Cómo controlar otros riesgos para la salud cuando tienes psoriasis

La psoriasis aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades crónicas. Pero puedes tomar medidas para reducir tu riesgo.

Cuando tienes psoriasis, los riesgos para la salud pueden ser más graves que los parches o las escamas secas y con comezón que la afección puede dejarte en la piel. El motivo exacto no es claro, pero la psoriasis también está asociada con un mayor riesgo de otras afecciones graves que pueden afectar los huesos, las articulaciones, los ojos, el corazón y más. Algunas investigaciones sugieren que esto puede deberse a que la inflamación relacionada con la psoriasis también podría causar inflamación en otras partes del cuerpo.

La buena noticia es que, al controlar la psoriasis, podrías reducir el riesgo de padecer algunas de esas otras afecciones. También podría resultar útil llevar un estilo de vida saludable, como tener una dieta saludable, mantener un peso saludable, moderar la cantidad de alcohol que bebes y programar exámenes de salud de rutina. Lo más importante es que trabajes en estrecha colaboración con tu médico para controlar los signos y síntomas de las afecciones asociadas, de manera que se puedan diagnosticar y tratar a tiempo.

La psoriasis está asociada con un mayor riesgo de padecer las siguientes afecciones:

  • La artritis psoriásica puede causar daño articular y la pérdida de función en algunas articulaciones, lo cual puede ser debilitante.

    Los signos y síntomas son dolor articular, rigidez e hinchazón, y en ocasiones dolor de espalda.

  • Las afecciones oculares, como conjuntivitis, blefaritis y uveítis, son más comunes en personas con psoriasis.

    Los signos y síntomas pueden incluir ojos irritados y rojos, descamación o formación de costras en las pestañas, párpados hinchados y psoriasis en los párpados o cerca de ellos.

  • La obesidad es más frecuente en las personas con psoriasis, especialmente en aquellas con enfermedades más graves.

    La obesidad consiste en tener un índice de masa corporal (IMC), su peso en kilogramos (kg) dividido por su altura en metros (m) cuadrados, de 30 o más. El IMC no mide directamente la grasa corporal, por lo que algunas personas, como los atletas musculosos, podrían tener un IMC en la categoría de obesos aunque no tengan exceso de grasa corporal.

  • La diabetes tipo 2 también está asociada con la psoriasis, particularmente en quienes padecen el tipo de psoriasis de mayor gravedad.

    Es posible tener diabetes tipo 2 durante años sin saberlo. Pero los signos y síntomas pueden incluir aumento de la sed, micción frecuente, pérdida de peso y fatiga.

  • La presión arterial alta es más común en personas con psoriasis.

    La mayoría de las personas con presión arterial alta no presentan signos ni síntomas.

  • Las enfermedades cardiovasculares, así como los latidos irregulares del corazón, los derrames cerebrales, el colesterol alto y la aterosclerosis, son más frecuentes en las personas con psoriasis, en particular la psoriasis grave.

    Los síntomas de la enfermedad cardiovascular varían, pero pueden incluir dolor, opresión o malestar en el pecho; falta de aire; dolor, entumecimiento o debilidad de las piernas o los brazos; y dolor en el cuello, la mandíbula, la garganta o la parte superior de la espalda o el abdomen.

  • El síndrome metabólico es un grupo de afecciones, entre ellas, presión arterial alta, niveles elevados de insulina y niveles anormales de colesterol, que incrementan el riesgo de enfermedad cardíaca.

    La mayoría de los trastornos asociados con el síndrome metabólico no presentan síntomas, aunque un signo visible es una gran circunferencia de la cintura.

  • Otras enfermedades autoinmunes, como la enfermedad celíaca, la pérdida de cabello en parches (alopecia areata) y la enfermedad inflamatoria intestinal llamada enfermedad de Crohn, son más propensas a atacar a las personas con psoriasis.

    Los síntomas de las enfermedades autoinmunes varían dependiendo de la afección.

  • La enfermedad de Parkinson es una afección neurológica crónica.

    Los signos y síntomas incluyen temblor (temblor) en un brazo o una pierna, o en una mano o en los dedos, la disminución de los movimientos corporales con el tiempo, rigidez muscular (dureza) y deterioro de la postura, el equilibrio y el habla.

  • La enfermedad renal parece ser más común en aquellos con psoriasis de moderada a grave.

    Los signos y síntomas se desarrollan con el tiempo y van desde náuseas, vómitos, falta de hambre y fatiga hasta dolor en el pecho, falta de aliento y presión arterial alta.

  • La baja autoestima y la depresión también pueden ser una consecuencia de la psoriasis, lo cual puede afectar su calidad de vida. También es posible que te aísles socialmente.

    Los signos y síntomas de la depresión son muchos, pero incluyen sentimientos de tristeza o desesperanza, pérdida de interés o placer por las actividades normales, falta de energía, trastornos del sueño y cambios en el hambre o el peso.

Habla con tu médico acerca de las afecciones que podrías tener un mayor riesgo de padecer y cuál es la mejor manera de detectarlas. Y asegúrate de informarle a tu médico cualquier síntoma que estés experimentando, aunque pienses que podría no estar relacionado con la psoriasis.

June 20, 2019 See more In-depth