Tabaco para mascar: No es un producto seguro

Conoce la verdad sobre el tabaco para mascar y otros tipos de tabaco sin humo. Son más perjudiciales y adictivos de lo que te imaginas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El tabaco para mascar y otros productos de tabaco sin humo pueden percibirse como más seguros que los cigarrillos u otros productos de tabaco para fumar porque no están relacionados con el cáncer de pulmón. Y, en general, los productos de tabaco sin humo se promocionan como una opción más segura. No obstante, estos productos conllevan algunos de los mismos riesgos que los cigarrillos, además de riesgos adicionales para la salud específicamente asociados con los productos de tabaco sin humo. No existen productos de tabaco que sean inofensivos.

Tabaco para mascar y otras formas de tabaco sin humo

El tabaco para mascar es un tipo frecuente de tabaco sin humo. Los productos de tabaco sin humo consisten en tabaco puro o mezclado para mascar, succionar o inhalar, más que para fumar. Los tejidos blandos de la boca absorben la nicotina que, en ocasiones, se traga.

Existen muchos tipos de productos de tabaco sin humo en todo el mundo. En Estados Unidos, los principales tipos comprenden los siguientes:

  • El tabaco para mascar se comercializa envasado en hojas sueltas, en hojas prensadas con la forma de un bloque pequeño denominado «tapón» o en hojas trenzadas, a las que se les llama «tabaco de cuerda». Se coloca un trozo de tabaco entre la mejilla y la encía. La saliva que se acumula en la boca se escupe o se traga. El tabaco para mascar, que puede estar saborizado, también se denomina «tabaco para escupir».
  • El rapé es tabaco picado fino o en polvo que puede estar saborizado. Se comercializa en sus formas seca o húmeda envasado en latas o sobres similares a las bolsitas de té. Se introduce una pizca de rapé a lo largo de la línea de la encía, detrás del labio o entre la encía y la mejilla. El uso de rapé también se conoce como «dipping» (del inglés, «introducir»). El rapé seco también puede aspirarse por la nariz.
  • El «snus» es un producto de tabaco sin humo, saborizado y con menor salivación, originario de Suecia. Se comercializa suelto o en sobres similares a las bolsitas de té. Es parecido al rapé, pero se pasteuriza durante el proceso de elaboración para eliminar las bacterias que pueden producir sustancias químicas cancerígenas. El «snus» que se vende en Suecia está relacionado con un menor riesgo de sufrir cáncer por mascar tabaco. Sin embargo, debido a que el producto comercializado en Estados Unidos no se elabora bajo las mismas normas que el sueco, no existen pruebas suficientes para elaborar conclusiones acerca de los productos estadounidenses.
  • Los productos de tabaco soluble son porciones de tabaco en polvo comprimido, por lo general, con sabor. Se disuelven en la boca y no es necesario escupir los jugos del tabaco. Se comercializan en esferas o pastillas parecidas a un caramelo duro, en palillos del tamaño de un fósforo, o en tiras de láminas lisas y delgadas similares a una tira soluble para el aliento. Estos productos no son lo mismo que las pastillas de nicotina para chupar que ayudan a dejar de fumar.

Riesgos para la salud del tabaquismo sin humo

Todos los productos de tabaco contienen nicotina, la sustancia química que hace que el producto sea adictivo. Además, se han identificado hasta 28 sustancias químicas diferentes presentes en el tabaco o que se forman durante el proceso de producción que provocan cáncer (carcinógenos). Estas sustancias de los productos de tabaco sin humo se han asociado a riesgos comprobados de padecer la enfermedad.

Los siguientes son algunos de los problemas de salud relacionados con el tabaco sin humo.

  • Adicción. Dado que el tabaco sin humo contiene nicotina, puedes volverte adicto al igual que con los cigarrillos. Los niveles de nicotina que circulan en el torrente sanguíneo son casi los mismos en las personas que fuman cigarrillos y en las que mascan tabaco. No obstante, a diferencia del tabaco que se fuma periódicamente durante el día, el tabaco sin humo suele usarse constantemente, por lo que los consumidores se exponen a niveles altos de nicotina durante todo el día y presentan niveles altos de dependencia. Al igual que con el tabaquismo, la abstinencia del tabaco sin humo causa síntomas como deseo intenso de consumir tabaco, mayor apetito, irritabilidad y estado de ánimo depresivo.
  • Cáncer. El consumo de tabaco masticable y otros productos de tabaco sin humo aumenta el riesgo de padecer cáncer bucal: cáncer de boca, garganta, mejillas, encías, labios o lengua. También existe un mayor riesgo de padecer cáncer de páncreas y de esófago, el conducto largo que va desde la garganta hasta el estómago.
  • Lesiones precancerosas en la boca. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de presentar pequeñas manchas blancas, llamadas «leucoplasia», dentro de la boca. Estas lesiones en la boca son precancerosas, es decir, algún día podrían volverse cancerosas.
  • Enfermedad cardíaca. Algunas formas de tabaco sin humo aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Existe evidencia que sugiere que el consumo a largo plazo de tabaco sin humo aumenta el riesgo de morir a causa de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.
  • Enfermedad dental. El azúcar y los irritantes de los productos de tabaco sin humo pueden provocar caries, abrasión dental, manchas en los dientes, mal aliento, enfermedades en las encías, encías retraídas, disminución de la masa ósea alrededor de las raíces y pérdida de dientes.
  • Riesgos en el embarazo. Los estudios han demostrado que el consumo de tabaco sin humo, incluido el snus sueco, puede aumentar el riesgo de muerte fetal intraútero, bajo peso al nacer y variabilidad de la frecuencia cardíaca en bebés.
  • Riesgo de intoxicación para los niños. El aspecto similar a los caramelos o los sabores de los productos de tabaco sin humo los hacen atractivos para los niños. La ingesta de estos productos puede causar intoxicación por nicotina. Los efectos de la intoxicación por nicotina en los niños pueden comprender náuseas, vómitos, debilidad, convulsiones, falta de reacción, insuficiencia respiratoria y muerte.

Dejar de consumir tabaco sin humo

Si usas tabaco para mascar u otras formas de tabaco sin humo, considera las opciones que te pueden ayudar a dejarlo. Debido a los riesgos para la salud que supone mascar tabaco, los productos a base de tabaco sin humo no son una buena alternativa para dejar de fumar cigarrillos.

La investigación sobre los métodos para dejar de consumir productos a base de tabaco sin humo es relativamente limitada, y la eficacia de las estrategias para dejar de usar estos productos no se comprende tan bien como las estrategias para dejar de fumar. Sin embargo, las pautas y los recursos para dejar de fumar pueden ser beneficiosos.

Las intervenciones que han resultado más eficaces en las investigaciones relativas a dejar de mascar tabaco y de usar otros productos sin humo incluyen las siguientes.

  • La terapia de reemplazo de nicotina con pastillas o goma de mascar con nicotina, un sustituto de la nicotina que también se absorbe a través del revestimiento de la boca, puede ayudar a reducir el deseo intenso de consumir productos a base de tabaco, al igual que la terapia con parches de nicotina.
  • La vareniclina (Chantix), un medicamento recetado sin nicotina, puede aliviar los síntomas de abstinencia de nicotina, ya que imitan la acción de la nicotina en el cuerpo.
  • Las intervenciones conductuales, como los servicios y los materiales de autoayuda, la terapia o el asesoramiento profesional, pueden proporcionarte el apoyo y la ayuda necesarios para que generes la capacidad de afrontar una situación difícil.

El médico puede orientarte para que crees un plan para dejar de fumar y elijas medicamentos o productos de reemplazo de la nicotina que ayuden a garantizar el éxito. El médico también puede derivarte a recursos locales o grupos de apoyo. Para comunicarte con la línea telefónica para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer, llama al 877-44U-QUIT (877-448-7848). Para averiguar el número de la línea para dejar de fumar en tu estado, llama al 800-QUIT-NOW (800-784-8669).

June 13, 2018 See more In-depth