Los stents liberadores de medicamentos: ¿aumentan el riesgo de ataque cardíaco?

Los stents liberadores de medicamentos (que se pensaba que aumentaban el riesgo de sufrir un ataque cardíaco) en general se consideran seguros si se usan adecuadamente.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los stents son pequeños tubos de malla que se insertan para mantener abiertas las arterias después de un procedimiento llamado «angioplastia» (intervención coronaria percutánea). Los stents liberadores de medicamentos tienen un recubrimiento de polímero sobre la malla que descarga un medicamento a través del tiempo para ayudar a evitar que vuelva a ocurrir el bloqueo.

En general, se prefiere el uso de stents liberadores de medicamentos en lugar de stents metálicos. No solo tienen más probabilidades que los stents metálicos de evitar que vuelva a ocurrir el bloqueo, sino que los estudios muestran que los stents liberadores de medicamentos más modernos son al menos tan seguros como los stents metálicos.

No obstante, los stents liberadores de medicamentos requieren un tratamiento más prolongado con anticoagulantes para evitar que el stent se cierre por la coagulación. Esto hace que no se recomienden para personas con problemas de sangrado o para aquellas personas que necesitarán algún tipo de cirugía dentro del año posterior a la colocación del stent. A continuación encontrarás información que te ayudará a consultar con el médico para ver si un stent liberador de medicamentos es adecuado para ti.

¿Qué es un stent?

Los stents generalmente son tubos de malla metálica que se insertan durante la intervención coronaria percutánea, un procedimiento que ensancha la arteria bloqueada insertando temporalmente un balón pequeño e inflándolo. Los stents ayudan a evitar que la arteria vuelva a bloquearse (reestenosis).

Incluso con los stents, a veces las arterias pueden volver a bloquearse. Los stents liberadores de medicamentos hacen que esto sea menos probable.

Los stents pueden clasificarse en dos categorías: stents metálicos y stents liberadores de medicamentos.

  • Los stents metálicos no tienen ningún recubrimiento especial. Sirven como andamio para ayudar a mantener los vasos sanguíneos abiertos después de que estos se ensanchan con angioplastia.

    A medida que la arteria sana, el tejido crece alrededor del stent y lo sostiene en su lugar. Pero a veces un crecimiento excesivo del tejido cicatricial en el revestimiento de la arteria aumenta el riesgo de obstrucción.

  • Los stents liberadores de medicamentos se recubren con medicamentos que se liberan lentamente (se eluyen) para ayudar a prevenir el crecimiento de tejido cicatricial en el recubrimiento de la arteria. Esto ayuda a que la arteria permanezca lisa y abierta, lo que garantiza la buena circulación.

Muchas personas con problemas cardíacos se han tratado con éxito con stents liberadores de medicamentos, evitando la necesidad de procedimientos más invasivos, tales como la cirugía de bypass de la arteria coronaria. Los stents liberadores de medicamentos ayudan a prevenir la recurrencia de síntomas, como dolor en el pecho. También se reduce la necesidad de repetir los procedimientos de angioplastia, que incluyen el riesgo de sufrir complicaciones como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

¿Cuáles son tus opciones de tratamiento para las arterias obstruidas?

Los stents liberadores de medicamentos solo son una de las opciones para tratar las arterias estrechadas del corazón. Hay que recordar que hay como cinco opciones — cada una con sus riesgos y beneficios — si las arterias se estrechan:

  • Medicamentos y cambios en el estilo de vida. Es una buena opción para mucha gente. Si presentas síntomas de estrechamiento de las arterias coronarias, como angina de pecho, y tu afección no es grave o no pone tu vida en peligro de inmediato, puede ser conveniente probar algunos medicamentos, como betabloqueantes, nitratos, bloqueantes de los canales de calcio, aspirina y medicamentos que bajan el colesterol, llamados estatinas.

    Con los medicamentos, los cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, llevar una dieta más saludable para el corazón y hacer ejercicio, pueden ser tan eficaces como colocar un stent en algunas circunstancias. Incluso si te colocan un stent, es probable que el médico te recete medicamentos, como aspirinas y estatinas, y cambios en tu estilo de vida.

  • Angioplastia y stents metálicos. Estos stents pueden funcionar bien, pero tienen una tasa más elevada de reestenosis que los stents liberadores de medicamentos. Si tienes que someterte a una cirugía que no esté relacionada con el corazón (por ejemplo, una operación de estómago o de hernia) poco tiempo después de la colocación del stent o si padeces un trastorno hemorrágico, es posible que te convenga optar por un stent metálico.
  • Angioplastia y stents liberadores de medicamentos. Los stents liberadores de medicamentos son seguros y efectivos en la mayoría de los casos, funcionan bien, y tienen una tasa de reestenosis más baja que los stents metálicos. Para una eficacia óptima, debes tomar los medicamentos según lo recetado.
  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. La cirugía de bypass se utiliza para desviar la sangre por fuera de las arterias obstruidas del corazón. El cirujano toma un vaso sanguíneo saludable de la pierna, del brazo o del pecho y lo conecta a otras arterias del corazón para que la sangre se desvíe por fuera de la zona afectada o bloqueada. La cirugía de bypass funciona bien y a veces se la prefiere al stent, pero es más invasiva que colocar stents, lo que implica un tiempo de recuperación más prolongado.

Nov. 21, 2017 See more In-depth