Conceptos básicos del baño del bebé: guía para padres

¿Te preguntas cómo bañar a un bebé? A continuación, presentamos una guía paso a paso para ayudarte a dominar los conceptos básicos.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Bañar a un recién nacido resbaladizo puede ser una experiencia estresante. Es posible que a tu bebé tampoco le guste mucho. Sin embargo, con un poco de práctica, ambos comenzarán a sentirse más cómodos a la hora del baño. Comienza por aprender los conceptos básicos para bañar a tu bebé.

¿Con qué frecuencia necesita un baño mi bebé recién nacido?

No es necesario darle un baño diario al recién nacido. Tres veces por semana puede ser suficiente hasta que el bebé tenga más movilidad. Bañarlo demasiado puede secarle la piel. Si eres rápido y cuidadoso con los cambios de pañal y de paños y baberos, ya estás limpiando las partes que necesitan atención — la cara, el cuello, y el área del pañal.

¿Es mejor bañar a mi bebé por la mañana o por la noche?

Eso depende de ti. Elige un momento en el que no tengas apuro o sea poco probable que te interrumpan. Algunos padres optan por los baños matutinos, cuando los bebés están alertas. Otros prefieren incluir los baños como parte del ritual para que el bebé se relaje a la hora de dormir. Si bañas al bebé después de alimentarlo, considera esperar hasta que la panza se haya aclimatado un poco.

¿Un baño con esponja es lo suficiente bueno?

La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda baños de esponja hasta que el muñón del cordón umbilical se caiga, lo cual puede tardar una o dos semanas. Para darle a tu bebé un baño con esponja, necesitarás lo siguiente:

  • Un lugar cálido con una superficie plana. Puede ser la encimera de un baño o una cocina, un cambiador o una cama dura. Incluso está bien hacerlo sobre una manta o una toalla en el suelo. Acolcha las superficies duras con una manta o una toalla.
  • Una manta suave, una toalla o un cambiador. Extiéndela para recostar al bebé.
  • Una mano libre. Siempre mantén una mano sobre el bebé. En un cambiador, también usa las correas de seguridad.
  • Un lavabo o una palangana plástica poco profunda que contengan el agua. Echa agua tibia en la palangana o el lavabo. Comprueba la temperatura del agua con la mano para asegurarte de que no esté demasiado caliente.
  • Suministros esenciales. Reúne un paño, una toalla (preferentemente que tenga capucha), champú suave para bebés, jabón humectante suave, toallitas húmedas, un pañal limpio y una muda de ropa.

Desviste al bebé y envuélvelo en una toalla. Recuesta a tu bebé boca arriba en el lugar que has preparado. Para mantener a tu bebé caliente, solamente deja expuestas las partes del cuerpo que lavarás. Humedece el paño, escurre el exceso de agua y limpia la cara del bebé. Limpia cada párpado, desde la esquina interna hasta la esquina externa.

Para lavar el cuerpo de tu bebé, usa agua corriente o un jabón humectante suave. Presta especial atención a los pliegues debajo de los brazos, detrás de las orejas, alrededor del cuello y en la zona del pañal. También lava entre los dedos de las manos y de los pies del bebé.

¿Qué tipo de bañera es mejor para el bebé?

Una vez que el bebé esté listo para un baño, puedes usar una bañera de plástico o el lavabo. Coloca una toalla limpia sobre la bañera o el lavabo. Recoge de antemano los suministros que usarías para un baño de esponja, una taza con agua para el enjuague y champú para bebé, de ser necesario. Esto te permitirá mantener una mano sobre el bebé todo el tiempo. Nunca dejes al bebé solo en el agua.

¿Cuánta agua debo poner en la bañera?

Una recomendación frecuente es llenar la bañera con 2 pulgadas (5 centímetros aproximadamente) de agua tibia, no caliente. Para mantener al bebé tibio, puedes verter agua tibia sobre su cuerpo durante todo el baño. Algunas investigaciones sugieren que usar un poco más de agua, lo suficiente para que los hombros del bebé queden sumergidos, puede ser relajante y ayudar a reducir la pérdida de calor. Cualquiera sea la cantidad de agua, debes sostener al bebé de forma segura durante el baño.

¿Qué sucede con la temperatura del agua?

El agua tibia es la mejor opción. Para evitar que hierva, fija el termostato del calentador de agua a una temperatura inferior a 120 °F (49 °C). Siempre verifica la temperatura del agua con la mano antes de bañar al bebé. Trata de que el agua del baño esté a alrededor de 100 °F (38 °C). Asegúrate de que la habitación también esté a una temperatura agradable. Un bebé mojado puede enfriarse rápidamente.

¿Cuál es la mejor forma de sostener a mi bebé recién nacido en la bañera?

Un sostén firme ayudará a tu bebé a sentirse cómodo y seguro en la bañera. Usa el brazo no dominante para sostener la cabeza y el cuello del bebé, y, con el otro, sostén el cuerpo e introdúcelo en el agua; los pies primero. Continúa sosteniendo la cabeza y la espalda del bebé según sea necesario. Podrías tomar al bebé por detrás y sujetarlo por el brazo opuesto durante todo el baño.

¿Qué debo lavar primero?

La mayoría de los padres comienzan por el rostro del bebé y continúan con las partes del cuerpo más sucias. Esto evita que las partes enjuagadas se vuelvan a enjabonar.

¿Debería lavarle el cabello a mi bebé recién nacido?

Si tu recién nacido tiene cabello y crees que deberías lavarlo, hazlo. Con la mano libre, masajea delicadamente una gota de champú suave para bebés en el cuero cabelludo. Enjuaga el champú con una taza con agua o una toalla húmeda, colocando una mano en la frente del bebé para evitar el contacto de la espuma con sus ojos.

¿Aplicarle loción a mi bebé después de bañarlo ayudará a evitar el sarpullido?

La mayoría de los bebés recién nacidos no necesitan loción después de un baño. Si tiene la piel muy seca, aplica una pequeña cantidad de humectante para bebés sin perfume en las zonas secas. Los masajes podrían hacer que el bebé se sienta bien. Si la sequedad continúa, es posible que lo estés bañando con demasiada frecuencia.

June 13, 2018 See more In-depth