Cirugía para la incontinencia urinaria por esfuerzo en mujeres

La cirugía puede ofrecer una solución a largo plazo a mujeres que padecen incontinencia urinaria por esfuerzo y los otros tratamientos no funcionan. Infórmate sobre las opciones de cirugía.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La incontinencia urinaria por esfuerzo es la pérdida del control de la vejiga cuando ejerces presión sobre esta al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado.

En general, la incontinencia por esfuerzo se puede tratar con una serie de tratamientos conservadores. Estos incluyen cambios en el estilo de vida, ejercicios, pérdida de peso o la inserción de dispositivos en la vagina para sostener la vejiga. Si estas opciones no dan resultado, la cirugía puede ser una alternativa para aquellas mujeres en las que la incontinencia resulta un problema.

Aunque la cirugía presenta un mayor riesgo de generar complicaciones que otras terapias, puede ofrecer una solución a largo plazo. Encontrar el tratamiento quirúrgico más adecuado para la incontinencia por esfuerzo dependerá de los riesgos y beneficios de cada procedimiento, y de tus necesidades específicas de tratamiento y salud.

Objetivo del tratamiento

Si tienes incontinencia por esfuerzo, la presión sobre la vejiga afecta el funcionamiento de la uretra y el cuello de la vejiga. La uretra es el conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior. El cuello de la vejiga es la parte que une la uretra con la vejiga. Un grupo de músculos llamado esfínter uretral externo cierra la uretra para controlar la salida de orina.

El objetivo del tratamiento quirúrgico es generar un sostén para la uretra y el cuello de la vejiga. Este sostén adicional ayuda a mantener la uretra cerrada cuando ejerces presión, para que no pierdas orina.

Posibles riesgos

Como cualquier cirugía, la cirugía para la incontinencia urinaria conlleva riesgos. Aunque son poco comunes, las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Dificultad temporal para orinar
  • Dificultad temporal para vaciar la vejiga (retención urinaria)
  • Desarrollo de vejiga hiperactiva
  • Infección de las vías urinarias
  • Infección de la herida
  • Dolor o dificultad para tener relaciones sexuales
  • Material quirúrgico que sobresale dentro de la vagina
  • Dolor en la ingle

Habla con el proveedor de atención médica y el cirujano sobre los posibles riesgos y beneficios de las opciones quirúrgicas.

Otros aspectos que se deben considerar

Antes de decidir someterte a una cirugía, considera los siguientes aspectos:

  • Obtén un diagnóstico preciso. Los distintos tipos de incontinencia necesitan terapias diferentes. El proveedor de atención médica podría derivarte a un especialista en incontinencia (uroginecólogo o urólogo) para que te haga otras pruebas de diagnóstico.
  • Entiende que la cirugía solo corrige el problema para la que fue diseñada. La cirugía para tratar la incontinencia por esfuerzo no trata la necesidad súbita y urgente de orinar (vejiga hiperactiva). Si tienes incontinencia urinaria mixta (una mezcla de incontinencia por esfuerzo y vejiga hiperactiva) es probable que necesites otros tratamientos.
  • Piensa en tus planes para tener hijos. El médico puede recomendarte que esperes para la cirugía hasta concluir el período de maternidad. El esfuerzo que generan el embarazo y el parto en la vejiga, la uretra y los tejidos de sostén podría revertir los beneficios de la reparación quirúrgica.

Cabestrillos

El procedimiento más común usa un cabestrillo para sostener la uretra o el cuello de la vejiga. Por lo general, el cabestrillo está hecho de un material sintético o de una tira de tu propio tejido corporal.

Tu cirujano te hablará sobre los beneficios y los riesgos de diferentes materiales quirúrgicos y los diferentes enfoques para la colocación de un cabestrillo. Aunque es poco frecuente, es posible que una malla sintética se erosione.

El tiempo de recuperación variará según los diferentes procedimientos. El cirujano podría recomendar de 2 a 6 semanas de recuperación antes de que regreses a las actividades diarias regulares. También recibirás instrucciones sobre cuándo puedes reanudar la actividad física y las relaciones sexuales.

Cabestrillos sin tensión

Un cabestrillo sin tensión es una malla que generalmente está hecha de un material sintético llamado polipropileno. Para sostener la uretra, el cabestrillo funciona como una hamaca y los tejidos corporales, en lugar de puntos, lo mantienen en posición. Durante el proceso de recuperación, se forma tejido cicatrizante alrededor de la malla para evitar que se mueva.

En el procedimiento de cabestrillo sin tensión, tu cirujano probablemente recomiende llevar a cabo uno de los tres enfoques siguientes:

  • Procedimientos retropúbicos. El cirujano hace un pequeño corte (incisión) en la vagina para acceder a la uretra. También hace dos incisiones pequeñas por encima del hueso púbico, a la derecha y a la izquierda del centro. El cirujano usa una aguja para pasar cada extremo del cabestrillo desde la vagina hasta el abdomen. El tejido blando en el camino del cabestrillo lo mantiene en posición. Los puntos absorbibles cierran la incisión vaginal, y las incisiones en la piel pueden sellarse con pegamento o con puntos.
  • Procedimiento transobturador. El cirujano hace una pequeña incisión en la vagina y pequeñas incisiones en la ingle derecha e izquierda. El procedimiento quirúrgico es similar al enfoque retropúbico, pero la malla pasa a través de los músculos de la ingle en lugar de la pared abdominal.

Si bien tanto los procedimientos retropúbicos como los transobturadores son seguros y eficaces, el cabestrillo transobturador no funciona tan bien cuando se combina con otras reparaciones quirúrgicas en la zona de la pelvis.

Otro cabestrillo sin tensión es el procedimiento de miniincisión. El cirujano hace una sola incisión pequeña en la vagina. Una pequeña hamaca de malla se suspende de los músculos del muslo o de otro tejido bajo en la zona de la pelvis. Por lo general, los resultados del procedimiento de miniincisión son menos eficaces, y se necesita más investigación para determinar la seguridad y eficacia de este método.

Cabestrillos convencionales

Un cabestrillo convencional usa tejido de tu propio cuerpo para sostener el cuello de la vejiga. El cirujano extrae el tejido para hacer el cabestrillo de tu abdomen o muslo. Después, el cirujano hace una incisión en la vagina para colocar el cabestrillo debajo de la uretra en el cuello de la vejiga. A partir de una incisión en el abdomen, el cirujano cose cada extremo del cabestrillo en la pared abdominal.

Un cabestrillo convencional normalmente requiere una incisión más grande que el cabestrillo sin tensión. Es posible que necesites pasar la noche en el hospital y, por lo general, el período de recuperación es más largo. También es posible que necesites una sonda temporal después de la cirugía mientras te recuperas.

Este procedimiento se asocia con un mayor riesgo de tener dificultades para vaciar la vejiga. Por lo tanto, generalmente se reserva para las mujeres que se han sometido a otro procedimiento para la incontinencia, pero que aún tienen incontinencia urinaria.

Procedimientos de suspensión

Los procedimientos de suspensión generan un sostén para la uretra o el cuello de la vejiga al elevar los tejidos que rodean la uretra hacia las estructuras de la pelvis.

La técnica más común es el procedimiento de Burch. El cirujano sutura un extremo del hilo quirúrgico en la pared externa de la vagina y el otro extremo en ligamentos próximos a la parte superior del hueso pélvico. Estos puntos (suturas) básicamente hacen que la vagina quede suspendida del ligamento pélvico. Cuando las suturas se tensan, la vagina se eleva para sostener el cuello de la vejiga por la parte de abajo.

Los procedimientos de suspensión se hacen a través de una incisión en la parte inferior del abdomen o a través de varias incisiones pequeñas (cirugía laparoscópica). En un procedimiento laparoscópico, el cirujano utiliza una cámara de video e instrumentos muy pequeños conectados a tubos. Por lo general, la cirugía laparoscópica tiene un período de recuperación más corto, pero no es tan eficaz como un procedimiento quirúrgico abierto.

De a uno por vez

Encontrar una solución eficaz para la incontinencia urinaria por esfuerzo puede llevar tiempo y varios pasos que seguir. Si no te da resultado ningún tratamiento conservador, pregúntale al médico si una cirugía podría ayudarte.

July 19, 2022 See more In-depth

Ver también

  1. Acetil-L-carnitina: ¿puede aliviar la fatiga en la EM?
  2. Incontinencia urinaria nocturna en adultos: ¿Una preocupación?
  3. Envejecimiento
  4. Inyección de bótox en la vejiga
  5. Control de la vejiga: estrategias en el estilo de vida
  6. Problemas de control de la vejiga: medicamentos
  7. Problemas de control de la vejiga en mujeres: busca tratamiento
  8. Extrofia vesical
  9. Metástasis ósea
  10. Explicación de la esclerosis múltiple
  11. Parálisis cerebral infantil
  12. Espondilosis cervical
  13. Malformaciones de Chiari
  14. Toser más después de dejar de fumar: ¿qué sucede?
  15. Cistoscopia
  16. Enfermedad desmielinizante: ¿Qué puedes hacer?
  17. Neuropatía diabética
  18. Neuropatía diabética y suplementos alimenticios
  19. Tipos de neuropatía diabética
  20. Fibra alimentaria
  21. Nuevos tratamientos para la esclerosis múltiple
  22. El ejercicio y la esclerosis múltiple
  23. Glioma
  24. Síndrome de Guillain-Barré
  25. Ejercicios de Kegel
  26. Ejercicios de Kegel para hombres
  27. Infographic: Molecular Classification of Gliomas
  28. Esclerosis múltiple
  29. Infographic: Multiple Sclerosis
  30. Esclerosis múltiple: ¿puede causar convulsiones?
  31. ¿Qué es la esclerosis múltiple? Un experto lo explica.
  32. Preguntas frecuentes sobre la esclerosis múltiple
  33. Atrofia multisistémica (AMS)
  34. Cabestrillo sin malla
  35. Vejiga hiperactiva
  36. Problemas con las mallas pélvicas
  37. Ciática
  38. Estenosis del conducto vertebral
  39. Incontinencia de esfuerzo
  40. Symptom Checker
  41. Mielitis transversa
  42. Lesión cerebral traumática
  43. Ecografía
  44. Análisis de orina
  45. Incontinencia urinaria
  46. Atrofia vaginal
  47. Demencia vascular
  48. Vitamina D y esclerosis múltiple: ¿hay alguna conexión?
  49. Vitaminas para la EM: Los suplementos, ¿hacen alguna diferencia?
  50. ¿Qué es la reflexología?