Descripción general

El bypass gástrico, también denominado «bypass gástrico en Y de Roux», es un tipo de cirugía de pérdida de peso que implica crear un pequeño saco desde el estómago y conectar el saco recién creado directamente con el intestino delgado. Después del bypass gástrico, los alimentos ingeridos entrarán en este pequeño saco de estómago y luego pasarán directamente al intestino delgado, de modo que eludirán la mayor parte del estómago y la primera sección del intestino delgado.

El bypass gástrico es uno de los tipos más frecuentes de cirugía bariátrica en Estados Unidos. La cirugía de bypass gástrico se realiza cuando no ha funcionado seguir una dieta ni hacer ejercicio o si tienes problemas de salud graves debido a tu peso.

Por qué se realiza

El bypass gástrico se realiza para ayudar a perder el exceso de peso y reducir el riesgo de tener problemas de salud relacionados con el peso que pueden poner en riesgo la vida, como los siguientes:

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Enfermedad cardíaca
  • Presión arterial alta
  • Nivel de colesterol alto
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Diabetes tipo 2
  • Accidente cerebrovascular
  • Esterilidad

El bypass gástrico se suele realizar únicamente después de haber intentado adelgazar mejorando la dieta y los hábitos de ejercicio.

A quiénes se recomienda

En general, el bypass gástrico y otras cirugías para la pérdida de peso podrían ser una opción adecuada para ti en los siguientes casos:

  • Si tu índice de masa corporal (IMC) es de 40 o más (obesidad extrema).
  • Si tu índice de masa corporal está entre 35 y 39,9 (obesidad), y padeces un problema de salud grave relacionado con el peso, como diabetes tipo 2, presión arterial alta o apnea del sueño grave. En ciertos casos, podrías ser apto para determinados tipos de cirugía para adelgazar si tu IMC está entre 30 y 34, y tienes graves problemas de salud relacionados con el peso.

Pero el bypass gástrico no es para cualquier persona que tenga sobrepeso grave. Podría ser necesario que cumplas con ciertas pautas médicas para que se te considere apto para la cirugía de pérdida de peso. Posiblemente debas someterte a un extenso proceso de evaluación para determinar si eres apto.

También deberás estar dispuesto a realizar cambios permanentes para llevar un estilo de vida sano. Podrían pedirte que participes en programas de seguimiento de largo plazo que comprenden un control de tu nutrición, comportamiento y estilo de vida, y de las afecciones que padeces.

Consulta con tu plan de seguro médico o pregunta en la oficina regional de Medicare o de Medicaid para averiguar si tu póliza cubre cirugías de adelgazamiento.

Riesgos

Al igual que con cualquier cirugía mayor, el bypass gástrico y otras cirugías para la pérdida de peso plantean posibles riesgos para la salud, tanto a corto como a largo plazo.

Los riesgos asociados con el procedimiento quirúrgico son similares a los de cualquier cirugía abdominal y pueden incluir los siguientes:

  • Sangrado excesivo
  • Infección
  • Reacciones adversas a la anestesia
  • Coágulos sanguíneos
  • Problemas pulmonares o respiratorios
  • Pérdidas en el aparato digestivo

Los riesgos y las complicaciones a más largo plazo del bypass gástrico pueden comprender los siguientes:

  • Obstrucción intestinal
  • Síndrome de evacuación gástrica rápida, que causa diarrea, náuseas o vómitos
  • Cálculos biliares
  • Hernias
  • Bajo contenido de azúcar en la sangre (hipoglucemia)
  • Desnutrición
  • Perforación estomacal
  • Úlceras
  • Vómitos

En casos poco frecuentes, las complicaciones del bypass gástrico pueden ser mortales.

Cómo prepararse

Si reúnes los requisitos para el bypass gástrico, el equipo de atención médica te dará instrucciones sobre cómo prepararte para la cirugía. Es posible que necesites diferentes análisis de laboratorio y exámenes antes de la cirugía.

Alimentos y medicamentos

Antes de la cirugía, entrégales al médico y a los demás proveedores de atención médica una lista de todos los medicamentos, las vitaminas, los minerales y los suplementos dietéticos o de hierbas que tomes. Es posible que te restrinjan alimentos, bebidas y medicamentos.

Si tomas medicamentos anticoagulantes, habla al respecto con el médico antes de la cirugía. Dado que estos medicamentos afectan la coagulación y el sangrado, es posible que tu rutina de medicamentos anticoagulantes se deba modificar.

Si tienes diabetes, habla con el médico que controla la insulina u otros medicamentos para la diabetes que tomes para recibir instrucciones específicas acerca de cómo tomarlos o ajustarlos después de la cirugía.

Otras precauciones

Te pedirán que inicies un programa de actividad física y que dejes de fumar.

También es posible que debas prepararte y planificar la recuperación después de la cirugía. Por ejemplo, organiza que alguien te ayude en casa si crees que lo necesitarás.

Lo que puedes esperar

La cirugía de bypass gástrico se realiza en el hospital. En función de tu recuperación, tu estancia hospitalaria puede durar, aproximadamente, entre tres y cinco días.

Antes del procedimiento

Antes de que ingreses al quirófano, te pedirán que te coloques una bata; además, los médicos y el personal de enfermería te realizarán varias preguntas. Una vez en el quirófano, te administrarán un anestésico general antes de que comience la cirugía. El anestésico es un medicamento que te mantiene dormido y cómodo durante la cirugía.

Durante el procedimiento

Los datos específicos de tu bypass gástrico dependen de tu situación individual y de las prácticas del médico. Algunas cirugías se realizan con una incisión tradicional grande (abierta) en el abdomen. Sin embargo, la mayoría se realiza de forma laparoscópica, lo que implica insertar instrumentos a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen.

Después de realizar las incisiones con la técnica abierta o laparoscópica, el cirujano corta la parte superior del estómago y la separa del resto del estómago. El reservorio restante tiene aproximadamente el tamaño de una nuez y puede contener solamente alrededor de una onza (28 g) de comida. Normalmente, el estómago puede contener aproximadamente 3 pintas (1,5 litros) de comida.

Luego, el cirujano corta el intestino delgado y cose una parte de este directamente al reservorio. La comida entonces ingresa a este pequeño reservorio del estómago y luego pasa directamente al intestino delgado que está cosido a este. La comida evita la mayor parte del estómago y la primera sección del intestino delgado e ingresa directamente a la parte media del intestino delgado.

La cirugía suele tardar algunas horas. Después de la cirugía, te despiertas en una sala de recuperación, donde el personal médico te controlará para verificar si hay posibles complicaciones.

Después del procedimiento

Inmediatamente después de una cirugía de bypass gástrico, puedes consumir líquidos, pero no alimentos sólidos, mientras el estómago y los intestinos comienzan a curarse. Luego, seguirás un plan de alimentación especial para pasar lentamente de líquidos a alimentos hechos puré. Posteriormente, podrás consumir alimentos blandos y luego pasar a alimentos más sólidos, a medida que el cuerpo pueda tolerarlos.

Puedes tener muchas restricciones o límites en qué y cuánto puedes comer y beber. El médico te recomendará que tomes suplementos de vitaminas y minerales después de la cirugía, como suplementos multivitamínicos con hierro, calcio y vitamina B-12.

También deberás realizarte chequeos médicos frecuentes para controlar tu salud durante los primeros meses después de la cirugía de pérdida de peso. Es posible que debas realizarte análisis de laboratorio, análisis de sangre y varios exámenes.

Puedes presentar cambios a medida que el cuerpo reacciona al adelgazamiento rápido en los primeros tres a seis meses luego del bypass gástrico, entre ellos:

  • Dolor generalizado
  • Sensación de cansancio, como si tuvieras influenza
  • Sensación de frío
  • Piel seca
  • Debilitamiento o caída del cabello
  • Cambios de humor

Resultados

El bypass gástrico puede facilitar el adelgazamiento a largo plazo. La cantidad de peso que pierdas depende del tipo de cirugía y del cambio en los hábitos de tu estilo de vida. Es posible que pierdas el 60 por ciento (o incluso más) de tu exceso de peso en dos años.

Además de ayudar a adelgazar, el bypass gástrico puede mejorar o curar las enfermedades que suelen estar relacionadas con el sobrepeso, entre ellas:

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Enfermedad cardíaca
  • Presión arterial alta
  • Nivel de colesterol alto
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Diabetes tipo 2
  • Accidente cerebrovascular
  • Esterilidad

El bypass gástrico también puede mejorar la capacidad para realizar tus actividades diarias, lo que puede ayudarte a mejorar la calidad de vida.

Cuando la cirugía de pérdida de peso no funciona

Es posible que no bajes el peso suficiente o que vuelvas a subir de peso después de la cirugía para adelgazar. Este aumento de peso puede ocurrir si no realizas los cambios recomendados en tu estilo de vida. Por ejemplo, si comes tentempiés con muchas calorías frecuentemente, es posible que no adelgaces como corresponde. Para no volver a aumentar de peso, debes realizar algunos cambios saludables permanentes en tu dieta y hacer ejercicio y actividad física regularmente.

Es importante que no faltes a ninguna de tus consultas de seguimiento después de la cirugía para bajar de peso para que el médico pueda controlar tu progreso. Si observas que no estás perdiendo peso o que tienes complicaciones después de la cirugía, consulta con el médico de inmediato.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Bypass gástrico (en Y de Roux) - atención en Mayo Clinic

Dec. 28, 2017
References
  1. Lim RB. Bariatric procedures for the management of severe obesity: Descriptions. http://wwwuptodate.com/home. Accessed March 20, 2017.
  2. Jameson JL, et al., eds. Bariatric surgery. In: Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed March 20, 2017.
  3. Bariatric surgery. National Institute on Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/weight-control/bariatric-surgery/pages/overview.aspx. Accessed March 20, 2017.
  4. Lim RB. Bariatric operations: Perioperative morbidity and mortality. http://wwwuptodate.com/home. Accessed March 20, 2017.
  5. AskMayoExpert. Weight management (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2014.
  6. Barbara Woodward Lips Patient Education Center. Bariatric surgery for weight loss. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2012.
  7. Cameron JL. Laparoscopic surgery for morbid obesity. In: Current Surgical Therapy. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. http://www.clinicalkey.com. Accessed March 20, 2017.
  8. Brown A. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 26, 2017.
  9. McKenzie TJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 10, 2017.