Eructos, gases intestinales y distensión abdominal: consejos para reducirlos

Los eructos, los gases y la distensión abdominal pueden avergonzarte e incomodarte. A continuación, se detallan las causas de estos signos y síntomas, y cómo puedes minimizarlos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los eructos o los gases (flatulencias) son naturales y frecuentes. Los eructos o las flatulencias excesivos, acompañados de hinchazón, dolor o distensión abdominal, a veces pueden interferir en las actividad cotidianas o causar vergüenza. Sin embargo, estos signos y síntomas generalmente no representan una afección de fondo grave y suelen disminuir si se adoptan algunos cambios simples en el estilo de vida.

Cuando los eructos, los gases o la distensión abdominal interfieren en tus actividades cotidianas, puede haber un problema. Averigua cómo disminuir o evitar los gases y los dolores por gases, al igual que cuándo podría ser necesario que consultes al médico.

Eructos: deshacerse del exceso de aire

El cuerpo expulsa el exceso de aire del tracto digestivo superior a través de los eructos. La mayoría de los eructos se producen por tragar aire en exceso. Este aire casi nunca llega al estómago, sino que se acumula en el esófago.

Puedes tragar aire en exceso si comes o bebes muy rápido, si hablas mientras comes, si masticas gomas de mascar o chupas caramelos duros, si bebes gaseosas, o si fumas. Algunas personas tragan aire como un tic nervioso, incluso cuando no están comiendo ni bebiendo. Esto se denomina «aerofagia».

El reflujo de ácido estomacal o la enfermedad por reflujo gastroesofágico a veces puede causar eructos excesivos al promover un aumento de la deglución. Es posible que los eructos crónicos se relacionen con la inflamación del revestimiento del estómago (gastritis) o con una infección con Helicobacter pylori, la bacteria responsable de algunas úlceras estomacales. En estos casos, los eructos van acompañados de otros síntomas, como acidez estomacal o dolor abdominal.

Puedes reducir los eructos si:

  • Comes y bebes lentamente. Tomarte tu tiempo puede ayudarte a tragar menos aire. Intenta comer relajado; si lo haces cuando estás estresado o al paso, tragarás más aire.
  • Evitas las gaseosas y la cerveza. Estas liberan gas de dióxido de carbono.
  • Evitas la goma de mascar y los caramelos duros. Cuando masticas goma de mascar o chupas un caramelo duro, tragas con más frecuencia de lo normal. Parte de lo que estás tragando es aire.
  • No fumes. Cuando inhalas humo, también inhalas y tragas aire.
  • Controlas tu dentadura postiza. Las dentaduras postizas que no encastran bien pueden hacer que tragues más aire cuando comes y bebes.
  • Te pones en movimiento. Dar un pequeño paseo después de comer puede ser útil.
  • Tratas la acidez estomacal. Los antiácidos u otros remedios de venta libre pueden ser útiles para la acidez estomacal leve y ocasional. Es posible que se necesite un medicamento en concentraciones de venta bajo receta u otros tratamientos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Flatulencia: acumulación de gases en el intestino

Los gases en el intestino delgado o en el colon generalmente se deben a la digestión o a la fermentación de alimentos no digeridos, como la fibra vegetal o determinados tipos de azúcar (carbohidratos), o a las bacterias presentes en el colon. Los gases también se producen cuando el aparato digestivo no puede descomponer algunos alimentos de forma total, como el gluten o el azúcar en los productos lácteos o en la fruta.

Otras causas de gases intestinales comprenden las siguientes:

  • Restos de alimentos en el colon
  • Un cambio en las bacterias del intestino delgado
  • Absorción deficiente de carbohidratos, lo que puede alterar el equilibrio de las bacterias útiles en el aparato digestivo
  • Estreñimiento, dado que cuanto mayor sea el tiempo de permanencia de los restos de alimentos en el colon, el tiempo de fermentación será mayor
  • Un trastorno digestivo, como la intolerancia a la lactosa o a la fructosa, o la enfermedad celíaca

Estos consejos pueden ser útiles para prevenir el exceso de gases:

  • Evita ciertos alimentos. Los responsables más frecuentes de producir gases son los frijoles, los guisantes (arvejas, chícharos), las lentejas, el repollo, la cebolla, el brócoli, la coliflor, los alimentos integrales, los champiñones, ciertas frutas, la cerveza y las gaseosas. Intenta eliminar un alimento por vez para ver si la situación mejora.
  • Lee las etiquetas. Si, al parecer, los productos lácteos te generan un problema, es posible que tengas cierto grado de intolerancia a la lactosa. Presta atención a lo que comes y prueba con productos que tengan bajo contenido de lactosa o que sean deslactosados. Determinados carbohidratos indigeribles presentes en los alimentos sin azúcar, como el sorbitol, el manitol y el xilitol, también pueden contribuir al aumento de gases.
  • Consume menos alimentos grasos. Las grasas retrasan la digestión y, por lo tanto, aumentan el tiempo de fermentación de los alimentos.
  • Reduce temporalmente el consumo de alimentos con alto contenido de fibra. La fibra tiene muchos beneficios, pero muchos alimentos con alto contenido de fibras también producen un aumento de gases. Después de un tiempo, vuelve a incorporar la fibra en tu dieta.
  • Prueba con un medicamento de venta libre. Algunos productos, como Lactaid o Dairy Ease, pueden ayudar a digerir la lactosa. No se ha demostrado que los productos que contienen simeticona (Mylanta y Gas-X) sean útiles, pero muchas personas sienten que estos productos funcionan. Los productos como Beano pueden reducir los gases que se producen durante la descomposición de ciertos tipos de frijoles.

Distensión abdominal: frecuente pero sin una explicación completa

La distensión abdominal es una sensación de pesadez abdominal. La distensión es un aumento visible o mensurable del tamaño abdominal. A menudo, las personas describen los síntomas abdominales como distensión abdominal, en especial, si esos síntomas no parecen aliviarse al eructar, despedir gases o evacuar los intestinos.

La relación exacta entre los gases intestinales y la distensión abdominal no se conoce por completo. Muchas personas con síntomas de distensión abdominal no tienen más gases en el intestino que otras personas. Muchas personas, en especial, aquellas que tienen síndrome del intestino irritable o ansiedad, pueden tener mayor sensibilidad a los síntomas abdominales y a los gases intestinales, en lugar de una cantidad excesiva.

Sin embargo, la distensión abdominal puede aliviarse mediante cambios conductuales que disminuyan los eructos o cambios en la alimentación que reduzcan los flatos.

Cuándo consultar al médico

Los eructos, gases y distensión abdominal excesivos suelen resolverse solos o con cambios simples. Si estos son los únicos síntomas que presentas, las posibilidades de que haya una afección grave de fondo son escasas.

Habla con tu médico si los síntomas no mejoran haciendo cambios simples y, en particular, si también te ocurre lo siguiente:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal intenso y persistente
  • Heces con sangre
  • Cambios en el color o en la frecuencia de las heces
  • Adelgazamiento no intencional
  • Molestia en el pecho
  • Pérdida de apetito o sensación de saciedad rápida

Estos signos y síntomas podrían indicar un trastorno digestivo no diagnosticado. Los síntomas intestinales pueden ser embarazosos, pero no dejes que esto te impida buscar ayuda.

Nov. 20, 2018 See more In-depth