Cuándo consultar a un médico

Escrito por personal de Mayo Clinic

La mayoría de los sangrados nasales no son graves y se detienen por sí mismos o siguiendo estas medidas de cuidado personal.

Busca atención médica de urgencia si el sangrado nasal tiene las siguientes características:

  • Se produce tras una lesión, por ejemplo un accidente automovilístico
  • Implica una cantidad de sangre mayor a la esperada
  • Interfiere con la respiración
  • Dura más de 30 minutos aun con compresión
  • Se produce en niños menores de 2 años

No conduzcas por tu cuenta a una sala de urgencias si estás perdiendo abundante sangre. Llama al 911 o al número local de emergencias o pídele a alguien que te lleve.

Habla con tu médico si tienes sangrados nasales frecuentes, incluso si puedes detenerlos fácilmente. Es importante determinar la causa de los sangrados nasales frecuentes.

Las siguientes son algunas medidas de cuidado personal para los sangrados nasales ocasionales:

  • Siéntate derecho e inclínate hacia adelante. Al permanecer derecho, reduces la presión arterial en las venas de la nariz. Esto evita un sangrado mayor. Sentarse hacia adelante te ayudará a evitar tragar sangre, lo que puede irritar el estómago.
  • Suénate suavemente la nariz para limpiar cualquier coágulo. Rocíate la nariz con un descongestionante nasal.
  • Presiónate la nariz. Utiliza los dedos pulgar e índice para presionar ambos orificios nasales, incluso si solo sangra un lado. Respira a través de la boca. Continúa presionando entre 5 y 10 minutos. Esta maniobra ejerce presión en el punto de sangrado del tabique nasal y suele detener el flujo de sangre.
  • Repite. Si el sangrado no se detiene, repite estos pasos por hasta 15 minutos como máximo.

Después de que el sangrado se haya detenido, no te escarbes ni te suenes la nariz y no te agaches durante varias horas para evitar que vuelva a comenzar. Mantén la cabeza más alta que el nivel del corazón.

Estos son algunos consejos para prevenir el sangrado nasal:

  • Mantén el revestimiento nasal húmedo. Especialmente en los meses más fríos, cuando el aire es seco, aplica una capa delgada y ligera de jalea de petróleo (vaselina) o de ungüento antibiótico (bacitracina, Neosporin) con un hisopo tres veces al día. El aerosol nasal salino también puede ayudar a humedecer las membranas nasales secas.
  • Recorta las uñas de tu hijo. Mantenerle las uñas cortas ayudará a desalentar que se escarbe la nariz.
  • Utiliza un humidificador. Un humidificador contrarrestará los efectos del aire seco agregando humedad al aire.
July 03, 2015