Descripción general

La insuficiencia cardíaca, a veces llamada «insuficiencia cardíaca congestiva», se produce cuando el músculo del corazón no bombea sangre tan bien como debería hacerlo. Determinadas afecciones, como las arterias estrechadas en el corazón (enfermedad de las arterias coronarias) o la presión arterial alta, dejan progresivamente el corazón demasiado débil o rígido como para llenarse y bombear de forma eficaz.

No es posible revertir todas las afecciones que provocan la insuficiencia cardíaca, pero los tratamientos pueden mejorar los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca y ayudarte a vivir más tiempo. Los cambios en el estilo de vida (como hacer ejercicio, reducir el sodio en la dieta, controlar el estrés y adelgazar) pueden mejorar la calidad de vida.

Una manera de evitar la insuficiencia cardíaca es prevenir y controlar las afecciones que la originan, como la enfermedad de las arterias coronarias, la presión arterial alta, la diabetes o la obesidad.

Síntomas

La insuficiencia cardíaca puede ser constante (crónica) o puede comenzar de manera repentina (aguda).

Algunos de los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca pueden ser los siguientes:

  • Falta de aire (disnea) cuando haces esfuerzos o te acuestas
  • Fatiga y debilidad
  • Hinchazón (edema) en las piernas, los tobillos y los pies
  • Latidos del corazón rápidos o irregulares
  • Menor capacidad para hacer ejercicio
  • Tos o sibilancia constantes con flema blanca o rosa manchada de sangre
  • Mayor necesidad de orinar por la noche
  • Hinchazón del abdomen (ascitis)
  • Aumento de peso muy rápido por retención de líquido
  • Falta de apetito y náuseas
  • Dificultad para concentrarse o menor estado de alerta
  • Falta de aire repentina y grave, y tos con moco rosa espumoso
  • Dolor en el pecho si la insuficiencia cardíaca es producto de un ataque cardíaco

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si crees que podrías tener signos o síntomas de insuficiencia cardíaca. Busca tratamiento de emergencia si experimentas cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho
  • Desmayo o debilidad intensa
  • Latidos del corazón rápidos o irregulares asociados con falta de aire, dolor en el pecho o desmayos
  • Falta de aire repentina y grave, y tos con moco rosa espumoso

Si bien estos signos y síntomas pueden deberse a la insuficiencia cardíaca, hay muchas otras causas posibles, como otras afecciones cardíacas y pulmonares que pueden poner en riesgo la vida. No intentes autodiagnosticarte. Llama al 911 o al número local de emergencias para obtener ayuda de inmediato. Los médicos de la sala de emergencias intentarán estabilizar tu afección y determinar si los síntomas se deben a una insuficiencia cardíaca o a algo más.

Si tienes un diagnóstico de insuficiencia cardíaca, y si cualquiera de los síntomas empeora de manera repentina o presentas un nuevo signo o síntoma, esto puede significar que la insuficiencia cardíaca existente está empeorando o no responde al tratamiento. Este también puede ser el caso si aumentas 5 libras (2,3 kg) o más en unos pocos días. Comunícate con el médico de inmediato.

Causas

La insuficiencia cardíaca suele manifestarse después de que otras afecciones hayan dañado o debilitado el corazón. Sin embargo, no es necesario que el corazón esté debilitado para provocar una insuficiencia cardíaca. Esto también puede ocurrir si el corazón se vuelve demasiado rígido.

En el caso de la insuficiencia cardíaca, las cavidades de bombeo principales del corazón (los ventrículos) se pueden volver rígidas y no llenarse de manera adecuada entre los latidos. En algunos casos de insuficiencia cardíaca, el músculo cardíaco puede dañarse y debilitarse, y los ventrículos se estiran (dilatan) a tal punto que el corazón no puede bombear sangre a todo el cuerpo de manera eficaz.

Con el tiempo, el corazón ya no puede mantener las exigencias normales que tiene de bombear sangre al resto del cuerpo.

Una fracción de eyección es una medida importante de cuán bien el corazón bombea sangre, y se utiliza para ayudar a clasificar la insuficiencia cardíaca y para guiar el tratamiento. En un corazón saludable, la fracción de eyección es del 50 por ciento o mayor, lo que significa que más de la mitad de la sangre que llena el ventrículo se bombea hacia afuera con cada latido.

Sin embargo, la insuficiencia cardíaca puede producirse incluso con una fracción de eyección normal. Esto ocurre si el músculo cardíaco se vuelve rígido por afecciones como la presión arterial alta.

La insuficiencia cardíaca puede afectar el lado izquierdo (ventrículo izquierdo), el lado derecho (ventrículo derecho) o ambos lados del corazón. En general, la insuficiencia cardíaca comienza en el lado izquierdo, específicamente, en el ventrículo izquierdo (la cavidad de bombeo principal del corazón).

Tipo de insuficiencia cardíaca Descripción
Insuficiencia cardíaca izquierda Puede acumularse líquido en los pulmones, lo que hará que tengas falta de aire.
Insuficiencia cardíaca derecha Puede acumularse líquido en el abdomen, en las piernas y en los pies, lo que causará hinchazón.
Insuficiencia cardíaca sistólica El ventrículo izquierdo no puede contraerse vigorosamente, lo que indica un problema de bombeo.
Insuficiencia cardíaca diastólica
(también llamada «insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada»)
El ventrículo izquierdo no puede relajarse ni llenarse por completo, lo que indica un problema de llenado.

Cualquiera de las siguientes afecciones puede dañar o debilitar el corazón y provocar insuficiencia cardíaca. Algunos pueden estar presentes sin que lo sepas:

  • Enfermedad de las arterias coronarias y ataque cardíaco. La enfermedad de las arterias coronarias es la forma más frecuente de enfermedad cardíaca y la causa más frecuente de insuficiencia cardíaca. La enfermedad se debe a una acumulación de depósitos de grasas (placas) en las arterias, lo que reduce el flujo sanguíneo y puede provocar un ataque cardíaco.

  • Presión arterial alta (hipertensión). Si la presión arterial es alta, el corazón tiene que esforzarse más de lo que debería para hacer circular la sangre por el cuerpo. Con el tiempo, este esfuerzo adicional puede hacer que el músculo cardíaco se vuelva demasiado rígido o demasiado débil para bombear sangre de manera eficaz.

  • Válvulas cardíacas defectuosas. Las válvulas del corazón mantienen la sangre fluyendo en la dirección adecuada a través del corazón. Una válvula dañada (debido a un defecto cardíaco, a una enfermedad de las arterias coronarias o a una infección cardíaca) obliga al corazón a esforzarse más, lo que puede debilitarlo con el tiempo.

  • Daño al músculo cardíaco (miocardiopatía). El daño al músculo cardíaco (miocardiopatía) puede tener muchas causas, como diversas enfermedades, infecciones, abuso de alcohol y el efecto tóxico de drogas, tales como cocaína, o algunos medicamentos que se utilizan en quimioterapia. Los factores genéticos también podrían influir.

  • Miocarditis. La miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco. Su causa más frecuente es un virus, y puede provocar insuficiencia cardíaca izquierda.

  • Defectos cardíacos de nacimiento (defectos cardíacos congénitos). Si el corazón y sus cavidades o sus válvulas no se han formado correctamente, las partes sanas del corazón tienen que esforzarse más para bombear sangre a través del corazón, lo que, a su vez, puede provocar una insuficiencia cardíaca.

  • Ritmos cardíacos anormales (arritmias cardíacas). Los ritmos cardíacos anormales pueden hacer que el corazón lata demasiado rápido, lo que le crea un esfuerzo adicional. Un latido del corazón lento también puede provocar insuficiencia cardíaca.

  • Otras enfermedades. Las enfermedades crónicas —como diabetes, VIH, hipertiroidismo, hipotiroidismo o una acumulación de hierro (hemocromatosis) o de proteína (amiloidosis)— también pueden contribuir con la insuficiencia cardíaca.

    Las causas de la insuficiencia cardíaca aguda comprenden virus que atacan al músculo cardíaco, infecciones graves, reacciones alérgicas, coágulos sanguíneos en los pulmones, el uso de ciertos medicamentos o cualquier enfermedad que afecte todo el cuerpo.

Factores de riesgo

Un único factor de riesgo puede ser suficiente para causar una insuficiencia cardíaca; sin embargo, una combinación de factores también aumenta el riesgo.

Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Presión arterial alta. El corazón se esfuerza más de lo que debería si la presión arterial es alta.

  • Enfermedad de las arterias coronarias. Las arterias estrechadas pueden limitar el suministro de sangre rica en oxígeno al corazón, lo que genera que el músculo cardíaco se debilite.

  • Ataque cardíaco. Un ataque cardíaco es una forma de enfermedad coronaria que se produce de repente. El daño al músculo cardíaco por un ataque cardíaco puede significar que el corazón ya no pueda bombear de la forma correcta.

  • Diabetes. Tener diabetes aumenta el riesgo de tener presión arterial alta y enfermedad de las arterias coronarias.

  • Algunos medicamentos para la diabetes. Se ha descubierto que los medicamentos para la diabetes rosiglitazona (Avandia) y pioglitazona (Actos) aumentan el riesgo de insuficiencia cardíaca en algunas personas. No obstante, no suspendas estos medicamentos por tu cuenta. Si los estás tomando, habla con el médico acerca de si necesitas hacer algún cambio.

  • Determinados medicamentos. Algunos medicamentos pueden provocar insuficiencia cardíaca o problemas cardíacos. Los medicamentos que pueden aumentar el riesgo de tener problemas cardíacos son los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE); ciertos anestésicos; algunos medicamentos contra la arritmia; ciertos medicamentos que se utilizan para tratar la presión arterial alta, el cáncer, las afecciones sanguíneas, los trastornos neurológicos y psiquiátricos, las afecciones pulmonares y urológicas, las afecciones inflamatorias y las infecciones; y otros medicamentos recetados y de venta libre.

    No suspendas ningún medicamento por tu cuenta. Si tienes preguntas sobre los medicamentos que estás tomando, consulta con el médico si recomienda algún cambio.

  • Apnea del sueño. La incapacidad para respirar de manera adecuada mientras duermes por la noche genera bajos niveles de oxígeno en sangre y un mayor riesgo de tener ritmos cardíacos anormales. Ambos problemas pueden debilitar el corazón.

  • Defectos cardíacos congénitos. Algunas personas que manifiestan insuficiencia cardíaca han nacido con defectos cardíacos estructurales.

  • Valvulopatía. Las personas con valvulopatía corren mayor riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

  • Virus. Una infección viral puede haber dañado el músculo cardíaco.

  • Consumo de alcohol. Beber demasiado alcohol puede debilitar el músculo cardíaco y provocar insuficiencia cardíaca.

  • Consumo de tabaco. El uso de tabaco puede aumentar el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

  • Obesidad. Las personas obesas corren mayor riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

  • Latidos del corazón irregulares. Estos ritmos anormales, en especial si son muy frecuentes y rápidos, pueden debilitar el músculo cardíaco y provocar insuficiencia cardíaca.

Complicaciones

Si tienes insuficiencia cardíaca, tu pronóstico depende de la causa y de la gravedad, de tu salud general y de otros factores, como tu edad. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Daño o insuficiencia renal. La insuficiencia cardíaca puede reducir el flujo sanguíneo a los riñones, lo que con el tiempo puede provocar una insuficiencia renal si no se la trata. El daño renal a causa de la insuficiencia cardíaca puede requerir diálisis como tratamiento.
  • Problemas en las válvulas cardíacas. Las válvulas del corazón, que mantienen el flujo de sangre en la dirección adecuada en este órgano, pueden no funcionar en forma adecuada si el corazón está dilatado o si la presión en el corazón es muy alta debido a la insuficiencia cardíaca.
  • Problemas del ritmo cardíaco. Los problemas en el ritmo cardíaco (arritmias) pueden ser una posible complicación de la insuficiencia cardíaca.
  • Daño hepático. La insuficiencia cardíaca puede provocar una acumulación de líquido que ejerce demasiada presión sobre el hígado. Esta acumulación de líquido puede generar cicatrices, lo que dificulta más que el hígado funcione de manera adecuada.

Los síntomas y la función cardíaca de algunas personas mejorarán con el tratamiento adecuado. Sin embargo, la insuficiencia cardíaca puede poner en riesgo la vida. Las personas con insuficiencia cardíaca pueden tener síntomas graves, y algunas podrán requerir un trasplante de corazón o ayuda con un dispositivo de asistencia ventricular.

Prevención

La clave para evitar la insuficiencia cardíaca es reducir los factores de riesgo. Puedes controlar o eliminar muchos de los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas —como la presión arterial alta y la enfermedad de las arterias coronarias— implementando cambios en el estilo de vida junto con la ayuda de cualquier medicación necesaria.

Los cambios en el estilo de vida que puedes hacer para evitar la insuficiencia cardíaca incluyen los siguientes:

  • No fumar
  • Controlar ciertas afecciones, como la presión arterial alta y la diabetes
  • Mantenerse físicamente activo
  • Consumir alimentos saludables
  • Mantener un peso saludable
  • Reducir y controlar el estrés

Insuficiencia cardíaca care at Mayo Clinic

June 13, 2018
References
  1. What is heart failure? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hf/. Accessed Oct. 26, 2017.
  2. Page RL, et al. Drugs that may cause or exacerbate heart failure: A scientific statement from the American Heart Association. Circulation. 2016;134:e32.
  3. Colucci WS. Determining the etiology and severity of heart failure or cardiomyopathy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 26, 2017.
  4. Colucci WS. Evaluation of the patient with suspected heart failure. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 26, 2017.
  5. Heart failure (HF). Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular_disorders/heart_failure/heart_failure_hf.html?qt=heart%20failure&alt=sh. Accessed Oct. 26, 2017.
  6. Vasan RS, et al. Epidemiology and causes of heart failure. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 26, 2017.
  7. Goldman L, et al., eds. Heart failure: Pathophysiology and diagnosis. In: Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 26, 2017.
  8. Goldman L, et al., eds. Heart failure: Management and prognosis. In: Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 26, 2017.
  9. Rakel D, ed. Heart failure. In: Integrative Medicine. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 26, 2017.
  10. Borlaug BA, et al. Treatment and prognosis of heart failure with preserved ejection fraction. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 26, 2017.
  11. Allen L. Palliative care for patients with advanced heart failure: Decision support, symptom management, and psychosocial assistance. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 26, 2017.
  12. The dying patient. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/special-subjects/the-dying-patient/the-dying-patient. Accessed Oct. 26, 2017.
  13. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 19, 2017.
  14. Lopez-Jimenez F (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 7, 2017.
  15. Mancini D. Indications and contraindications for cardiac transplantation in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 26, 2017.