Descripción general

Un aneurisma cerebral es una protuberancia o dilatación en un vaso sanguíneo en el cerebro. En ocasiones, tiene el aspecto de una cereza que cuelga de un tallo.

Un aneurisma cerebral puede presentar una pérdida o una rotura, y causar sangrado en el cerebro (accidente cerebrovascular hemorrágico). A menudo, la rotura de un aneurisma cerebral se produce en la zona entre el cerebro y los tejidos delgados que recubren el cerebro. Este tipo de accidente cerebrovascular hemorrágico se denomina «hemorragia subaracnoidea».

La rotura de un aneurisma se convierte en una amenaza para la vida rápidamente y requiere el tratamiento médico inmediato.

Sin embargo, la mayoría de los aneurismas cerebrales no presentan roturas, no crean problemas de salud y no causan síntomas. A menudo, dichos aneurismas se detectan durante pruebas que se realizan para otras afecciones.

El tratamiento de un aneurisma sin rotura puede ser adecuado en algunos casos y puede evitar una rotura en el futuro. Habla con la persona responsable del cuidado para garantizar que comprendes cuáles son las mejores opciones para tus necesidades específicas.

Síntomas

Rotura de un aneurisma

Un dolor de cabeza repentino e intenso es el síntoma clave de la rotura de un aneurisma. Este dolor de cabeza suele describirse como el «peor dolor de cabeza» que puedas sentir.

Los signos y síntomas frecuentes de la rotura de un aneurisma son:

  • Dolor de cabeza repentino y muy intenso
  • Náuseas y vómitos
  • Rigidez en el cuello
  • Visión borrosa o doble
  • Sensibilidad a la luz
  • Convulsiones
  • Caída del párpado
  • Pérdida del conocimiento
  • Confusión

Aneurisma con filtración

En algunos casos, un aneurisma puede filtrar una pequeña cantidad de sangre. Esta filtración (sangrado centinela) puede causar solamente:

  • Dolor de cabeza repentino y muy intenso

Suele producirse una rotura más grave después de la filtración.

Aneurisma sin rotura

Es posible que un aneurisma sin rotura no produzca síntomas, especialmente, si es pequeño. Sin embargo, un aneurisma sin rotura más grande puede ejercer presión sobre los tejidos y los nervios del cerebro, lo que posiblemente provoque:

  • Dolor arriba y detrás de un ojo
  • Una pupila dilatada
  • Cambios en la vista o visión doble
  • Entumecimiento de un lado del rostro

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica inmediata si tienes estos síntomas:

  • Dolor de cabeza repentino y muy intenso

Si estás con alguien que se queja de un dolor de cabeza repentino e intenso, que pierde el conocimiento o que tiene una convulsión, llama al 911 o al número local de emergencias.

Los aneurismas cerebrales se forman como resultado del adelgazamiento de las paredes arteriales. Los aneurismas, a menudo, se forman en las horquillas o las ramas de las arterias porque esas secciones del vaso sanguíneo son más débiles.

Si bien los aneurismas pueden aparecer en cualquier lugar del cerebro, son más frecuentes en las arterias que se encuentran en la base del cerebro.

Causas

Se desconocen las causas de los aneurismas cerebrales, pero hay una variedad de factores que pueden aumentar el riesgo de presentarlos.

Factores de riesgo

Hay una serie de factores que pueden contribuir a debilitar una pared arterial y a aumentar el riesgo de sufrir un aneurisma cerebral o la rotura de un aneurisma. Los aneurismas cerebrales son más frecuentes en los adultos que en los niños, y más frecuentes en las mujeres que en los hombres.

Algunos de estos factores de riesgo se desarrollan con el tiempo, mientras que otros están presentes en el nacimiento.

Factores de riesgo que se presentan con el tiempo

Algunos de ellos son:

  • Edad avanzada
  • Tabaquismo
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Abuso de drogas, especialmente el uso de cocaína
  • Consumo excesivo de alcohol

Algunos tipos de aneurismas pueden presentarse después de una lesión en la cabeza (aneurisma disecante) o a partir de ciertas infecciones de la sangre (aneurisma micótico).

Factores de riesgo presentes en el nacimiento

Los trastornos seleccionados que están presentes desde el nacimiento pueden estar relacionados con un riesgo alto de tener un aneurisma cerebral. Algunos de ellos son:

  • Trastornos del tejido conjuntivo hereditarios, como el síndrome de Ehlers-Danlos, que debilitan los vasos sanguíneos
  • Enfermedad renal poliquística, un trastorno hereditario que produce sacos llenos de líquido en los riñones y suele aumentar la presión arterial
  • Aorta anormalmente estrecha (estrechamiento aórtico), el vaso sanguíneo grande que suministra sangre rica en oxígeno del corazón al cuerpo
  • Malformación arteriovenosa cerebral, conexión anormal entre las arterias y las venas en el cerebro que interrumpe el flujo normal de sangre entre ellas
  • Antecedentes familiares de aneurisma cerebral, especialmente un familiar de primer grado, como un padre, un hermano, una hermana o un hijo

Complicaciones

Cuando se rompe un aneurisma cerebral, el sangrado suele durar solo unos segundos. La sangre puede causar daño directo a las células circundantes, y el sangrado puede dañar o matar otras células. También aumenta la presión en el interior del cráneo.

Si la presión aumenta mucho, el suministro de sangre y oxígeno al cerebro puede interrumpirse hasta el punto de que haya pérdida del conocimiento o, incluso, se produzca la muerte.

Las complicaciones que pueden desarrollarse después de la rotura de un aneurisma son las siguientes:

  • Nuevo sangrado. Un aneurisma que se rompió o se perforó corre el riesgo de volver a sangrar. El nuevo sangrado puede causar más daño a las células cerebrales.
  • Vasoespasmo. Después de que se rompe un aneurisma, los vasos sanguíneos del cerebro pueden estrecharse de forma imprevisible (vasoespasmo). Este trastorno puede limitar el flujo sanguíneo a las células cerebrales (accidente cerebrovascular isquémico) y causar más daño o pérdida celular.
  • Hidrocefalia. Cuando la rotura de un aneurisma provoca sangrado en el espacio que hay entre el cerebro y el tejido que lo rodea (hemorragia subaracnoidea) —que suele ser el caso más frecuente—, la sangre puede bloquear la circulación del líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo). Esa afección puede provocar el exceso de líquido cefalorraquídeo, lo que aumenta la presión en el cerebro y puede dañar los tejidos (hidrocefalia).
  • Hiponatremia. Una hemorragia subaracnoidea debido a la rotura de un aneurisma cerebral puede afectar el equilibrio de sodio en la sangre. Esto puede ocurrir por el daño en el hipotálamo, zona que se encuentra cerca de la base del cerebro.

    Si los niveles de sodio en sangre disminuyen (hiponatremia), las células cerebrales pueden inflamarse y dañarse de forma permanente.

Aneurisma cerebral care at Mayo Clinic

Oct. 31, 2017
References
  1. Williams LN, et al. Management of unruptured intracranial aneurysms (Tratamiento de aneurismas intracraneales sin rotura). Neurology Clinical practice (Práctica clínica de neurología). 2013;3:99.
  2. Thompson BG, et al. Guidelines for the management of patients with unruptured intracranial aneurysms: A guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association (Pautas para el tratamiento de pacientes con aneurismas intracraneales sin rotura: pauta para los profesionales de salud de la Asociación Americana del Corazón/Asociación Nacional del Ataque Cerebral). Accidente cerebrovascular. 2015;46:2368.
  3. Cerebral aneurysm fact sheet (Hoja informativa sobre aneurismas cerebrales). Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke). http://www.ninds.nih.gov/disorders/cerebral_aneurysm/detail_cerebral_aneurysm.htm. Último acceso: 11 de abril de 2017.
  4. Cerebral aneurysm (Aneurisma cerebral). American Association of Neurological Surgeons (Asociación Americana de Cirujanos Neurológicos). http://www.aans.org/en/Patients/Neurosurgical-Conditions-and-Treatments/Cerebral-Aneurysm. Último acceso: 11 de abril de 2017.
  5. Daroff RB, et al. Intracranial Aneurysms and Subarachnoid Hemorrhage (Aneurismas intracraneales y hemorragia subaracnoidea). En: Bradley's Neurology in Clinical Practice (Neurología en la práctica clínica de Bradley). 7.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 11 de abril de 2017.
  6. Singer RJ, et al. Unruptured intracranial aneurysms (Aneurismas intracraneales sin rotura). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de abril de 2017.
  7. Maciel CB, et al. Seizures and epileptiform patterns in SAH and their relation to outcomes (Las convulsiones y los patrones epileptiformes en las hemorragias subaracnoideas, y su relación con los desenlaces clínicos). Journal of Clinical Neurophysiology (Revista de Neurofisiología Clínica). 2016;33:183.
  8. Brown RD (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 27 de abril de 2017.
  9. Brown RD, et al. Screening for brain aneurysm in the Familial Intracranial Aneurysm study: Frequency and predictors of lesion detection (Análisis para la detección de aneurismas cerebrales en el Estudio de aneurismas intracraneales hereditarios: frecuencia e indicadores de la detección de la lesión). Journal of Neurosurgery (Revista de Neurocirugía). 2008;108:1132.
  10. Chalouhi N, et al. Differential sex response to aspirin in decreasing aneurysm rupture in humans and mice (Respuesta diferencial entre sexos a la aspirina para la disminución de la rotura de aneurismas en humanos y ratones). Hypertension (Hipertensión). 2016;68:411.
  11. Lanzino G (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 27 de abril de 2017.
  12. Brinjikji W, et al. Endovascular treatment of intracranial aneurysms with flow diverters: A meta-analysis (Tratamiento endovascular de aneurismas intracraneales con desviadores de flujo: metaanálisis). Stroke (Accidente cerebrovascular). 2013;44:442.
  13. Brinjikji W, et al. Estimating the proportion of intracranial aneurysms likely to be amenable to treatment with the pipeline embolization device (Calcular la proporción de aneurismas intracraneales sensibles al tratamiento con el dispositivo de embolización Pipeline). Journal of Neurointerventional Surgery (Revista de Cirugía Neurointervencionista). 2013;5:45.
  14. Stryker Neurovascular. Safety and Effectiveness of an Intracranial Aneurysm Embolization System for Treating Large or Giant Wide Neck Aneurysms (SCENT) (Seguridad y eficacia de un sistema de embolización de aneurisma intracraneal para tratar aneurismas grandes o gigantes de cuello ancho [SCENT]). ClinicalTrials.gov. http://www.clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT01716117?term=aneurysm&rank=1.Accessed April 21, 2017.
  15. Theilen E, et al. Concomitant coiling reduces metalloproteinase levels in flow diverter-treated aneurysms but anti-inflammatory treatment has no effect (La embolización concomitante reduce los niveles de metaloproteinasa en los aneurismas tratados con desviador de flujo, pero el tratamiento antiinflamatorio no produce ningún efecto). NeuroIntervental Surgery (Cirugía Neurointervencionista). 2017;9:307.
  16. Khurana VG, et al. The presence of tandem endothelial nitric oxide synthase gene polymorphisms identifying brain aneurysms more prone to rupture (La presencia de polimorfismos en el gen de la óxido nítrico sintasa endotelial en tándem en la identificación de los aneurismas cerebrales más propensos a romperse). Journal of Neurosurgery (Revista de Neurocirugía). 2005;102:526
  17. Mackey J, et al. Affected twins in the familial intracranial aneurysm study (Gemelos afectados en el estudio de aneurismas intracraneales hereditarios). Cerebrovascular Diseases (Enfermedades cerebrovasculares). 2015;39:82
  18. Wiebers DO, et al. Unruptured intracranial aneurysms: Natural history, clinical outcome, and risks of surgical and endovascular treatment (Aneurismas intracraneales sin rotura: evolución natural, desenlace clínico, y riesgos de los tratamientos quirúrgicos y endovasculares). Lancet. 2003;362:103.
  19. Kallmes DF, et al. Aneurysm study of pipeline in an observational registry (ASPIRe) (Estudio de aneurismas de Pipeline en un registro observacional [ASPIRe]). Interventional Neurology (Neurología intervencionista). 2016;5:89.
  20. Becske T, et al. Long-term clinical and angiographic outcomes following pipeline embolization device treatment of complex internal carotid artery aneurysms: Five-year results of the pipeline for uncoilable or failed aneurysms trial (Resultados clínicos y angiográficos a largo plazo después del tratamiento de aneurismas complejos de la arteria carótida interna con el dispositivo de embolización Pipeline: resultados de cinco años del ensayo Pipeline para aneurismas no enrollables y fallidos). Neurosurgery (Neurocirugía). 2017;80:40.
  21. Brinjiki W, et al. Treatment of ruptured complex and large/giant ruptured cerebral aneurysms by acute coiling followed by staged flow diversion (Tratamiento para la rotura de aneurismas cerebrales complejos y grandes o gigantes mediante embolización aguda seguida de desviación del flujo en etapas). Journal of Neurosurgery (Revista de Neurocirugía). 2016;125:120.
  22. Singer RJ, et al. Clinical manifestations and diagnosis of aneurysmal subarachnoid hemorrhage (Manifestaciones clínicas y diagnóstico de la hemorragia subaracnoidea aneurismática). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 20 de abril de 2017.
  23. Singer RJ, et al. Treatment of aneurysmal subarachnoid hemorrhage (Tratamiento de la hemorragia subaracnoidea aneurismática). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 20 de abril de 2017.
  24. Reynold MR, et al. The safety of vasopressor-induced hypertension in subarachnoid hemorrhage patients with coexisting unruptured, unprotected intracranial aneurysms (La seguridad de la hipertensión inducida por vasopresores en pacientes con hemorragia subaracnoidea y aneurismas intracraneales coexistentes sin rotura y sin protección). Journal of Neurosurgery (Revista de Neurocirugía). 2015;123:862.
  25.  Rinaldo L, et al. Elderly age associated with poor functional outcome after rupture of anterior communicating artery aneurysms (La edad avanzada está relacionada con resultados funcionales deficientes después de la rotura de aneurismas en la arteria comunicante anterior). Journal of Clinical Neuroscience (Revista de Neurociencia Clínica). 2016;34:108.
  26. Dai D, et al. Histopathological findings following pipeline embolization in a human cerebral aneurysm at the basilar tip (Hallazgos histopatológicos tras la embolización con el dispositivo Pipeline de un aneurisma cerebral en la punta de la arteria basilar en un ser humano). Interventional Neuroradiology (Neurorradiología intervencionista). 2016;22:153.
  27. Kerezoudis P, et al. Predictors of 30-day perioperative morbidity and mortality of unruptured intracranial aneurysm surgery (Factores pronóstico de morbilidad y mortalidad en el período perioperatorio de 30 días de la cirugía de aneurismas intracraneales sin rotura). Clinical Neurology and Neurosurgery (Neurología clínica y neurocirugía). 2016;149:75.
  28. Zhao B, et al. Stent-assisted coiling versus coiling alone of poor-grade ruptured intracranial aneurysms: A multicenter study (La embolización con stents en comparación con la embolización sola en roturas de aneurismas intracraneales de bajo grado: estudio multicéntrico). Journal of Neurointerventional Surgery (Revista de Cirugía Neurointervencionista). 2017;9:165.
  29. Sorenson T, et al. Trials and tribulations: An evidence-based approach to aneurysm treatment (Pruebas y adversidades: un enfoque basado en la evidencia para el tratamiento de aneurismas). Journal of Neurosurgical Sciences (Revista de Ciencias Neuroquirúrgicas). 2016;60:22.
  30. Becske T, et al. Pipeline for uncoilable or failed aneurysms: Results from a multicenter clinical trial (Pipeline para aneurismas no enrollables o fallidos: resultados de un ensayo clínico multicéntrico). Radiology (Radiología). 2013;267:858.
  31. Wiebers DO, et al. Unruptured intracranial aneurysms — risk of rupture and risks of surgical intervention (Aneurismas intracraneales sin rotura: el riesgo de rotura y los riesgos de la intervención quirúrgica). The New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra). 1998;339:1725.