Descripción general

Un desfibrilador cardioversor implantable (ICD, por sus siglas en inglés) es un pequeño dispositivo a pila que se coloca en el pecho para controlar el ritmo cardíaco y detectar latidos irregulares. Este tipo de desfibrilador emite impulsos eléctricos a través de uno o más cables conectados al corazón para corregir el ritmo cardíaco anormal.

Puede que necesites un desfibrilador cardioversor implantable si los latidos de tu corazón son peligrosamente rápidos (taquicardia ventricular) o si los latidos son tan erráticos que impiden que el corazón bombee suficiente sangre al resto del cuerpo (fibrilación ventricular). Los ventrículos son las cavidades inferiores del corazón.

Los desfibriladores cardioversores implantables detectan y detienen los latidos anormales del corazón (arritmias). El dispositivo controla continuamente los latidos y emite impulsos eléctricos para restituir el ritmo cardíaco normal cuando sea necesario. Un desfibrilador cardioversor implantable no es lo mismo que un marcapasos, otro dispositivo implantable que se utiliza para ayudar a controlar los ritmos cardíacos anormales.

Por qué se realiza

Es probable que hayas visto programas de televisión en los que los trabajadores del hospital dan "choques" con paletas electrificadas a una persona inconsciente en paro cardíaco. Un desfibrilador cardioversor implantable hace lo mismo, solo que interna y automáticamente cuando detecta un ritmo cardíaco anómalo.

Un desfibrilador cardioversor implantable se coloca quirúrgicamente debajo de la piel, generalmente debajo de la clavícula izquierda. Uno o más alambres (conductores) flexibles y aislados corren desde el desfibrilador cardioversor implantable a través de las venas hasta el corazón.

Debido a que el desfibrilador cardioversor implantable controla constantemente los ritmos cardíacos anómalos y trata de corregirlos de inmediato, es de ayuda cuando tu corazón deja de palpitar (paro cardíaco), incluso cuando estás lejos del hospital más cercano.

Cómo funciona un desfibrilador cardioversor implantable

Cuando tienes un ritmo cardíaco rápido, los cables del corazón al dispositivo transmiten señales al desfibrilador cardioversor implantable, el cual envía pulsos eléctricos para regular el ritmo del corazón. Según el problema que presente tu ritmo cardíaco, tu desfibrilador cardioversor implantable podría ser programado para:

  • Marcapasos de baja energía. Es posible que no sientas nada o sientas un aleteo indoloro en el pecho cuando tu desfibrilador cardioversor implantable reacciona a perturbaciones leves de tu ritmo cardíaco.
  • Una descarga de mayor energía. En el caso de problemas más graves del ritmo cardíaco, el desfibrilador cardioversor implantable puede administrar una descarga de mayor energía. Esta descarga puede ser dolorosa, y posiblemente te haga sentir como si te hubieran dado una patada en el pecho. El dolor suele durar solo un segundo, y no debería haber incomodidad después de que termine la descarga.

Por lo general, solo se necesita una descarga para restablecer el ritmo cardíaco a la normalidad. Algunas veces, sin embargo, puedes tener dos o más descargas durante un período de 24 horas.

Tener tres o más descargas en un período de tiempo corto se conoce como una tormenta eléctrica o de arritmia. Si tienes una tormenta eléctrica, debes buscar atención de emergencia para ver si tu desfibrilador cardioversor implantable está funcionando correctamente o si tienes un problema que provoque una anomalía de tu ritmo cardíaco.

Si es necesario, el desfibrilador cardioversor implantable puede ajustarse para reducir la cantidad y la frecuencia de las descargas. Puedes necesitar medicamentos adicionales para hacer que tu corazón lata regularmente y disminuir la probabilidad de una tormenta del desfibrilador cardioversor implantable.

Un desfibrilador cardioversor implantable también puede registrar la actividad del corazón y las variaciones en el ritmo. Esta información ayuda a tu médico a evaluar tu problema de ritmo cardíaco y, si es necesario, a reprogramar tu desfibrilador cardioversor implantable.

Desfibrilador cardioversor implantable subcutáneo

Un desfibrilador cardioversor implantable subcutáneo (S-ICD, por sus siglas en inglés) es un tipo más nuevo de desfibrilador cardioversor implantable (ICD, por sus siglas en inglés) disponible en algunos centros quirúrgicos. Un S-ICD se implanta debajo de la piel al costado del pecho, debajo de la axila. Está conectado a un electrodo que corre a lo largo del esternón.

Tú puedes ser un candidato para este dispositivo si tienes defectos estructurales en el corazón que impiden la inserción de alambres al corazón a través de los vasos sanguíneos, o si tienes otras razones para querer evitar los ICD tradicionales. Implantar un ICD subcutáneo es menos invasivo que un ICD que se adhiere al corazón, pero el dispositivo es de mayor tamaño que un ICD.

Quién necesita un desfibrilador cardioversor implantable

Eres candidato para un desfibrilador cardioversor implantable si has tenido taquicardia ventricular sostenida, has sobrevivido a un paro cardíaco o te has desmayado por una arritmia ventricular. También podrías beneficiarte de un desfibrilador cardioversor implantable si tienes:

  • Antecedentes de enfermedad de las arterias coronarias y ataque cardíaco que haya debilitado tu corazón.
  • Una afección cardiaca que involucre músculo cardiaco anómalo, como músculo cardiaco dilatado o engrosado.
  • Un defecto cardíaco hereditario que haga que el corazón no lata normalmente. Estos incluyen el síndrome de QT largo, que puede causar fibrilación ventricular y muerte incluso en personas jóvenes sin signos o síntomas de problemas cardíacos.
  • Otras afecciones poco comunes que puedan afectar tu ritmo cardíaco.

Riesgos

Los riesgos relacionados con la colocación de un desfibrilador cardioversor implantable son poco comunes, pero algunos de ellos pueden ser los siguientes:

  • Infección en la zona del implante
  • Reacción alérgica a los medicamentos que se administraron durante el procedimiento
  • Hinchazón, sangrado o hematomas en el lugar donde se colocó el desfibrilador cardioversor implantable
  • Daños en la vena donde se colocaron los electrodos del desfibrilador cardioversor implantable
  • Sangrado alrededor del corazón, lo cual puede ser potencialmente mortal
  • Filtración de sangre en la válvula cardíaca donde está el cable del desfibrilador cardioversor implantable
  • Colapso pulmonar (neumotórax)

Cómo te preparas

Para determinar si necesitas un desfibrilador cardioversor implantable, tu médico podría realizar una variedad de pruebas de diagnóstico, que podrían incluir:

  • Electrocardiografía (ECG). Esta prueba no invasiva utiliza almohadillas sensoras con cables conectados (electrodos) colocados en el cuerpo para medir los impulsos eléctricos del corazón. El patrón de latidos del corazón ofrece pistas sobre el tipo de ritmo irregular que tienes.
  • Ecocardiografía. Esta prueba no invasiva utiliza ondas sonoras inofensivas que le permiten a tu médico ver tu corazón sin hacer una incisión. Durante el procedimiento, se pasa un pequeño instrumento llamado transductor por el pecho para recoger las ondas sonoras reflejadas (ecos) del corazón y transmitirlas a una máquina que utiliza los patrones de ondas sonoras para componer imágenes del corazón que late en un monitor. Estas imágenes muestran si tu corazón está funcionando bien y el tamaño y grosor del músculo cardíaco.
  • Monitoreo Holter. También conocido como monitor de electrocardiograma ambulatorio, un monitor Holter registra tu ritmo cardíaco durante 24 horas. Los cables de los electrodos en tu pecho van a un dispositivo de grabación que funciona con pilas y se lleva en el bolsillo, en un cinturón o en una correa para el hombro.

    Mientras usas el monitor, llevarás un diario de tus actividades y síntomas. El médico comparará el diario con los registros eléctricos grabados y tratará de determinar la causa de los síntomas.

  • Grabador de episodios. Tu médico podría pedirte que uses un dispositivo del tamaño de un buscapersonas que registre la actividad de tu corazón durante más de 24 horas. A diferencia de un monitor Holter, no funciona continuamente, sino que tú lo activas cuando sientes que el corazón está latiendo de forma anormal.
  • Estudio de electrofisiología. Los electrodos son guiados a través de los vasos sanguíneos hasta tu corazón y se utilizan para evaluar la función del sistema eléctrico de tu corazón. Esto puede identificar si tienes o podrías tener problemas de ritmo cardíaco.

Alimentos y medicamentos

Probablemente tendrás que ayunar durante al menos ocho horas antes de la cirugía. Habla con tu médico acerca de cualquier medicamento que tomes y si debes continuar tomándolo antes de tu procedimiento para implantar un desfibrilador cardioversor implantable.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

Por lo general, el procedimiento para colocar un desfibrilador cardioversor implantable se puede realizar con un medicamento anestésico y un sedante para relajarte, pero que te permiten estar consciente del entorno. En algunos casos, se puede utilizar anestesia general para que estés inconsciente durante el procedimiento.

Durante la cirugía, se introducen uno o más cables flexibles y aislados (electrodos) en las venas cercanas a la clavícula y se guían hacia el corazón con la ayuda de radiografías. Los extremos de los electrodos se colocan en el corazón, mientras que los otros extremos se conectan al generador, el cual se suele implantar debajo de la piel de la clavícula. Por lo general, el procedimiento dura unas horas.

Una vez que el desfibrilador cardioversor implantable esté en su lugar, el médico lo probará y lo programará según tu problema de ritmo cardíaco. Para probar el desfibrilador cardioversor implantable, es posible que se te tenga que acelerar la frecuencia cardíaca y, luego, restablecer el ritmo normal mediante una descarga eléctrica.

Después del procedimiento

Por lo general, serás dado de alta el día de la cirugía, una vez que el efecto de la anestesia haya desaparecido. Tendrás que hacer arreglos para que te lleven a tu casa porque no podrás conducir de inmediato.

Debido a que algunos desfibriladores tienen cables colocados a través de las venas hasta el corazón, tendrás que evitar movimientos bruscos que eleven tu brazo izquierdo por encima de la altura del hombro durante dos o tres semanas. Esto es para que los conductores no se muevan hasta que el área haya tenido tiempo de sanar. Eso también significa no conducir durante ese tiempo.

Si tienes un desfibrilador subcutáneo, no se colocan cables a través de las venas, por lo que no hay ninguna restricción para conducir o levantar el brazo por encima del hombro.

Tratamiento del dolor después del procedimiento

Después de la cirugía, es posible que sientas algo de dolor en el área de la incisión, ya que esta puede quedar inflamada y sensible durante algunos días o semanas. El médico podría recetarte analgésicos.

A medida que el dolor se atenúe, podrás tomar algún analgésico de venta libre, como el acetaminofén. La aspirina y el ibuprofeno no son recomendables porque pueden aumentar el riesgo de que se produzca una hemorragia.

A menos que el médico te lo indique, no tomes analgésicos que contengan aspirina porque pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Resultados

Los desfibriladores cardioversores implantables se han convertido en el tratamiento estándar para cualquier persona que haya sobrevivido a un paro cardíaco, y se usan cada vez más en personas con alto riesgo de paro cardíaco repentino. Un desfibrilador cardioversor implantable reduce tu riesgo de muerte súbita por paro cardíaco más que tratarse solamente con medicamentos.

Aunque las descargas eléctricas pueden ser perturbadoras, son una señal de que el desfibrilador cardioversor implantable está tratando eficazmente tu problema de ritmo cardíaco y protegiéndote de la muerte súbita. Habla con tu médico acerca de cómo cuidar mejor tu desfibrilador cardioversor implantable.

Después del procedimiento, necesitarás tomar algunas precauciones para evitar lesiones y asegurarse de que su desfibrilador cardioversor implantable funcione correctamente.

Precauciones a corto plazo

Es probable que puedas retomar tus actividades habituales poco después de recuperarte de la cirugía. Sigue las indicaciones del médico. Durante cuatro semanas después de la cirugía, el médico podría pedirte que no hagas lo siguiente:

  • Actividades o ejercicios intensos que involucren movimientos por encima del hombro, como golf, tenis, natación, ciclismo, jugar a los bolos o pasar la aspiradora
  • Levantar objetos pesados
  • Programas de ejercicios extenuantes

Es posible que el médico te aconseje evitar los deportes de contacto por tiempo indefinido. El contacto fuerte puede dañar el dispositivo o desconectar los cables.

Precauciones a largo plazo

Los problemas con tu desfibrilador cardioversor implantable debido a interferencia eléctrica son poco frecuentes. Aún así, toma precauciones con lo siguiente:

  • Teléfonos celulares y otros dispositivos móviles. Es seguro hablar por teléfono celular, pero evita colocarlo a menos de 6 pulgadas (unos 15 centímetros) del sitio de implante del desfibrilador cardioversor implantable cuando el teléfono esté encendido. Aunque es poco probable, tu desfibrilador cardioversor implantable podría confundir la señal de un teléfono celular con un latido cardíaco y disminuir tu ritmo cardíaco, lo que provocaría síntomas tales como fatiga repentina.
  • Sistemas de seguridad. Después de la cirugía, recibirás una tarjeta que dice que tienes un desfibrilador cardioversor implantable. Muestra tu tarjeta al personal del aeropuerto, ya que el desfibrilador cardioversor implantable podría activar las alarmas de seguridad del aeropuerto.

    Además, los detectores de metales portátiles suelen contener un imán que puede interferir con tu desfibrilador cardioversor implantable. Limita el escaneo con un detector portátil a menos de 30 segundos sobre el sitio de tu desfibrilador cardioversor implantable o solicita una revisión manual.

  • Equipos médicos. Hazle saber a los médicos, técnicos médicos y dentistas que visites que tienes un desfibrilador cardioversor implantable. Algunos procedimientos, como la resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), la angiografía por resonancia magnética (MRA, por sus siglas en inglés) y la ablación por radiofrecuencia o por microondas, no son recomendables si tienes un desfibrilador cardioversor implantable.
  • Generadores de energía. Párate a una distancia mínima de 2 pies (0,6 metros) de equipos de soldar, transformadores de alto voltaje o sistemas con generador de motor. Si trabajas cerca de dicho equipo, pídele a tu médico que coordine una prueba en tu lugar de trabajo para determinar si el equipo afecta tu desfibrilador cardioversor implantable.
  • Auriculares. Los auriculares pueden contener una sustancia magnética que puede interferir con tu desfibrilador cardioversor implantable. Mantén tus auriculares a una distancia mínima de 6 pulgadas (unos 15 centímetros) de tu desfibrilador cardioversor implantable.
  • Imanes. Estos pueden afectar tu desfibrilador cardioversor implantable, así que es buena idea mantener los imanes por lo menos a 6 pulgadas (15 centímetros) del sitio de tu desfibrilador cardioversor implantable.

Entre los dispositivos que suponen un riesgo leve o nulo para tu desfibrilador cardioversor implantable, se incluyen los hornos de microondas, los televisores y controles remotos, las radios AM/FM, las tostadoras, las mantas eléctricas, las afeitadoras eléctricas y los taladros eléctricos, las computadoras, los escáneres, las impresoras y los dispositivos GPS.

Restricciones para conducir

Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable para tratar la arritmia ventricular, conducir un vehículo puede ser peligroso. La combinación de la arritmia y los choques del desfibrilador cardioversor implantable puede causar desmayos, lo cual podría ser peligroso si estás manejando.

Las pautas de la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) desaconsejan conducir durante los primeros seis meses después del procedimiento si te colocaron el desfibrilador cardioversor implantable porque anteriormente tuviste un paro cardíaco o una arritmia ventricular.

Si no recibes ningún choque del desfibrilador durante este periodo, es probable que puedas volver a conducir. Pero si luego recibes un choque, con o sin desmayo, infórmaselo al médico y sigue sus recomendaciones. En la mayoría de los casos, no podrás conducir hasta que hayan pasado otros seis meses sin que recibas ningún choque del desfibrilador.

Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable, pero no tienes antecedentes de arritmias potencialmente mortales, por lo general, podrás volver a conducir una semana después del procedimiento si no has recibido ningún choque del dispositivo. Habla de tu situación con el médico.

Generalmente, no podrás obtener una licencia de conducir comercial si tienes un desfibrilador cardioversor implantable.

Duración de la batería

La pila de litio del desfibrilador cardioversor implantable puede durar hasta siete años. El médico la revisará durante los controles periódicos, que deben realizarse más o menos cada seis meses. Cuando la pila se esté acabando, el generador de choque usado se reemplaza por uno nuevo durante un procedimiento ambulatorio menor.

Los desfibriladores cardioversores implantables y asuntos relacionados con el final de la vida

Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable y desarrollas una enfermedad terminal, tu desfibrilador cardioversor implantable todavía te administrará choques si no se desactiva. Apagar el desfibrilador cardioversor implantable es un procedimiento fácil y hacerlo no hará que el corazón se detenga inmediatamente. Pero apagar el dispositivo puede evitar choques no deseados y sufrimientos innecesarios.

Habla con tu médico acerca de tus deseos. También habla con los miembros de tu familia u otra persona designada para tomar decisiones médicas por ti acerca de lo que te gustaría hacer en las situaciones de atención médica durante tu enfermedad terminal.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

March 03, 2020
  1. Implantable cardioverter defibrillator. National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/icd/icd_all.html. Accessed April 8, 2019.
  2. Ganz LI. General principles of the implantable cardioverter-defibrillator. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 8, 2019.
  3. Epstein AE, et al. 2012 ACC/AHA/HRS focused update incorporated into the ACC/AHA/HRS 2008 guidelines for device-based therapy of cardiac rhythm abnormalities. Circulation. 2013;127:e283.
  4. Devices that may interfere with implantable cardioverter defibrillators (ICDs). American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Arrhythmia/PreventionTreatmentofArrhythmia/Devices-that-may-Interfere-with-Implantable-Cardioverter-Defibrillators-ICDs_UCM_448464_Article.jsp. Accessed April 8, 2019.
  5. Living with your implantable cardioverter defibrillator (ICD). http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Arrhythmia/PreventionTreatmentofArrhythmia/Living-With-Your-Implantable-Cardioverter-Defibrillator-ICD_UCM_448462_Article.jsp. American Heart Association. Accessed April 8, 2019.
  6. AskMayoExpert. Implanted cardiac devices. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015. Accessed April 8, 2019.
  7. Ganz LI. Implantable cardioverter-defibrillators: Complications. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 8, 2019.
  8. Al-Khatib SM, et al. 2017 AHA/ACC/HRS guideline for management of patients with ventricular arrhythmias and the prevention of sudden cardiac death. Heart Rhythm. 2018;15:e73.
  9. Wilcox ME, et al. Recent developments in the subcutaneous ICD. Trends in Cardiovascular Medicine. 2016;26:526.
  10. Chue CD, et al. Efficacy and safety of the subcutaneous implantable cardioverter defibrillator: A systematic review. Heart. 2017;103:1315.
  11. Defibrillators. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/defibrillators. Accessed April 8, 2019.
  12. Ferrick AM, et al. Sports and driving with an implantable cardioverter-defibrillator. Cardiology in Review. 2017;25:36.
  13. McEvedy SM, et al. Implantable cardioverter defibrillator knowledge and end-of-life device deactivation: A cross-sectional survey. Palliative Medicine. 2018;32:156.
  14. Asirvatham S (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. June 26, 2019.

Desfibrilador cardioversor implantable