Ser asertivo: reduce el estrés, comunícate mejor

La asertividad puede ayudarte a controlar el estrés y el enojo y a mejorar las habilidades para combatirlos. Reconoce y aprende del comportamiento asertivo y la comunicación.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Ser asertivo es una habilidad de comunicación central. Ser asertivo significa que te expresas con efectividad y declaras tu punto de vista, mientras también respetas los derechos y creencias de los demás.

Ser asertivo también puede ayudar a estimular la autoestima y ganarse el respeto de los demás. Esto puede ayudar en la gestión del estrés, especialmente si sueles aceptar demasiadas responsabilidades porque te cuesta decir que no.

Algunas personas parecen ser asertivas por naturaleza. Pero si no eres una de ellas, puedes aprender a serlo más.

¿Por qué la comunicación asertiva tiene sentido?

Puesto que la asertividad está basada en el respeto mutuo, se trata de un estilo de comunicación efectivo y diplomático. Ser asertivo muestra que te respetas a ti mismo porque puedes expresar tus intereses, así como pensamientos y sentimientos. También demuestra que eres consciente de los derechos de los demás y que estás dispuesto a resolver conflictos.

Obviamente, no se trata sólo de lo que dices, tu mensaje, sino también de cómo lo dices. La comunicación asertiva es directa y respetuosa. Ser asertivo te da la oportunidad de entregar con más éxito tu mensaje. Si te comunicas de una forma demasiado pasiva o agresiva, el mensaje se puede perder porque la gente estará muy ocupada reaccionando a tu actitud.

Comportamiento asertivo vs. pasivo

Si tu estilo es pasivo, puedes parecer tímido o demasiado despreocupado. Puede que digas cosas como: "Iré con cualquier grupo". Intentas evitar el conflicto. ¿Por qué esto resulta ser un problema? Porque el mensaje que estás enviando es que tus pensamientos y sentimientos no son tan importantes como los de los demás. En esencia, cuando eres demasiado pasivo, le das a los demás la licencia de ignorar tus requerimientos y necesidades.

Ten en cuenta este ejemplo: Dices que sí cuando un compañero de trabajo te pide quedarte al cargo de un proyecto, aunque tu carga de trabajo sea importante y el trabajo extra signifique que tendrás que trabajar más y perderte el partido de tu hija. Tu intención puede ser mantener la tranquilidad. Pero decir siempre que sí puede envenenar tus relaciones. Y, lo que es peor, puede causarte conflictos internos porque tus necesidades y las de tu familia pasan a un segundo plano.

El conflicto interno que se puede crear con un comportamiento pasivo puede desembocar en:

  • Estrés
  • Resentimiento
  • Coraje
  • Sentimientos de victimización
  • Deseo de venganza

El comportamiento asertivo frente al pasivo-agresivo

Ahora dale la vuelta. Si tu estilo es agresivo, puedes dar la impresión de ser un abusador que ignora las necesidades, los sentimientos y las opiniones de los demás. Puedes parecer un mojigato o alguien que se cree superior. La gente muy agresiva humilla e intimida a los demás e incluso pueden amenazar de manera física.

Puede que pienses que la agresividad te da lo que necesitas. No obstante, debes pagar un precio por ella. La agresión reduce la confianza y el respeto mutuo. Los demás pueden estar resentidos contigo, lo que les lleve a evitarte o incluso a oponerse a ti.

May 15, 2014 See more In-depth