La forma de la cabeza del bebé: ¿Qué es lo normal?

La cabeza de un bebé se puede moldear fácilmente. Infórmate sobre por qué y cómo cuidar las partes planas.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Muchos recién nacidos tienen la cabeza ligeramente irregular. Pero, ¿es motivo de preocupación? Comprende qué causa la irregularidad de la cabeza de los bebés y cuándo es necesario un tratamiento.

¿Qué causa que la forma de la cabeza del bebé parezca irregular?

En ocasiones la cabeza del bebé se moldea de manera irregular al pasar a través del canal de parto. En otros casos, la forma de la cabeza cambia después del parto como resultado de la presión aplicada en la parte posterior de la cabeza cuando el bebé está recostado boca arriba.

Observarás dos áreas blandas en la parte superior de la cabeza de tu bebé donde los huesos del cráneo todavía no se han cerrado. Estos puntos, llamados fontanelas (mollera), permiten que la cabeza relativamente grande del bebé pase a través del estrecho canal de parto. También aloja el cerebro de tu bebé que crece rápidamente durante la infancia.

Sin embargo, debido a que el cráneo de tu bebé es moldeable, la tendencia a colocar la cabeza en la misma posición puede causar que ésta tenga una forma irregular mucho tiempo después de que la asimetría relacionada con el parto se empareje. A esto se le conoce como plagiocefalia posicional.

¿Qué es normal y qué no lo es?

El médico de tu bebé revisará las partes blandas en su cabeza y la forma de ésta al nacer y en cada examen rutinario del bebé — generalmente cada dos o cuatro meses durante el primer año.

El moldeamiento posicional puede ser más fácil de observar cuando miras la cabeza del bebé desde arriba. Desde ese punto, es posible que la parte posterior de la cabeza de tu bebé se vea más plana de un lado que del otro. El pómulo en el lado plano puede sobresalir, y la oreja en el lado plano puede parecer empujada hacia adelante.

¿Una cabeza con forma irregular es motivo de preocupación?

Es probable que la cabeza de tu bebé tome forma por sí sola. El moldeamiento posicional por lo general se considera como un asunto cosmético. Los puntos planos relacionados con la presión en la parte posterior de la cabeza no causan daño cerebral ni interfieren con el crecimiento y el desarrollo del bebé.

Ten en cuenta que si pasas mucho tiempo preocupándote por la forma de la cabeza de tu bebé, puedes perderte parte de la diversión de ser un nuevo padre. En unos cuantos meses, un mejor control de la cabeza y el cuello ayudará a tu bebé a distribuir mejor la presión en el cráneo.

¿Cómo se trata una cabeza con forma irregular?

Es probable que la cabeza de tu bebé tome forma por sí sola. Pero los cambios en la forma en la que colocas a tu bebé pueden reducir la irregularidad y apresurar su solución. Por ejemplo:

  • Cambia la dirección. Sigue acostando a tu bebé boca arriba para dormir, pero cambia la dirección de su cabeza cuando lo pongas en la cuna. O coloca la cabeza de tu bebé cerca de los pies de la cuna un día y de la cabecera al siguiente. También puedes cargar a tu bebé alternando los brazos cada vez que lo alimentes. Si tu bebé regresa a la posición original mientras duerme, ajusta su posición la próxima vez.
  • Carga a tu bebé. Cargar a tu bebé cuando está despierto ayudará a liberar la presión en su cabeza provocada por columpios, portabebés y sillas para bebés.
  • Prueba a colocarlo boca abajo. Supervisándolo de cerca, coloca a tu bebé boca abajo para jugar. Asegúrate de que la superficie sea firme.
  • Usa tu creatividad. Coloca a tu bebé de forma que tenga que voltearse del lado aplanado de la cabeza para verte o para seguir el movimiento o el sonido en la habitación. Mueve la cuna de vez en cuando para que tu bebé tenga un nuevo punto de observación. Nunca coloques la cabeza de tu bebé sobre una almohada u otro tipo de ropa de cama suave.

Los cascos y la forma de la cabeza

Multimedia

Si la irregularidad no mejora a los 4 meses, es posible que el médico de tu bebé le prescriba un casco corrector para ayudar a darle forma a su cabeza. El casco ayuda a un crecimiento guiado, al mantener el contacto con todas las áreas de la cabeza del bebé excepto con la parte plana.

Los cascos correctores son más efectivos cuando se inicia el tratamiento a los 4 o 6 meses, cuando el cráneo aún es moldeable y el cerebro está creciendo rápidamente. Para que sea efectivo, el casco debe usarse 23 horas al día durante el periodo de tratamiento — por lo general varios meses. El casco se ajusta con regularidad — a veces semanalmente — mientras la cabeza del bebé crece y cambia de forma. No es probable que el tratamiento con un casco corrector funcione después del año de edad, cuando los huesos del cráneo se fusionan y el crecimiento de la cabeza es menos rápido.

Sin embargo, la investigación reciente sugiere que, en muchos casos, el reposicionamiento con o sin terapia física puede ser tan efectivo como la terapia con casco.

Más allá del moldeamiento posicional

En ocasiones, un problema muscular no diagnosticado — como la tortícolis — provoca que el bebé mantenga su cabeza inclinada hacia un lado. En este caso, la terapia física es importante para ayudar a estirar los músculos afectados y permitir que el bebé cambie la posición de su cabeza con más libertad.

En raras ocasiones, dos o más de las placas óseas en la cabeza del bebé se fusionan prematuramente. Esta rigidez hace que otras partes de la cabeza pierdan su forma mientras el cerebro crece. Esta enfermedad, conocida como craneosinostosis, por lo general se trata durante la infancia. Para darle al cerebro el espacio suficiente para crecer y desarrollarse, los huesos fusionados deben ser separados con cirugía.

Recuerda, la mayoría de los casos de irregularidad en la forma de la cabeza del bebé se resolverán por sí solos. Si te preocupa la forma de la cabeza de tu bebé, consulta a su médico.

Jan. 29, 2015 See more In-depth