Durante el embarazo

Los niveles de estrógeno se elevan rápidamente al principio del embarazo y permanecen así durante todo el embarazo. Las migrañas suelen mejoran e incluso desaparecer durante el embarazo. Sin embargo, los dolores de cabeza por tensión generalmente no mejoran ya que los cambios hormonales no los afectan.

Si tienes dolores de cabeza crónicos, habla con tu médico antes de embarazarte sobre los medicamentos y tratamientos que podrían ayudarte durante el embarazo. Muchos medicamentos contra el dolor de cabeza pueden tener efectos dañinos o desconocidos en un bebé en desarrollo.

Después del parto, una disminución abrupta en los niveles de estrógeno — junto con el estrés, los hábitos alimenticios irregulares y la falta de sueño — pueden volver a causar dolores de cabeza.

Aunque tendrás que ser cuidadosa con los medicamentos contra el dolor de cabeza que tomas mientras estés amamantando, probablemente tendrás más opciones que las que tuviste durante el embarazo. Tu médico puede decirte qué medicamentos tomar mientras estés amamantando.

Durante la perimenopausia y la menopausia

Para muchas mujeres que han tenido dolores de cabeza relacionados con las hormonas, las migrañas pueden volverse más frecuentes y graves durante la perimenopausia — los años previos a la menopausia — debido a que los niveles hormonales se elevan y disminuyen de forma desigual. Este cambio también puede desencadenar migrañas.

Para algunas mujeres, las migrañas mejoran una vez que cesan sus periodos menstruales, pero los dolores de cabeza por tensión a menudo empeoran. Si tus dolores de cabeza persisten después de la menopausia, a menudo puedes seguir tomando tus medicamentos y usar otras terapias.

La terapia de reemplazo hormonal, en ocasiones utilizada para tratar la perimenopausia y la menopausia, puede empeorar los dolores de cabeza en algunas mujeres, mejorarlos en otras o no provocar ningún cambio. Si estás tomando terapia de reemplazo hormonal, es probable que tu médico te recomiende un parche cutáneo de estrógenos. El parche proporciona una liberación baja y constante de estrógeno, lo cual es menos probable que agrave los dolores de cabeza.

Si la terapia de reemplazo hormonal empeora tus dolores de cabeza, tu médico puede disminuir la dosis de estrógeno, cambiar a una forma diferente de estrógeno o suspender la terapia de reemplazo hormonal.

Cada mujer es única

Algunas mujeres son más sensibles a los efectos de las hormonas. Si los dolores de cabeza están afectando tus actividades diarias, tu trabajo o tu vida personal, pide ayuda a tu médico.

Oct. 23, 2015 See more In-depth