¿Libre de gluten? Prueba estas deliciosas alternativas a la harina de trigo

Vivir sin consumir gluten puede ser todo un desafío, pero hornear y cocinar sus alimentos favoritos desde cero puede hacer que sea más fácil evitar el gluten.

By Jacalyn A. See, R.D.N., L.D.

Tal vez has dejado de consumir gluten por razones de salud, o te estás preguntando si te sentiría mejor si comieras menos gluten. Cualquiera que sea la razón, muchas personas están tratando de evitar o reducir el gluten, un compuesto proteico que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno.

Vivir sin consumir gluten puede ser todo un desafío, pero hornear y cocinar tus alimentos favoritos desde cero puede hacer que sea más fácil evitar el gluten. Además, los panes, las galletas y otros productos horneados caseros sin gluten son mucho más baratos (y sabrosos) que las versiones compradas en tiendas.

Cocinar sin gluten puede parecer complicado al principio, ya que las harinas sin gluten tienen diferentes sabores y texturas. Para obtener los mejores resultados, es una buena idea mezclar tres o cuatro harinas sin gluten para sustituir a la harina básica común. No dudes en experimentar con una variedad de combinaciones para encontrar el sabor y la consistencia que más te guste.

Glosario de harinas sin gluten

Te sorprenderá saber cuántos tipos diferentes de harina hay además del trigo. Muchas de estas harinas sin gluten se pueden encontrar en los supermercados. Si estos productos no están disponibles en tu supermercado local, búscalos en línea o en una tienda de alimentos saludables.

  • La harina de amaranto tiene un sabor a nuez, ligeramente dulce y tostado. Pruébala en productos horneados de color oscuro, como los brownies o las golosinas con especias.
  • La harina de arrurruz es un buen sustituto de la maicena. Puede utilizarse para empanar pescado o carnes, como espesante para salsas de frutas, o mezclada con otras harinas sin gluten para hacer productos horneados.
  • La harina de frijoles se elabora a partir de diversos tipos de frijoles molidos y secos, como el azul marino, el pinto, el negro, el arándano, la haba, el garbanzo, la soja y los frijoles blancos. Las harinas de frijoles se combinan bien con la harina de sorgo en recetas con sabores intensos, como el pan de jengibre y el pastel de chocolate.
  • La harina de maíz, que se tritura a partir de granos de maíz molidos, tiene una textura ligera y le da a los productos horneados un sabor ligeramente a nuez. No es tan gruesa como la polenta.
  • La harina de mezquite tiene un sabor ligeramente dulce y chocolatoso, parecido a la melaza. Úsala en panqueques, panes, magdalenas, galletas y pasteles.
  • La harina de mijo tiene un sabor ligeramente dulce, parecido al del maíz y la nuez. Es mejor usarla en aproximadamente una cuarta parte de una mezcla de harina.
  • Las harinas de nueces se elaboran a partir de almendras, castañas o avellanas molidas. Estas harinas agregan una rica textura y un sabor a nuez a los productos horneados.
  • La harina de papa tiene una textura pesada y un sabor definitivamente a papa. Utilízala como espesante para sopas y salsas. Se pueden usar pequeñas cantidades en productos horneados para añadir humedad, pero evita usarla como la harina principal. La harina de papa no es lo mismo que la fécula de papa, y las dos no se pueden intercambiar.
  • La fécula de papa es un polvo muy fino, similar a la maicena. No tiene sabor a papa, por lo que funciona bien en la mayoría de las recetas y le da una textura ligera y esponjosa a los productos horneados. También es un gran espesante para salsas y budines.
  • La harina de quinua tiene un sabor ligeramente a nuez, pero fuerte. Limítala a una cuarta parte de tu mezcla. Pruébala en alimentos muy condimentados o con sabores.
  • La harina de arroz (integral) está hecha de arroz integral de grano entero y añade un sabor a nuez a los productos horneados. Combínala con otras harinas y almidones; de lo contrario, tiende a ser arenosa, desmenuzable y seca.
  • La harina de arroz (dulce) está hecha de arroz blanco de grano corto pegajoso que tiene más almidón que el arroz blanco o el arroz integral. Es un excelente espesante para salsas y budines.
  • La harina de arroz (blanco) se hace de arroz blanco molido. Esta harina tiene un sabor suave y es mejor cuando se combina con otras harinas sin gluten.
  • La harina de sorgo se elabora a partir de sorgo molido (milo). Tiene un sabor terroso y funciona bien con harinas de frijoles.
  • La harina de soja está hecha de granos de soja enteros. Tiene un sabor fuerte y es mejor cuando se mezcla con otras harinas y en alimentos que contienen nueces, chocolate o especias.
  • La harina de tapioca puede constituir entre un cuarto y la mitad de tu mezcla de harina. Puede crear una textura masticable en los panes. Utilízala para espesar sopas, salsas y salteados, y como empanada para obtener una cobertura crujiente.
  • La harina de teff, hecha de una hierba nativa de Etiopía, es una harina de color marrón con sabor a nuez parecida a la melaza. Puede componer de un cuarto a la mitad de una mezcla de harina y es especialmente buena para panes oscuros horneados, panecillos, galletas y pasteles. Algunas harinas de teff se combinan con harina de trigo, así que compra solo harina de teff al 100 por ciento.
June 20, 2019 See more In-depth