Medicamentos contra la alergia: conoce tus opciones

Se utilizan varios tipos de medicamentos para tratar los síntomas de la alergia. A continuación se incluye información.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los medicamentos para tratar alergias están disponibles en forma de píldoras, líquidos, inhaladores, aerosoles nasales, gotas para los ojos, cremas para la piel e inyecciones. Algunos están disponibles sin receta médica; otros, solo con receta. A continuación, te ofrecemos un resumen de los tipos de medicamentos para tratar las alergias y por qué se utilizan.

Antihistamínicos

Los antihistamínicos bloquean la histamina, una sustancia química que produce síntomas y que el sistema inmunitario libera durante una reacción alérgica.

Píldoras y líquidos

Los antihistamínicos orales se pueden adquirir con o sin receta médica. Alivian el goteo nasal, la picazón o el lagrimeo en los ojos, la urticaria, la hinchazón y otros signos o síntomas de las alergias. Ya que algunos de estos medicamentos pueden hacerte sentir somnoliento y cansado, tómalos con precaución cuando necesites conducir o hacer otras actividades que requieran estar alerta.

Los antihistamínicos que tienden a producir somnolencia son:

  • Difenhidramina
  • Clorfeniramina

Estos antihistamínicos son mucho menos propensos a producir somnolencia:

  • Cetirizina (Zyrtec, Zyrtec Allergy)
  • Desloratadina (Clarinex)
  • Fexofenadina (Allegra, Allegra Allergy)
  • Levocetirizina (Xyzal, Xyzal Allergy)
  • Loratadina (Alavert, Claritin)

Atomizadores nasales

Los atomizadores nasales antihistamínicos alivian los estornudos, la picazón o el goteo nasal, la congestión de los senos nasales y el goteo postnasal. Los efectos secundarios de los atomizadores nasales con antihistamínicos pueden incluir gusto amargo, somnolencia o sensación de cansancio. Los atomizadores nasales con antihistamínicos recetados incluyen:

  • Azelastina (Astelin, Astepro)
  • Olopatadina (Patanasa)

Gotas para los ojos

Las gotas oftálmicas antihistamínicas, disponibles con o sin receta médica, pueden aliviar la picazón, el enrojecimiento y la hinchazón de los ojos. Estas gotas pueden contener una combinación de antihistamínicos y otros medicamentos.

Los efectos secundarios pueden incluir dolor de cabeza y sequedad en los ojos. Si las gotas de antihistamínico pican o arden, intenta guardarlas en el refrigerador o prueba usar antes lágrimas artificiales refrigeradas. Por ejemplo:

  • Ketotifen (Alaway, Zaditor)
  • Olopatadina (Pataday, Patanol, Pazeo)
  • Feniramina y nafazolina (Visine, Opcon-A, otras)

Descongestionantes

Los descongestionantes se utilizan para el alivio rápido y temporal de la congestión nasal y de los senos paranasales. Pueden causar problemas para dormir, dolor de cabeza, aumento de la presión arterial e irritabilidad. No se recomiendan para personas con presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, glaucoma o hipertiroidismo.

Píldoras y líquidos

Los descongestionantes orales alivian la congestión nasal y de los senos paranasales causada por la fiebre del heno (rinitis alérgica). Muchos descongestionantes, como la seudoefedrina (Sudafed), son de venta libre.

Varios medicamentos orales para la alergia contienen un descongestionante y un antihistamínico. Por ejemplo:

  • Cetirizina y seudoefedrina (Zyrtec-D 12 Hour)
  • Desloratadina y seudoefedrina (Clarinex-D)
  • Fexofenadina y seudoefedrina (Allegra-D)
  • Loratadina y seudoefedrina (Claritin-D)

Gotas y atomizadores nasales

Las gotas y los atomizadores descongestionantes nasales alivian la congestión nasal y de los senos paranasales si se usan solo durante un período de tiempo corto. El uso repetido de estos medicamentos durante más de tres días consecutivos puede dar lugar a un ciclo en el que la congestión se repite o empeora. Por ejemplo:

  • Oximetazolina (Afrin)
  • Tetrahidrozolina (Tyzine)

Corticoesteroides

Los corticosteroides alivian los síntomas suprimiendo la inflamación relacionada con la alergia.

Atomizadores nasales

Los atomizadores con corticosteroides previenen y alivian la congestión, los estornudos y el catarro. Los efectos secundarios pueden incluir un gusto desagradable, irritación nasal y hemorragias nasales. Por ejemplo:

  • Budesonida (Rhinocort)
  • Furoato de fluticasona (Flonase Sensimist)
  • Propionato de fluticasona (Flonase Allergy Relief)
  • Mometasona (Nasonex)
  • Triamcinolona (Nasacort Allergy 24 Hour)

Para las personas que se sienten molestas por la sensación del líquido que corre por sus gargantas o el gusto desagradable de estos atomizadores, hay dos fórmulas de aerosol:

  • Beclometasona (Qnasl)
  • Ciclesonida (Zetonna)

Inhaladores

Los corticosteroides inhalados suelen utilizarse diariamente como parte del tratamiento del asma causada o complicada por reacciones a desencadenantes de alergias (alérgenos) transmitidos por el aire. Los efectos secundarios son generalmente leves y pueden incluir irritación de la boca y la garganta e infecciones bucales por levaduras.

Algunos inhaladores combinan corticosteroides con broncodilatadores de acción prolongada. Los inhaladores con receta médica incluyen:

  • Beclometasona (Qvar RediHaler)
  • Budesonida (Pulmicort Flexhaler)
  • Ciclesonida (Alvesco)
  • Fluticasona (Flovent)
  • Mometasona (Asmanex Twisthaler)

Gotas para los ojos

Las gotas oculares de corticosteroides se utilizan para aliviar la picazón persistente, los ojos rojos o llorosos, cuando otras intervenciones no son eficaces. Un médico especializado en trastornos oculares (oftalmólogo) suele controlar el uso de estas gotas debido al riesgo de problemas, como cataratas, glaucoma e infecciones. Por ejemplo:

  • Fluorometolona (Flarex, FML)
  • Loteprednol (Alrex, Lotemax)
  • Prednisolona (Omnipred, Pred Forte, otros)

Píldoras y líquidos

Los corticosteroides orales se utilizan para tratar los síntomas graves causados por todo tipo de reacciones alérgicas. El uso a largo plazo puede causar cataratas, osteoporosis, debilidad muscular, úlceras estomacales, aumento de la glucosa en la sangre (glucosa) y retraso del crecimiento en los niños. Los corticosteroides orales también pueden empeorar la presión arterial alta.

Los corticosteroides orales recetados incluyen:

  • Prednisolona (Prelone)
  • Prednisona (Prednisone Intensol, Rayos)
  • Metilprednisolona (Medrol)

Cremas para la piel

Las cremas con corticosteroide alivian las reacciones alérgicas de la piel como la picazón, el enrojecimiento o la descamación. Algunas cremas con corticosteroide de baja potencia están disponibles sin receta médica, pero habla con tu médico antes de usar estos medicamentos durante más de algunas semanas.

Los efectos secundarios pueden incluir irritación y decoloración de la piel. El uso a largo plazo, especialmente de corticosteroides recetados más fuertes, puede causar el adelgazamiento de la piel y niveles hormonales anormales. Por ejemplo:

  • Betametasona (Dermabet, Diprolene, otros)
  • Desonida (Desonate, DesOwen)
  • Hidrocortisona (Locoid, Micort-HC, otros)
  • Mometasona (Elocon)
  • Triamcinolona

Estabilizadores de los mastocitos

Los estabilizadores de mastocitos bloquean la liberación de sustancias químicas en el sistema inmunitario que contribuyen a las reacciones alérgicas. Estos medicamentos son generalmente seguros, pero por lo general se necesita usarlos durante varios días para producir el efecto completo. Se suelen utilizar cuando los antihistamínicos no funcionan o no son bien tolerados.

Atomizador nasal

Los atomizadores nasales de venta libre incluyen la cromolina (Nasalcrom).

Gotas para los ojos

Las gotas para los ojos recetadas incluyen:

  • Cromolyn (Crolom)
  • Lodoxamida (Alomida)
  • Nedocromil (Alocril)

Inhibidores de leucotrienos

Un inhibidor de leucotrienos es un medicamento de venta con receta que bloquea las sustancias químicas que causan los síntomas, llamadas leucotrienos. Este medicamento oral alivia los signos y síntomas de la alergia, incluidos los estornudos, el goteo y la congestión nasales. Solo un tipo de este medicamento, montelukast (Singulair), está aprobado para el tratamiento de la fiebre del heno.

En algunas personas, los inhibidores de leucotrienos pueden causar síntomas psicológicos como ansiedad, depresión, sueños extraños, problemas para dormir, y pensamientos o comportamientos suicidas.

Inmunoterapia con alérgenos

La inmunoterapia se programa cuidadosamente y se aumenta progresivamente la exposición a los alérgenos, en particular a los que son difíciles de evitar, como el polen, los ácaros del polvo y el moho. El objetivo es entrenar al sistema inmunitario del cuerpo para que no reaccione a estos alérgenos.

La inmunoterapia puede utilizarse cuando otros tratamientos no son eficaces o no se toleran. También es útil para disminuir los síntomas del asma en algunos pacientes.

Inyecciones

La inmunoterapia puede administrarse en forma de una serie de inyecciones, generalmente una o dos veces por semana. La dosis puede aumentarse semanalmente o cada dos semanas según la tolerancia del paciente. Las inyecciones de la dosis máxima tolerada pueden entonces administrarse cada dos o cuatro semanas durante todo el año.

Los efectos secundarios pueden incluir irritación en el sitio de la inyección y síntomas de alergia como estornudos, congestión o urticaria. En raras ocasiones, las inyecciones para la alergia pueden causar anafilaxia, una reacción repentina que pone en riesgo la vida y que provoca hinchazón en la garganta, dificultad para respirar y otros signos y síntomas.

Inmunoterapia sublingual

Con este tipo de inmunoterapia, se coloca un comprimido compuesto por alérgenos debajo de la lengua (sublingual) y se deja que se absorba. Se ha demostrado que este tratamiento reduce el goteo nasal, la congestión, la irritación de los ojos y otros síntomas asociados con la fiebre del heno. También mejora los síntomas del asma.

Un comprimido de inmunoterapia sublingual contiene ácaros del polvo (Odactra). Varios comprimidos de inmunoterapia sublingual contienen extractos de polen de diferentes tipos de hierba, entre ellas las siguientes:

  • Ambrosía corta (Ragwitek)
  • Vernal dulce, huerta, centeno perenne, Timothy y pasto azul de Kentucky (Oralair)
  • Hierba de Timothy (Grastek)

Medicamentos biológicos

Algunos medicamentos están dirigidos a una reacción específica del sistema inmunitario y tratan de evitar que ocurra. Estos medicamentos se administran en forma de inyecciones. Entre ellos se encuentran el dupilumab (Dupixent) para tratar las reacciones alérgicas de la piel y el omalizumab (Xolair) para tratar el asma o la urticaria cuando otros medicamentos no son eficaces.

Los efectos secundarios de los medicamentos biológicos pueden incluir enrojecimiento, picazón o irritación de los ojos e irritación en el sitio de la inyección.

Vacunas de epinefrina de emergencia

Las inyecciones de epinefrina se usan para tratar la anafilaxis, una reacción repentina que pone en riesgo la vida. El medicamento se administra con una jeringa autoinyectable y un dispositivo con una aguja (autoinyector). Es posible que necesites llevar dos autoinyectores si existe la posibilidad de que tengas una reacción alérgica grave a cierto alimento, como el cacahuate (maní), o si eres alérgico al veneno de las abejas o las avispas.

A veces se necesita una segunda inyección. Por lo tanto, es importante llamar al 911 o recibir atención médica de emergencia de inmediato.

Un profesional de la salud te enseñará a utilizar un autoinyector de epinefrina. Es importante conseguir el tipo que te recete tu médico, ya que el método de inyección puede diferir ligeramente para cada marca. Además, asegúrate de reemplazar la epinefrina de emergencia antes de la fecha de caducidad.

Estos son algunos ejemplos de estos medicamentos:

  • Adrenaclick
  • Auvi-Q
  • EpiPen
  • EpiPen Jr

Obtén el consejo del médico

Colabora con tu médico para elegir los medicamentos más eficaces para la alergia y evitar problemas. Incluso los medicamentos para la alergia de venta libre tienen efectos secundarios, y algunos medicamentos para la alergia pueden causar problemas cuando se combinan con otros medicamentos.

Es especialmente importante que hables con tu médico sobre la toma de medicamentos para la alergia en las siguientes circunstancias:

  • Estás embarazada o amamantando.
  • Tienes una afección de salud crónica, como diabetes, glaucoma, osteoporosis o presión arterial alta.
  • Estás tomando otros medicamentos, incluso suplementos herbales.
  • Estás tratando las alergias en un niño. Los niños necesitan diferentes dosis de medicamentos o diferentes medicamentos de los adultos.
  • Estás tratando las alergias en un adulto mayor. Algunos medicamentos para la alergia pueden causar confusión, síntomas en las vías urinarias u otros efectos secundarios en los adultos mayores.
  • Ya estás tomando un medicamento para la alergia que no está actuando. Trae el medicamento en su frasco o envase original cuando veas a tu médico.

Lleva un registro de tus síntomas, cuándo usas tus medicamentos y cuánto usas. Esto ayudará a que el médico determine qué es lo que funciona mejor. Es posible que tengas que probar algunos medicamentos para determinar cuáles son más eficaces y tienen los efectos secundarios menos molestos para ti.

May 01, 2020 See more In-depth