Diagnóstico

Para diagnosticar la insuficiencia cardíaca, el médico revisará atentamente tu historia clínica y tus síntomas y realizará una exploración física. El médico también puede verificar la presencia de factores de riesgo, tales como presión arterial alta, enfermedad de las arterias coronarias o diabetes.

Usando un estetoscopio, el médico puede escuchar tus pulmones para verificar si hay signos de congestión. El estetoscopio también detecta sonidos anormales del corazón que pueden sugerir la insuficiencia cardíaca. El médico puede examinar las venas de tu cuello y verificar si hay acumulación de líquido en el abdomen y en las piernas.

Después de la exploración física, el médico también puede solicitar alguna de estas pruebas:

  • Análisis de sangre. El médico puede tomar una muestra de sangre para verificar la función de los riñones, el hígado y la tiroides y para buscar indicadores de otras enfermedades que afectan el corazón.

    Un análisis de sangre para verificar una sustancia química denominada «péptido natriurético tipo B terminal N» puede ayudar a diagnosticar la insuficiencia cardíaca si el diagnóstico no es determinante cuando se usa además de otras pruebas.

  • Radiografía de tórax. Las radiografías pueden ayudar a ver el estado de los pulmones y el corazón. En la insuficiencia cardíaca, el corazón puede parecer agrandado, y la acumulación de líquido puede ser visible en los pulmones. El médico también puede usar una radiografía para diagnosticar otras enfermedades distintas a la insuficiencia cardíaca que pueden explicar los signos y síntomas.
  • Electrocardiograma. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos adheridos a la piel. Los impulsos se registran como ondas y se muestran en una pantalla o se imprimen en papel.

    Esta prueba ayuda al médico a diagnosticar problemas del ritmo cardíaco y daños en el corazón debido a un ataque cardíaco que puede estar ocultando la insuficiencia cardíaca.

  • Ecocardiograma. Una prueba importante para diagnosticar la insuficiencia cardíaca es el ecocardiograma. Un ecocardiograma ayuda a distinguir la insuficiencia cardíaca sistólica de la insuficiencia cardíaca diastólica, en la cual el corazón está rígido y no puede llenarse correctamente.

  • Un ecocardiograma usa ondas sonoras para producir imágenes de video del corazón. Esta prueba puede ayudar al médico a observar el tamaño y la forma del corazón y qué tan bien está bombeando.

    El ecocardiograma también puede ayudar a los médicos a buscar problemas en las válvulas o evidencias de ataques cardíacos previos, otras anormalidades cardíacas y algunas causas inusuales de la insuficiencia cardíaca.

    La fracción de eyección se mide durante un ecocardiograma y también puede medirse mediante pruebas de medicina nuclear, cateterismo cardíaco y una resonancia magnética cardíaca. Esta es una medición importante de qué tan bien está bombeando el corazón y se usa para ayudar a clasificar la insuficiencia cardíaca y para guiar el tratamiento.

  • Prueba de esfuerzo. Las pruebas de esfuerzo miden cómo el corazón y los vasos sanguíneos responden al esfuerzo. Es posible que camines en una cinta o pedalees en una bicicleta fija mientras estás conectado a una máquina de electrocardiograma. O bien, es posible que recibas un medicamento por vía intravenosa que estimula el corazón de manera similar a cuando realizas ejercicios. Algunas veces la prueba de esfuerzo puede realizarse mientras usas una máscara que mide la capacidad del corazón y de los pulmones para inhalar oxígeno y exhalar dióxido de carbono.

    Las pruebas de esfuerzo ayudan a los médicos a observar si tienes una enfermedad de las arterias coronarias. Las pruebas de esfuerzo también determinan cuán bien responde tu cuerpo a la eficacia de bombeo reducida del corazón y puede ayudar a guiar las decisiones de tratamiento a largo plazo.

    Si el médico también desea ver imágenes del corazón mientras estás ejercitando, puede solicitar una prueba de esfuerzo nuclear o un ecocardiograma de esfuerzo. Es similar a una prueba de esfuerzo, pero también usa técnicas de imagen para visualizar el corazón durante la prueba.

  • Tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) cardíaca. Estas pruebas pueden usarse para diagnosticar problemas del corazón, entre ellos, las causas de la insuficiencia cardíaca.

    En una exploración por tomografía computarizada cardíaca, te recuestas en una camilla dentro de una máquina con forma circular. Dentro de la máquina, un tubo de rayos X gira alrededor de tu cuerpo y obtiene imágenes del corazón y del pecho.

    En una resonancia magnética cardíaca, te recuestas en una camilla dentro de una máquina con forma de tubo alargado que produce un campo magnético. El campo magnético alinea partículas atómicas en algunas de las células. Cuando se emiten ondas de radio hacia las partículas alineadas, estas producen señales que varían según el tipo de tejido. Las señales crean imágenes del corazón.

  • Angiografía coronaria. En esta prueba, se inserta un tubo delgado y flexible (catéter) en un vaso sanguíneo en la ingle o en el brazo y se lo guía a través de la aorta hasta las arterias coronarias.

    Un tinte que se inyecta a través del catéter hace que las arterias que suministran sangre al corazón sean visibles con los rayos X. Esta prueba ayuda a los médicos a identificar arterias estrechadas hacia el corazón (enfermedad de las arterias coronarias) que pueden causar la insuficiencia cardíaca. La prueba puede constar de un ventriculograma, un procedimiento para determinar la potencia de la cavidad de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo) y la salud de las válvulas del corazón.

  • Biopsia del miocardio. En esta prueba, el médico inserta un pequeño cordón de biopsia flexible en una vena del cuello o la ingle, y se toman pequeños pedazos del músculo cardíaco. Esta prueba puede realizarse para diagnosticar determinados tipos de enfermedades del músculo cardíaco que provocan insuficiencia cardíaca.

Cómo se clasifica la insuficiencia cardíaca

Los resultados de estas pruebas ayudan a los médicos a determinar la causa de los signos y síntomas y a desarrollar un programa para tratar el corazón. Para determinar cuál es el tratamiento más adecuado para tu enfermedad, los médicos pueden clasificar la insuficiencia cardíaca usando dos sistemas:

  • Clasificación de la New York Heart Association (Asociación Cardíaca de Nueva York). Esta escala basada en los síntomas clasifica la insuficiencia cardíaca en cuatro categorías. En la insuficiencia cardíaca de clase I, no tienes ningún síntoma. En la insuficiencia cardíaca de clase II, puedes realizar las actividades cotidianas sin dificultad, pero te cansas o te fatigas cuando te esfuerzas. En la clase III, tendrás problemas para completar las actividades cotidianas. La clase IV es la más grave, y tienes dificultad para respirar, incluso al descansar.
  • Pautas del American College of Cardiology (Colegio Estadounidense de Cardiología)/American Heart Association (Asociación Americana del Corazón). El sistema de clasificación basado en etapas usa letras de la A a la D. El sistema comprende una categoría para las personas que corren riesgo de padecer insuficiencia cardíaca. Por ejemplo, una persona que tiene varios factores de riesgo de insuficiencia cardíaca, pero no tiene signos o síntomas de insuficiencia cardíaca está en la etapa A. Una persona que tiene una enfermedad cardíaca, pero no tiene signos o síntomas de insuficiencia cardíaca está en la etapa B. Alguien que tiene una enfermedad cardíaca y tiene o tuvo signos y síntomas de insuficiencia cardíaca está en la etapa C. Una persona con insuficiencia cardíaca avanzada y que requiere tratamientos especializados está en la etapa D.

    Los médicos usan este sistema de clasificación para identificar los factores de riesgo y para comenzar un tratamiento temprano y más riguroso para ayudar a prevenir o a retrasar la insuficiencia cardíaca.

Estos sistemas de puntuación no son independientes entre sí. El médico, con frecuencia, los usará en conjunto para ayudar a decidir las opciones de tratamiento más adecuadas. Pregúntale al médico acerca de tu puntuación si estás interesado en determinar la gravedad de tu insuficiencia cardíaca. El médico puede ayudarte a interpretar tu puntuación y a planificar el tratamiento según tu enfermedad.

Tratamiento

La insuficiencia cardíaca es un enfermedad crónica que necesita control de por vida. No obstante, con tratamiento, los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca pueden mejorar y el corazón puede fortalecerse. El tratamiento puede ayudarte a vivir más tiempo y a reducir la probabilidad de muerte súbita.

En algunas ocasiones, los médicos pueden corregir la insuficiencia cardíaca tratando la causa de fondo. Por ejemplo, al reparar una válvula cardíaca o al controlar la aceleración del ritmo cardíaco se puede revertir la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, para la mayoría de las personas, el tratamiento de la insuficiencia cardíaca implica equilibrar los medicamentos correctos y, en algunos casos, usar dispositivos que ayuden a que el corazón lata y se contraiga correctamente.

Medicamentos

Los médicos suelen tratar la insuficiencia cardíaca con una combinación de medicamentos. Según los síntomas, puedes tomar uno o más medicamentos, entre ellos:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA). Estos medicamentos ayudan a las personas con insuficiencia cardíaca sistólica a vivir más tiempo y a sentirse mejor. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina son un tipo de vasodilatador, un medicamento que ensancha los vasos sanguíneos para disminuir la presión arterial, mejorar el flujo sanguíneo y disminuir la carga de trabajo del corazón. Algunos ejemplos son el enalapril (Vasotec), el lisinopril (Zestril) y el captopril (Capoten).
  • Bloqueantes de los receptores de la angiotensina II. Estos medicamentos, como el losartán (Cozaar) y el valsartán (Diovan), tienen muchos de los beneficios de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. Pueden ser una alternativa para las personas que no pueden tolerar los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina.
  • Betabloqueantes. Este tipo de medicamentos no solo disminuye el ritmo cardíaco y reduce la presión arterial, sino también limita o revierte parte del daño en el corazón si tienes insuficiencia cardíaca sistólica. Algunos ejemplos son el carvedilol (Coreg), el metoprolol (Lopressor) y el bisoprolol (Zebeta).

    Estos medicamentos reducen el riesgo de algunos ritmos cardíacos anormales y disminuye la probabilidad de morir de forma inesperada. Los betabloqueantes pueden reducir los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca, mejorar la función del corazón y ayudar a vivir más tiempo.

  • Diuréticos. Los diuréticos, a menudo llamados «píldoras de agua», hacen que orines con mayor frecuencia y evitan que el líquido se acumule en el cuerpo. Los diuréticos, como la furosemida (Lasix), también disminuyen el líquido en los pulmones, para que puedas respirar con mayor facilidad.

    Como los diuréticos hacen que el organismo pierda potasio y magnesio, el médico también puede recetar suplementos de estos minerales. Si tomas diuréticos, es probable que el médico controle los niveles de potasio y magnesio en el organismo mediante análisis de sangre periódicos.

  • Antagonistas de la aldosterona. Estos medicamentos son la espironolactona (Aldactone) y la eplerenona (Inspra). Estos son diuréticos que conservan el potasio y, además, tienen propiedades que pueden ayudar a las personas con insuficiencia cardíaca sistólica grave a vivir más tiempo.

    A diferencia de otros diuréticos, la espironolactona y la eplerenona pueden elevar el nivel de potasio en la sangre a niveles peligrosos, por lo tanto, habla con el médico si te preocupa el aumento de potasio y descubre si debes modificar el consumo de alimentos con alto contenido de potasio.

  • Cardiotónicos. Estos son medicamentos intravenosos utilizados en el hospital por personas con insuficiencia cardíaca grave para mejorar la función de bombeo del corazón y mantener la presión arterial.
  • Digoxina (Lanoxin). Este medicamento, también conocido como «digitalis», aumenta la fuerza de las contracciones del músculo cardíaco. También tiende a desacelerar los latidos del corazón. La digoxina reduce los síntomas de insuficiencia cardíaca que provoca la insuficiencia cardíaca sistólica. Es más probable que se administre a una persona con problemas de ritmo cardíaco, como la fibrilación auricular.

Es posible que debas tomar dos o más medicamentos para tratar la insuficiencia cardíaca. El médico también puede recetarte otros medicamentos para el corazón, como nitratos para el dolor de pecho, una estatina para reducir el colesterol o medicamentos anticoagulantes para ayudar a prevenir los coágulos sanguíneos, junto con los medicamentos para la insuficiencia cardíaca.

Es posible que te hospitalicen si tienes una exacerbación de los síntomas de insuficiencia cardíaca. Mientras te encuentres en el hospital, es posible que te administren medicamentos adicionales para ayudar al corazón a bombear mejor y aliviar los síntomas. También es posible que te administren oxígeno mediante una máscara o pequeñas sondas colocadas en la nariz. Si tienes un cuadro grave de insuficiencia cardíaca, es posible que necesites administración de oxígeno a largo plazo.

Cirugía y dispositivos médicos

En algunos casos, los médicos recomiendan la cirugía para tratar el problema de fondo que provocó la insuficiencia cardíaca. Algunos tratamientos que se estudian y se utilizan en algunas personas son:

  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. Si un bloqueo arterial grave está contribuyendo a la insuficiencia cardíaca, el médico podría recomendar una cirugía de bypass de la arteria coronaria. En este procedimiento, se utilizan vasos sanguíneos de la pierna, el brazo o el pecho como un atajo para evitar una arteria bloqueada del corazón, lo que permite que la sangre fluya a través del corazón con más libertad.
  • Reparación o reemplazo de la válvula cardíaca. Si la insuficiencia cardíaca es provocada por una válvula cardíaca defectuosa, el médico podría recomendar reparar o reemplazar la válvula. El cirujano puede modificar la válvula original (valvuloplastia) para eliminar el flujo de sangre inverso. Los cirujanos también pueden reparar la válvula reconectando las valvas que abren o cierran la válvula o eliminando el exceso de tejido, para que las valvas puedan cerrarse bien. Algunas veces, la reparación de la válvula implica apretar o reemplazar el anillo que rodea la válvula (anuloplastia).

    El reemplazo de la válvula se realiza cuando no es posible la reparación. En la cirugía de reemplazo de válvula, la válvula dañada se reemplaza con una válvula artificial (protésica).

    Determinados tipos de reparación o reemplazo de la válvula cardíaca ahora pueden realizarse sin cirugía a corazón abierto, mediante cirugía mínimamente invasiva o técnicas de cateterismo cardíaco.

  • Desfibriladores cardioversores implantables. Un desfibrilador cardioversor implantable es un dispositivo similar a un marcapasos. Se implanta debajo de la piel del pecho con cables a través de las venas hasta el corazón.

    El desfibrilador cardioversor implantable controla el ritmo cardíaco. Si el corazón comienza a latir a un ritmo peligroso o se detiene, el desfibrilador intenta regular el ritmo del corazón o sobresaltarlo de nuevo al ritmo normal. El desfibrilador cardioversor implantable también funciona como un marcapasos y acelera el corazón si el ritmo es demasiado lento.

  • Terapia de resincronización cardíaca o electroestimulación biventricular. La electroestimulación biventricular envía impulsos eléctricos en intervalos a las cavidades inferiores del corazón (los ventrículos izquierdo y derecho) para que bombeen de forma más eficiente y coordinada.

    Muchas personas con insuficiencia cardíaca tienen problemas con el sistema eléctrico del corazón, que lo hacen latir de manera descoordinada. Esta contracción ineficaz del músculo puede provocar que la insuficiencia cardíaca empeore. Muchas veces, un marcapasos biventricular se combina con un desfibrilador cardioversor implantable en personas con insuficiencia cardíaca.

  • Bomba cardíaca. Estos dispositivos mecánicos, como los dispositivos de asistencia ventricular, se implantan en el abdomen o el tórax y se conectan al corazón debilitado para ayudarlo a bombear sangre al resto del cuerpo. Los dispositivos de asistencia ventricular se usan con frecuencia en el ventrículo izquierdo del corazón, pero también pueden usarse en el ventrículo derecho o en ambos ventrículos.

    Los médicos al principio utilizaban las bombas cardíacas para mantener con vida a los candidatos a un trasplante de corazón mientras esperaban un donante de corazón. Ahora, los dispositivos de asistencia ventricular algunas veces se usan como una alternativa al trasplante. Las bombas cardíacas implantadas pueden prolongar y mejorar significativamente la vida de algunas personas con insuficiencia cardíaca grave que no son aptas para un trasplante de corazón o que están esperando un nuevo corazón.

  • Trasplante de corazón. Algunas personas tienen una insuficiencia cardíaca tan grave que la cirugía o los medicamentos no ayudan. Es probable que necesiten reemplazar su corazón enfermo con el corazón sano de un donante.

    Los trasplantes de corazón pueden mejorar radicalmente la supervivencia y la calidad de vida de algunas personas con insuficiencia cardíaca grave. Sin embargo, los candidatos para un trasplante con frecuencia tienen que esperar mucho tiempo hasta encontrar un donante de corazón compatible. Algunos candidatos al trasplante mejoran durante este período de espera mediante un tratamiento con medicamentos o terapia con dispositivos y pueden ser eliminados de la lista de espera para el trasplante.

Atención terminal e insuficiencia cardíaca

Incluso con la cantidad de tratamientos disponibles para la insuficiencia cardíaca, es posible que la insuficiencia cardíaca empeore hasta el punto en que los medicamentos ya no funcionen y el trasplante de corazón o un dispositivo cardíaco no sean una opción. Si esto ocurre, podría ser necesario que te brinden cuidados terminales. Los cuidados terminales ofrecen un tratamiento especial para los enfermos en etapa terminal.

Permiten a familiares y amigos cuidar y aliviar a su ser querido en el hogar o en residencias de cuidados terminales, con la ayuda de personal de enfermería, asistentes sociales y voluntarios capacitados. Los cuidados terminales brindan apoyo emocional, psicológico, social y espiritual para las personas enfermas y sus allegados.

Si bien casi todas las personas en cuidados terminales permanecen en sus hogares, el programa está disponible en cualquier lugar, como las casas de reposo y las residencias de apoyo. Para las personas que permanecen en un hospital, los especialistas en atención terminal pueden brindar alivio, atención compasiva y dignidad.

Aunque puede ser difícil, conversa sobre los temas de atención terminal con tu familia y el equipo médico. Parte de esta discusión generalmente incluirá las directivas anticipadas, un término general para las instrucciones orales y escritas que das relacionadas con la atención médica en el caso de que no puedas hablar por ti mismo.

Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable, una consideración importante a discutir con tu familia y los médicos es la desactivación del desfibrilador para que ya no pueda enviar estímulos para que el corazón siga latiendo.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Hacer cambios en el estilo de vida con frecuencia puede ayudar a aliviar los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca y evitar que la enfermedad empeore. Estos cambios pueden ser los más importantes y beneficiosos que puedas hacer. Los cambios en el estilo de vida que el médico puede recomendarte son los siguientes:

  • Deja de fumar. Fumar daña los vasos sanguíneos, eleva la presión arterial, reduce la cantidad de oxígeno en la sangre y hace que tu corazón lata más rápido.

    Si fumas, pídele a tu médico que te recomiende un programa que te ayude a dejar de fumar. No serás considerado para un trasplante de corazón si sigues fumando. También debes evitar el tabaquismo pasivo.

  • Discute el control del peso con el médico. Consulta con el médico con cuánta frecuencia deberías pesarte. Pregúntale al médico qué aumento de peso deberías notificarle. El aumento de peso puede significar que estás reteniendo líquidos y necesitas un cambio en el plan de tratamiento.
  • Verifica cada día si tienes hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies. Verifica cada día si hay cambios en la hinchazón en las piernas, los tobillos o los pies. Consulta con el médico si la hinchazón empeora.
  • Sigue una dieta saludable. Elige llevar una dieta que incluya frutas y vegetales, cereales integrales, productos lácteos sin grasa o con bajo contenido de grasa y proteínas magras.
  • Limita la sal en tu dieta. Mucho sodio contribuye a la retención de agua, lo que provoca que el corazón trabaje más y causa falta de aire e hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies.

    Consulta con el médico cuál es la restricción de sodio recomendable para ti. Ten en cuenta que los alimentos preparados ya tienen sal agregada y ten cuidado al usar sustitutos de la sal.

  • Mantén un peso saludable. Si tienes sobrepeso, el dietista te ayudará a trabajar para lograr el peso ideal. Incluso perder una pequeña cantidad de peso puede ser útil.
  • Considera recibir vacunas. Si tienes insuficiencia cardíaca, es conveniente que recibas vacunas contra la influenza y la neumonía. Consulta con tu médico sobre estas vacunas.
  • Limita las grasas y el colesterol. Además de evitar los alimentos con alto contenido de sodio, limita la cantidad de grasas saturadas, grasas trans y colesterol en tu dieta. Una dieta con alto contenido de grasa y colesterol es un factor de riesgo para la enfermedad de las arterias coronarias, que, con frecuencia, subyace a la insuficiencia cardíaca o contribuye a esta.
  • Limita el consumo de alcohol y líquidos. Probablemente, el médico te recomendará que no bebas alcohol si tienes insuficiencia cardíaca, ya que puede interactuar con tus medicamentos, debilitar el músculo cardíaco e incrementar el riesgo de ritmos cardíacos anormales.

    Si tienes insuficiencia cardíaca grave, el médico también puede sugerirte que limites la cantidad de líquidos que bebes.

  • Mantente activo. La actividad aeróbica moderada ayuda a mantener el resto del cuerpo saludable y en buen estado, lo que reduce las demandas en el músculo cardíaco. Antes de comenzar a ejercitarte, habla con el médico sobre el programa de ejercicios que sea correcto para ti. El médico te podría sugerir un programa de caminatas.

    Consulta con el hospital local para ver si ofrece un programa de rehabilitación cardíaca, si lo hace, habla con el médico sobre inscribirte en el programa.

  • Reduce el estrés. Cuando estás ansioso o alterado, el corazón late más rápido, la respiración se vuelve más pesada y la presión arterial, con frecuencia, se incrementa. Esto puede empeorar la insuficiencia cardíaca, porque el corazón ya tiene problemas para satisfacer las demandas del cuerpo.

    Busca la forma de reducir el estrés en tu vida. Para darle un descanso al corazón, intenta dormir una siesta o elevar los pies cada vez que sea posible. Comparte tiempo con amigos y familiares para sociabilizar y ayudar a controlar el estrés.

  • Duerme tranquilo. Si te falta el aire, en especial durante la noche, duerme con la cabeza elevada usando una almohada o un almohadón. Si roncas o has tenido otros problemas para dormir, asegúrate de hacerte una prueba de apnea del sueño.

    Para mejorar el sueño durante la noche, eleva la cabeza con almohadas. Además, discute con el médico hacer un cambio en el horario para tomar medicamentos, en especial los diuréticos. Tomar diuréticos más temprano durante el día puede reducir la necesidad de orinar frecuentemente durante la noche.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Si bien muchos casos de insuficiencia cardíaca no se pueden revertir, el tratamiento, a veces, puede mejorar los síntomas y ayudarte a vivir más tiempo. Puedes trabajar junto con tu médico para llevar una vida más confortable. Presta atención a tu cuerpo y a cómo te sientes e informa a tu médico cuando te sientas mejor o peor. De esta manera, tu médico podrá saber qué tratamiento se adapta mejor a tu caso. No temas preguntarle a tu médico lo que desees saber sobre vivir con insuficiencia cardíaca.

Algunas medidas que pueden ayudarte a controlar tu afección son:

  • Lleva un registro de los medicamentos que tomas. Prepara una lista y muéstrasela a cualquier médico nuevo que te atienda. Lleva la lista contigo todo el tiempo. No suspendas la toma de ningún medicamento sin hablar con tu médico. Si presentas efectos secundarios de los medicamentos, analízalos con tu médico.
  • Evita ciertos medicamentos de venta libre. Algunos medicamentos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros), naproxeno sódico (Aleve) y las píldoras para bajar de peso, pueden empeorar la insuficiencia cardíaca y provocar la acumulación de líquido.
  • Ten cuidado con los suplementos. Algunos suplementos dietéticos pueden interferir en los medicamentos para la insuficiencia cardíaca o pueden empeorar tu afección. Habla con tu médico sobre los suplementos que estés tomando.
  • Lleva un registro de tu peso y llévalo a las consultas con el médico. Un aumento de peso puede ser signo de que estás acumulando líquidos. Es posible que tu médico te sugiera tomar diuréticos adicionales si tu peso aumentó una cantidad determinada en un día.
  • Lleva un registro de tu presión arterial. Considera la opción de comprar un tensiómetro para tu hogar. Lleva un registro de tu presión arterial entre las consultas con el médico y llévalo a las visitas.
  • Anota las preguntas que quieras hacerle a tu médico. Antes de una consulta con el médico, prepara una lista de tus preguntas e inquietudes. Por ejemplo, ¿tener relaciones sexuales es seguro tanto para ti como para tu pareja? La mayoría de las personas con insuficiencia cardíaca puede continuar con su actividad sexual una vez que los síntomas estén bajo control. Si es necesario, solicita que te lo expliquen claramente. Asegúrate de entender todo lo que tu médico te pide que hagas.
  • Infórmate sobre la información de contacto de tu médico. Ten a mano el número de teléfono de tu médico y del hospital y las direcciones del hospital o de la clínica. Los necesitarás en caso de que tengas que hacerle alguna pregunta al médico o ir al hospital.

El control de la insuficiencia cardíaca requiere que mantengas un diálogo abierto con tu médico. Habla con honestidad sobre si estás siguiendo las recomendaciones en cuanto a tu dieta, estilo de vida y medicamentos. A menudo, el médico puede sugerir estrategias para ayudarte a adoptar y seguir esas recomendaciones.

Preparación para la consulta

Si crees que puedes sufrir una insuficiencia cardíaca o estás preocupado por el riesgo de padecerla debido a otras enfermedades ocultas, pide una consulta con tu médico de familia. Si la insuficiencia cardíaca se detecta en forma temprana, el tratamiento puede ser más fácil y eficaz.

Debido a que las consultas pueden ser breves y suele haber mucho de qué hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta. Para algunas pruebas de diagnóstico por imágenes, por ejemplo, es probable que debas estar en ayunas por un período determinado.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con la insuficiencia cardíaca.
  • Anota tu información personal más importante, como los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, presión arterial alta o diabetes, al igual que lo que te genera más estrés o los cambios recientes en tu vida. Averigua si algún miembro de tu familia tuvo insuficiencia cardíaca. Algunas enfermedades cardíacas que provocan insuficiencia cardíaca son hereditarias. Conocer todo lo que puedas sobre tus antecedentes familiares puede ser importante.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Prepárate para conversar acerca de tus hábitos alimentarios y de actividad física. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicio, prepárate para hablar con tu médico acerca de los desafíos que podrías enfrentar para comenzar a hacerlo.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En cuanto a la insuficiencia cardíaca, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipos de pruebas tendré que hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles? ¿Cuál me recomiendas?
  • ¿Qué alimentos debería comer o evitar?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con qué frecuencia debería controlarme para detectar cambios en mi enfermedad?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Mis familiares tienen que someterse a análisis para detectar enfermedades que puedan causar insuficiencia cardíaca?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas cada vez que no entiendas algo durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo notaste los síntomas por primera vez?
  • ¿Los síntomas ocurren en forma continua, o aparecen y desaparecen?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Hay algo que los empeore?

Qué puedes hacer mientras tanto

Nunca es demasiado pronto para hacer cambios saludables en tu estilo de vida, como dejar de fumar, reducir el consumo de sal y comer alimentos saludables. Estos cambios pueden ayudar a impedir que una insuficiencia cardíaca se produzca o empeore.

Insuficiencia cardíaca care at Mayo Clinic

Feb. 24, 2018
References
  1. What is heart failure? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hf/. Accessed Sept. 26, 2014.
  2. Colucci WS. Overview of the therapy of heart failure due to systolic dysfunction. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 26, 2014.
  3. Colucci WS. Evaluation of the patient with heart failure or cardiomyopathy. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 26, 2014.
  4. Colucci WS. Evaluation of the patient with suspected heart failure. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 29, 2014.
  5. Heart failure (HF). The Merck Manual Professional Edition. http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular_disorders/heart_failure/heart_failure_hf.html?qt=heart%20failure&alt=sh. Accessed Sept. 26, 2014.
  6. Vasan RS, et al. Epidemiology and causes of heart failure. http://www.uptodate.com/home. Accessed Sept. 26, 2014.
  7. What causes cardiomyopathy? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cm/causes.html. Accessed Oct. 6, 2014.
  8. Cooper LT. Myocarditis. The New England Journal of Medicine. 2009;360:1526.
  9. Pinto DS, et al. Evaluation of acute decompensated heart failure. http://www.uptodate.com/home. Accessed Oct. 6, 2014.
  10. Stronger heart warning on diabetes drugs. U.S. Food & Drug Administration. http://www.fda.gov/forconsumers/consumerupdates/ucm049060.htm. Accessed Oct. 8, 2014.
  11. Yancy CW, et al. 2013 ACCF/AHA guideline for the management of heart failure. Journal of the American College of Cardiology. 2013;62:e147.
  12. Colucci WS. Management of refractory heart failure. http://www.uptodate.com/home. Accessed Oct. 9, 2014.
  13. Zile MR, et al. Treatment and prognosis of diastolic heart failure. http://www.uptodate.com/home. Accessed Oct. 9, 2014.
  14. What is coronary heart disease? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cad/. Accessed Oct. 9, 2014.
  15. How is heart valve disease treated? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hvd/treatment.html. Accessed Oct. 9, 2014.
  16. Riggin EA. Decision Support System. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Oct. 7, 2014.
  17. What is a ventricular assist device? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/vad/. Accessed Oct. 13, 2014.
  18. Goodlin SJ. End of life considerations for heart failure patients. http://www.uptodate.com/home. Accessed Oct. 13, 2014.
  19. Horwitz L, et al. Heart failure self-management. http://www.uptodate.com/home. Accessed Oct. 13, 2014.
  20. What causes an arrhythmia? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/arr/causes. Accessed Nov. 24, 2014.
  21. Mankad R (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 24, 2014.
  22. Page RL, et al. Drugs that may cause or exacerbate heart failure: A scientific statement from the American Heart Association. Circulation. 2016;134:e32.

Conéctate con otras personas

Novedades, conexiones y conversaciones para tu salud

Publicaciones recientes