Un bebé que llora: Qué hacer cuando un recién nacido llora

Los ataques de llanto de los recién nacidos son inevitables. Esto te ayudará a calmar a un bebé que llora — y a renovar tu capacidad para manejar las lágrimas.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El sueño: Tu bebé duerme toda la noche después de algunas semanas, balbucea alegre mientras haces el quehacer y se queja sólo cuando tiene hambre.

La realidad: La hora favorita de tu bebé para jugar es después de comer a las 2 a.m. La irritabilidad llega al máximo cuando vas de un lado a otro. No tenías ni idea de que un bebé podía llorar durante tanto tiempo.

¿Te suena familiar? Cualquier día, un recién nacido puede llorar hasta por dos horas — o todavía más. Encuentra la razón por la que lloran los bebés y qué hacer al respecto.

Descifrando las lágrimas

Un bebé que llora está tratando de decirte algo. Tu trabajo es averiguar por qué esta llorando tu bebé y qué — si es posible — se puede hacer contra eso. Considera lo que podría pensar tu bebé, que está llorando.

Tengo hambre

La mayoría de los recién nacidos comen cada cierto tiempo todo el día. Algunos bebés se ponen frenéticos cuando tienen hambre. Para evitar tal furia, responde a los signos tempranos del hambre. Los eructos frecuentes pueden ayudar a reducir la incomodidad que puede estar causando las lágrimas.

Si estás en periodo de lactancia con tu bebé, el sabor de la leche puede cambiar dependiendo de lo que comas y bebas. Si sospechas que cierto alimento o bebida está haciendo que tu bebé esté más molesto de lo usual, evítalo durante varios días para ver si existe una diferencia. Si estás alimentando a tu bebé con fórmula, el médico de tu bebé puede recomendar el cambio de fórmula.

Quiero succionar algo

La succión es un reflejo natural. Para muchos bebés, es reconfortante, una actividad que calma. Si tu bebé no tiene hambre, puedes ofrecerle un chupón o ayudar a tu bebé a encontrar su dedo pulgar.

Me siento solo

A veces simplemente con verte, escuchar tu voz o que lo acaricies, puedes detener sus llanto. Con calma, sostén a tu bebé contra tu pecho. Puedes colocar a tu bebé sobre su lado izquierdo para ayudarle con la digestión o sobre su estómago para apoyarse. De igual manera, unos golpecitos suaves en la espalda pueden aliviar a un bebé que llora.

Estoy cansado

Los bebés cansados con frecuencia están molestos — y tu bebé puede necesitar más horas de sueño de las que crees. Los recién nacidos con frecuencia duermen hasta 16 horas al día. Algunos recién nacidos duermen todavía más. 

Tengo el pañal mojado

Para algunos bebés, un pañal húmedo o sucio es una razón segura para comenzar a llorar. Revisa el pañal de tu bebé con frecuencia para asegurarte de que esté limpio y seco.

Me quiero mover

Algunas veces, una sesión de mecedora o una caminata por la casa puede calmar a un bebé que llora. En otros casos, un cambio de posición es todo lo que se necesita. Con toda la precaución, intenta con un columpio de bebé o vibrando un asiento infantil. Sácalo a pasear con el cochecito de bebé. Incluso, quizás quieras subirlo al automóvil y llevarlo a dar un paseo.

Prefiero estar tapado/a

Algunos bebés se sienten más seguros envueltos en una manta. Envuelve a tu bebé en una sábana cálida o una sábana ligera pequeña.

Tengo calor o frío

Un bebé que tiene mucho calor o mucho frío muy probablemente estará incómodo. Agrégale o quítale una capa de ropa según sea necesario.

Ya tuve suficiente, me cansé

Demasiado ruido, movimiento o estimulación visual pueden hacer que tu bebé llore. Ve a un ambiente más calmado o coloca a tu bebé en la cuna. Ruido blanco — tal como una grabación de oleaje del océano o el sonido monótono de un ventilador eléctrico o una aspiradora — puede ayudar a tu bebé a relajarse.

Con el tiempo, tal vez puedas identificar las necesidades de tu bebé por la manera en que llora. Por ejemplo, el llanto por hambre puede ser corto y de tono bajo, mientras que el llanto por dolor puede ser repentino, largo y de tono agudo tipo aullido. El identificar cualquier patrón puede ayudarte a responder mejor al llanto de tu bebé.

Déjalo llorar

Si tu bebé no parece estar enfermo, has intentado de todo y sigue molesto, considera dejarlo llorar. Llorar no le hará daño a tu bebé — y en ocasiones, la única forma de detener un episodio de llanto es dejarlo pasar.

Claro que escuchar llorar a tu bebé puede ser angustiante. Si necesitas distraerte unos minutos, coloca a tu bebé en su cuna de forma que esté seguro y toma un baño rápido, llama a un amigo o prepara algo de comer.

Sept. 16, 2015 See more In-depth