Preguntas que debes formular antes de unirte a un grupo de apoyo

Cada tipo de grupo de apoyo tiene sus propias ventajas y desventajas. Tal vez prefieras un grupo estructurado y moderado. O es posible que te sientas más a gusto en reuniones menos formales con un grupo pequeño de personas. Algunas personas prefieren grupos de apoyo en línea.

Haz las siguientes preguntas antes de unirte a un nuevo grupo de apoyo:

  • ¿Está centrado en una enfermedad específica?
  • ¿El lugar es conveniente para la asistencia regular?
  • ¿Cuál es el horario de las reuniones?
  • ¿Hay un facilitador o moderador?
  • ¿Hay un especialista en salud mental involucrado con el grupo?
  • ¿Es confidencial?
  • ¿Tiene reglas firmes establecidas?
  • ¿Cómo es una reunión habitual?
  • ¿Es gratuito?, y si no, ¿cuáles son los honorarios?
  • ¿Satisface tus necesidades culturales o étnicas?

Planea la asistencia a algunas reuniones de grupos de apoyo para saber si te sientes cómodo. Si el grupo de apoyo te hace sentir incómodo o no te resulta útil, prueba con otro. Recuerda que incluso un grupo de apoyo que te guste tiene probabilidad de cambiar con el tiempo, ya que los participantes vienen y van. Evalúa periódicamente al grupo de apoyo para asegurarte de que aún cumple con tus necesidades.

También ten en cuenta que es posible que estés en una etapa diferente de afrontamiento o aceptación que la de otros miembros del grupo de apoyo, o que éstos tengan una actitud distinta acerca de su situación. Si bien esta diversidad tiende a ofrecer experiencias enriquecedoras, en ocasiones también resulta inútil o incluso perjudicial; por ejemplo, en el caso de que algunos que forman parte del grupo sean pesimistas sobre su futuro, mientras que tú estás en busca de esperanza y optimismo. No te sientas obligado a seguir asistiendo al grupo si un conflicto o las dinámicas de grupo son molestos. Encuentra otro grupo o simplemente aléjate por un tiempo.

Señales de alerta de los grupos de apoyo

No todos los grupos de apoyo son una buena opción para ti. Algunos se encuentran manejados por los intereses de uno o dos miembros. Busca estas señales de alerta que son indicativas de un problema con un grupo de apoyo:

  • Las promesas de una cura segura para tu enfermedad o situación.
  • Reuniones que son predominantemente sesiones de quejas.
  • Un líder de grupo o miembro que te insta a que abandones tu tratamiento médico.
  • Cuotas altas para asistir al grupo.
  • Presiones para comprar productos o servicios.
  • Miembros problemáticos.
  • Críticas a tus decisiones o actos.

Ten especial cuidado cuando estés involucrado en grupos de apoyo en Internet:

  • Ten en cuenta que los grupos de apoyo en línea a veces se utilizan para aprovecharse de las personas vulnerables.
  • Sé conciente de la posibilidad de que las personas pueden no ser quienes dicen que son, o de que traten de comercializar un producto o tratamiento.
  • Ten cuidado al revelar información personal, como tu nombre completo, domicilio o número telefónico.
  • Investiga los términos de uso de un sitio en particular y si tu información privada es compartida.
  • No permitas que el uso de Internet te aísle del contacto físico con otras personas.

Aprovecha al máximo tu grupo de apoyo

Al unirte a un nuevo grupo de apoyo, tal vez sientas inquietud de compartir temas personales con gente que no conoces. Así que al principio puedes beneficiarte simplemente con escuchar. Con el tiempo, sin embargo, contribuir con tus propias ideas y experiencias hará que aproveches al máximo el grupo de apoyo.

Pero recuerda que los grupos de apoyo no son un sustituto de la atención médica regular. Informa a tu médico que participas en un grupo de apoyo. Si piensas que un grupo de apoyo no es apropiado para ti, pero necesitas ayuda para hacer frente a tu trastorno o situación, habla con tu médico acerca de asesoramiento u otros tipos de terapia.

April 11, 2015 See more In-depth