Descripción general

Un tumor cerebral es una masa o un crecimiento de células anormales en el cerebro.

Existen muchos tipos diferentes de tumores cerebrales. Algunos tumores cerebrales son no cancerosos (benignos) y otros, cancerosos (malignos). Los tumores cerebrales pueden comenzar a aparecer en el cerebro (tumores cerebrales primarios), o el cáncer puede comenzar en otras partes del cuerpo y diseminarse al cerebro (tumores cerebrales secundarios o metastásicos).

La rapidez con la que crece un tumor cerebral varía mucho. Tanto el índice de crecimiento como la ubicación del tumor cerebral determinan cómo afectará la función del sistema nervioso.

Las opciones de tratamiento de tumores cerebrales dependen del tipo de tumor cerebral que tengas, así como del tamaño y de la ubicación.

Tipos

Síntomas

Los signos y síntomas de un tumor cerebral varían ampliamente y dependen del tamaño, la ubicación y la velocidad de crecimiento del tumor.

Los signos y síntomas generales provocados por los tumores cerebrales pueden comprender:

  • Nueva aparición o cambio en el patrón de los dolores de cabeza
  • Dolores de cabeza que se vuelven progresivamente más frecuentes e intensos
  • Náuseas o vómitos sin causa aparente
  • Problemas de la vista, como visión borrosa, visión doble o pérdida de visión periférica
  • Pérdida gradual de la sensibilidad o del movimiento en un brazo o en una pierna
  • Dificultad para mantener el equilibrio
  • Dificultades con el habla
  • Confusión en asuntos cotidianos
  • Cambios en la personalidad o el comportamiento
  • Convulsiones, en especial, en personas que no tienen antecedentes
  • Problemas de audición

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes signos y síntomas persistentes que te preocupan.

Causas

Tumores cerebrales que comienzan en el cerebro

Los tumores cerebrales primarios se originan en el cerebro mismo o en tejidos cercanos, como las membranas que recubren el cerebro (meninges), los nervios craneales, la hipófisis o la glándula pineal.

Los tumores cerebrales primarios comienzan cuando las células normales presentan errores (mutaciones) en su ADN. Estas mutaciones permiten que las células crezcan y se dividan a una mayor velocidad, y continúen viviendo cuando las células sanas morirían. El resultado es una masa de células anormales, que forman un tumor.

En los adultos, los tumores cerebrales primarios son mucho menos frecuentes que los tumores cerebrales secundarios, en los que el cáncer comienza en otro lado y se disemina al cerebro.

Existen muchos tipos diferentes de tumores cerebrales primarios. Cada uno recibe su nombre según el tipo de células afectadas. Por ejemplo:

  • Gliomas. Estos tumores comienzan en el cerebro o la médula espinal, y comprenden astrocitomas, ependimomas, glioblastomas, oligoastrocitomas y oligodendrogliomas.
  • Meningiomas. Un meningioma es un tumor que surge de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal (meninges). La mayoría de los meningiomas no son cancerosos.
  • Neurinomas del acústico (schwannomas). Estos son tumores benignos que se manifiestan en los nervios que controlan el equilibrio y la audición desde el oído interno hasta el cerebro.
  • Adenomas hipofisarios. Estos son, principalmente, tumores benignos que se manifiestan en la hipófisis, en la base del cerebro. Estos tumores pueden afectar las hormonas hipofisarias y tener efectos en todo el cuerpo.
  • Meduloblastomas. Estos son los tumores cerebrales cancerosos más frecuentes en niños. Un meduloblastoma comienza en la parte inferior trasera del cerebro y tiende a diseminarse a través del líquido cefalorraquídeo. Estos tumores son menos frecuentes en adultos, pero igual se forman.
  • Tumores de células germinativas. Los tumores de células germinativas pueden desarrollarse durante la infancia, cuando se forman los testículos y los ovarios. Sin embargo, algunas veces los tumores de células germinativas afectan a otras partes del cuerpo, como el cerebro.
  • Craneofaringiomas. Estos tumores no cancerosos poco frecuentes comienzan cerca de la hipófisis del cerebro, la cual secreta hormonas que controlan muchas funciones corporales. A medida que el craneofaringioma crece lentamente, puede afectar a la hipófisis y a otras estructuras cercanas al cerebro.

Cáncer que se manifiesta en otra parte del cuerpo y se esparce al cerebro

Los tumores cerebrales secundarios (metastásicos) son tumores que ocurren a raíz de un cáncer que se manifiesta en un principio en otra parte del cuerpo y luego se esparce (hace metástasis) al cerebro.

Los tumores cerebrales secundarios se manifiestan con mayor frecuencia en personas que tienen antecedentes de cáncer. Sin embargo, en casos poco frecuentes, un tumor cerebral metastásico puede ser el primer signo de un cáncer que se inició en otra parte del cuerpo.

En los adultos, los tumores cerebrales secundarios son mucho más frecuentes que los primarios.

Cualquier tipo de cáncer se puede diseminar al cerebro, pero los tipos frecuentes son los siguientes:

  • Cáncer de mama
  • Cáncer de colon
  • Cáncer de riñón
  • Cáncer de pulmón
  • Melanoma

Factores de riesgo

En la mayoría de las personas que padecen tumores cerebrales primarios, la causa del tumor no resulta clara. Sin embargo, los médicos identificaron algunos factores que pueden aumentar el riesgo de tener un tumor cerebral.

Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Exposición a la radiación. Las personas que estuvieron expuestas a un tipo de radiación llamada «radiación ionizante» corren un mayor riesgo de padecer un tumor cerebral. Algunos ejemplos de radiación ionizante son la radioterapia usada para tratar el cáncer y la radiación causada por las bombas atómicas.
  • Antecedentes familiares de tumores cerebrales. Un pequeño porcentaje de los tumores cerebrales se producen en personas con antecedentes familiares de tumores cerebrales o de síndromes genéticos que aumentan el riesgo de padecer estos tumores.

Tumor cerebral care at Mayo Clinic

June 13, 2018
References
  1. Central nervous system cancers. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed Oct. 13, 2017.
  2. Niederhuber JE, et al., eds. Cancer of the central nervous system. In: Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 13, 2017.
  3. Wong ET, et al. Overview of the clinical features and diagnosis of brain tumor in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 13, 2017.
  4. Winn HR, ed. Basic principles of cranial surgery for brain tumors. In: Youmans and Winn Neurological Surgery. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 13, 2017.
  5. Adult central nervous system tumors treatment. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/types/brain/patient/adult-brain-treatment-pdq. Accessed Oct. 13, 2017.
  6. Avastin (prescribing information). South San Francisco, Calif.: Genentech; 2016. https://www.gene.com/patients/medicines/avastin. Accessed Oct. 17, 2017.
  7. Niederhuber JE, et al., eds. Distress management. In: Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Churchill Livingstone Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 17, 2017.
  8. Muthupillai R, et al. Magnetic resonance elastography. Nature Medicine. 1996;2:603.
  9. Murphy MC, et al. MR elastography of the brain and its application in neurological diseases. NeuroImage. In Press. Accessed Oct. 17, 2017.
  10. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. July 3, 2017.
  11. Brain SPOREs. National Cancer Institute. https://trp.cancer.gov/spores/brain.htm. Accessed Oct. 16, 2017.
  12. Moynihan TJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 2, 2017.
  13. Verma V, et al. Quality of life and patient-reported outcomes following proton radiation therapy: A systematic review. Journal of the National Cancer Institute. https://academic.oup.com/jnci/article/110/4/djx208/4430583. Accessed Jan. 5, 2018.