Medicamentos anticonvulsivos: alivio del dolor por nervios dañados

Los medicamentos anticonvulsivos con frecuencia se usan para aliviar el tipo de dolor causado por daño a los nervios.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los medicamentos anticonvulsivos originalmente se diseñaron para tratar a la gente con epilepsia. Pero las cualidades que calman los nervios de algunos de estos medicamentos también pueden ayudar a calmar y disminuir el dolor abrasador, punzante o súbito que a menudo suele estar causado por daño a los nervios.

¿Qué causa el dolor?

Los nervios pueden ser dañados por muchas cosas, entre ellas lesiones, cirugía, enfermedad o exposición a toxinas. Los nervios dañados se activan indebidamente y envían señales de dolor que no tienen un propósito útil. Este tipo de dolor puede ser debilitador y complicado para controlar.

El daño a los nervios (neuropatía) puede estar causado por muchas enfermedades, entre ellas:

  • Diabetes. Los niveles altos de azúcar en la sangre, común en la diabetes, pueden dañar los nervios del cuerpo. El primer síntoma generalmente es el entumecimiento y el dolor de manos y pies (neuropatía diabética).
  • Herpes zóster. Cualquiera que haya tenido la varicela tiene riesgo de padecer herpes, un sarpullido de ampollas que puede ser doloroso o causar picazón. Una enfermedad llamada neuralgia postherpética puede darse si el dolor causado por el herpes persiste después de que el sarpullido desaparezca.

    Puesto que el riesgo de herpes aumenta con la edad, cualquier persona mayor de 60 años debería darse la vacunar contra el virus varicela-zóster (Zostavax), que puede ayudar a prevenir esta dolorosa enfermedad.

  • Quimioterapia. Algunos medicamentos de quimioterapia pueden dañar los nervios, causando dolor y entumecimiento que generalmente empieza en la punta de los dedos de pies y manos (neuropatía).
  • Hernia discal. El daño a los nervios puede darse si una hernia de disco en la espina dorsal aprieta un nervio que pase por la vértebra.

Los medicamentos anticonvulsivos también pueden ayudar con la fibromialgia, una enfermedad crónica que causa dolor y sensibilidad en todo el cuerpo.

¿Cómo ayudan los medicamentos anticonvulsivos?

El mecanismo de acción exacto no se comprende por completo, pero los medicamentos anticonvulsivos parecen interferir en la transmisión hiperactiva de señales de dolor enviada por los nervios dañados (neuropatía) o por los nervios hipersensibles, como en el caso de la fibromialgia.

Algunos medicamentos anticonvulsivos funcionan particularmente bien para ciertas enfermedades. La carbamazepina (Carbatrol, Tegretol) se receta extensamente para la neuralgia del trigémino, una enfermedad que causa un dolor facial agudo que se siente como una descarga eléctrica.

Los medicamentos anticonvulsivos más nuevos pueden tener menos efectos secundarios

La investigación apoya el uso de los anticonvulsivos gabapentin (Gralise, Neurontin) o pregabalin (Lyrica) para ayudar a aliviar el dolor causado por los nervios dañados.

Tanto el gabapentin como el pregabalin son particularmente efectivos en el tratamiento de la neuralgia postherpética, la neuropatía diabética y el dolor causado por una lesión de la médula espinal. El pregabalin también puede usarse para tratar la fibromialgia.

Puesto que estos medicamentos tienen pocos efectos secundarios y normalmente se toleran bien, a menudo son el primer medicamento que probar con el dolor neuropático. Puedes experimentar efectos secundarios, como somnolencia, mareos, confusión o hinchazón de pies y piernas. Estos efectos secundarios se pueden limitar si se empieza con una dosis baja y se aumenta lentamente.

Es importante tener en cuenta que Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos) ha publicado una advertencia de que todos los medicamentos anticonvulsivos están asociados a un ligero aumento del riesgo de pensamientos y acciones suicidas. Habla con un doctor o terapeuta de inmediato si te sientes deprimido o suicida.

Los medicamentos de otro tipo con distintos mecanismos de alivio del dolor (como los antidepresivos) se pueden usar en combinación con los medicamentos anticonvulsivos si sólo estos no controlan tu dolor.

Los efectos secundarios limitan el uso de los antiguos anticonvulsivos

Los medicamentos anticonvulsivos se han usado durante muchos años para tratar el dolor nervioso, pero su uso estaba limitado por la severidad de los efectos secundarios que producen.

Entre los antiguos medicamentos anticonvulsivos están:

  • Carbamazepina (Carbatrol, Tegretol)
  • Oxcarbazepina (Trileptal)
  • Fenitoína (Dilantin)
  • Ácido valproico (Depakene)

Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Daño al hígado
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Visión doble
  • Pérdida de coordinación
  • Mareo
  • Dolor de cabeza

Si tomas un anticonvulsivo de los antiguos, generalmente necesitas visitas regulares de seguimiento para que tu doctor pueda vigilar la aparición de efectos secundarios. Estos medicamentos más antiguos a menudo tienen más efectos secundarios que los nuevos, y la evidencia que apoya el uso de los antiguos para el dolor neuropático en ocasiones no es mucha. Como resultado, los anticonvulsivos antiguos se pueden recomendar sólo cuando se pruebe que los nuevos no son efectivos.

La investigación continúa

A medida que los científicos aprenden más sobre cómo funcionan los medicamentos anticonvulsivos, esta información puede ser útil para determinar qué medicamentos funcionan mejor para diferentes tipos de dolor nervioso. El dolor causado por el daño a los nervios puede discapacitar, pero los medicamentos anticonvulsivos pueden proporcionar un alivio moderado del dolor.

Sept. 08, 2016 See more In-depth