Baño

  • Ventilación. Instala y utiliza un extractor para reducir la humedad mientras te bañas o te duchas.
  • Pisos. Retira las alfombras y coloca pisos de cerámica, vinilo, madera o linóleo. Usa alfombras lavables.
  • Paredes. Retira el papel tapiz y coloca cerámicas, o pinta las paredes con pintura de esmalte resistente al moho.
  • Ducha y bañera. Seca la bañera y la mampara con una toalla después de usarlas. Remueve el moho de la bañera, la ducha y los grifos con lejía. Limpia o reemplaza las cortinas y las alfombrillas de baño que tengan moho.
  • Inodoros y lavabos. Remueve el moho de los accesorios del baño. Repara las goteras.

Sótano

  • Pisos. Quita las alfombras con moho o que hayan sufrido daño a causa del agua. Si es posible, usa pisos de concreto, de vinilo o de linóleo.
  • Muebles. Considera reemplazar los sillones y las sillas tapizados por muebles de cuero, madera, metal o plástico.
  • Cimientos, ventanas y escaleras. Verifica y repara cualquier fuente de pérdida o de daños ocasionados por el agua.
  • Calidad del aire. Usa un deshumidificador para reducir la humedad y límpialo una vez por semana.
  • Almacenamiento. Guarda los elementos coleccionables y la ropa en cestos plásticos para almacenamiento.
  • Secadora de ropa. Ventila la humedad afuera.

Toda la casa

  • Temperatura y humedad. Las casas húmedas y cálidas son caldos de cultivo para los ácaros del polvo y el moho. Mantén la temperatura entre 68 °F (20 °C) y 72 °F (22 °C), y la humedad relativa por debajo del 50 por ciento. Limpia o reemplaza los filtros de partículas pequeñas de los sistemas de refrigeración y calefacción centrales y de los aires acondicionados de pared en las habitaciones al menos una vez por mes.
  • Plagas. Elimina las cucarachas y los ratones con trampas económicas que pueden adquirirse en ferreterías. Si esto no resulta efectivo, contrata a un fumigador profesional. Para eliminar los residuos de ratones e insectos que provocan alergias, pasa la aspiradora a fondo sobre las alfombras y limpia las superficies duras. Para evitar reinfestaciones, sella las grietas u otras posibles entradas.
  • Moho. Cierra las puertas y las ventanas cuando haga calor y usa el aire acondicionado y deshumificadores. Retira los materiales contaminados no lavables, como las alfombras. Limpia los materiales lavables con una solución de lejía al 5 por ciento y usa una mascarilla de protección cuando elimines el moho. Controla el tejado y el techo para ver si hay goteras.
  • Rutina de limpieza semanal. Pasa un trapeador húmedo por los pisos de madera o de linóleo y pasa la aspiradora sobre las alfombras. Usa una aspiradora con un filtro de partículas pequeñas o de partículas de aire de alta eficiencia. Usa un paño húmedo para limpiar otras superficies, como la parte de arriba de las puertas, el alféizar de las ventanas y los marcos de las ventanas. Si tienes alergias, usa una mascarilla para polvo o pídele a alguien que no tiene alergias que haga esto por ti. Cambia o limpia los filtros de los sistemas de refrigeración y calefacción una vez por mes.
  • Fumar. No permitas que nadie fume dentro de tu casa.
April 13, 2014 See more In-depth