Cómo alimentar a tu bebé recién nacido: recomendaciones para los padres primerizos

El patrón de alimentación de un recién nacido puede ser impredecible. A continuación descubrirás qué alimentos son adecuados para tu bebé y también cómo y cuándo debes alimentarlo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Alimentar a un recién nacido es un compromiso permanente. También es la oportunidad de comenzar a crear un vínculo con el miembro más nuevo de la familia. Ten en cuenta estos consejos para alimentar a un recién nacido.

1. Continúa con la leche materna o de fórmula

La leche materna es el alimento ideal para los bebés, con algunas excepciones poco frecuentes. Si la lactancia materna no es posible, usa leche de fórmula. Los bebés recién nacidos no necesitan agua, jugos ni otros líquidos.

2. Alimenta a tu recién nacido en el momento oportuno

La mayoría de los recién nacidos necesitan alimentarse de ocho a 12 veces al día, aproximadamente una vez cada dos o tres horas.

Busca señales tempranas de que el bebé está listo para alimentarse o tiene hambre, como llevarse las manos a la boca, chuparse los puños y los dedos, y golpearse los labios. Quejarse y llorar son señales más tardías. Cuanto antes comiences cada toma, será menos probable que tengas que calmar a un bebé desesperado.

Cuando el bebé deja de mamar, cierra la boca o se aleja del pezón o el biberón, es posible que esté lleno o que simplemente esté tomándose un descanso. Prueba hacerlo eructar o espera un minuto antes de volver a ofrecerle el pecho o el biberón.

A medida que crece, es posible que el bebé ingiera más leche en menos tiempo en cada toma.

3. Considera los suplementos de vitamina D

Pregúntale al médico de tu bebé sobre los suplementos de vitamina D para el bebé, en especial, si estás amamantándolo. Es posible que la leche materna no proporcione suficiente vitamina D, la cual ayuda a tu bebé a absorber calcio y fósforo, nutrientes necesarios para tener huesos fuertes.

4. Espera variaciones en los patrones de alimentación de tu bebé recién nacido

El bebé no necesariamente comerá la misma cantidad todos los días. En los períodos de crecimiento, que suelen suceder a las dos o tres semanas del nacimiento y, luego, a las seis semanas, el bebé podría consumir más en cada alimentación o desear alimento con mayor frecuencia. Responde a los signos iniciales de hambre en lugar de prestar atención al reloj.

5. Confía en tus instintos y en los de tu hijo recién nacido

Quizá estés preocupada porque tu hijo recién nacido no come lo suficiente, pero, por lo general, los bebés saben exactamente cuánto necesitan comer. No te concentres en cuánto, con qué frecuencia ni con qué regularidad come tu hijo recién nacido. En cambio, asegúrate de que ocurra lo siguiente:

  • Un aumento de peso uniforme
  • La satisfacción entre una alimentación y otra
  • Al quinto día después del nacimiento, al menos, seis pañales mojados y tres o más evacuaciones intestinales por día

Comunícate con el médico si tu hijo recién nacido no aumenta de peso, moja menos de seis pañales por día o muestra poco interés por la alimentación.

6. Toma la lactancia como una oportunidad para establecer un vínculo con tu bebé

Sujeta al bebé cerca cuando lo amamantes. Míralo a los ojos. Háblale en un tono suave. Usa los momentos para amamantar para darle seguridad, confianza y bienestar a tu bebé.

7. Aprende a identificar las situaciones en las que debes pedir ayuda

Si tienes problemas para amamantar, pide ayuda a un médico especialista en lactancia o al médico de tu bebé, en especial si sientes dolor al amamantar o si tu bebé no está aumentando de peso. Si no trabajaste con un médico especialista en lactancia, pídele al médico de tu bebé que te derive a uno o consulta en el departamento de obstetricia de un hospital local.

Jan. 24, 2019 See more In-depth