Dieta para diabetes: Comer en restaurantes cuando tienes diabetes

Nutrición para la diabetes — haz de las comidas en restaurantes una parte saludable de tu plan de alimentación para diabetes.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tienes diabetes, comer en restaurantes y seguir adhiriéndote a tu plan de nutrición ahora es más fácil. Muchos restaurantes ofrecen alternativas saludables. Y puedes planear lo que quieres pedir mirando los menús en línea, algunos de los cuales proporcionan información sobre nutrición.

Al usar este recurso, prestar atención al tamaño de las porciones, y si eliges la comida con cuidado, puedes hacer que comer en restaurantes sea parte de tu plan general para nutrición para la diabetes.

Controla el tamaño de las porciones

Los restaurantes suelen servir porciones grandes, posiblemente el doble o más de lo que comes normalmente. Trata de comer las mismas porciones que comerías si estuvieras en casa; para ello:

  • Elige el tamaño más pequeño si el restaurante ofrece opciones; por ejemplo, pide un plato principal de tamaño regular
  • Comparte la comida con uno o dos compañeros
  • Pide un recipiente para llevarte lo que sobre
  • Trata de que la comida sea una ensalada o una sopa, y un aperitivo

Evita los bufés libres. Puede ser difícil resistirse a comer en exceso con tantas opciones. Incluso una pequeña cantidad de diversos alimentos en el plato puede sumar muchas calorías.

Haz reemplazos

No te conformes con lo que traiga el sándwich o la comida.

  • En lugar de papas fritas, elige una guarnición de ensalada o una porción doble de algún vegetal que sea apta para diabéticos.
  • Usa aderezos sin grasa o con bajo contenido de grasa en lugar de la variedad habitual, u opta por un poco de jugo de limón, vinagre saborizado o salsa para la ensalada.
  • Pide salsa o pico de gallo, una salsa sin cocinar, para el burrito en lugar de queso rallado y crema agria.
  • En el caso de un sándwich, reemplaza los aderezos o las salsas de crema de la casa por kétchup, mostaza, rábano picante o rodajas de tomate fresco.

Controla lo que está de más

Los trozos de tocino, los cuscurros (tostones o croutones), los quesos y otros complementos pueden sabotear los objetivos de la dieta para diabéticos aumentando las calorías y los carbohidratos de las comidas.

Incluso los complementos más livianos, como los aderezos sin grasa para ensaladas, la salsa de barbacoa y la mayonesa sin grasa, tienen calorías. Sin embargo, puedes consumir pequeñas porciones de estos sin ajustar tu plan de comidas. Pide que los traigan por separado para poder controlar mejor la cantidad que consumes.

Pide lo que quieras

En algunos restaurantes, la mejor manera de comer lo que quieres es telefonear con anticipación y preguntar si la comida puede prepararse con menos sal, grasa, o azúcar. Mirar el menú del restaurante en su sitio web si está disponible, es una buena manera de prepararte para pedir la comida.

Considera cómo está preparada la comida. En lugar de empanado y frito, pide que preparen tu comida:

  • A la parrilla
  • Asada
  • Al grill
  • Al vapor

Pídele al camarero que no traiga pan ni tortilla chips a la mesa si no están incluidos en tu plan de alimentación.

Pregunta si el chef puede usar:

  • Claras de huevo o sustitutos de huevo con menos colesterol
  • Pan integral
  • Pollo sin piel
  • Menos aceite, mantequila o queso

Si pides pizza, elige una de masa delgada cubierta de verduras. Si sigues un plan con poca sal, pide que no se agregue ni sal ni glutamato monosódico a tu comida.

No sientas vergüenza al pedir opciones o sustituciones más saludables. Estás haciendo lo necesario para continuar tu compromiso con tu plan de alimentación, y la mayoría de los restaurantes quieren que sus clientes estén contentos.

Presta atención a lo que bebes.

Evita las bebidas con muchas calorías

Los refrescos con azúcar pueden agregar cientos de calorías a tu comida, especialmente si el restaurante los ofrece gratis. Los batidos y las bebidas con helado pueden tener aún más calorías, así como grasa saturada. En lugar de estos, pide agua, té helado sin azúcar, agua mineral, o refrescos de dieta.

El alcohol y la diabetes

Si tu diabetes está bajo control y tu doctor está de acuerdo, está bien tomar una bebida alcohólica ocasional con una comida. Pero ten en cuenta que el alcohol agrega calorías vacías.

Si decides tomar alcohol

Si tomas alcohol, elige las opciones con menos calorías y carbohidratos, como:

  • Cerveza light
  • Vinos secos
  • Bebidas preparadas con gaseosas sin azúcar, como refrescos de dieta, agua tónica de dieta, y agua mineral

Limita tu consumición de alcohol a un trago por día para las mujeres de todas las edades y los hombres mayores de 65 años, y hasta dos tragos por día para los hombres de 65 años y menores.

Come a horario

Comer a la misma hora todos los días puede ayudarte a mantener niveles estables de azúcar en sangre, en especial, si tomas pastillas o si te administran inyecciones de insulina para controlar la diabetes. Si comerás afuera con otras personas, sigue estos consejos:

  • Programa la reunión en el horario en que habitualmente comes.
  • Para no tener que esperar una mesa, haz una reserva o intenta evitar los momentos en los que los restaurantes están más ocupados.
  • Si no puedes evitar comer más tarde de lo habitual, come un tentempié en el horario de la cena; este puede ser una fruta o una porción de almidón de la próxima comida.

Resérvate para el postre

Tener diabetes no significa necesariamente que los postres estén prohibidos. Los dulces se cuentan como carbohidratos en tu plan de comidas. Si quieres comer un postre que no sea una fruta, inclúyelo en el plan de alimentación y compensa reduciendo la cantidad de otros carbohidratos —como el pan, las tortillas, el arroz, la leche o las papas— en tus comidas.

Recuerda las reglas básicas

Ya comas en casa o en un restaurante, recuerda los principios de la nutrición para la diabetes:

  • Come una variedad de alimentos saludables.
  • Limita la cantidad de grasa y sal en tu dieta.
  • Controla el tamaño de las porciones.
  • Lo principal es seguir las normas de nutrición establecidas por tu doctor o un dietista certificado.

Al trabajar con tu doctor o dietista, puedes disfrutar de comer en restaurantes sin comprometer tu plan de alimentación.

April 07, 2018 See more In-depth