de enfermería si estás tomando medicamentos anticoagulantes o de otro tipo. Algunos ejemplos son warfarina (Coumadin, Jantoven), clopidogrel (Plavix) y algunos analgésicos de venta libre como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve). Además, dile al médico o al personal de enfermería si tienes alergia a algún medicamento, por ejemplo, los medicamentos para adormecer (anestésicos locales).

Lo que puedes esperar

La punción lumbar suele realizarse en instalaciones para pacientes ambulatorios o en un hospital por un médico o una enfermera. Tu médico o enfermera te hablará sobre los posibles riesgos y cualquier molestia que puedas sentir durante el procedimiento.

Si un niño se somete a una punción lumbar, en algunos casos se puede permitir que uno de los padres permanezca en la habitación. Habla con el médico o la enfermera de tu hijo sobre si esto será posible.

Antes de la intervención

Es posible que te pidan que te coloques una bata de hospital, aunque en algunos casos se puede realizar el procedimiento con tu propia ropa. Existen unas cuantas posiciones que puedes adoptar durante este análisis. Por lo general, te recuestas de costado con las rodillas flexionadas hacia el pecho, o te sientas en una superficie estable y te inclinas hacia adelante. Estas posiciones hacen que la espalda se flexione y se amplían los espacios entre las vértebras; así, el médico tiene más facilidad para insertar la aguja.

En el caso de bebés o niños pequeños, otra persona sostendrá al menor en posición durante el procedimiento.

Te lavarán la espalda con jabón antiséptico o yodo, y luego la cubrirán con una sábana estéril.

Durante el procedimiento

  • Se inyecta un anestésico local en la espalda lumbar para entumecer el sitio de punción antes de que se introduzca la aguja. El anestésico local arderá brevemente a medida que se inyecta.
  • Se introduce una aguja delgada y hueca entre las dos vértebras inferiores (región lumbar), a través de la membrana que recubre la médula (duramadre) y dentro del canal espinal. Puedes sentir presión en la espalda durante esta parte del procedimiento.
  • Una vez que la aguja se encuentra en su lugar, es posible que debas cambiar levemente tu posición.
  • Se mide la presión del líquido cefalorraquídeo, se retira una pequeña cantidad de líquido y se mide la presión nuevamente. Si es necesario, se inyecta un medicamento o sustancia.
  • Se retira la aguja, y se cubre el sitio de la punción con un vendaje.

Por lo general, el procedimiento dura aproximadamente 45 minutos. Tu médico o enfermero puede indicarte que te recuestes luego del procedimiento.

En ocasiones, se puede utilizar una ecografía como guía durante el procedimiento en bebés y niños pequeños. Esta ecografía ayuda a prevenir que la aguja se introduzca con demasiada profundidad.

Después del procedimiento

  • Haz planes para descansar. No realices actividades extenuantes el día del procedimiento. Puedes regresar al trabajo si este no te exige hacer actividad física. Habla de tus actividades con el médico si tienes alguna pregunta.
  • Toma un medicamento para el dolor. Si tienes dolor de cabeza o espalda, puede servirte un medicamento analgésico de venta libre que contenga acetaminofeno.

Resultados

Las muestras de líquido cefalorraquídeo se envían a un laboratorio para su análisis. Los técnicos de laboratorio verifican algunos aspectos cuando analizan el líquido cefalorraquídeo, como los siguientes:

  • Aspecto general. El líquido cefalorraquídeo normal es transparente e incoloro. Si es turbio, amarillo o rosado puede indicar la presencia de sangrado anormal. El líquido cefalorraquídeo de color verde puede indicar infección o presencia de bilirrubina.
  • Proteínas (proteínas totales y la presencia de determinadas proteínas). Los niveles de proteína total elevados (mayores a 45 miligramos por decilitro [mg/dL]) pueden indicar la presencia de infección o de otra enfermedad inflamatoria. Los valores de laboratorio específicos pueden variar entre los centros médicos.
  • Glóbulos blancos. Por lo general, el líquido cefalorraquídeo contiene hasta 5 glóbulos blancos (leucocitos mononucleares) por microlitro. Una cantidad más elevada puede indicar una infección. Los valores de laboratorio específicos pueden variar entre los centros médicos.
  • Azúcar (glucosa). Un nivel bajo de glucosa en el líquido cefalorraquídeo puede indicar infección u otra enfermedad.
  • Microorganismos. La presencia de bacterias, virus, hongos u otros microorganismos puede indicar una infección.
  • Células cancerosas. La presencia de células anormales en el líquido cefalorraquídeo, como células tumorales o células sanguíneas inmaduras, puede indicar la presencia de determinados tipos de cáncer.

Los resultados de laboratorio se combinan con la información obtenida durante el análisis, como la presión del líquido cefalorraquídeo, para ayudar a establecer un posible diagnóstico.

En general, el profesional de atención médica te dará los resultados en unos pocos días, pero podría tardar más tiempo. Pregúntale cuándo podrás tener los resultados de la prueba.

Escribe las preguntas que quieras hacerle al médico o al personal de enfermería. No dudes en hacer otras preguntas que puedan surgir durante la consulta. Estas son algunas de las preguntas que podrías hacer:

  • Según los resultados, ¿cuáles son los siguientes pasos?
  • ¿Qué clase de seguimiento, si lo hubiera, debo esperar?
  • ¿Existen factores que pueden haber afectado los resultados de este análisis y haberlos alterado?
  • ¿Debo repetir el análisis en algún momento?

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Aug. 14, 2020
  1. Lumbar puncture. Radiological Society of North America. http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=SpinalTap. Accessed Feb. 15, 2018.
  2. CSF analysis. Lab Tests Online. http://labtestsonline.org/understanding/analytes/csf/csf-exams. Accessed Feb. 15, 2018.
  3. Johnson KS, et al. Lumbar puncture: Technique, indications, contraindications, and complications in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 15, 2018.
  4. Pfenninger JL, et al. Lumbar puncture. In: Pfenninger and Fowler's Procedures for Primary Care. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2011. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 15, 2018.
  5. Fastle RK, et al. Lumbar puncture: Indications, contraindications, technique and complications in children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 19, 2018.
  6. Swanson JW (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 12, 2018.

Punción espinal (punción lumbar)