Definición

Una dieta de líquidos transparentes consiste en el consumo de este tipo de líquidos, como agua, consomé y gelatina natural, que se digieren fácilmente y no dejan residuos no digeridos en el tracto intestinal. Tu médico puede recetarte una dieta de líquidos transparentes antes de ciertos procedimientos médicos o si tienes ciertos problemas digestivos. Debido a que una dieta de líquidos transparentes no puede proporcionarte las calorías y los nutrientes adecuados, dicha dieta no se debe seguir más de unos pocos días.

Los líquidos y alimentos transparentes pueden tener color, siempre y cuando sea posible ver a través de ellos. Los alimentos pueden considerarse líquidos si se derriten parcial o totalmente hasta convertirse en líquidos a temperatura ambiente. No puedes comer alimentos sólidos si sigues una dieta de líquidos transparentes.

Objetivo

Una dieta líquida absoluta se suele usar antes de los análisis, los procedimientos o las cirugías que requieren que no tengas alimentos en el estómago o los intestinos, tal como antes de una colonoscopia. También puede recomendarse como una dieta a corto plazo si tienes ciertos problemas digestivos, como náuseas, vómitos o diarrea, o después de determinados tipos de cirugía.

Detalles de la dieta

Una dieta líquida absoluta ayuda a mantener una hidratación adecuada, proporciona algunos electrolitos importantes, como el sodio y el potasio, y da energía en ocasiones en las que no es posible ni recomendable llevar una alimentación normal.

Por lo general, en una dieta líquida absoluta se permiten los siguientes alimentos:

  • Agua (corriente, gaseosa o saborizada)
  • Jugos de fruta sin pulpa, como jugo de manzana o de uva blanca
  • Bebidas con sabor frutal, como ponche de fruta o limonada
  • Bebidas gaseosas, incluidas las gaseosas oscuras (cola y bebidas de extractos de hierbas)
  • Gelatina
  • Té o café sin leche ni crema
  • Jugo de tomate o vegetales colado
  • Bebidas deportivas
  • Caldo sin grasa colado (instantáneo o consomé)
  • Miel o azúcar
  • Caramelos duros, como gotas de limón o pastillas de menta
  • Paletas heladas sin leche, trozos de fruta, semillas o frutos secos

En función de tu enfermedad, el médico o el dietista pueden cambiar la lista anterior. Para algunas pruebas, como los exámenes de colon, es probable que el médico te indique evitar los líquidos o la gelatina de color rojo. Se deben evitar todos los alimentos que no figuren en la lista anterior.

Un menú típico de la dieta líquida absoluta puede asemejarse al siguiente:

Desayuno

  • 1 vaso de jugo de frutas sin pulpa
  • 1 tazón de gelatina
  • 1 taza de café o té, sin productos lácteos
  • Azúcar o miel, a gusto

Tentempié

  • 1 vaso de jugo de frutas (sin pulpa)
  • 1 tazón de gelatina

Almuerzo

  • 1 vaso de jugo de frutas sin pulpa
  • 1 vaso de agua
  • 1 taza de caldo
  • 1 tazón de gelatina

Tentempié

  • 1 paleta helada sin pulpa
  • 1 taza de café o té, sin productos lácteos, o una bebida gaseosa
  • Azúcar o miel, a gusto

Cena

  • 1 taza de jugo sin pulpa o agua
  • 1 taza de caldo
  • 1 tazón de gelatina
  • 1 taza de café o té, sin productos lácteos
  • Azúcar o miel, a gusto

Resultados

Aunque la dieta líquida absoluta puede ser muy poco atrayente, sí cumple con su propósito. Esta dieta tiene como objeto mantener el estómago y los intestinos limpios, y limitar la tensión en el aparato digestivo, mientras mantiene el cuerpo hidratado.

Riesgos

Dado que la dieta líquida absoluta no puede brindarte la cantidad suficiente de calorías y nutrientes, no se debe seguir por más de unos días. Solo sigue la dieta líquida absoluta según las indicaciones del médico.

Si el médico te indica una dieta líquida absoluta antes de una prueba médica, asegúrate de seguir las instrucciones de la dieta a rajatabla. Si no lo haces, corres el riesgo de que la prueba no sea precisa y de tener que reprogramar el procedimiento para otra vez.

Si tienes diabetes, habla con tu médico, dietista o educador en diabetes. Una dieta líquida absoluta debe consistir en líquidos transparentes que brinden unos 200 gramos de carbohidratos distribuidos en cantidades iguales durante todo el día para ayudar a controlar el azúcar en sangre (glucosa en sangre). Se deben controlar los niveles de azúcar en sangre y se debe realizar la transición a alimentos sólidos lo más rápido posible.

Sept. 12, 2020 See more In-depth