Recientemente me diagnosticaron esclerosis múltiple. ¿Existe algún tratamiento nuevo para ayudarme a combatir esta enfermedad?

Respuesta de Iris Marin Collazo, M.D.

Si bien no existe la cura para la esclerosis múltiple (EM), se ha avanzado mucho en el desarrollo de medicamentos nuevos para tratarla. La investigación continúa para desarrollar nuevas y mejores terapias modificadoras de las enfermedades (TME) para esta enfermedad del sistema nervioso central.

Las TME están diseñadas para reducir la frecuencia y la intensidad de los ataques de la EM.Las TME también pueden hacer más lenta la progresión de la discapacidad y la pérdida de volumen de la masa cerebral. En su mayoría, las TME aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) desde el comienzo de la década del 1990 son efectivas para ayudar a controlar la EM remitente-recurrente, que afecta entre 85% y 90% de las personas diagnosticadas con esta enfermedad.

Algunas personas con EM remitente-recurrente pueden hacer la transición a la EM secundaria progresiva después de varios años. Las TME disponibles en el momento tienen poco impacto sobre esta fase de la EM así que lo mejor es desarrollar un régimen para tratamiento durante la fase remitente-recurrente previa.

A cerca del 10% de las personas con esclerosis múltiple se las diagnostica con una forma progresiva de la (EM primaria progresiva) al aparecer la enfermedad.

Están emergiendo nuevas terapias,

el siponimod (Mayzent) fue aprobado por la FDA en 2019. Esta píldora se toma por vía oral y está aprobada para las formas recurrente-remitente y secundaria-progresiva de la EM. Es una terapia inmunomoduladora que ayuda a reducir tanto la recurrencia como la progresión de la discapacidad.

La cladribina (Mavenclad) es otra píldora por vía oral aprobada por la FDA en 2019 para tratar las formas recurrente-remitente y secundaria-progresiva de la EM. En los ensayos clíncos, la cladribina redujo la progresión de la discapacidad y disminuyó de manera significativa el índice de recaídas. A causa de los riesgos, la cladribina generalmente se usa cuando las personas no pueden tomar otros medicamentos para la EM o cuando esos medicamentos no son efectivos.

El ocrelizumab (Mayzent) fue aprobado por la FDA en 2017. Este fármaco reduce el índice de recurrencia y el riesgo de progresión de discapacidad en la EM recurrente-remitente. También es la primera TME en enlentecer la progresión de la forma primaria progresiva de la EM recurrente-remitente.

Los investigadores están aprendiendo más sobre cómo funcionan las TME existentes para reducir las recurrencias y las lesiones relacionadas a la EM en el cerebro. Los estudios adicionales determinarán si estos mecanismos tienen la posibilidad de demorar la discapacidad causada por la enfermedad.

El trasplante de células madre también se está evaluando como tratamiento para la EM recurrente-remitente. Los investigadores están explorando la idea si destruir el sistema inmunitario y luego reemplazarlo con células madre trasplantadas puede reiniciar el sistema inmunitario en las personas con EM recurrente-remitente.

Se necesita más investigación

Más estudios pueden ayudar a mostrar mejor cómo funcionan estas nuevas terapias y cuál es la mejor manera de usarlas como parte de una estrategia para tratamiento integral. Aunque las primeras investigaciones sean prometedoras, los beneficios, los efectos secundarios y la seguridad a largo plazo de estos medicamentos nuevos solo se aclararán con más investigaciones.

With

Iris Marin Collazo, M.D.

July 29, 2021 See more Expert Answers