Psoriasis e intimidad

Cuando tienes intimidad con otra persona quieres verte lo mejor posible y sentirte seguro. ¿Pero qué pasa cuando tienes psoriasis crónica?

El hecho de tener la piel roja o escamosa puede ponerte nervioso o hacerte sentir avergonzado de la apariencia de tu piel, en lugar de sentirte sensual. Si tienes psoriasis y estás saliendo con alguien, decir que tienes esta afección puede hacerte sentir incómodo o te puede preocupar cómo vaya a responder tu pareja. Tal vez tu pareja nueva no esté familiarizada con tu afección y tenga miedo de que sea contagiosa o no sepa como tocarte sin irritarte la piel.

Los parches de psoriasis que te causan dolor o picazón en los genitales u otras partes del cuerpo también pueden distraerte en la intimidad o darte tanta vergüenza que la evites por completo.

Pero muchas personas con psoriasis disfrutan de relaciones afectivas y físicas saludables con sus parejas. A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a afrontarla:

  • Habla con tu médico. Si te sientes incómodo en la intimidad a raíz de la psoriasis, habla con tu médico. Toma los medicamentos según las indicaciones. Evita usar alquitrán de hulla muy concentrado en los genitales ya que puede causar irritación.
  • Primero, quiérete a ti mismo. Si te cuesta aceptar que tienes una enfermedad crónica, menos puedes esperar que tu pareja lo acepte. Céntrate en sentirte cómodo en tu propia piel. Tu confianza será contagiosa.
  • Decide cuándo y cómo hablar al respecto con tu pareja. Piensa qué te resultará más cómodo. Algunas personas prefieren hablar acerca de la psoriasis con su pareja de inmediato. Otras esperan a ver cómo progresa la relación.
  • Practica y prepara lo que vas a decir. Cuando comiences la conversación acerca de la psoriasis con tu pareja, asegúrate de estar preparado para educarla y manejar su respuesta. Tu pareja podría tener preguntas o hacer suposiciones incorrectas acerca de tu afección. Ponte en el lugar de tu pareja y piensa qué te gustaría saber.
  • Habla acerca de qué significa en tu relación. Sé abierto acerca de cómo la psoriasis afecta tu vida. Por ejemplo, explica que si tienes una exacerbación, probablemente no te interese tener sexo. Pero puedes encontrar otras formas de tener intimidad en esos momentos para que tú y tu pareja se sigan sintiendo conectados.

La psoriasis puede plantear desafíos, pero no dejes que interfiera en la intimidad con tu pareja. Aprende a controlar tus síntomas y comunícate abiertamente con tu pareja. Esto puede mejorar tu confianza en ti mismo, y también tu relación.

Jan. 05, 2017 See more In-depth