Eructos, gases e hinchazón: consejos para reducirlos

Los eructos, los gases y la distensión abdominal pueden avergonzarte e incomodarte. A continuación, se detallan las causas de estos signos y síntomas, y cómo puedes minimizarlos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Eructar o eliminar gases (flatulencias) es natural y común. Los eructos o las flatulencias en exceso, acompañados de distensión, dolor o hinchazón del abdomen, pueden ocasionalmente interferir en las actividades diarias o causar vergüenza. Pero estos signos y síntomas no suelen indicar una afección grave subyacente y, por lo general, se reducen con simples cambios en el estilo de vida.

Cuando los eructos, los gases o la hinchazón interfieren con tus actividades diarias, puede que haya algo mal. Averigua cómo reducir o evitar los gases y los dolores por gases, y cuándo necesitas ver a tu médico.

Eructos: cómo eliminar el exceso de aire

Los eructos son la forma que tiene el cuerpo de expulsar el exceso de aire del tracto digestivo superior. La mayoría de los eructos se originan por la ingesta de aire en exceso. Este aire casi nunca llega al estómago, sino que se acumula en el esófago.

Podrías ingerir exceso de aire si comes o bebes demasiado rápido, hablas mientras comes, masticas chicle, chupas caramelos duros, bebes bebidas con gas o fumas. Algunas personas tragan aire como un tic nervioso, incluso cuando no están comiendo o bebiendo.

El reflujo de ácido estomacal o la enfermedad del reflujo gastroesofágico a veces puede causar eructos excesivos al promover el aumento de la deglución.

Los eructos crónicos también pueden estar relacionados con la inflamación del revestimiento del estómago o con una infección por Helicobacter pylori, una bacteria que causa algunas úlceras estomacales. En estos casos, los eructos están acompañados de otros síntomas, como acidez estomacal o dolor abdominal.

Podrás reducir los eructos si sigues las siguientes recomendaciones:

  • Come y bebe despacio. Tomarte tu tiempo te ayudará a tragar menos aire. Intenta que las comidas sean momentos relajados; comer cuando estás estresado o apurado aumenta el aire que tragas.
  • Evita las bebidas carbonatadas y la cerveza. Liberan dióxido de carbono.
  • Evita los chicles y pastillas. Cuando comes chicle o pastillas, tragas con mayor frecuencia. Parte de lo que estás tragando es aire.
  • No fumes. Cuando inhalas humo, también inhalas y tragas aire.
  • Controla tu dentadura postiza. Las dentaduras postizas que no encastran bien pueden hacer que tragues más aire cuando comes y bebes.
  • Muévete. Da una caminata corta después de las comidas.
  • Trata la acidez estomacal. Para la acidez estomacal ocasional y leve, podrían ayudarte los antiácidos de venta libre u otros remedios. La enfermedad del reflujo gastroesofágico puede requerir medicamentos en concentraciones de venta bajo receta médica u otros tratamientos.

Flatulencia: acumulación de gases en los intestinos

Los gases en el intestino delgado o colon típicamente son causados por la digestión o fermentación de alimentos no digeridos por bacterias que se encuentran en el intestino. Los gases también pueden formarse cuando el sistema digestivo no descompone completamente ciertos componentes de los alimentos, como el gluten, que se encuentra en la mayoría de los granos, o el azúcar de los productos lácteos y la fruta.

Otras fuentes de gases intestinales pueden ser:

  • Residuos de comida en el colon
  • Un cambio en las bacterias del intestino delgado
  • Mala absorción de los carbohidratos, que puede alterar el equilibrio de las bacterias útiles en el sistema digestivo
  • Estreñimiento, ya que cuanto más tiempo permanezcan los residuos de comida en el colon, más tiempo tienen para fermentar
  • Un trastorno digestivo, como la intolerancia a la lactosa o la fructosa o la enfermedad celíaca

Para evitar el exceso de gases, puedes hacer lo siguiente:

  • Eliminar ciertos alimentos. Entre los alimentos que más comúnmente causan gases se encuentran los frijoles, guisantes, lentejas, repollo, cebollas, brócoli, coliflor, alimentos integrales, hongos, ciertas frutas y cerveza y otras bebidas con gas. Intenta quitar un alimento a la vez para ver si los gases mejoran.
  • Lee las etiquetas. Si los productos lácteos parecen ser un problema, puedes tener algún grado de intolerancia a la lactosa. Presta atención a lo que comes y prueba las variedades bajas en lactosa o sin lactosa. Ciertos carbohidratos indigeribles que se encuentran en los alimentos sin azúcar (sorbitol, manitol y xilitol) también pueden provocar un aumento de los gases.
  • Come menos alimentos grasos. La grasa retrasa la digestión y le da a la comida más tiempo para fermentar.
  • Reduce temporalmente el consumo de alimentos con alto contenido de fibra. La fibra tiene muchos beneficios, pero muchos alimentos con alto contenido de fibra también son grandes productores de gases. Después de quitarlas de tu dieta, vuelve a añadir fibras a tu dieta lentamente.
  • Prueba un remedio de venta libre. Algunos productos, como Lactaid o Dairy Ease, pueden ayudar a digerir la lactosa. Los productos que contienen simeticona (Gas-X, Mylanta Gas, otros) no han demostrado ser útiles, pero muchas personas creen que estos productos funcionan.

    Productos tales como Beano, en particular la forma líquida, pueden disminuir el gas producido durante la descomposición de ciertos tipos de frijoles.

Hinchazón abdominal: común pero parcialmente incomprendida

La hinchazón abdominal es la sensación de tener el estómago lleno. La distensión es un aumento visible o medible del tamaño del abdomen. La gente suele describir los síntomas abdominales como hinchazón, especialmente si esos síntomas no parecen aliviarse con eructos, evacuación de gases o defecación.

La conexión exacta entre los gases intestinales y la distensión no se entiende del todo. Muchas personas con síntomas de distensión no tienen más gas en el intestino que otras personas. Muchas personas, en particular las que padecen síndrome de colon irritable o ansiedad, presentan mayor sensibilidad a los síntomas abdominales y a los gases intestinales, en lugar de una cantidad excesiva.

No obstante, se puede aliviar la hinchazón abdominal con cambios de comportamiento que reduzcan los eructos o cambios en la dieta que reduzcan los gases.

Cuándo consultar al médico

Los eructos excesivos, la expulsión de gases y la hinchazón a menudo se resuelven por sí solos o con cambios simples. Si estos son los únicos síntomas que tienes, rara vez representan una afección subyacente grave.

Consulta al médico si tus síntomas no mejoran con cambios sencillos, especialmente si también notas lo siguiente:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal persistente o severo
  • Heces con sangre
  • Cambios en el color o la frecuencia de las heces
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Molestia en el pecho
  • Pérdida de apetito o sentirse lleno rápidamente

Estos signos y síntomas podrían indicar una afección digestiva subyacente. Los síntomas intestinales pueden ser embarazosos, pero no dejes que la vergüenza te impida buscar ayuda.

Feb. 13, 2020 See more In-depth