La forma de la cabeza del bebé: ¿qué es lo normal?

La cabeza del bebé cambia de forma fácilmente. Infórmate sobre por qué y cómo cuidar las partes planas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Muchos recién nacidos tienen la cabeza ligeramente irregular. Pero, ¿es algo de lo que haya que preocuparse? Comprende las causas de la forma irregular de la cabeza de los bebés y cuándo es necesario un tratamiento.

¿Qué causa que la forma de la cabeza del bebé parezca irregular?

En ocasiones la cabeza de un bebé adquiere una forma desigual al atravesar el canal de parto. En otros casos, la forma de la cabeza cambia después del nacimiento como resultado de la presión que se genera en la parte posterior de la cabeza cuando el bebé queda recostado boca arriba.

En la parte superior de la cabeza del bebé, verás dos zonas blandas en las que los huesos del cráneo aún no se han unido. Estos puntos, llamados fontanelas, permiten que la cabeza relativamente grande del bebé se desplace por el estrecho canal de parto. También sirven para adaptarse al cerebro en rápido crecimiento del bebé durante la niñez.

Sin embargo, debido a que el cráneo del bebé es maleable, la tendencia de colocar la cabeza en la misma posición puede dar lugar a una forma desigual de la cabeza tiempo después de corregida la desigualdad relacionada con el nacimiento. Esto se conoce como plagiocefalia posicional.

¿Qué es normal y qué no?

El moldeado posicional podría ser más notable si miras la cabeza de tu bebé desde arriba. Desde esa postura, la parte posterior de la cabeza de tu bebé podría verse más plana de un lado que del otro. La oreja del lado plano podría parecer impulsada hacia adelante.

¿Una cabeza con forma irregular es motivo de preocupación?

En términos generales, se considera que el moldeado posicional es un problema estético. Las áreas planas relacionadas con la presión en la parte posterior de la cabeza no producen daño cerebral ni interfieren en el desarrollo del bebé.

Recuerda que dedicar mucho tiempo a preocuparte por la forma de la cabeza de tu bebé podría restarte parte de la diversión de ser madre o padre primerizos. En unos pocos meses, un mejor control del cuello y de la cabeza ayudará a que tu bebé mantenga la presión distribuida en el cráneo de manera más pareja.

¿Cómo se trata la forma irregular de la cabeza?

El médico de tu hijo realizará un examen físico para diagnosticar plagiocefalia posicional. Los cambios en la forma en que acomodas a tu bebé pueden minimizar la desigualdad y acelerar su resolución. Por ejemplo:

  • Cambia de dirección. Continúa colocando a tu bebé boca arriba para dormir, pero alterna la dirección hacia la que mira la cabeza de tu bebé cuando lo pones en la cuna. O puedes poner la cabeza de tu bebé cerca del pie de la cuna un día, y de la cabecera al día siguiente. También podrías alternar los brazos para sostener a tu bebé en cada toma. Si tu bebé vuelve a la posición original mientras duerme, cambia su posición la próxima vez.
  • Alza a tu bebé. Alzar a tu bebé cuando está despierto ayudará a aliviar la presión sobre su cabeza provocada por los columpios, los coches o las sillas para bebés.
  • Prueba con un tiempo boca abajo. Coloca a tu bebé boca abajo con frecuencia para jugar, siempre y cuando puedas controlarlo de cerca. Asegúrate de que la superficie sea firme.

Los cascos y la forma de la cabeza

Si para los 6 meses la desigualdad no mejora con la ayuda del cambio de posiciones, o si tu bebé tiene más de 8 meses y presenta una deformidad grave, el médico de tu bebé podría recetarle un casco moldeado para ayudar a formar la cabeza del bebé. Un casco hecho a medida alivia la presión sobre el lado aplanado de la cabeza del bebé.

Los cascos moldeados son más eficaces cuando el tratamiento se inicia entre los 4 y 12 meses, cuando el cráneo todavía es maleable y el cerebro crece rápidamente. El tratamiento con un casco moldeado probablemente no será eficaz después del año, cuando los huesos del cráneo están fusionados y el crecimiento de la cabeza comienza a ser más lento.

Más allá del moldeamiento posicional

A veces, un problema muscular no diagnosticado, como tortícolis, hace que un bebé mantenga su cabeza inclinada hacia un lado. En este caso, la fisioterapia es importante para ayudar a estirar los músculos afectados y permitir que el bebé cambie las posiciones de la cabeza con más libertad.

En raras ocasiones, dos o más de las placas óseas en la cabeza de un bebé se fusionan prematuramente. Esta rigidez hace que se deformen otras partes de la cabeza a medida que el cerebro crece. Este trastorno, conocido como craneosinostosis, generalmente se trata durante el primer año de vida. Para que el cerebro pueda tener espacio suficiente para crecer y desarrollarse, se deben separar los huesos fusionados con una cirugía.

Si te preocupa la forma de la cabeza de tu bebé, consulta a su médico.

June 13, 2018 See more In-depth