Problemas de control de la vejiga en mujeres: busca tratamiento

Cómo reconocer y notar los signos y síntomas de los problemas de control de la vejiga. Aprende cuándo debes buscar la ayuda de un médico y cómo puedes sacar el mayor provecho de la consulta.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si eres una de las muchas mujeres que experimentan problemas de control de la vejiga, no dejes que la vergüenza te impida obtener la ayuda que necesitas. La pérdida de orina, tener que orinar con frecuencia y experimentar otros síntomas de incontinencia urinaria no son consecuencias triviales del parto o una parte natural del envejecimiento.

No todos los médicos preguntan rutinariamente sobre la función urinaria durante un examen. Depende de ti dar el primer paso. Si tienes problemas de control de la vejiga, díselo al médico y pide ayuda.

Por qué buscar ayuda

Los problemas de control de la vejiga requieren atención médica por varias razones. La reducción del control de la vejiga puede tener los siguientes efectos:

  • Causar que restrinjas tus actividades físicas
  • Llevarte a retirarte de las interacciones sociales
  • Aumentar el riesgo de caerte si tienes problemas de equilibrio y te apresuras a ir al baño para evitar el escape de orina

Algunas veces, tener un problema de control de la vejiga significa que puedes tener una afección médica subyacente grave, como diabetes o enfermedad renal.

Cuándo se debe buscar ayuda

Algunos casos aislados de incontinencia urinaria no requieren necesariamente atención médica. Y la mayoría de las personas, a medida que envejecen, tienen que levantarse para orinar por la noche. Pero si el problema afecta tu calidad de vida, considera la posibilidad de que evalúen tus síntomas.

Solicita una cita con tu proveedor de atención primaria en los siguientes casos:

  • Te sientes avergonzado por la incontinencia urinaria y evitas actividades importantes debido a ello.
  • Con frecuencia sientes urgencia por orinar y te apresuras a ir al baño, pero a veces no llegas a tiempo.
  • Con frecuencia sientes la necesidad de orinar, pero no puedes hacerlo.
  • Notas que el chorro de orina se está debilitando progresivamente o sientes como si no pudieras vaciar bien la vejiga.

La mayoría de las veces, los síntomas pueden mejorar.

Cuándo se debe buscar a un especialista

Muchos proveedores de atención médica pueden evaluar los problemas de control de la vejiga sin tener que derivarte a un especialista. A pesar de tener una comprensión más clara de la incontinencia urinaria y de brindar un mejor tratamiento, algunos proveedores pueden considerar que esta es una consecuencia inevitable de la maternidad, la menopausia o el envejecimiento. Otros pueden carecer del tiempo, la capacitación o la experiencia necesarios, y, como consecuencia, contemplar la posibilidad de someterte a una evaluación o un tratamiento.

Si tu médico hace caso omiso de los síntomas que afectan tu calidad de vida o si los tratamientos que te receta no surten efecto, pide que te deriven a un especialista. Entre los médicos que se especializan en trastornos urinarios se incluyen los siguientes:

  • Geriatra. Este médico se especializa en la atención de adultos mayores, a menudo con especial atención a los problemas frecuentes que afectan la calidad de vida, como la incontinencia urinaria.
  • Uroginecólogo. Se trata de un ginecobstetra con formación adicional en problemas que afectan al suelo pélvico, la red de músculos, ligamentos, tejido conectivo y nervios que ayuda a sostener y controlar la vejiga y otros órganos pélvicos.
  • Urólogo. Un profesional que se especializa en trastornos urinarios masculinos y femeninos, así como en el aparato reproductor masculino.

Diario del funcionamiento de la vejiga: un registro detallado de los síntomas

Antes de tu visita, pide en el consultorio de tu médico un diario de actividad urinaria y pregunta cómo usarlo para que puedas registrar la información durante varios días seguidos.

Un diario de actividad urinaria es un registro detallado, día por día, de tus síntomas y otra información relacionada con tus hábitos urinarios. Puede ayudarte a ti y a tu médico a determinar las causas de los problemas de control de la vejiga y los tratamientos más adecuados.

Para calcular la cantidad de orina que eliminas, puedes usar cualquier dispositivo de recolección que te permita medir onzas o mililitros.

Revisión de la historia clínica

Tu visita será más productiva si proporcionas buenos antecedentes médicos. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Cirugías, partos, enfermedades, lesiones y procedimientos médicos, junto con fechas aproximadas
  • Problemas de salud actuales, como diabetes o cualquier afección que afecte tu capacidad para caminar o ponerte de pie rápidamente
  • Problemas anteriores y actuales con el aparato urinario
  • Medicamentos que estás tomando, incluidos la marca o el nombre genérico de cada medicamento, la dosis, cuándo los tomas y para qué los tomas

Los medicamentos pueden estar asociados con problemas para controlar la vejiga, así que haz una lista de todo: recetas, medicamentos de venta libre, vitaminas, minerales, hierbas y otros suplementos. Si no estás seguro de si algo cuenta como medicamento o no, inclúyelo en la lista.

Qué esperar del tratamiento

Como primer paso, tu médico puede recomendar cambios en el estilo de vida para "entrenar" tu vejiga, como realizar ejercicios de fortalecimiento de la pelvis (ejercicios de Kegel) y seguir un cronograma para cuándo tomas líquidos y usas el baño.

Para algunas mujeres, los medicamentos ayudan. Para otras, la cirugía proporciona efectos de tratamiento. Sin embargo, tanto los medicamentos como la cirugía tienen efectos secundarios que debes consultar con tu médico antes de decidir sobre estas opciones de tratamiento. Lo mejor para ti depende del tipo y la gravedad de tu problema de control de la vejiga.

Los problemas de control de la vejiga pueden mejorar significativamente después del tratamiento. Sin embargo, cualquier mejora cuenta como un éxito, siempre que te ayude a hacer lo que te gusta y mejore tu calidad de vida.

Jan. 24, 2019 See more In-depth

Ver también

  1. Acetil-L-carnitina: ¿puede aliviar la fatiga en la EM?
  2. Incontinencia urinaria nocturna en adultos: ¿Una preocupación?
  3. Envejecimiento
  4. Inyección de bótox en la vejiga
  5. Control de la vejiga: Estrategias de estilo de vida
  6. Problemas de control de la vejiga: medicamentos
  7. Extrofia vesical
  8. Metástasis ósea
  9. Explicación de la esclerosis múltiple
  10. Cannabis para la esclerosis múltiple: ¿Puede ayudar a tratar los síntomas?
  11. Parálisis cerebral infantil
  12. Espondilosis cervical
  13. Malformaciones de Chiari
  14. Tos después de dejar de fumar: ¿qué sucede?
  15. Cistoscopia
  16. Enfermedad desmielinizante: ¿Qué puedes hacer?
  17. Neuropatía diabética
  18. Neuropatía diabética y suplementos alimenticios
  19. Tipos de neuropatía diabética
  20. La alimentación y la vejiga hiperactiva
  21. Fibra dietética
  22. Aliviar el dolor provocado por la neuropatía diabética
  23. Nuevos tratamientos para la esclerosis múltiple
  24. El estriol como una opción de tratamiento potencial para la esclerosis múltiple
  25. El ejercicio y la esclerosis múltiple
  26. Fingolimod durante el embarazo: ¿es seguro?
  27. Glioma
  28. Síndrome de Guillain-Barré
  29. ¿Existe una dieta recomendada para personas con esclerosis múltiple?
  30. Ejercicios de Kegel
  31. Ejercicios de Kegel para hombres
  32. Seguridad a largo plazo del natalizumab para tratar la esclerosis múltiple
  33. El control de la ansiedad en personas con esclerosis múltiple: ¿qué es útil?
  34. Control de la depresión en la esclerosis múltiple
  35. Manejo de las complicaciones de la neuropatía diabética
  36. Práctica de la consciencia plena: ¿reduce los síntomas de la esclerosis múltiple?
  37. Infographic: Molecular Classification of Gliomas
  38. Esclerosis múltiple
  39. Infographic: Multiple Sclerosis
  40. Esclerosis múltiple: ¿puede provocar convulsiones?
  41. Atrofia multisistémica (AMS)
  42. Cabestrillo sin malla
  43. Vejiga hiperactiva
  44. Problemas con las mallas pélvicas
  45. Tratamiento personalizado para la esclerosis múltiple
  46. Pseudoclaudicación: ¿Está relacionada con la claudicación?
  47. Ciática
  48. Estenosis del conducto vertebral
  49. Incontinencia de esfuerzo
  50. Control del estrés en la esclerosis múltiple
  51. Symptom Checker
  52. Mielitis transversa
  53. Lesión cerebral traumática
  54. Ecografía
  55. Análisis de orina
  56. Incontinencia urinaria
  57. Cirugía para la incontinencia urinaria en mujeres
  58. Atrofia vaginal
  59. Demencia vascular
  60. Vitamina D y esclerosis múltiple: ¿hay alguna conexión?
  61. Vitaminas para la EM: Los suplementos, ¿hacen alguna diferencia?
  62. ¿Qué es la reflexología?