Descripción general

Un dispositivo de asistencia ventricular (VAD), también conocido como "dispositivo de asistencia circulatoria mecánica", es una bomba mecánica implantable que ayuda al corazón a bombear desde las cámaras inferiores del corazón (los ventrículos) hacia el resto del cuerpo. El dispositivo de asistencia ventricular se utiliza cuando una persona tiene un corazón debilitado o insuficiencia cardíaca.

Si bien un dispositivo de asistencia ventricular se puede colocar en el ventrículo izquierdo, el derecho o ambos, se lo utiliza con mayor frecuencia en el ventrículo izquierdo. Cuando se lo coloca en el ventrículo izquierdo, se lo denomina dispositivo de asistencia ventricular izquierda (LVAD).

Podrían implantarte un dispositivo de asistencia ventricular mientras esperas un trasplante de corazón o para que tu corazón tenga la fuerza necesaria para bombear la sangre de manera efectiva por sí mismo. El médico también podrá recomendar que te implanten un dispositivo de asistencia ventricular como un tratamiento de largo plazo si tienes insuficiencia cardíaca y no eres un candidato adecuado para un trasplante de corazón.

El procedimiento de implante de un dispositivo de asistencia ventricular generalmente requiere una cirugía a corazón abierto y tiene riesgos graves. Sin embargo, un dispositivo de asistencia ventricular puede salvarte la vida si tienes insuficiencia cardíaca grave.

Dispositivo de asistencia de ventrículo izquierdo

    Descripción general de los dispositivos de asistencia ventricular

    Por qué se realiza

    Un dispositivo de asistencia ventricular (VAD) es un dispositivo mecánico que ayuda a la cavidad cardíaca inferior izquierda (dispositivo de asistencia ventricular izquierda, o LVAD), a la cavidad cardíaca inferior derecha (dispositivo de asistencia ventricular derecha, o RVAD) o a ambas cavidades cardíacas inferiores (dispositivo de asistencia biventricular, o BIVAD).

    El médico puede recomendarte un dispositivo de asistencia ventricular en alguna de las siguientes situaciones:

    • Estás en espera para un trasplante cardíaco. Pueden implantarte un dispositivo de asistencia ventricular de manera temporal mientras esperas la llegada de un donante de corazón.

      Un dispositivo de asistencia ventricular puede hacer que la sangre bombee a pesar de que el corazón esté enfermo, y será extraído cuando se implante el nuevo corazón. También puede ayudar a mejorar el funcionamiento de otros órganos del cuerpo que podrían no estar funcionando correctamente, y a su vez, mejorar otras enfermedades.

      El implante de un dispositivo de asistencia ventricular durante la espera de un trasplante de corazón se conoce como "puente hacia el trasplante".

    • Actualmente, no reúnes los requisitos para un trasplante de corazón debido a tu edad o a otras enfermedades. Un dispositivo de asistencia ventricular puede implantarse si tienes insuficiencia cardíaca, pero aún no reúnes los requisitos para un trasplante de corazón debido a otras enfermedades. Esto se llama "terapia de destino".

      En algunos casos, el dispositivo de asistencia ventricular puede mejorar la función de otros órganos que no estén funcionando correctamente, o mejorar otras enfermedades que puedan ser obstáculos para que seas candidato a un trasplante de corazón. En algunos casos, el dispositivo de asistencia ventricular puede mejorar estas enfermedades, y puedes convertirte en un candidato para un trasplante, o puedes quedarte con este dispositivo como tratamiento permanente.

      Los dispositivos de asistencia ventricular se emplean cada vez más como tratamiento a largo plazo para personas que padecen de insuficiencia cardíaca, pero que no son buenas candidatas para un trasplante de corazón. Como regla general, si tienes más de 65 años, quizás no reúnas los requisitos para un trasplante de corazón. En esta situación, el dispositivo de asistencia ventricular se implantaría como tratamiento para la insuficiencia cardíaca. Un dispositivo de asistencia ventricular puede mejorar tu calidad de vida.

    • Tu función cardíaca puede volver a ser normal. Si tienes una insuficiencia cardíaca temporal, el médico puede recomendarte el implante de un dispositivo de asistencia ventricular hasta que el corazón se encuentre lo suficientemente saludable para bombear sangre por sí mismo nuevamente. Esto se conoce como "puente hacia la recuperación".

      También es posible que te implanten un dispositivo de asistencia ventricular por un período corto durante la cirugía cardíaca o después de ella. Pueden implantarte un dispositivo de asistencia ventricular por unas semanas o unos meses.

      Después de algunas cirugías cardíacas, puede implantarse un dispositivo de asistencia ventricular derecho. Un dispositivo de asistencia ventricular derecho puede hacer que la sangre mantenga su flujo desde el ventrículo derecho hacia los pulmones.

    Si un dispositivo de asistencia ventricular no puede ser de ayuda, tu médico podría considerar un corazón artificial total como opción de tratamiento. Este dispositivo reemplaza las dos cavidades cardíacas inferiores del corazón (ventrículos). En general, se considera esta opción solo para personas con insuficiencia cardíaca grave cuyas enfermedades no han mejorado con otros tratamientos. Puede ser una opción mientras esperas un trasplante de corazón. El médico puede conversar contigo sobre la posibilidad de que un corazón artificial total sea un tratamiento adecuado para ti.

    Riesgos

    El implante y uso de un dispositivo de asistencia ventricular implica riesgos que podrían incluir:

    • Coágulos sanguíneos. A medida que la sangre se mueve a través del DAV, se pueden formar coágulos de sangre. Los coágulos sanguíneos podrían disminuir o bloquear el flujo sanguíneo normal hacia el corazón, lo que podría provocar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco o hacer que el DAV deje de funcionar.

      El médico te recetará medicamentos anticoagulantes, como warfarina (Coumadin, Jantoven) y aspirina, para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos después de que se te implante el DAV. Tendrás que hacerte análisis de sangre regulares para controlar los efectos de la warfarina.

      Es muy importante seguir las instrucciones para tomar la warfarina con cuidado. La warfarina es un medicamento que puede tener efectos secundarios peligrosos si no se toma exactamente como se indica; por lo tanto, habla con tu médico sobre las instrucciones especiales que necesitarás seguir.

    • Sangrado. Para implantar un DAV es necesario hacer una cirugía a corazón abierto. Someterse a una cirugía a corazón abierto puede aumentar el riesgo de sangrado durante o después del procedimiento. Tomar medicamentos anticoagulantes para reducir el riesgo de coagulación de la sangre también aumenta el riesgo de sangrado peligroso en el tracto gastrointestinal y el cerebro.
    • Infección. Debido a que la fuente de alimentación y unidad de control del DAV se ubican fuera del cuerpo y están conectadas a través de un puerto en la piel, existe un mayor riesgo de que los gérmenes ingresen al puerto y causen una infección grave.

      Tú, tu familia y el equipo de tratamiento necesitarán observar con cuidado señales de infección, como inflamación o enrojecimiento cerca del puerto, drenaje de líquidos desde el sitio o fiebre.

    • Mal funcionamiento del dispositivo. Es posible que tu DAV deje de funcionar correctamente una vez que esté implantado. La acción de bombeo del dispositivo podría funcionar de forma incorrecta, haciendo que la cantidad de sangre bombeada a través del corazón no sea suficiente. El suministro de alimentación del dispositivo podría fallar también u otras partes del dispositivo podrían dejar de funcionar correctamente. Cada uno de estos problemas requiere la atención médica inmediata.
    • Insuficiencia cardíaca derecha. Si tienes un DAVI implantado, es posible que este bombee desde el ventrículo izquierdo del corazón una mayor cantidad de sangre que aquella a la que tu corazón está acostumbrado. Es posible que el ventrículo derecho esté demasiado débil para bombear una cantidad mayor de sangre.

      Si padeces insuficiencia cardíaca derecha, los medicamentos u otras terapias podrían ayudarte a mejorar la capacidad de bombeo del ventrículo derecho. Se puede implantar un DAVD para ayudar al ventrículo derecho si desarrollas esta complicación.

    Cómo prepararte

    Antes de la cirugía para implantar un dispositivo de asistencia ventricular (DAV), el médico y el equipo que te atiende te explicarán qué esperar antes, durante y después de la cirugía, así como los posibles riesgos de esta.

    El médico y el equipo que te atiende hablarán contigo acerca de las dudas que tengas sobre tu cirugía para implante de(DAV). El médico u otro miembro del equipo de atención podrá explicarte las directivas anticipadas u otra información a tener en cuenta antes de la cirugía.

    Es necesario que te rasuren el vello en el sitio del cuerpo donde se realizará el procedimiento.

    Antes de ingresar al hospital para la cirugía, habla con un familiar acerca de la hospitalización y sobre la ayuda que quizás necesites al volver a casa. El médico y el equipo de atención podrían darte instrucciones específicas que deberás seguir durante la recuperación, al volver a casa.

    Alimentos y medicamentos

    Consulta a tu médico sobre:

    • Cuándo puedes tomar tus medicamentos habituales y si puedes tomarlos antes de la cirugía
    • Cuándo debes dejar de comer o beber la noche antes de la cirugía

    Ropa y elementos personales

    Tu equipo de tratamiento puede recomendarte que traigas distintos elementos al hospital, entre ellos:

    • Una lista de todos tus medicamentos
    • Anteojos, audífonos o dentadura postiza
    • Elementos de cuidado personal, como cepillo, peine, elementos para afeitarse y cepillo de dientes
    • Ropa suelta y cómoda
    • Copia de tu directiva anticipada
    • Elementos que te ayuden a relajarte, como reproductores de música portátiles o libros

    Durante la cirugía, evita usar lo siguiente:

    • Joyas
    • Anteojos
    • Lentes de contacto
    • Dentadura postiza
    • Esmalte de uñas

    Precauciones en cuanto a medicamentos y alergias

    Consulta a tu médico sobre:

    • Cualquier medicamento que hayas traído al hospital y cuándo debes tomarlos el día del procedimiento
    • Las alergias o reacciones que hayas tenido a los medicamentos

    Lo que puedes esperar

    Antes del procedimiento

    Antes de que se implante el dispositivo de asistencia ventricular, probablemente sea necesario que permanezcas en el hospital durante varios días preparándote para la cirugía. Mientras estés en el hospital, puedes recibir otros tratamientos para tu corazón debilitado o insuficiencia cardíaca.

    El médico puede analizar diversos factores para decidir si un dispositivo de asistencia ventricular es el tratamiento más adecuado para tu afección y para determinar qué dispositivo de asistencia ventricular será el más adecuado, teniendo en cuenta lo siguiente:

    • Si la gravedad de la insuficiencia cardíaca es apropiada para un dispositivo de asistencia ventricular.
    • Si tienes otras afecciones médicas graves que puedan afectar tu salud o la calidad de vida que tendrás con un DAV.
    • Si necesitas asistencia en el ventrículo izquierdo, el ventrículo derecho o ambos.
    • Si puedes tomar medicamentos anticoagulantes durante un largo período.
    • Si tienes el apoyo social adecuado de tu familia y amigos.
    • Si estás mental y emocionalmente capacitado para cuidar un dispositivo de asistencia ventricular.

    El médico también evaluará tu afección y se asegurará de que estés lo suficientemente sano como para una cirugía de colocación de un dispositivo de asistencia ventricular. Es posible que el médico solicite varias pruebas, entre ellas:

    • Ecocardiograma. En un ecocardiograma, se utilizan ondas sonoras para producir una imagen de video del corazón. El médico usa el ecocardiograma para determinar la función de bombeo del corazón, verificar las válvulas del corazón y ayudar a determinar la causa de la insuficiencia cardíaca. De esta manera, el médico puede decidir si eres candidato para un dispositivo de asistencia ventricular o si existe otra opción de tratamiento más adecuada.
    • Radiografía de tórax. La imagen de una radiografía puede ayudar al médico a ver el tamaño y la forma del corazón y de los pulmones.
    • Análisis de sangre. Es posible que el médico solicite análisis de sangre para verificar cómo funcionan el hígado, los riñones y la tiroides antes de la cirugía de colocación del dispositivo de asistencia ventricular. Tal vez el médico también haga analizar otras sustancias químicas de la sangre que demuestran cómo está funcionando el corazón. Los análisis de sangre también se pueden utilizar para verificar si hay síntomas de infección, que deben tratarse antes de la cirugía.
    • Electrocardiograma. El electrocardiograma registra la actividad eléctrica del corazón. Un electrocardiograma mide el tiempo y la duración de cada fase eléctrica de los latidos del corazón.
    • Cateterismo cardíaco. En esta prueba, el médico inserta un tubo delgado flexible (catéter) en una vena o arteria del brazo, del cuello o de la parte superior de la pierna izquierda (ingle) y lo guía hasta el corazón usando imágenes de rayos X. Los médicos pueden usar esta prueba para medir la presión y el flujo sanguíneo del corazón. Esta prueba puede ayudar al médico a determinar si eres candidato para un dispositivo de asistencia ventricular o si necesitas dispositivos alternativos.
    Un coordinador de dispositivos de asistencia ventricular habla de uno de los dispositivos con una persona. Consulta con un coordinador de dispositivos de asistencia ventricular en Mayo Clinic

    Un coordinador de dispositivos de asistencia ventricular habla de uno de los dispositivos con una persona.

    Cuando estás en el hospital antes de una cirugía para implantar un(DAV)y luego de que el(DAV)se haya implantado, tu equipo de tratamiento les enseñará a ti y a tu familia sobre cómo funciona esteDAVy cómo vivir con esteDAVincluyendo

    • cómo funciona tuDAVpara darle apoyo a tu corazón
    • Precauciones de seguridad
    • Qué hacer si la unidad de control indica un problema con tu(DAV)
    • Cómo reaccionar ante emergencias como una bateria que falla u otra pérdida de energía de tu(DAV)
    • Cómo cuidar de tu(DAV)por ejemplo cómo limpiar y revisar el dispositivo
    • Cómo ducharte sin dañar el dispositivo
    • Cómo vigilar por infecciones o complicaciones después de la cirugía
    • Cómo viajar con tu(DAV)
    • Cómo tú y tu familia pueden manejar el estrés y la ansiedad respecto del dispositivo y cómo puedes adaptarte a tu nuevo estilo de vida

    Durante el procedimiento

    Un equipo de cardiocirujanos, enfermeros cirujanos, médicos especializados en administrar medicamentos para que estés dormido durante la cirugía (anestesiólogos) y otros profesionales trabajan juntos para realizar una cirugía.

    El procedimiento para implantar un dispositivo de asistencia ventricular generalmente es una cirugía a corazón abierto que suele durar entre cuatro y seis horas. Durante el procedimiento estarás dormido, así que no sentirás ningún dolor durante la intervención.

    En el transcurso de la cirugía, te conectarán a una máquina que te ayudará a respirar (respirador). Te colocarán una sonda, conectada al respirador, que pasa por la garganta y llega a los pulmones. Es posible que debas seguir conectado al respirador durante varios días después de la cirugía.

    En este procedimiento, el médico realizará una incisión descendente que pasa por el centro del tórax. El cirujano separará el hueso que se encuentra en el tórax (esternón) y abrirá la caja torácica para poder operar el corazón.

    Durante la cirugía es posible que utilicen medicamentos para detener el corazón. Si deciden detener el corazón durante la cirugía, te conectarán a un sistema de circulación extracorporal que mantiene la sangre oxigenada y circulando a través del cuerpo.

    El equipo quirúrgico te implantará un dispositivo de asistencia ventricular durante la cirugía. Un dispositivo de asistencia ventricular izquierda implantado tiene muchas partes. Una sonda transporta sangre desde el ventrículo izquierdo del corazón hacia una bomba. La bomba transporta sangre a través de otro tubo a la aorta, la arteria que se conecta desde el corazón a todo el cuerpo y luego transporta sangre. Un cable insertado a través de la piel conecta la bomba a la unidad de control y batería fuera del cuerpo.

    Una vez que se implanta el dispositivo de asistencia ventricular y funciona correctamente, los médicos te desconectarán de la máquina de bypass cardiopulmonar para que el dispositivo de asistencia ventricular pueda comenzar a bombear sangre a través del corazón.

    Ciertos tipos de dispositivos de asistencia ventricular bombean la sangre de manera similar a la que lo hace el corazón, mediante la acción de bombeo. Ayudan a bombear la sangre desde una o ambas cámaras inferiores del corazón (ventrículos) hacia el resto del cuerpo.

    Otros tipos de dispositivos de asistencia ventricular (dispositivos de flujo continuo) son más pequeños. Estos dispositivos permiten que la sangre fluya continuamente a través del corazón. Si tienes un flujo continuo de sangre a través del dispositivo de asistencia ventricular izquierda, es posible que tú o el médico no puedan verificar tu pulso o presión arterial mediante los métodos tradicionales. Los médicos pueden utilizar otras pruebas para verificar la frecuencia cardíaca y medir la presión arterial.

    Determinados tipos de dispositivos de asistencia ventricular usan bombas que se colocan fuera del cuerpo. Estos dispositivos de asistencia ventricular pueden tener bombas externas que se conectan a una gran consola, mientras que otros tienen bombas externas más pequeñas ubicadas junto al cuerpo, que se conectan a dispositivos portátiles. Estos dispositivos de asistencia ventricular pueden utilizarse temporalmente, como, por ejemplo, durante una cirugía cardíaca o después, y otros pueden utilizarse mientras se espera un trasplante cardíaco u otro dispositivo de asistencia ventricular para un período más prolongado.

    En un tipo de dispositivo de asistencia ventricular para un período corto, la bomba se inserta a través de un catéter en la pierna, que los médicos guían a través de las arterias hacia el corazón. Otro tipo utiliza catéteres para acceder al corazón, pero la bomba se coloca fuera del cuerpo.

    Después del procedimiento

    Después de la cirugía para implantar un dispositivo de asistencia ventricular (DAV), permanecerás en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Te suministrarán líquidos, alimentos y medicamentos por sondas intravenosas. Con otras sondas, drenarán la orina de la vejiga y líquidos y sangre del corazón y el tórax. El equipo de tratamiento controlará si hay signos de infección u otra complicación.

    Es posible que los pulmones no funcionen correctamente de inmediato después de la cirugía, por eso, tal vez debas permanecer conectado a un respirador durante unos días luego de la cirugía hasta que puedas respirar por tu cuenta.

    Después de unos días en la UCI, en general te trasladan a una habitación de hospital normal. La cantidad de tiempo que debas estar en la UCI y en el hospital puede variar de acuerdo con tu enfermedad antes del procedimiento y según cómo te recuperes después de la colocación del DAV.

    A medida que te recuperas, el personal de enfermería y otros miembros del equipo de tratamiento te ayudarán a estar cada vez más activo. Pueden ayudarte a sentarte, a levantarte de la cama, y a caminar por los corredores del hospital. Es posible que tengas consultas con un fisioterapeuta, quien te ayudará a continuar aumentando tu fuerza y a acostumbrarte a realizar actividades cotidianas.

    El equipo de tratamiento trabajará junto a ti para ayudarte a recuperar tus fuerzas y prepararte para volver a casa. Es posible que te expliquen cómo vivir con un DAV y cómo cuidarlo cuando regreses a tu casa, además de responder a tus preguntas sobre el DAV. Es posible que el equipo de tratamiento también te recomiende planes de rehabilitación cardíaca y nutricional para tu recuperación una vez que vuelvas a casa.

    Es probable que el médico te recete antibióticos y anticoagulantes para prevenir infecciones y otras complicaciones mientras estás en el hospital. Generalmente, necesitarás continuar tomando anticoagulantes, como aspirina y warfarina (Coumadin, Jantoven), durante el tiempo que tengas el DAV para evitar la formación de coágulos sanguíneos.

    Es muy importante seguir las instrucciones para tomar estos medicamentos con cuidado. Necesitarás hacerte análisis de sangre periódicos para controlar los efectos de la warfarina. Consulta con tu médico si tienes preguntas sobre los medicamentos o si tienes efectos secundarios. También necesitarás continuar tomando los medicamentos que tomas para otras enfermedades.

    Es posible que el equipo de tratamiento te recomiende tener visitas de familiares y amigos mientras te recuperas en el hospital. Las visitas podrán ayudarte a realizar algunas actividades físicas. El personal de enfermería y el equipo de tratamiento le explicarán a tu familia los diversos aspectos de tu atención, por ejemplo, cómo cuidar y manejar el DAV, cómo observar si hay signos de infección después de la cirugía, cómo cambiar el vendaje, cómo actuar ante una emergencia relacionada con el DAV y cómo te puede ayudar tu familia en casa.

    Una vez que te hayas recuperado y recuperes tus fuerzas, el equipo de tratamiento determinará cuándo estarás lo suficientemente saludable para darte el alta. Si necesitas más tiempo para recuperar tus fuerzas antes de regresar a casa, puedes quedarte en un centro de cuidados especiales, como una casa de reposo, durante un tiempo después de la hospitalización.

    Resultados

    Es probable que tengas que concurrir a consultas de seguimiento con el médico y otros miembros del equipo de tratamiento una vez por semana durante el primer mes después del procedimiento, para controlar si tu dispositivo de asistencia ventricular está funcionando correctamente y para chequear si hay complicaciones.

    Las consultas de seguimiento pueden incluir un examen físico, varias pruebas y una evaluación del funcionamiento del dispositivo. Por lo general, necesitarás consultas de seguimiento con menor frecuencia después de un tiempo, mientras continúas recuperándote. Las consultas pueden realizarse en clínicas que cuenten con un equipo médico capacitado en dispositivos de asistencia ventricular.

    El médico también puede recomendarte que participes en un programa de rehabilitación cardíaca. La rehabilitación cardíaca es un programa personalizado de ejercicio y educación, diseñado para ayudarte a mejorar tu salud y recuperarte de un ataque cardíaco, otras formas de enfermedad cardíaca o cirugía realizada para tratar una enfermedad cardíaca. El personal de rehabilitación cardíaca puede ayudarte a incorporar cambios para lograr un estilo de vida saludable, como ejercicios, una dieta saludable para el corazón, y el control del estrés.

    Según tu enfermedad, es posible que puedas volver a realizar la mayoría de tus actividades cotidianas, como volver a trabajar, a conducir, a tener una vida sexual activa, a practicar tus pasatiempos y a hacer ejercicios. El médico puede conversar contigo sobre qué actividades son adecuadas para ti.

    Vivir con un dispositivo de asistencia ventricular puede parecer estresante. Puede preocuparte que el dispositivo de asistencia ventricular deje de funcionar o que te produzca una infección. Si eres un candidato para un trasplante de corazón, es posible que te preocupe que tu dispositivo de asistencia ventricular no funcione el tiempo suficiente hasta que recibas el corazón de un donante.

    Habla con tu equipo de tratamiento, tu familia y amigos si te sientes estresado, preocupado o deprimido. Conversar acerca de cómo te sientes puede ayudarte. Puedes considerar unirte a un grupo de apoyo de personas que tienen dispositivos de asistencia ventricular o hablar con un asesor profesional.

    Dispositivos de asistencia ventricular y trasplantes de corazón

    Si tienes un(DAV)implantado para ayudar a tu corazón a bombear sangre mientras esperas un trasplante de corazón, estarás en estrecho contacto con un médico y un centro de trasplante mientras estés en la lista de espera. Si aparece un donante de corazón, es probable que no te permitan viajar a más de dos horas de distancia en coche hasta el hospital.

    Estudios clínicos

    Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

    Dispositivo de asistencia ventricular - atención en Mayo Clinic

    June 11, 2019
    References
    1. Yancy CW, et al. 2017 ACC/AHA/HFSA focused update of the 2013 ACCF/AHA guideline for the management of heart failure. Journal of the American College of Cardiology. 2017;70:776.
    2. Ventricular assist device. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/ventricular-assist-device. Accessed March 26, 2019.
    3. Devices and surgical procedures to treat heart failure. American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/heart-failure/treatment-options-for-heart-failure/devices-and-surgical-procedures-to-treat-heart-failure. Accessed March 26, 2019.
    4. Starrh L, et al. Ventricular assist devices: The basics. The Journal for Nurse Practitioners. 2018;14:538.
    5. Bonow RO, et al., eds. Mechanical circulatory support. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 26, 2019.
    6. Saeed D. Right ventricular failure and biventricular support strategies. Cardiology Clinics. 2018;36:599.
    7. How can I prepare for heart surgery? American Heart Association. https://www.heart.org/en/health-topics/consumer-healthcare/answers-by-heart-fact-sheets. Accessed March 30, 2019.
    8. Barbara Woodward Lips Patient Education Center. Getting ready for heart surgery. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2011.
    9. Brown DL. Ventricular assist device therapy in advanced heart failure. In: Cardiac Intensive Care. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier. 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 30, 2019.
    10. Mancini D. Practical management of long-term mechanical circulatory support devices. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 30, 2019.
    11. Cutitta K, et al. Heart smart guide for young patients with cardiac devices. Circulation. 2015;131:e330.
    12. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 2, 2019.