Medicamentos anticonvulsivos: alivio del dolor neural

Por lo general, se utilizan medicamentos anticonvulsivos para ayudar a controlar el tipo de dolor que se produce a causa del daño a los nervios.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los medicamentos anticonvulsivos se diseñaron originalmente para tratar a personas con epilepsia. Pero la capacidad de algunos de esos medicamentos para calmar los nervios también puede ayudar a aliviar el dolor intenso, punzante o agudo que a menudo provoca la lesión a los nervios.

¿Por qué duele?

Los nervios pueden dañarse por muchas causas, como lesiones, cirugías, enfermedades o exposición a toxinas. Los nervios lesionados se activan de manera inapropiada y envían señales de dolor que no cumplen ningún propósito útil. Este tipo de dolor puede ser debilitante y difícil de controlar.

Son muchas las afecciones que pueden causar lesión a los nervios (neuropatía), entre ellas:

  • Diabetes. Los niveles altos de azúcar en sangre, frecuentes en la diabetes, pueden lesionar nervios en todo el cuerpo. Por lo general, el primer síntoma es entumecimiento y dolor en las manos y en los pies (neuropatía diabética).
  • Herpes zóster. Cualquier persona que haya tenido varicela tiene riesgo de presentar herpes zóster, una erupción de ampollas que puede producir dolor o picazón. Una afección llamada «neuralgia posherpética» se produce si el dolor por el herpes zóster persiste después de que la erupción desaparece.

    Dado que el riesgo de herpes zóster aumenta con la edad, todas las personas de 60 años o más deberían recibir la vacuna contra el virus varicela-zóster (Zostavax), que puede ayudar a prevenir esta dolorosa afección.

  • Quimioterapia. Algunos medicamentos de la quimioterapia pueden lesionar los nervios y provocar dolor y entumecimiento que, por lo general, comienzan en las puntas de los dedos de las manos y de los pies (neuropatía).
  • Hernia de disco. La lesión a los nervios puede ocurrir si una hernia de disco en la columna vertebral presiona demasiado un nervio que pasa por las vértebras.

Los medicamentos anticonvulsivos también pueden ayudar a aliviar la fibromialgia, una afección crónica que provoca dolor y sensibilidad musculares en todo el cuerpo.

¿De qué manera ayudan los medicamentos anticonvulsivos?

No se conoce por completo cuál es el mecanismo de acción exacto de los medicamentos anticonvulsivos, pero estos parecen interferir en la transmisión hiperactiva de las señales de dolor que envían los nervios dañados (neuropatía) o los nervios hipersensibles, como en la fibromialgia.

Algunos medicamentos anticonvulsivos funcionan particularmente bien para determinadas afecciones. La carbamazepina (Carbatrol, Tegretol) se receta mucho para tratar la neuralgia del trigémino, una afección que puede causar dolor facial agudo que se siente como una descarga eléctrica.

Los nuevos medicamentos anticonvulsivos pueden tener menos efectos secundarios

Las investigaciones respaldan el uso de los anticonvulsivos gabapentina (Gralise, Neurontin) o pregabalina (Lyrica) para ayudar a aliviar el dolor provocado por los nervios dañados.

Tanto la gabapentina como la pregabalina son particularmente eficaces para el tratamiento de la neuralgia posherpética, la neuropatía diabética y el dolor provocado por una lesión de la médula espinal. La pregabalina también puede utilizarse para tratar la fibromialgia.

Debido a que estos medicamentos tienen pocos efectos secundarios y habitualmente son bien tolerados, a menudo son el primer medicamento que se usa para tratar el dolor neuropático. Es posible que tengas efectos secundarios como somnolencia, mareos, desorientación o hinchazón en los pies y en las piernas. Estos efectos secundarios se pueden limitar si, al principio, la dosis es baja y se la incrementa lentamente.

Es importante destacar que la Administración de Alimentos y Medicamentos ha advertido que todos los medicamentos anticonvulsivos están asociados con un riesgo levemente mayor de pensamientos o acciones suicidas. Si te sientes deprimido o tienes pensamientos suicidas, habla con un médico o consejero de inmediato.

Los medicamentos producidos a partir de otras clases de drogas con mecanismos de alivio del dolor definidos (como los antidepresivos) pueden utilizarse en combinación con medicamentos anticonvulsivos si estos últimos no logran controlar el dolor.

Los efectos secundarios limitan el uso de anticonvulsivos antiguos

Los medicamentos anticonvulsivos se han empleado para tratar la neuralgia por muchos años, pero su uso se limitó a causa de la gravedad de los efectos secundarios que provocan.

Los medicamentos anticonvulsivos antiguos son los siguientes:

  • Carbamazepina (Carbatrol, Tegretol)
  • Oxcarbazepina (Trileptal)
  • Fenitoína (Dilantin)
  • Ácido valproico (Depakene)

Los efectos secundarios pueden comprender los siguientes:

  • Daño hepático
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Visión doble
  • Pérdida de coordinación
  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza

Si tomas un anticonvulsivo antiguo, por lo general, deberás asistir a consultas de seguimiento regulares para que el médico controle los efectos secundarios. Estos medicamentos antiguos tienen más efectos secundarios que los anticonvulsivos nuevos, y la evidencia que respalda el uso de los primeros para tratar el dolor neuropático es, por momentos, escasa. En consecuencia, los medicamentos antiguos pueden recomendarse solo en los casos en que los más nuevos no sean eficaces.

La investigación continúa

A medida que los científicos conozcan mejor el mecanismo de acción de los medicamentos anticonvulsivos, esta información será útil para determinar qué medicamentos pueden dar mejores resultados para los distintos tipos de neuralgia. El dolor que provocan las lesiones a los nervios puede ser incapacitante, pero los medicamentos anticonvulsivos pueden aliviar el dolor de forma moderada.

June 13, 2018 See more In-depth